-

*

www

.

-

jueves, 20 de marzo de 2008

LECCIONES 1ª -- EL GRAN LIBRO DE LA BRUJERIA , HINDUISMO Y OCULTISMO

“LA FÁBULA DEL ELEFANTE BLANCO”



OM. Cuenta una antigua fábula hindú, que habían tres hombres muy sabios, buscadores del “Sagrado Elefante Blanco”, el cual no era simplemente un mito para ellos, sino un verdadero ejemplar viviente de la más elevada Divinidad, pues Él representaba la “VERDAD MÁS EXALTADA”. Eran tres insaciables peregrinos, embarcados en la más noble exploración de los Misterios Universales. Tres ancianos, venerables, inquietos como los niños, y con una mente capaz de abarcar lo inesperado, lo nuevo, lo trascendental. Los tres tenían una peculiaridad física y es que eran ciegos de nacimiento, pero para ellos eso no era ningún obstáculo que les impidiese continuar su búsqueda sagrada, ya que como es sabido, son los ojos muchas veces los que nublan y ciegan la realidad. – Porque para los ojos físicos todo son apariencias, pero para el sabio que reconoce esto, mira con los ojos de alma, con los ojos de la intuición. Cuando así se mira las apariencias se desvanecen y la esencia queda desnuda, nada queda oculto a los ojos del Alma.
Tras buscar por varias ciudades, exhaustos llegaron a un poblado sencillo donde un anciano lugareño, amablemente, les indicó dónde, según decían los antiguos sabios del poblado, podían encontrarlo. Estaban ya, ciertamente, muy cerca, y con decisión y firmeza, henchidos de alegría se introdujeron en el interior de la selva. Anduvieron durante toda la mañana y como eran ciegos agudizaron al máximo sus otros sentidos. Cayo la tarde y los tres estaban exhaustos, pero seguían buscando con entusiasmo, entusiasmo digno de los verdaderos buscadores, y ¡por fin!, los tres oyeron y hasta olieron la inmanente presencia del Grande y “Sagrado Elefante Blanco”. Profundamente emocionados, y como si de un relámpago se tratase los tres ancianos salieron corriendo a Su místico encuentro, ¡hasta los árboles se apartaban por compasión al verlos venir!. Había llegado el momento, el mágico encuentro entre lo buscado y el buscador, entre lo profundamente invocado y la respuesta de una evocación divina, a la altura del tesón y la perseverancia mantenida durante años, incluso vidas... Uno de los ancianos se agarró fuertemente a la trompa del elefante cayendo de inmediato en profundo éxtasis, otro con los brazos completamente abiertos se abrazo con poderosísima fuerza a una de las patas del paquidermo y, el tercero se aferró amorosamente a una de Sus grandes orejas, ya que el elefante sagrado estaba placidamente tumbado sobre unas hojas.
Cada uno de ellos experimento, sin lugar a dudas, un sin fin de emociones, de experiencias, de sensaciones, tanto internas como externas, y cuando ya se habían colmado por la bendición del Sagrado Elefante, se marcharon, eso sí profundamente transformados. Regresaron a la aldea y en una de las chozas los tres en la intimidad relataron y compartieron sus experiencias. Pero algo extraño empezó a ocurrir, empezaron a elevar sus voces y hasta a discutir sobre la “Verdad”. El que experimento la trompa del elefante dijo: la Verdad (que era la representación del Sagrado Elefante Blanco) es larga, rugosa y flexible; el ciego anciano que experimento con la pata del elefante dijo: eso no es la verdad, la “Verdad” es dura, mediana, como un grueso tronco de árbol; el tercer anciano que experimento la oreja del paquidermo, indignado por tantas blasfemias dijo: la “Verdad” es fina, amplia y se mueve con el viento. Los tres, aunque sabios y hermosas personas, no se entendían, no se comprendían y decidieron marcharse cada uno por su lado.
Cada uno por su camino, viajaron por muchos países, haciendo de su capa un sayo, y difundiendo su verdad. Crearon tres grandes religiones y fue rápida su expansión. Esto fue posible porque tocaron la “VERDAD” y la predicaron honestamente por todo el mundo desde el corazón. Los tres buscadores, habían llegado a encontrar la Divinidad, pero no percibieron su amplitud, sino que se limitaron a experimentar una parte, no el Todo, por lo tanto, aunque sinceros en su búsqueda y en su servicio, herraron en su propia limitación mental.
De esta maravillosa y simbólica historia se pueden desprender innumerables conclusiones, todas ellas posiblemente validas. Para aquel que es un iniciado, percibirá rápidamente que muchos de los problemas actuales tienen que ver con el desarrollo de esta fábula, siendo también la solución posible, mediante el despliegue natural de nuestra inteligencia y de nuestro amor, hacia todos los asuntos de nuestra vida humana, si aplicamos correctamente las siguientes conclusiones prácticas.

" A TRAVES DE LA NUEVA ERA"



Saquemos algunas conclusiones:

- Al igual que los tres ancianos, muchos individuos buscan algo; la felicidad, el éxito, la plenitud, el amor, la aceptación de los demás, la amistad, etc. E incluso para unos pocos inconformistas y testarudos, la “VERDAD”, ¿el por qué de las cosas?, de la vida de la existencia, etc.

- Aunque nos moleste aceptarlo, al igual que los tres ancianos, el ser humano parte hacia esa sagrada búsqueda, con la evidente y profunda ceguera de su propia ignorancia. Los cinco sentidos y el intelecto no son suficientes herramientas para investigar y descubrir la “Verdad”, el “Espíritu” que está detrás de las apariencias, detrás de todo lo creado, la quinta esencia o corazón de la innata divinidad subyacente...

- Cada uno de los ancianos descubrió, sin lugar a dudas, con toda su alma, parte de ese Gran Misterio, de esa Divinidad, eso no se cuestiona en la fábula. Sin embargo querer abarcar todo el océano de sabiduría en unas manos humanas es imposible. Tener una profunda experiencia con lo divino no es englobar todo su contenido. Sin embargo son muchos los que tratan de monopolizar la Verdad, a Dios, a través de una Religión, de una doctrina o una Filosofía, y eso no se puede hacer. No se puede limitar lo ilimitado, no podemos coger a Dios y encerrarlo en un libro y luego decir que es la “Suprema Palabra de Dios Incuestionable y Veraz”. Así comienzan muchas guerras y conflictos, por falta de inclusividad y estrechez mental.

¿ QUÉ ES LA “ VERDAD ” ?

El ser humano necesita desesperadamente “seguridad”, e intenta alcanzarla por todos los medios. Pero no solamente seguridad material o de subsistencia, sino también seguridad interior, de sus emociones y afectos, de su propia existencia e identidad. El problema del: “qué lugar ocupo en el sistema de la vida”, “qué se supone que se espera de mi” y “para qué sirvo realmente”, provocan en nuestro interior mucho desazón. Y es debido a esa inseguridad permanente, la que no acabamos de solucionar nunca, la que nos empuja a realizar miles de cosas, y a veces muchas de ellas absurdas, carentes de sentido, como por ejemplo el “pasar de todo” o todo lo contrario “luchar a muerte y contra todos por un ideal”. El primero se convierte en un incomprendido de la sociedad, en un “inadaptado”, y el segundo en un kamikaze suicida, en un mártir odiado por muchos, o héroe venerados por otros. Naturalmente, estamos hablando de extremos, y los extremos nunca son buenos de por sí, sin embargo éstos nos permiten dilucidar e intuir el camino medio, el posible equilibrio necesario para vivir con cierta seguridad o estabilidad, aunque en la mayoría de los casos no sea más que una estabilidad virtual.

Toda la clave de la existencia humana consiste en conocer “LA VERDAD”. Pero, ¿dónde esta esa Verdad Esencial?....... La Verdad nos daría la necesaria “seguridad” para ser felices y completos. Nos proporcionaría un futuro, y la comprensión de nuestro pasado, nos permitiría así mismo sacar todo nuestro potencial en el presente y no nos dejaría perdernos en la ignorancia tan aguda de nuestros tiempos. La Ciencia moderna nos despliega una interesante percepción del mundo que nos rodea, y nos demuestra inexorablemente una gran variedad de leyes y de fenómenos físicos y químicos. Ciertamente la Ciencia moderna avanza cada vez y con mayor seguridad, abriéndonos la “Puerta hacia la Verdad”, y esto es positivo para el hombre y por consiguiente para la sociedad en conjunto. La Religión también cumple su sagrado papel de buscar la Verdad. La búsqueda de la verdad a través de la religión es más subjetiva, más personal e intransferible, donde las experiencias íntimas, místicas y espirituales son esencialmente reveladoras para el individuo que así las experimenta. Pueden ser ciertas o ilusorias, divinas o subconscientes, pero ahí están. Y para los sujetos que así lo vivencian pasan a formar parte de su bagaje existencial.
Por consiguiente y simplificando estas dos posiciones aparentemente antagónicas, podríamos aseverar que la línea del científico es puramente mental y concreta. Basando su percepción en el mundo de los 5 sentidos, y su trabajo de investigación siempre estará limitado por los instrumentos materiales que utilice, como es obvio. Sin embargo también deberíamos decir que la postura estrictamente religiosa tampoco es completa, porque no solamente existe Dios, sino también materia, y tanto la una como la otra necesitan un correcta comprensión y un correcto desenvolvimiento en la vida y en la percepción del hombre. Desde el punto de vista esotérico, ESPÍRITU y MATERIA son UNO, ya que el espíritu es materia o sustancia sublimizada, y la materia es espíritu o divinidad concretizada. Aunque formulado de una forma poética, lo anteriormente expuesto, contiene una realidad integra, ya que actualmente esta demostrado que TODO ES ENERGÍA, sea ésta más densa o más sutil, más elevada o con mayor dureza, las verdad es que todo es energía, y la energía ni muere, ni se destruye, ni desaparece, sino que siempre está en constante movimiento, en constante transformación, de un estado a otro. En esta simple pero magnífica simbiosis podríamos unir a la ciencia y la religión, ya que las dos son partes de una misma búsqueda, y hermanas gemelas de un mismo creador. Las dos deberían trabajar juntas y complementarse conjuntamente en el camino de la investigación esencial. Las dos unidas como el padre y la madre y rodeadas de entendimiento y amor, seguramente darían como resultado creador el nacimiento de un tercer factor, el hijo, la Luz, que nos guiaría con seguridad hacia el abrazo sincero de la Verdad, a la cual en este capítulo hacemos tanta referencia.
Pero como alcanzar la Verdad, si la verdad no es material, ni mental. Difícil dilema para el buscador. Si la verdad es que el hombre es polvo y en polvo se convertirá, todo lo anteriormente expuesto o en lo sucesivo de nada importa, y carece de toda practicidad. Pero si la verdad es que el hombre es un “hijo de Dios” y por lo tanto espiritualmente inmortal y divino, sí que importa lo anteriormente expuesto y lo sucesivo, porque iremos avanzando en comprensión. Ante los Misterios de la Vida y la Metafísica, quizás, la correcta actitud a tener presente sea la razonable duda, pero a la vez, la suficiente humildad mental, para esperar lo inesperado, lo nuevo, la Magia. Una mente analítica, un espíritu crítico, un corazón intuitivo y un alma en constante atención y abierta a la revelación, y por supuesto, mucho sentido común y sin extremismos, sean las actitudes necesarias y positivas para recorrer el sendero hacia la “Verdad”.
El acercamiento a la Verdad es siempre progresivo. Podemos alcanzar una determinada verdad, pero siempre habrá una “causa” superior a ella misma, siempre habrá una verdad mayor que espera a ser descubierta. Por lo tanto estemos alerta y abiertos a una nueva y más amplia revelación. Las pequeñas verdades son necesarias para erigir mayores verdades. Las verdades a medias, son también verdades, y éstas dependen, naturalmente, del punto de compresión alcanzado.
El interés por la ciencia es uno de los primeros impulsos que siente el hombre inteligente, por descifrar el Misterio o Causa de las cosas. A continuación contaremos en forma de historia simbólica, el concepto que aquí queremos dar sobre el progresivo acercamiento a diversos estadios de “verdad”:

“Al principio, para el hombre que empezaba a sentir el interés por la ciencia y sin embargo no tenía las herramientas necesarias, por ejemplo para investigar una simple piedra, la piedra era a sus ojos no nada más que una simple piedra, algo más o menos grande, rugosa y con alguna tonalidad cromática. Sin embargo, no contento con este estudio, y debido a ese afán científico, perfeccionó herramientas que le permitiese ver un poco más allá de aquello puramente sólido, algo que le acercase un poco más a aquella parte Oculta "Esotérica" que todavía no percibía. Con el tiempo y esfuerzo perfeccionó una lente. Esa lente le abrió las puertas de otra realidad, de otra dimensión hasta entonces desconocida, oculta, y se dio cuenta que esa simple piedra, ya no era tan simple, ya que estaba compuesta de diferentes sustancias químicas. Pero no satisfecho con ese nuevo estudio, siguió investigando y perfeccionó aun más esa lente penetrando un poco más en ese nuevo espacio hasta entonces velado a sus sentidos físicos, y descubrió entonces, aunque claro está que siempre había estado ahí, que esas sustancias químicas estaban a su vez compuestas de partículas aun más pequeñas llamadas átomos con sus respectivos neutrones, protones y electrones que se movían a una velocidad extraordinaria. ¡CARAY! dijo con la simple piedra, y siguió investigando. Y un día llegó un señor llamado A. Einstein y dijo; "TODO ES ENERGÍA", la materia es energía condensada y la energía pura es una sustancia material muy sutil no visible para nuestros sentidos de percepción ordinarios. Y lo pudo probar, y ahora tenemos la famosa fórmula: E=mc2 .. (este conocimiento de que todo es energía era lo que estaban cansados de decir todos los Grandes Maestros y sabios de la Antigüedad). Y aquel científico sigue hoy investigando y lo que todavía no ha descubierto sigue siendo "esotérico" para él, hasta que en un futuro no lejano, descubra la VIDA, el ESPÍRITU y la razón de Ser de esa aparente simple "Piedra".
Para el estudiante esotérico, y como un paso más allá de la ciencia ordinaria, la “piedra” vendría a ser un “Pensamiento Divino” mantenida en la “Mente del Creador”. Ya que entendemos que detrás de toda la Creación, en el trasfondo de la existencia misma, sólo existe ÉL, que en realidad somos nosotros mismos y toda la diversidad manifiesta. Pues en el Uno se funde todo. Y al igual que la energía lo es todo, así también, el alfarero moldea el barro y crea infinidad de figuras y formas; pero todo es “ilusión” ya que todas las formas y figuras no son más que barro, energía en esencia, elemento “uno” y universal que lo envuelve todo y a todos. Lo único que cambia es el pensamiento creativo, la voluntad de moldear el barro, la energía de la vida. Y a sea “Magna Voluntad” la llamamos de diferentes maneras, según nuestra cultura y tradición: Padre, Creador, Dios, Divinidad, Uno, Logos, etc.
Sin embargo existen dos clases de “verdad”, la humana y la esencial (divina). Está la verdad relativa sobre lo que el ser humano ha inventado y clasificado, y la verdad tal cual es, en última esencia, en raíz de las cosas en sí mismas, más allá de cualquier cavilación intelectual o especulación racional. Las verdades humanas son siempre transitorias, lo que hoy creemos que es cuadrado mañana posiblemente sea redondo, como por ejemplo la teoría de antaño que si la tierra era plana o redonda, o cuando en la antigüedad se pensaba que lo que hacia vivir a un hombre era su espíritu y que las venas, arterias y demás órganos nada tenían que ver, mucha gente murió por tal nueva visión. Y así infinidad de falsos conceptos, comprensibles claro está, para todo ser que está evolucionando. Pero de igual manera que en el pasado, lo que hoy descubrimos, que sin duda es mejor y más verdadero que lo de ayer, también en un futuro próximo será obsoleto y caduco, y producirá risa. Por lo tanto el ser humano vive en constante cambio y en verdades relativas. Pero debemos comprender que esto no es malo sino natural, y el problema viene cuando algunos creen que ya han alcanzado el cenit, lo máximo, la última verdad, y sobre ello edifican su templo. En esos momentos sus mentes se cierran, se cristalizan y rompen, ya que no hay nada superior que descubrir, y hacen de un granito de arena una montaña. No han aprendido la lección del pasado, del tiempo y de la relatividad de todo lo material. Pero para un buen científico, ya sea de ciencia o metafísica, la humildad para aprender es la clave, y la comprensión intuitiva de mayores espacios de “verdad” han de ser la tónica de sus esfuerzos sinceros, inevitable búsqueda debido a esa inquietud innata en todo ser inteligente, en pos de mayor seguridad para vivir libremente y con total creatividad y amor.
¿Y cuáles son las Verdades Esenciales? Imposibles de decir o escribir, ya que no pertenecen al reino de las palabras, ni de los signos ortográficos, tampoco pertenecen al mundo de la formas o de los símbolos. No pertenecen al espacio mental ni intelectual, tampoco a la suposiciones o estadísticas. Nada tienen que ver con los libros o con el sonido, con los cinco sentidos o con una doctrina. La “VERDAD” es una experiencia directa, intransferible de ningún modo comunicable, es una implosión reveladora, una percepción espontánea e instantánea sin intermediarios, una expansión del SER Interno imposible de describir. Y aun así ni siquiera podemos imaginar o intuir lo que es, todo lo que pensemos al respecto será una barrera limitadora para experimentarla. A este respecto las frases del venerable BUDA nos son iluminadoras:

"No hemos de creer en lo dicho, simplemente porque fue dicho; ni en las tradiciones, porque han sido transmitidas desde la antigüedad; ni en los rumores; ni en los escritos de los sabios, porque han venido de ellos; ni en las fantasías, que se supone han sido inspiradas por un DEVA (ángel, es decir, una supuesta inspiración espiritual); ni en las deducciones basadas en alguna suposición casual; ni por lo que parece ser una necesidad analógica; ni por la mera autoridad de nuestros instructores o maestros; sino que hemos de CREER cuando lo escrito, la doctrina o lo dicho, está corroborado por nuestra razón y CONCIENCIA. Por eso enseñe a no creer lo que oyen decir, sino que, cuando lo crean conscientemente, Actúen De Acuerdo Y Plenamente".
A la vez se debe comprender que el Conocimiento Esotérico no pertenece a ninguna escuela o grupo, corriente religiosa o espiritual de algún tipo. La "VERDAD" es la Joya Sagrada que pertenece por derecho propio a toda la humanidad, y ésta se encuentra en el espíritu y dentro de cada Ser, la Verdad se encuentra por doquier, es absolutamente libre, ya que en sí misma la Verdad Libera, por lo tanto nadie debería intentar “monopolizarla” como hasta ahora, lamentablemente, siempre se ha querido hacer.

"... No hay Religión, Filosofía o Ciencia Más Elevada que la Verdad, y Ésta no es Propiedad de Nadie, Excepto del Espíritu Libre e Incluyente que se Encuentra en el Interior de Todos y Cada Uno de Los Seres Del Universo..."
Cuando al Maestro Jesús, Pilatos le pregunto: ¿cuál era esa Verdad de la que él hablaba? Su respuesta fue el silencio. No dijo nada, ¡o quizás respondió! y el silencio fue la respuesta acertada... Una vez estaban discutiendo, apasionadamente dos monjes budistas en el jardín, sobre la verdad, si era esto o aquello, y por aquellos lugares estaba el venerable Buda, paseando gozadamente, y fue rápidamente abordado por esos dos jóvenes monjes, y le preguntaron exaltados; Maestro ¿cuál es la Verdad? El venerable Buda sin hacer ningún gesto y en profundo silencio siguió su camino. No respondió nada, o ¡quizá sí! y el silencio, fue nuevamente la respuesta más acertada. Jesús dijo:”Conoced la Verdad y ella os hará libres”. Porque la verdad libera verdaderamente, y es un alimento que da Inmortalidad, por que no solamente de pan vive el hombre sino de toda palabra salida de Dios. Pero no son los sentidos ni el intelecto los que se alimentan de la Verdad, ya que ellos se alimentan de estímulos y conocimientos, ya sean estos ciertos o erróneos, prácticos o superficiales. Observamos en la vida a individuos que saben mucho, que tienen varia carreras, y son elocuentes y locuaces del saber humano, personas que tienen un nivel de inteligencia muy alto pero que sin embargo tampoco son “libres” en verdad. Tienen los mismos problemas que cualquiera y sufren por las mismas causas que los demás. Luego no es la “verdad del mundo” la que nos hace libres y a la que se refería el Maestro Jesús. Es otro alimento, y el que se nutre no es el intelecto humano, sino que es el alma el que se alimenta de Verdad, y cuanto más come más crece, y cuanto más crece más divinamente se manifiesta a través del hombre, del individuo. Cual podría ser el mejor ejemplo para ilustrar este especial alimento, pues el amamantamiento de un bebé; ponerle el pecho de una madre a un bebé y veremos la magia de la verdad. En esos momentos todo su cuerpo, todos sus sentidos, todo su Ser se transforma, para recibir directamente y sin titubeos la total experiencia, experimentando el alimento en su forma más pura y consciente, o ¿es que acaso pensamos que el bebé está pensando en otras cosas?... Así se experimenta la verdad.
Hay quienes piensan que la Verdad se encuentran en sus “Biblias”, en sus Textos Sagrados, creen que en sus libros están contenidas “Las Palabras de Dios”, y sólo en sus escritos no en el de los demás, naturalmente. Quieren tener la exclusividad de lo Inefable, de lo Absoluto, pero la verdad es que son víctimas de sus propios dogmatismos y difícilmente algún día podrán experimentar la Verdad. Porque, acaso la Palabra de Dios no es la Voz que sale de Su boca, o pensamos que Su voz es lo mismo que un pedazo de papel y tinta... Cierto es que existe mucha sabiduría en los textos sagrados de todas las religiones del mundo, por supuesto, pero también es cierto que todo es interpretable, y por lo tanto fácil de errar en su entendimiento. Sin embargo, la experiencia directa con esa realidad divina, cuando se vive plenamente, no es interpretable, sino Verdad, tan clara y nítida como jamás se podría imaginar, pero difícilmente reproducible para comunicárselo a otros. Por esa razón, tanto el Maestro Jesús como su hermano el Maestro Buda respondieron de la misma manera “el silencio”. Ellos, claro que experimentaron la Verdad, como muchos otros Iniciados, Maestros, Iluminados, Místicos y Discípulos, de todas las épocas y todo lugar, pero ¿cómo expresarla de tal forma que se vivenciará para los demás? imposible con palabras, por esa razón el Silencio es el mejor Maestro para experimentar directamente el Misterio de la Vida en todos sus planos y dimensiones posibles. Porque el Silencio te eleva más allá de los ruidos y murmullos del plano físico, y te permite percibir lo sutil, lo etéreo, la Voz de tu alma, la cual vive en Verdad.
¿Cómo explicaríamos el olor de una rosa a alguien que jamás la ha olido?. Ya podremos darle muchas vueltas, muchas explicaciones y ejemplos, pero de ninguna manera podremos ni acercarnos ha dicha experiencia, hasta que él mismo no lo experimente directamente. Así debemos obrar nosotros, y no creernos todo lo que leemos o escuchamos, por muy lógico o espiritualmente acertado que parezca, sino que deberíamos mantener siempre una actitud responsable, constructivamente crítica y serena ante cualquier nuevo conocimiento. No se trata de rechazarlo todo, ni tampoco de aceptarlo todo, se trata de investigar y experimentar, de tenerlo presente como una posibilidad, de tenerlo en cuenta, por si acaso. Y solamente cuando ese conocimiento haya sido experimentado plenamente por nuestra conciencia y asimilado todo su potencial, sólo entonces podremos decir, con total seguridad, que esto es o no es verdad. Hoy en día es tan fácil la manipulación, algunas personas ya por inercia rechazan cualquier exposición metafísica, aún sin investigar ni estudiar ni un solo minuto de su vida, pero ahí están, aseverando y opinando como si fueran realmente doctos en el tema. Luego los ahí totalmente crédulos y ya de por sí son personas fácilmente sugestionables y manipulables, se creen todas las cosas pero no hacen nada, tampoco, por verificar su autenticidad. Un sabio dijo: “El que se ríe de lo que no conoce va en camino de convertirse en un idiota”, nosotros también agregaríamos que “el que se cree todo lo que oye, también va en el mismo camino de la estupidez”. Son las dos caras de la misma moneda, pero ninguna de las dos actitudes son las más idóneas para convertirse en “buscadores de la Verdad”. Hay que buscar el punto medio, el justo equilibrio entre los dos, entre una buena dosis de coherencia y profundo sentido común, esa es la clave maestra para avanzar con seguridad y rapidez en el sendero que conduce a la Sabiduría.

Sócrates, uno de los más grandes filósofos, llego ha decir: “sólo sé que no sé nada”, indudablemente este maravilloso axioma revela una gran sabiduría. Para el sabio que reconoce su limitación, ya no esta tan limitado, pues ha puesto una buena base de humildad para edificar con seguridad su templo de conciencia despierta. “Sólo el que cree que sabe ha muerto en sabiduría”. Hay un aforismo esotérico, o axioma espiritual, que debían y deben tener muy presente los Iniciados a los Misterios, que dice: “Querer, Saber, Osar y Callar”. Generalmente el Sabio habla poco pero dice mucho, no pierde las energías en discusiones banales, sino que permanece en silencio. Aunque ese “silencio” muchas veces no quiere decir callar, sino permanecer en calma interior mientras se habla, pues es tan malo hablar cuando hay que callar, como callar cuando hay que hablar.

En la fábula del “Elefante Blanco” hay mucha sabiduría por descubrir, mucho para reflexionar e investigar. Ciertamente no hay nada mas hermoso en este mundo que descubrir la “Verdad”, aunque a esa Divina Verdad no se la pueda poseer, sino que es ella, que a su debido tiempo y a su debida madurez, es la que posee al hombre.......












Capítulo. I.



INTRODUCCIÓN AL ESOTERISMO




Es evidente que los estudios esotéricos han progresado extraordinariamente en estos últimos tiempos, ahora ninguna persona culta caería hoy como antaño, en la confusión simplista de hacer surgir las corrientes esotéricas de alguna exclusiva latitud espiritual. Y es por esto que nos obliga de algún modo a considerar y reflexionar sobre el verdadero significado y alcance, así como del origen y trascendencia de este grandioso legado, llegando a ser "LA SABIDURÍA MÁS ANTIGUA DEL MUNDO".
El origen de esta Antigua Ciencia se pierde en la noche de los Tiempos, ya que en verdad no tenemos un recuerdo claro y fiable de nuestro verdadero origen y creación. Sin embargo, sí que podemos afirmar que a lo largo de la agitada historia de la humanidad, siempre han existido personas, hombres y mujeres que por su vida y enseñanzas han demostrado poseer un nivel de CONCIENCIA y COMPRENSIÓN por encima de lo normal, Seres que han Transformado e Impulsado algún sector de nuestra sociedad, en cualesquiera de sus numerosas expresiones. Ayudándonos a EVOLUCIONAR, a disipar muchos de nuestros falsos espejismos y erróneos valores y, mostrándonos una nueva dimensión de esa REALIDAD ESENCIAL, tanto humana como Divina.
Algunos de estos GRANDES SERES fueron en sus tiempos injuriados, perseguidos y llamados locos, incluso Crucificados como el caso bien conocido del Maestro Jesús. Pero a pesar de la oposición que siempre ha habido para cambiar y sentar nuevas bases, los testimonios de esos Locos Divinos nunca se han olvidado, al contrario, muchos los han adoptado como una Bendita Herencia Divina. Pero también debemos recordar y estar agradecidos a las enseñanzas y tratados que nos han sido transmitido, época tras época y, a pesar de las adversidades, de aquellos que hemos llamado "Santos y Místicos, Gurus e Iluminados" de todos los tiempos; así como a los trabajos realizados por numerosos Maestros, Iniciados y Discípulos contemporáneos como por ejemplo:

Maitreya, Buda, Jesús, Hermes, Krishna, Pitágoras, Pantanjali, Sócrates, Rama, Confucio, Marpa, Mitra, Paracelso, Lao-Tse, Tagore, Mahoma, Quetzalcoatl, Milarepa, Moisés, Ananda, Helena Petrovna Blavatsky, Mayeema, Baha´U´Llah, Yogananda Paramahansa, Alice A. Bailey, Aurobindo Ghose, Krishnamurti, Helena Roerich, Sivananda, Max Heindel, Mikhael Aivanhov, C.W. Leadbeater, Annie Besant, Vicente B. Anglada, Sri Ekkirala Krishnamacharya, Conny Méndez, etc, etc, etc...
DEFINICIÓN

El esoterismo, vulgarmente interpretado vendría a ser el estudio de aquello que esta oculto, detrás de la apariencias. Detrás del mundo fenoménico existe una realidad, una realidad superior que esta más allá de la mente y los sentidos. Es el Mundo de las Causas, de la verdaderas razones por las cuales todo es engendrado, desde una semilla, hasta un universo. Todo tiene una razón de ser y al mismo tiempo todo tiene un Ser que manifiesta dicha razón. También la palabra metafísica tiene una interpretación espiritual, ya que índica un estudio más allá de la física, una interpretación o visión dónde los instrumentos de investigación no son los puramente físicos, sino que son otras capacidades, podríamos llamarlas psíquicas o supranormales, las que son puestas en actividad, gracias al desarrollo interior alcanzado. También la palabra ocultismo podría ser utilizada para nuestros estudios ya que encierra en sus raíces más profundas la clave de la exploración espiritual.
El esoterismo es algo más que una filosofía especial, es un legado de la Sabiduría Antigua, el cual es un grandioso conjunto de enseñanzas, hechos y prácticas que forman el objeto de las Iniciaciones en los Misterios y constituyen el ALMA de todas las Religiones y Filosofías. Este Legado sagrado de la Sabiduría Antigua ha llegado hasta la actualidad mutilado y deformado, siendo prácticamente irreconocible en nuestra actual Edad Negra o KALI-YUGA, marcada por el profundo materialismo e ignorancia de las Realidades más Fundamentales de la Existencia.
La Humanidad actual sólo posee "pobres restos", partículas desfiguradas de esa CIENCIA ANCESTRAL de la que nuestras ciencias positivas no son sino el grado inferior de la "CIENCIA SAGRADA", la única capaz por sus teorías y prácticas de conducir a la humanidad hacia su Destino Verdadero. Por ese motivo, la Ciencia Sagrada ha de Reconstituirse enteramente, sirviéndonos de los materiales y medios suministrados por la enseñanza de Aquellos a quiénes denominamos Los HERMANOS MAYORES o MAESTROS DE COMPASIÓN y SABIDURÍA.. La "CIENCIA OCULTA" es la ciencia de las cosas escondidas, aunque este significado es mera expresión académica. El "Esoterismo” es pues el conjunto de enseñanzas, teorías, hechos, prácticas, adaptación, etc. de la Ciencia Oculta. Sin embargo, la palabra Esoterismo cayó en el descrédito debido a su empleo abusivo por charlatanes y desaprensivos. En la actualidad vemos que cualquier persona inculta y estrafalaria puede utilizar la expresión “esotérico” para realizar cualquier exhibición de circo con total impunidad. Y esa errónea presentación al mundo del “esoterismo” crea mucha confusión y rechazos comprensivos.
Segúnla Sra. Helena P. BLAVAPSKY, el Ocultismo "no es otra cosa sino el estudio de la MENTE DIVINA en la Naturaleza". Esta definición es la más clara, concisa y exacta; y toda la obra de la señora Blavatsky es su desarrollo. Según los antiguos, toda religión y filosofía partía del hombre para llegar a DIOS (el Plano Divino), en un movimiento de esplendor ascendente y al mismo tiempo, emanaba de Dios hacia el Hombre en un movimiento descendente completando el CÍRCULO DIVINO en la parte menos sutil del Cosmos: el Plano físico. La Ciencia-Religión era la expresión de una UNIDAD PERFECTA en la Sabiduría Divina.

Las Cuatro Columnas De La Sabiduría:

Ciencia, Filosofía, Arte y Religión.

La CIENCIA aplicada esotéricamente demuestra la potencialidad subyacente en todo Ser. El ocultismo es verdaderamente una ciencia, ya que puede verificar repetidamente diversos estadios de conciencia y de percepciones extra-sensoriales, es decir, que es capaz de utilizar o poner en movimiento otros sentidos o facultades más allá de los cinco sentidos ordinarios. Es la propia Ciencia del Alma de la que se esta hablando, la cual nos enseña que el mundo es una manifestación del Pensamiento Divino en todos los grados de la materia que mutuamente se ínter penetran. El esoterista trata de estudiar las cosas en sí mismas, más allá de su aspecto tridimensional. El Ocultista va más allá de las simples hipótesis y suposiciones, él establece una Revolución de la Conciencia, y una didáctica en armonía con las corrientes positivas de la "Era De Acuario". Se estudian la ciencia de la meditación como máximo exponente de contactos superiores y realización íntima, se estudian los 7 rayos o cualidades diferentes de la energía, las leyes del karma y la reencarnación, los diferentes planos o dimensiones sutiles del sistema solar y sus habitantes, los diferentes cuerpos o vehículos del hombre, la antropogénesis o origen de la humanidad, la proyección directa de nuestra conciencia a través de los diferentes Planos o dimensiones sutiles del espacio, la anatomía oculta del hombre, y los Centros de energías o Chakras y otras potencias energéticas, los poderes espirituales, la cosmogénesis u origen del universo, se estudia también la Ciencia del “Antakarana” o el canal de contacto con el Alma y con el MAESTRO Interno, así como el trabajo para la continua EXPANSIÓN DE LA CONCIENCIA, y el sendero de retorno al Padre o el camino del Discipulado que conduce a la plena Realización del Ser. Desde el punto de máxima comprensión esotérica podríamos decir que:

"El Creador no solamente esta en todas partes, sino que Él es todas las partes, no existe separación o exclusión alguna. Ese espejismo de disociación sólo existe para las mentes de los hombre. Por eso, esotéricamente se nos dice que todo en el Universo es una parte de Su Ser, incluso nuestro cuerpo es una parte de Su cuerpo, y nuestra alma una parte de Su Alma, de tal manera que cuando nos encontramos a nosotros mismos encontramos a Dios, que es en definitiva lo que realmente somos.

La CIENCIA SAGRADA, es por lo tanto, verificable cuando el aspirante se somete voluntariamente a ciertos procesos de aceleración de la conciencia, denominados técnicamente EL SENDERO DEL DISCIPULADO y el de INICIACIÓN. La práctica del Ocultismo trae inevitablemente el despliegue de las facultades espirituales: sensibilidad telepática, habilidad psicométrica, percepción espiritual y la apertura del Tercer Ojo que conlleva la capacidad de dirigir y controlar la energía de la materia, ver todas las cosas en el Eterno Ahora, estar más en contacto con las CAUSAS que con los efectos, leer los Archivos Akáshicos y ver clarividentemente, así como controlar los elementales constructores de grado inferior. En las Escuelas de MISTERIOS de la antigüedad los resultados de las investigaciones clarividentes de un INICIADO, debían ser corroboradas y cotejadas por los resultados de otros Iniciados de la Sabiduría Arcaica.
En sus obras, Blavatsky resume la precisión de este método de investigación: "LA DOCTRINA SECRETA" es la Sabiduría acumulada de las Edades... Esta CIENCIA no es producto de las fantasías de uno o varios individuos aislados, sino que es el archivo ininterrumpido de miles de generaciones de ILUMINADOS, MAESTROS e INICIADOS cuyas experiencias respectivas se comparaban con las tradiciones orales transmitidas de una raza antigua a otra, acerca de los SERES SUPERIORES que velaron sobre la infancia de la humanidad. Durante largas Edades, los hombres Sabios de la Quinta Raza (la actual), fueron comprobando, examinando y verificando en cada uno de los departamentos de la naturaleza las antiguas tradiciones, por medio de las visiones de los Grandes ADEPTOS, es decir, de los hombres que han perfeccionado hasta el mayor grado posible sus organizaciones físicas, psíquicas, mentales y espirituales. No era aceptada la visión de ningún Adepto hasta ser confrontada y comprobada por las visiones de otros Adeptos, obtenidas de modo que se presentasen como evidencia independiente y durante siglos de experiencia.
En cuanto a la FILOSOFÍA, en su máxima expresión, diremos que en sí misma es “Reflexión Evidente”, un funcionalismo muy natural de la Conciencia. La Ciencia esotérica como filosofía nos enseña que el Sistema Solar es un mecanismo cuidadosamente ordenado, la manifestación de una magnificente Vida, de la que el hombre es menuda parte. "Lograr El Conocimiento Del “Uno” Es La Meta De Toda Filosofía", dijo Giordano Bruno. La Filosofía es el CONOCIMIENTO de la Unidad mediante la razón, aparte de la multiplicidad de objetos; la ciencia es meramente la observación de objetos mediante los sentidos. Solamente aquel que conoce la UNIDAD es un Filósofo. El hombre progresa, vida tras vida, bajo las Leyes de REENCARNACIÓN y KARMA, hasta que se da cuenta de la UNIDAD de todo lo que existe y alcanza el conocimiento del UNO. Es el arquitecto de su propio destino, cosechando en cada vida lo que hubiere sembrado en anteriores. Generalmente se piensa que es el cuerpo el que tiene un Alma, sin embargo para el estudiante de ocultismo, ese pensamiento se invierte, comprendiendo que es el Alma el que posee un cuerpo o mejor dicho, varios cuerpos en diferentes planos. La filosofía como medio de iluminación nos adentra en el misterio de lo trascendental y nos hace participes directos de nuestra realidad esencial, ¡somos un ser espiritual!, esa es nuestra verdadero patria, nuestro verdadero origen, y no el de mundo de las formas, sino al de la luz, al del espíritu, emergiendo a la manifestación como una chispa divina emanada del Gran Fuego Creador, descendiendo al plano físico, al mundo terrenal para experimentar, evolucionar y redimir la materia. En esta profunda reflexión filosófica, hacemos templar las entrañas del temor y nos adentramos en el corazón de la esperanza más pura. La filosofía esotérica es una flecha lanzada al cosmos, donde el arquero, el arco, la flecha y la diana es nuestro eterno SER, el Eterno UNO.
También encontramos que el ARTE es la manifestación más creativa del ser humano. Para crear hace falta inteligencia, voluntad o un profundo deseo o anhelo de materializar. Por doquier encontramos arte, aunque habría que diferenciar entre dos tipos de arte, el Regio o superior y el arte superficial o impulsivo. La diferencia siempre la encontraremos en el trasfondo de la obra. El Arte trata de revelar, en el mundo de las formas, el poder oculto de los símbolos, ya sean estos: dibujos, jeroglíficos o papiros, música, arquitectura o esculturas. Tenemos a las grandes pirámides de Egipto y de México, a los obeliscos antiguos, lo encontramos en las pinturas de Miguel Ángel, Rafael, y Rembrant, en los templos sagrados de los Mayas y, en las composiciones magnas de Beethoven, Brahms y Mozart. El arte esta en la poesía, y en las danzas, en las catedrales y en lo ceremonial. El arte es una ciencia, la ciencia que revela la creatividad y belleza del Alma Universal. Sólo este arte permanece tras los siglos, todo lo demás son sombras o guiños que no perduran, y mueren por falta de luz interior. Toda verdadera obra de arte tiene su propia Luz Interior, como una vida, como un Ser, ya que representan potencias y fuerzas que invocan en los observadores una respuesta, también espiritual, es decir, esencial al propio Ser. Puede ser que el propio artista no sea consciente de la magnitud espiritual de su obra, de su luz interior, puede ser que el artista sea ateo o agnóstico, superficial y hasta un vividor, pero eso no importa realmente aunque parezca mentira, porque la verdad es que muchos grandes artistas y genios creativos no le han importado para nada el tema esotérico, religioso o espiritual, es obvio que para otras sí y mucho, pero lo importante a tener en cuenta aquí en nuestros estudios, es el profundo contacto interno que ellos poseían con el mundo superior, hayan sido o no conscientes de ello, porque el impulso creador les nacía de su fuente espiritual, que por ciertas razones esotéricas tenían abierta, y otras veces eran simples receptores, precisos canales, de magnificas inspiraciones divinas que trataban de aterrizar en el plano físico. De todas maneras, lo importante es recordar que el reconocimiento del arte precisa de nuestra propia luz interior, porque cuando la Luz del Alma brilla en las mentes de los hombres toda la luz que hay a su alrededor también se ilumina, o se hace visible, y es entonces cuando realmente descubramos cual es el verdadero Arte. Sin lugar a dudas el más elevado artista es el Logos, siendo todo Su Universo su Glorificada Obra Magna, que de momento ningún ser humano ha podido igualar...
Tenemos también la RELIGIÓN. Para el estudiante este elemento de estudio será uno de los más importantes en la reconstrucción de la SABIDURÍA ARCAICA. Según el Ocultismo, la Religión es el resultado de una revelación primitiva de Dios, que le hizo al hombre a través de intermediarios divinos. Todas las religiones hablan de AVATARES que descienden periódicamente desde círculos superiores a la humanidad, así como la existencia de otras JERARQUÍAS de Seres Espirituales que ayudan a los hombres en su proceso de evolución, denominándolos Ángeles, Arcángeles, Devas, etc. Esta revelación divina era una sola en la antigüedad, por ello si bien las diferentes religiones son aparentemente divergentes en sus formas, EN EL FONDO TODAS CONDUCEN HACIA LA UNIDA. Todas ellas son como los "pétalos de una misma flor"; cada pétalo es distinto, pero el CENTRO es el mismo para todos ellos. La religión nos aporta un sentido superior, una ética espiritual y humana, un código natural en armonía con los impulsos supremos de nuestra alma. El origen o la etimología de palabra religión deriva del Latín “RELIGARE”, que significa ligar, unir, así pues el camino religioso trata de volver a fusionar al hombre con Díos, éste es su verdadero sentido existencial, la razón de su creación. Solemos hablar de Doctrina Esotérica, no como de una religión en sí misma, sino como de la VERDAD que por igual subyace en todas las doctrinas religiosas. Buscar lo verdadero y bueno de cada religión, esa es la clave. El Esoterismo reconoce que en el interior de todas las Grandes Religiones del Mundo, palpita intensamente el CORAZÓN de lo Divino que abraza y espera se abrazado. En todas las religiones hay algo de sectarismos (aunque no sean destructivos), y esto es debido en gran parte, a que voluntaria o involuntariamente necesitan, casi todas, de alguna forma el "Monopolizar la espiritualidad y la única salvación", y esto es debido, generalmente, a la inseguridad que proporcionaría el no estar en la mejor o en la “verdadera”, esto ya en sí asigna una importante barrera al Espíritu y a su Libertad. El miedo impuesto por algunas de ellas sobre la condenación eterna, el castigo divino y cosas parecidas; si no seguimos a su Dios o a su doctrina, etc... han sido en gran medida la causa esencial de muchos agravios, y de la actual indiferencia que existe en un gran sector de la humanidad inteligente y libre. Esto ha provocado en gran parte un vacío difícil de llenar, un dique en las corrientes vivas del Creador. El esoterismo enseña al hombre el verdadero sentido de la religiosidad reconociendo en todas las religiones una misma enseñanza. Una enseñanza que trasciende lo aparente y penetra en la misma raíz de su origen. Las enseñanzas esotéricas nos muestran un panorama diferente, amplio, inclusivo e interactivo, dónde lo importante no es la fe ciega, sino el reconocimiento intuitivo, veraz de dicha fe. Dónde la fe adquiere su poder, su grandeza y su importancia noble en el descubrimiento de la Verdad. Pues la fe es, el reconocimiento de las cosas no vistas, la manifestación lucida y amorosa de la creación y de su Creador, y todo esto expuesto maravillosamente en el tapete de nuestra vida. No es que Dios este en todas las partes, sino que Dios es todas las partes, no existe nada fuera de él, pues él es la suma de todo lo que existe. Mirado desde este prisma todo cambia, todo se vuelve más puro, más divino. Todo es Dios, en un estado o en otro, más sutil o más grosero, más elevado o más terreno. Pero en definitiva, todo es Dios, todo es energía. El conocimiento esotérico, nos proporciona el significado y la Clave para poder interpretar correctamente Las Sagradas Escrituras, los libros antiguos y cualquier manuscrito gnóstico, ya que la mayoría de ellos contienen un alto índice de parábolas y simbolismos difíciles de interpretar. "De muchos colores son las vacas (dice el proverbio), pero la leche de todas tiene un solo color. Consideremos el Conocimiento como la leche y los Instructores como las vacas". Y así, debido a su común origen divino, lo esencial en todas las religiones es idéntico, si bien lo no esencial varía. Las religiones son como las vasijas en que se vierte agua; el agua tomará diferente forma según el recipiente, pero conserva su esencial propiedad de apagar la sed. De igual manera, en las religiones se vierte vida espiritual que asume la variada forma de ellas (requisitos de los tiempos, etapas de desarrollo intelectual de la raza, etc.) pero que nunca deja de ser Una y la misma vida espiritual, capaz de calmar la sed que tiene el espíritu por conocer a Dios.

Además de los cuatro pilares mencionados, el ocultismo posee otros elementos de estudio suministrados por los métodos positivitos de las culturas, entre los que destacan: los escritos de los antiguos, la arqueología, las leyendas y los mitos ricos en simbolismos universales, y verdades ocultas.

A veces se dan las diez “buenas razones para estudiar Esoterismo”.
1) Resuelve el enigma del universo, armonizando los hechos de la Ciencia con las verdades fundamentales de la Religión.
2) Comprueba que vale la pena vivir la vida, pues la hace intangible demostrando la Justicia y el Amor que guían su evolución.

3) Quita todo temor a la muerte y mucha de su tristeza, reconociendo que vida y muerte, gozo y pesar, son incidentes que alternan en un ciclo de ilimitado progreso.

4) Insiste en el lado optimista de la Vida; proclamando que el hombre es el Arquetipo de su propio destino; criatura de su pasado y padre de su futuro, demostrándolo.

5) Demuestra el Poder, la Sabiduría y el Inmenso Amor de Dios, a pesar de toda la tristeza e infelicidad del mundo.

6) Trae confianza al desesperado y al perdido, enseñando que ningún esfuerzo hacia el bien se pierde y, ningún error es irreparable.

7) Proclama la Paternidad de Dios y por ende que el hombre es Su hijo y tiene como meta final, la PERFECCIÓN.

8) Declara la Universalización de la LEY de CAUSACIÓN, manteniendo que "cualquier cosa que el hombre sembrare, eso cosechara"

9) Considera al mundo como una ESCUELA a la que el hombre volverá una y otra vez hasta que aprenda todas las lecciones.
10) Afirma la FRATERNIDAD DE LOS HOMBRES y da una base de UNIÓN para todos los que desearen trabajar por realizarla.

" NOSCETE IPSUM " ¡Conócete a tí mismo!










Homo Noscete Ipsum ¡Hombre conócete a ti mismo y conocerás al Universo y a los DIOSES!...

(( CONÓCETE A TI MISMO .......)) Pocas personas han sabido interpretar verdaderamente esta Fórmula o Máxima de Tales de Mileto, inscrita en el frontispicio del TEMPLO DE DELFOS. ¿Quién es este "sí mismo" que debemos conocer? ¿Acaso se trata de nuestro carácter, de nuestras debilidades, de nuestros defectos y cualidades?... No. Si conocerse fuese únicamente eso, los Sabios nunca habrían inscrito este precepto en el frontispicio de un Templo. Este conocimiento es necesario también, desde luego, pero resulta insuficiente. Conocerse es mucho más que eso, conocerse a sí mismo es reconocer nuestro REAL SER, aquel que realmente somos, más allá de cualquier especulación intelectual o racional, más allá de cualquier sospecha o suposición de nuestra personalidad .
Conocerse a sí mismo es reencontrar todas las POTENCIAS y posibilidades que como Hijos de Dios hemos heredado de nuestro Creador. Conocernos en todos los sentidos y en todas las formas, PROFUNDIZAR en la Raíz de nuestro Ser, en el PROPÓSITO de nuestra Existencia; Escarbar en las capas más profundas e Íntimas de nosotros mismos para ver quién y qué somos realmente. Este es nuestro primer deber como hombres y el primer paso en los estudios esotéricos, y nadie lo puede hacer por nosotros. Por lo general, cualquier ser humano inteligente se siente reflexivo en algún momento dado de su vida por resolver la triple interrogación de ¿quién soy? ¿de dónde vengo? y ¿a dónde voy?, la cual constituye el principio filosófico de la vida y la serena afirmación de que el ser humano posee unas profundidades y un anhelo ígneo, enraizadas en suelos de inmortalidad, que exigen ser descubiertas y manifestadas.
¿Quién soy?, ¿de dónde vengo y hacia dónde voy?, ¿cuál es el propósito de mi Existencia?, ¿qué hago aquí?. Preguntas claves en la existencia del hombre y resultado consecuente del DESPERTAR de nuestra Esencia, siendo un impulso natural y coherente el tratar de responderlas. Cabe entonces preguntarse... ¿Por qué en estos momentos no soy consciente de mi verdadero ser?, ¿por qué o cuál es la causa que me hace vivir como otro ser que en realidad no soy?. La respuesta es sencilla aunque complicada de entender. La respuesta es que no estamos DESPIERTOS! sino ensoñando continuamente, y porqué no estamos despiertos; pues porque estamos como sumergidos en un profundo sueño hipnótico. La psicología moderna afirma que sólo utilizamos alrededor de un 3% o un 7% de nuestra real capacidad cerebral. Y que hay del otro 97% restante, dónde esta y que hace, pues lo cierto es que está sin control de nuestra voluntad y relegado a esa parte desconocida y profunda denominada SUBCONSCIENTE. Vemos pues que sólo es una cuestión de "adormecimiento interior de nuestras verdaderas capacidades inherentes, que todos poseemos pero que no utilizamos". Pero el subconsciente está ahí; funcionando, trabajando en nuestro interior, en nuestra vida diaria, pero siempre por debajo del umbral de nuestro pequeño consciente, de nuestro fraccionado y limitado consciente.
El infracosciente, el subconsciente, el consciente, el supraconsciente, todos son aspectos diferentes de una misma realidad mental y humana. Todos ellos actúan simultáneamente en nuestra vidas, en diferentes niveles y en diferentes formas, pero para el hombre común nada sabe de ellos, nada conoce de dicha actividad interior, y esto lo hace vulnerable a cualquier impulso interno.
Supongamos que a un hombre con características espirituales se le hipnotizara por un profesional, y se le sugiriese y ordenase que se convierta en un hombre malvado, cruel con sus semejantes. ¿Realmente creéis que ese hombre haría daño a alguien? pues por supuesto que ¡NO!. No podría hacer daño a nadie, porque al pequeño consciente (3%) se le puede engañar, pero al subconsciente (esa parte que es el reflejo de lo que realmente somos) no se le puede engañar y hacerle actuar como no se es en realidad. En algunos programas de televisión, últimamente suelen salir individuos que juegan con el subconsciente de algunos voluntarios que se dejan hipnotizar, y se les hace hacer cosas muy raras y hasta sorprendentes a veces, es como si estuvieran dormidos pero funcionando; se les hace comer una cebolla y ellos piensan y sienten que es una manzana; se les hace saltar, reír, llorar como si fueran marionetas. Pero inténtele sugerir que hagan algo que esté en desacuerdo total con su verdadera MORAL o PREJUICIOS, ¡No lo harán!. El subconsciente sabe perfectamente quién es y que es lo que está bien y lo que está mal para él. Los remordimientos de conciencia, las intuiciones espontáneas, los impulsos incontrolados y sin causa aparente, todo eso pertenece al mundo subconsciente y supracosnciente, y sólo investigando, profundizando y meditando podemos conocerlo, conociendo así EL IMPULSO SUBJETIVO, LA CAUSA REAL que nos hace ser y actuar como lo hacemos en cualquier momento, y en cualquiera de las facetas de nuestra vida. Es erróneo pensar que el SUBCONSCIENTE sólo está activo cuando soñamos o estamos inconscientes, él está las 24 h. del día funcionando y trabajando dentro, sin descanso. La Mente y todas sus dimensiones es realmente "LA GRAN COMPUTADORA", siendo la mejor herramienta de que dispone el ser humano para vivir y evolucionar.
El verdadero problemas del ser humano es que no sabe quién es, sí un cuerpo de barro o un espíritu inmortal. El señor BUDA dijo: “La RAÍZ de todo MAL es la IGNORANCIA”. Que todo sufrimiento viene de ella. "Disipar la ignorancia, volved sabios a los hombres, y entonces todas las dificultades se desvanecerán". En profunda confusión se ve sometido el hombre, y lo que es pero, ni siquiera es consciente de ese profundo aturdimiento, y eso es debido a que el ser humano no esta DESPIERTO, ya que incluso, cuando decimos que estamos despiertos, en nuestros quehaceres cotidianos, la mayoría del tiempo lo pasamos "dormidos", en fantasías e ilusiones imaginarias, en mundos irreales creyendo que somos este o aquel personaje de ficción, viviendo en el pasado e intentarlo cambiar, proyectando continuamente el futuro, y esperando, curiosamente, siempre algo. Y esto es triste, porque de las 24 h. del día ¿cuántas horas realmente estamos despiertos?, ¿cuánto tiempo estamos conscientes, atentos a lo que está ocurriendo en el AQUÍ y AHORA?, experimentando feliz y plenamente “el eterno instante”, yo diría que en el mejor de los casos y sin exagerar unos 5 segundos más o menos. Como queremos por lo tanto, ni tan siquiera pensar que nos conocemos a nosotros mismos. Ni sabemos quienes somos, ni comprendemos qué hacemos aquí en este mundo, ni si existe vida después de él, y en la mayoría de los casos, ni tan siquiera se intenta investigar dicha ignorancia fundamental. Cada cual crea su propia teoría, y vive en su propio mundo particular, en su propio SUEÑO de la vida. El “Despertar” ciertamente es necesario, hace falta oxígeno para el alma, pero ese día sólo llegará cuando sinceramente se empiece a trabajar sobre sí mismos, cuando empecemos a quitarnos los velos de la ilusión y de los espejismos que hemos forjado durante muchas vidas, SÓLO ENTONCES empezaremos a despertar de verdad y a ser felices....
El conocimiento esotérico y su correspondiente trabajo interno, nos enseña a convertir el subconsciente en consciente y a utilizar, como resultado, todo nuestro verdadero potencial interior; nos enseña y nos da las claves para ILUMINAR esas zonas oscuras de nuestro ser, convirtiéndolas en una Casa Iluminada, y en armonía con el Universo. Ese es el camino esotérico y los GRANDES MAESTROS e Iniciados del mundo, ese es el “Camino estrecho y angosto” del que nos hablaba el Cristo en los evangelios, y todos algún día deberemos pasar por él, para alcanzar nuestra verdadera estatura y patrimonio espiritual.

“...Maestro quién es Dios”, le pregunta el discípulo a Confucio, y el Maestro responde “...y tu, quién eres tu”, y después agrega. Si ni siquiera sabes quién eres realmente, como pretendes conocer a tu Creador. Sabias y contundentes palabras del Maestro, pero esta misma máxima la encontramos en otras muchas referencias espirituales escritas y orales. En el génesis del Antiguo Testamente se manifiesta muy claro esta misma realidad, cuando se dice: “Dios creo al hombre a Su imagen y Semejanza”, así pues aplicando la Ley Hermética de la analogía podemos decir que conociendo al hijo conoceremos al Padre. Pero, ¿quién es el hijo creado a imagen y semejanza de Dios?; es la personalidad con sus defectos y aptitudes, es el cuerpo físico y su género, son los deseos y las emociones. Porque hablamos del ser humano como si realmente lo conociéramos. ¿Qué es aquello esencialmente Divino dentro del hombre?... El ESPÍRITU, eso es lo que es divino e inmortal dentro del hombre, el Espíritu es el aspecto superior del Ser, es la chispa divina emanada del Gran Fuego Creador. El Espíritu es lo que somos verdaderamente y en última instancia, y él es el que esta hecho a imagen y semejanza a Dios, ya que siempre permanece libre, puro y luminoso, más allá del tiempo, de la muerte y del espacio. ¿¡Nos atrevemos a descubrirlo!?.
Dentro del necesario conocimiento de uno mismo, del AUTODESCUBRIMIENTO ÍNTIMO, encontramos varios símbolos, y entre ellos, el símbolo de la CRUZ tiene un papel especial y universal, poseyendo muchas y amplias dimensiones para el hombre y el cosmos. Entre ellos, encontramos los dos caminos de la “Cruz”, dos aspectos fundaménteles en la vida del hombre:

El Camino Horizontal

Es aquél que sigue aún sin saberlo la mayoría de la humanidad. Es el CAMINO MECÁNICO que nos hace: nacer, crecer, reproducirnos, envejecer y morir. Y durante todo ese tiempo vamos de aquí para allá sin dirección, sin timón ni rumbo fijo. La verdad es que la vida horizontal nos hace vivir como "leños movidos por las furiosas olas del océano de la vida". Es el camino de la ignorancia, aunque nadie lo acepte, ya que la mayoría de las personas siempre piensan que lo saben todo. Lo irónico de todo ello es que ignoran qué ignoran y eso es lo grave, no saben que no saben, y luego pasan su existencia sufriendo una y otra vez los mismos sucesos. Es el camino que no lleva a ningún sitio, es como en una larga película, nos identificamos tanto con los personajes que nos olvidamos que somos los espectadores y tenemos otra vida aparte. En definitiva es al camino del SUEÑO DE LA VIDA que todos hemos seguido hasta ahora.

El Camino Vertical

Es el SENDERO de retorno a Casa, al Padre al Origen, a la Esencia Una. Es el camino de la REVOLUCIÓN de la Conciencia, que sólo se puede seguir conscientemente, con esfuerzos y desapegos voluntarios. Es el camino de la Muerte de nuestros falsos YOES y del Segundo Nacimiento de las Sagradas Escrituras. Es el camino que nos conduce:

DE LA OSCURIDAD A LA LUZ, DE LA IGNORANCIA A LA VERDAD, DE LA MUERTE A LA INMORTALIDAD".

Se podría decir que existe un complemento superior al segundo Camino, aunque más que camino es una síntesis de los dos anteriores. Como sabemos la cruz esta representada con dos líneas que se cruzan en el centro. Justo en ese punto de unión, donde los Rosacruces ponen una rosa, esta representado el “Quinto Elemento”, dónde “la muerte de la muerte” y la vida nueva esta representada, experiencia ésta que todo Iniciado ha de experimentar en su propio ser. La “SÍNTESIS” es aquí la palabra clave. El iniciado ha de vivir en los dos mundos, en el mundo de los hombres y de las formas, es decir en el camino horizontal, y al mismo tiempo ha de vivir plenamente consciente del reino espiritual, el camino vertical. Porque los dos caminos son necesarios para alcanzar la Maestría, la realización del ser. Algunos suponen que han de dejar la vida material, piensan que deben retirarse del mundo, de la familia, de los amigos y los negocios. Y que si así lo hacen encontraran más fácilmente al Cristo, la realización espiritual. Pues se equivocan, la lección a aprender es la de la “adaptación” y la del “servicio”. El trabajo verdaderamente espiritual esta en lo que llamamos equivocadamente “la vida mundana”. Es dentro de la sociedad, y en todos los compromisos sociales que tengamos, como buen ciudadano, donde hemos de alcanzar la Maestría. Hemos de experimentar el SER en cualquier sitio, y en todas las área de la vida, ya que no existen lugares sagrados y no sagrados. Según nos dice el Maestro Tibetano: “El sentido de la responsabilidad arde en llama centelleantes en todo aquel que ha buscado y hallado alineamiento”. El desapego material es necesario dentro de la vida espiritual, pero no es tanto el abandonar las cosas, sino el utilizarlas adecuadamente a los intereses del alma, el responsabilizarse de ellas para que sean vehículos de amor y abundancia, y no apegos que esclavizan al hombre. Esta lección es la más difícil de aprender y requiere del aspirante una afinada inteligencia y un discernimiento y juicio difícil de encontrar.
















Capítulo. II.


LOS MUNDOS INVISIBLES

“PLANOS Y DIMENSIONES”


Nuestra Limitada Percepción de la REALIDAD

El hombre percibe el mundo que le rodea gracias a sus sentidos físicos, la influencia de dicho mundo es quizás lo más importante de su vida. Pero si prestamos un poco de atención observaremos que no todo lo que nos rodea lo registra o percibe nuestros sentidos. Echemos rápidamente una ojeada, al espacio vacío que hay entre el libro y nosotros, ¿qué vemos?, seguramente muchos dirán ¡nada!, sin embargo sabemos que, hoy por hoy, científicamente esto no es cierto en modo alguno. Entre ese espacio, aparentemente vacío, existe una multitud de formas, más o menos sutiles. Están las motas de polvo y algunos ácaros, esta el aire que aunque invisible al ojo, permanentemente presente en la atmósfera. Pero aún hay más, están miles y miles de ondas de radio y televisión, además de millones de conversaciones de teléfonos móviles. Vaya, el espacio vacío parece muy congestionado de tráfico de ondas. Pero si además queremos profundizar un poco más, seremos conscientes que los átomos que formas la partículas del oxígeno, por ejemplo, vibran o mejor dicho, giran incesantemente dentro de su núcleo, los electrones y los protones alrededor del neutrón, y este movimiento produce una finísima fricción que a su vez produce diversos ultrasonidos, que nuestros oídos son incapaces de percibir. Si siguiéramos investigando, y profundizando en diferentes dimensiones, muy pronto entraríamos dentro del campo de lo extrasensorial, dónde los pensamientos, las emociones y las fuerzas y vidas invisibles ocuparían su lugar en el tiempo y en el espacio que nos rodea. Miremos atentamente a nuestro alrededor, nada es realmente lo que parece ser, y hay mucho más oculto que no percibimos, que lo que a priori o a simple vista parecería haber.
Conocemos el mundo por medio de nuestros CINCO SENTIDOS, y si uno de ellos es defectuoso nuestro conocimiento del mundo también varia.
Estos 5 sentidos todos los conocemos y son:

LA VISTA: Este sentido nos permite percibir, ver, una determinada gama de vibraciones cromáticas.

EL OÍDO: Nos permite oír, una limitada frecuencia de decibelios.

EL TACTO: Relacionado con la sensibilidad de la piel.
EL GUSTO: Nos pone en relación con una delimitada escala de sabores.

EL OLFATO: Este sentido está mucho más desarrollado en los animales que en el hombre. Es un sentido poco utilizado en detrimento de los demás, sin embargo cuando lo utilizamos con plena conciencia nos proporciona un campo de experiencias maravilloso.
"Nuestros sentidos Físicos, son como ventanas abiertas al mundo exterior, que permite al Morador Interno, vislumbrar una pequeña porción de la " Realidad ". Más allá de esta fracción, encontramos otras "Realidades" más profundas, ya sean químicas, atómicas o Espirituales, de las cuales nuestros CINCO SENTIDOS, por sí mismos, nada saben..."

C. Jinarajadasa, en su libro "Fundamentos de Teosofía" hace una buena y clara exposición de lo que a los sentidos y a su percepción estamos considerando, diciendo así:

-Consideremos, por ejemplo, nuestro conocimiento del mundo por la facultad de la vista. ¿Qué entendemos por ver un objeto? Ello significa que nuestros ojos responden a las vibraciones de luz emitidas por el frente del objeto y que nuestra conciencia las traduce en ideas de forma Y color. Por supuesto que nosotros sólo vemos la parte que nos da de frente, nunca el todo, que abarca las partes anterior y posterior. Esta facultad de ver se debe, pues, a las ONDAS DE LUZ a que responden nuestros ojos. Pero ¿qué es, después de todo, la Luz? Al contestar a esta pregunta veremos enseguida cuán pequeña es la parte VISIBLE del Mundo y cuán grande la INVISIBLE-.
La fig.1. nos muestra los principales fenómenos de la luz. La luz es una vibración en el éter, y según su amplitud y frecuencia es el COLOR que produce. La Luz que nosotros conocemos procede del sol, que despide grandes haces de vibraciones de diversos tipos a que llamamos LUZ BLANCA. Pero si hacemos pasar un rayo de luz blanca por un prisma de vidrio, las partículas de éste dividen cada haz en sus vibraciones constitutivas. Estas vibraciones percibidas por la retina del ojo producen en nuestra conciencia la sensación del color. Los colores que nuestros ojos pueden percibir son siete: Rojo, Anaranjado, Amarillo, Verde, Azul, Añil y Violeta. Que con sus matices y combinaciones constituyen los variados colores del mundo en que vivimos, nos movemos y tenemos nuestro ser. Pero los colores que nosotros vemos no son todos los que existen. Nosotros no vemos más colores que aquellos a que nuestros ojos pueden responder, y como sabemos, la respuesta de nuestro ojo es muy limitada. En el espectro podemos ver los colores desde el rojo hasta el azul y después el violeta, pero pocos de nosotros pueden percibir el añil entre el azul y el violeta. Podemos responder a las vibraciones solares en el éter y percibirlas como colores siempre que su número no baje de 15.000 por centímetro (rojo) o exceda de 25.000 (violeta), pero un pequeño experimento nos mostrará pronto que antes del rojo y después del violeta existen vibraciones que se nos traducirían en colores si pudiéramos responder a ellas, vemos: Si hacemos que un espejo ustorio refleje los rayos infrarrojos del espectro -nuestro ojo no los percibe- y ponemos fósforo en el punto de su convergencia, el calor lo encenderá, lo que indica que antes del color rojo hay en el espectro vibraciones que producen calor.

De la misma manera, si en el otro extremo del espectro interceptamos por una pantalla los rayos violetas y en el espacio que les sigue, donde nuestros ojos no ven color alguno, colocamos un disco o pantalla cubierto de cianido de platino, arderá el disco por la acción de los rayos ULTRAVIOLETA. Hay, pues, en los rayos solares INFRARROJO y ULTRAVIOLETA colores que nuestros ojos no perciben y que si estuvieran al alcance de nuestra vista nos traerían la evidencia de que en la naturaleza hay nuevos colores y nuevos matices. Esta simple observación ya de hecho nos muestra que nuestra percepción de la realidad es limitada e inexacta. También nuestro sentido del oído es limitado: hay sonidos demasiado agudos y demasiado graves para que nosotros los podamos oír. El sonido se produce por ondas aéreas, de las que la nota más baja de un órgano ordinario produce 32 por segundo y la DO más alta 4,224. Nuestro oído responde a los sonidos cuyo número de ondas oscile entre estos dos extremos, pero los hay de menor y mayor frecuencia, aunque no podamos oírlos por más que se produzcan en nuestro alrededor.

En la fig. 2. observamos una tabla que nos dará una idea general de los efectos que producen en la naturaleza las VIBRACIONES del aire y del éter.
Supongamos que un péndulo vibra a un ritmo de dos oscilaciones por segundo, con lo que se consigue la primera octava; cada vez que el ritmo se duplica en aceleración - cuatro, ocho, dieciséis, etc.,- tenemos una octava más. Cuando se llega a la quinta octava con un ritmo de frecuencia de 32 vibraciones por segundo y una longitud de onda de 10,63 mts, se oye un sonido muy bajo. Cuando se alcanza la décima quinta octava con una frecuencia de 32,786 vibraciones por segundo y una longitud de onda de 10 mts, el sonido se extinguirá para nosotros, empezando el ultra sonido - que ciertos animales pueden percibir -. Después se transforman las mismas vibraciones en ondas de radio y onda corta, transformándose en calor al llegar a 40 octavas y posteriormente en infrarrojos, hasta que llegamos a la octava cuadragesimonovena. Aquí son nuestros ojos los que responden y comenzamos a "ver". Allí las ondas van decreciendo en longitud, de 78 millonésimas de centímetro (0,000038 ctms), es decir desde los rayos rojos y pasando por los anaranjados, amarillos, verdes, azules e índigo, hasta llegar a los rayos violeta, que marcan el limite de la visión humana.
El diagrama se expresa con bastante claridad. Las vibraciones clasificadas por la ciencia oscilan, en cuanto a la magnitud de onda, entre 400 y un cuarto de millón -las producidas por las radiaciones del hidrógeno bajo la influencia de una descarga eléctrica- por pulgada (25'4 mm.). Nosotros respondemos a poco más de la novena parte de todas estas vibraciones con los sentidos que poseemos. En otras palabras, del mundo que nos rodea, descubierto por la ciencia sólo conocemos una octava parte, y las siete restantes permanecen ocultas para nuestra conciencia, y aún así creemos verlo TODO como realmente es...
Supongamos también que nuestros nervios estuvieran organizados de otro modo, que no respondiesen a las ondas de luz, pero sí a las eléctricas. ¡Qué diferente sería entonces el mundo que nos rodea! Por más que el sol brillase para nosotros, no lo veríamos; la atmósfera que nos rodea sería opaca; pero donde quiera que hubiese un fenómeno eléctrico, veríamos. Un hilo telefónico sería un hueco por medio del cual veríamos el mundo exterior, nuestras habitaciones estarían alumbradas, no por la luz de una bombilla eléctrica, sino por hilos eléctricos extendidos por las paredes. Realmente si nuestros sentidos respondiesen a las ondas eléctricas, ni siquiera necesitaríamos hilos, veríamos por la luz emitida por los PROTONES y ELECTRONES de que se componen los átomos. No tendríamos alternativa de noche y día, mientras los electrones y protones girasen en sus revoluciones siempre sería de día.
Poco a poco vamos comprendiendo que vivimos en un mundo de ILUSIÓN, que tiene poca semejanza con lo real. Ciertamente nos parece ver muchas estrellas en el cielo, pero (éstas no están donde a nuestros ojos parecen estar, ¡y claro acaso algunas no existen ya!. Por otra parte nos parece que nuestro cuerpo es sólido, pero la ciencia nos dice que toda la materia realmente sólida que contiene cabría en un dedal. Sabemos también que el tacto, el gusto y el olfato apenas hacen más que darnos informaciones valiosas para nuestro bienestar físico. Hemos visto que nuestro sentido del OÍDO abarca once octavas de vibración desde 16.000 a 32.000 vibraciones por segundo, pero muchos mamíferos, aves e insectos pueden captar sonidos que están mucho más allá del límite que alcanza nuestra facultad. El CONCEPTO que ellos tienen de la REALIDAD de la Naturaleza es con toda seguridad diferente al nuestro. Por otra parte, de 60 o más octavas conocidas de ondas radiantes, ¡ el ojo humano solo puede captar UNA ! Y por desgracia o por suerte dependemos más de la vista que de cualquier otro sentido.
Tal es exactamente el principio fundamental de la CLARIVIDENCIA. Nos rodean muchos tipos de vibraciones a que el mortal en general no puede responder. Está ciego, inconsciente, respecto a una parte del universo, dispuesto a revelársele si él fuera capaz de responder a sus vibraciones. Pero el Clarividente responde y por lo tanto VE más del mundo real que el que no lo es. Por supuesto que no todos los clarividentes son iguales en responder al mundo invisible: unos ven poco y otros mucho; unos adquieren un concepto claro de lo que ven y otros confuso e incoherente. Pero el principio de la clarividencia es exactamente el mismo de la visión ordinaria. Aún no conocemos qué desarrollo especial de los nervios y de los centros cerebrales es necesario para responder alas vibraciones del mundo invisible, pero la ciencia del mañana nos la descubrirá, descubriéndonos científicamente la "FISIOLOGÍA OCULTA DEL CEREBRO" y pondrá el mecanismo de la clarividencia más a nuestro alcance que lo está hoy.

El Teósofo C. Jinarajadasa agrega, respecto a su propia experiencia:

“Al hablaros de este mundo más extenso e invisible que nos rodea, no lo hago de segunda mano, sino también por propia observación y conocimiento. No sé lo que hay de especial en los centros de mi cerebro; pero es un hecho constante de mi conciencia que en todo mi alrededor, a través, dentro y fuera de todo, existe un mundo invisible, muy difícil de describir. Su visión apenas requiere esfuerzo de voluntad; no necesito mayor concentración que la de la vista física para ver un objeto. Es indiferente que los ojos estén abiertos o cerrados puesto que no se ve con ellos. La vista física y la interna son independientes entre sí y, sin embargo, ambas actúan simultáneamente. Mi ojo ve el papel en que escribo esto y al mismo tiempo mi algo (no sé cómo llamarlo ve el mundo invisible que hay encima, debajo, alrededor y a través del papel, de la mesa y de la habitación. Este mundo es luminoso, y parece que todo punto de este espacio es un manantial de luz propia, diferente de la del mundo físico. Todo su espacio está en pleno movimiento; pero que sugiere de un modo confuso e indescriptible la idea de la Cuarta Dimensión”.

La Ciencia esotérica nos enseña que existen SIETE PLANOS en relación especial con el hombre y el sistema Solar, y todo individuo y toda entidad tiene en ellos alguna fase de su vida. Hay diferentes maneras de expresar con palabras los diferentes estados de la materia y de la energía. Dependiendo de la escuela esotérica, religión o creencia, estos diferentes niveles pueden ser descritos como: PLANOS, DIMENSIONES, ESTRATOS, REINOS, MORADAS, NIVELES, MUNDOS, REGIONES, etc. Nosotros preferimos utilizar la definición de Planos o Mundos, y es importante comprender que cuando nos referimos a dichos “Planos” o los vemos reflejados en diagramas, así como en cuadros o dibujos, de ningún modo deben ser tomados como mapas o realidades superpuestas, ya que la necesidad de representar los planos como "ESTRATOS", cuando en realidad se INTERPENETRAN, y de describir la posición física de las cosas que existen sólo en materia etérica o mental, imposibilita hacer una ilustración gráfica con precisión. Como resumen que sugieren realidades, los diagramas son de gran valor para quienes los emplean correctamente.

Veamos a continuación los diferentes Planos:

LOS 7 PLANOS

1) El Plano Físico.
2) El Plano Astral, Emocional o De Deseos
3) El Plano Mental.
4) El Plano Búdhico o Intuicional.
5) El Plano Átmico o Nirvánico.
6) El Plano Monádico .
7) El Plano Divino o Ádico.

(Hemos empezado a enumerar los PLANOS o DIMENSIONES de la naturaleza desde el más denso al más elevado, sin embargo también podemos hacerlo al revés, siendo el plano Divino el primero y el Físico el séptimo, el orden no importa, pero tengamos en cuenta que cuando digamos por ejemplo el quinto plano, sepamos en qué orden hemos empezado, si de arriba o de abajo.) Como hemos dicho, las diferentes dimensiones del Universo se “ínter-penetran siempre”, de tal manera que en este mismo instante, aquí y ahora, todos los planos participan conjuntamente, aunque sí es cierto que un plano superior se expande por encima de uno inferior en diámetro. El mejor ejemplo para comprender esta idea de integración, es el de la esponja llena de agua, dónde en un mismo espacio hay tres elementos diferentes, sólido, líquido y gaseoso (aire), compartiendo todos ellos armoniosamente la esponja.
Cada Plano es una región muy concreta de existencia, aunque estrechamente relacionada con la anterior y la posterior inmediata. Esto es posible debido a que cada Plano esta subdividido a su vez en “siete sub-planos”o siete diferenciaciones menores. Así podemos comprender que por ejemplo el Plano Físico contiene dentro de su manifestación diversos estados de la materia que llamamos: sólido, líquido, gaseoso, y cuatro más que a continuación expondremos. También cada Mundo difiere por completo del otro, y tienen sus propias leyes y limitaciones dimensiónales. Veamos a continuación cada uno por separado, aunque sólo sea básicamente.

EL PLANO FÍSICO

- El Plano Físico es el MÁS DENSO y el más evidente para el ser humano común. Está sujeto a más Leyes que los otros seis superiores, ya que conforme se asciende en niveles (vibración), menor es la presión ejercida por la materia. La composición de su SUSTANCIA, es la más grosera y concretizada, siendo por lo tanto el plano inferior de la creación.
- El hombre hacer contacto con él a través de sus SENTIDOS FÍSICOS: vista, oído, gusto, tacto y olfato, teniendo la mente como agente sintetizador de todos ellos. Este contacto se alcanzo gracias al enorme esfuerzo realizado por la evolución, para capacitarlo en responder lo mejor posible a los impactos del mundo exterior (físico). El estudio sobre sus innumerables fenómenos, así como de sus variados tipos de vida, no pueden ser desarrolladas aquí, ya que ya han sido suficientemente tratados y desarrollados por nuestros científicos y hombres de ciencias naturales.
- Como ya dijo anteriormente, todos los Planos tienen siete tipos de densidades diferentes llamados normalmente SUBPLANOS. El Planos Físico está compuesto por diversas DENSIDADES, siete en total, siendo las tres inferiores conocidas por todos, veamos: la sólida, la líquida y la gaseosa, (el cuarto estado de la materia física es hoy en día un hallazgo de la ciencia, la cual la está estudiando muy incipientemente, se la conoce esotéricamente como energía etérica).
Los Siete SUBPLANOS del Plano Físico son:

- El Sólido - El Líquido- El Gaseoso.
- El Etérico - El Superetérico - El Subatómico - El Atómico.

- Antes de nada, debemos recordar que cuanto más elevado es un subplano más rápido es el nivel vibratorio de la materia que le corresponde. La ciencia moderna conoce únicamente cuatro: el Sólido, el Líquido, el Gaseoso y el Plasmático. Más allá de éstos existen otros tres, si bien cabe presuponer la posibilidad de que el PLASMA conocido por la ciencia abarque también estos últimos estados y haga de hecho referencia a la totalidad de la Región que ocultamente se ha venido denominando ETÉRICA.

Características de la MATERIA ETÉRICA:

Al nivel etérico, y para los que poseen desarrollada la clarividencia de esta clase, pueden percibir una gama cromática mucho mayor que la que normalmente se registra en los tres subplanos inferiores. Desde esa perspectiva, los gases son visibles, así como los éteres, gérmenes, infecciones, bacterias, virus, etcétera. Cada zona GEOGRÁFICA específica posee su propia naturaleza y atmósfera etérica, constituida por los diversos éteres y las criaturas que los habitan: ESPÍRITUS DE LA NATURALEZA y DEVAS. Estas atmósferas peculiares, positivas o negativas según los casos, tienen una repercusión específica sobre los cuerpos etéricos y la fisiología a ese nivel de las personas que residen o atraviesan esa zona.
Existen Mareas De Materia Etérica, así como existen en el agua del mar, y sus momentos de cambio coinciden con el mediodía y la medianoche. Igualmente existe una compleja RED de corrientes MAGNÉTICAS que circulan, con diversos trazados, de uno a otro polo, y que poseen un enorme poder de arrastre e impulsión, susceptible de ser utilizado cuando se poseen los conocimientos y medios adecuados, como es el caso de los OVNIS, que utilizan estas corrientes para su desplazamientos a increíble velocidad. También la antigua y milenaria ciencia de la acupuntura, que por fin ha sido aceptada oficialmente por la medicina, encontramos que trabajan también a nivel etérico, por donde las energías fluyen por miles de meridianos etéricos dentro del cuerpo humano, invisibles al ojo, pero realmente precisos en su organización.

EL PLANO ASTRAL

Entramos aquí a considerar el Sexto Gran Plano del Sistema Solar. En este nivel el Mundo Astral a perece muy diferente al mundo físico, la materia es mucho más sutil que la etérica, y dotada de una especial Vitalidad y Movilidad. Se trata pues de una materia en movimiento incesante, que adopta todas las formas, imaginables, con vertiginosa rapidez, pasando continuamente de una a otra, y refulgiendo con infinidad de matices cromáticos, incluidos muchos colores no conocidos por el ojo físico. La luz solar en el plano astral produce un efecto muy diferente que en el físico. Existe aquí una LUMINOSIDAD DIFUSA que no procede de ninguna dirección determinada, siendo la propia materia astral luminosa de por sí, no existiendo en ese nivel la absoluta oscuridad, ni las sombras, y no viéndose afectada por las condiciones atmosféricas del plano físico. La visión en este Plano es asimismo muy diferente de la física, ya que cada objeto se percibe por todos sus lados a la vez, incluyendo su interior, al igual que su exterior. Igualmente puede contemplarse las partículas que componen la atmósfera, las Auras De Los Seres, y los cuatro Subniveles de la Materia Etérica, además de los colores ultravioletas, infrarrojos y todos cuantos actúan como complementarios de los colores ordinarios a los que nuestra visión común no percibe, por esa razón se la denomina “astral” haciendo referencia a “estrellado” “luminoso”.
- La materia del PLANO ASTRAL actúa como Transmisora y Receptora de los impulsos que ocasionan los movimiento, y permiten el SENTIMIENTO, la percepción del placer y el dolor, del agrado y el desagrado, así, como de los DESEOS, las aspiraciones, el AMOR, el odio, y todo tipo de emoción. Esa es la razón por la cual al Plano Astral también se la conoce como el Plano Emocional o de Deseos. Así, también, todo objeto físico posee materia Astral del grado correspondiente, que actúa como su contraparte a ese nivel, si bien no existe una correlación directa entre las partículas del objeto físico y las de su contraparte astral, que se hallan en continuo movimiento. En los seres vivos esta contraparte se destruye por disgregación tras la muerte física. En el caso de los objetos inanimados, la contraparte se destruye cuando se destruye el objeto físico. El nivel astral es fluídico y hace posible que un objeto puramente astral pueda ser movido por un ser astral, pero no la contraparte astral de un objeto físico ya que ésta se halla unida indisolublemente a él. Para una persona que es capaz de salir conscientemente con el Cuerpo Astral, llamado también, proyección astral, puede percibir esta realidad con mucha más nitidez y ser consciente, también, de la falta de gravedad y de otras leyes, puramente físicas.
- El Plano Astral esta subdividida a su vez en SIETE niveles diferentes, con muchas diferencias entre los inferiores y los superiores. En los subplanos inferiores encontramos una gran y nublosa existencialidad, es el mundo de las pesadillas, del odio, de los deseos más escalofriantes de la humanidad. Es el estado relacionado con lo que los cristianos consideran el infierno, un nivel dónde sus habitantes están sujetos a muchas penalidades auto-generadas. Es importante comprender que cada Plano o Subplano están dentro de cada ser humano, y que no hace falta “morir” o dejar el cuerpo físico para experimentar dichos niveles, de hecho son mucha los individuos que por ley de afinidad o correspondencia viven en sus propias vidas subjetivas, dichos subplanos. El Cielo y el Infierno están dentro del hombre, es su propio bagaje interior, y de él depende subir o bajar de grado espiritual. Los Subplanos Intermedios, son regiones dónde suelen ir los recién “fallecidos”, un plano cordial, dónde los deseos y anhelos humanos suelen materializarse en materia astral, estando sus habitantes viviendo en su propio mundo de ilusión particular. En los niveles Superiores encontramos una profunda Bondad, una luminosidad y ambientes sumamente refinados. El amor es la clave para ir ascendiendo de subplanos y de planos, cuando más se asciende mejor es la claridad y percepción espiritual, y el alma se encuentra más libre, con menos velos ocultadores de la “verdad”. Cuando tratemos el tema de la “MUERTE” en otro capítulo, profundizaremos un poco más sobre dicho plano, ya que el ser humano, y en este ciclo de manifestación en concreto, es muy afectado por él, siendo todavía y por desgracia un ser muy desequilibrado emocionalmente.
- Los HABITANTES del Mundo Astral, porque tengamos presente que habitantes o seres de muy diferentes clases existen en todos los planos de la creación, y así como en el plano físico existen innumerables seres vivios, así también en el plano astral y en los demás, existen infinidades de vidas, que viven, evolucionan y se desenvuelven normalmente en su propio habitad. Los Habitantes astrales se pueden dividir, a groso modo, en dos tipos: Los humanos, y los que no lo son. Y dentro de esta división encontraríamos a los que habitan, propiamente dicho, este plano y los visitantes que esporádicamente lo visitan o realizan alguna labor. En este plano encontramos a los que recientemente han fallecido, también encontramos a los que durante el sueño dejan el cuerpo físico y vagan por el plano astral dormidos, sin conciencia despierta. También están los Discípulos y Adeptos que a voluntad entran en dicho mundo y de una forma totalmente consciente realizan algún trabajo espiritual o de aprendizaje. Cualquier individuo puede salir en cuerpo astral, y puede o no estar espiritualmente desarrollado, porque el desenvolvimiento psíquico no va necesariamente unido al progreso espiritual. Por lo tanto, podrá el psíquico ser perfectamente consciente al actuar fuera del cuerpo físico, pero por falta de adiestramiento se expone a tremendos ENGAÑOS respecto a lo que percibe.
Sin embargo los ADEPTOS o los Discípulos espiritualmente desarrollados, rara vez suelen actuar en los mundos astrales, ya que su atención va más bien dirigida hacia el Plano MENTAL, donde hay mayor claridad y exactitud de lo que se percibe. En cuanto al individuo vulgar, se le ve flotando vagamente en su cuerpo astral durante el sueño físico en más o menos inconsciente condición. Durante el sueño profundo, el EGO (Alma) con el cuerpo astral se retira del físico y permanece en su contigüidad, pero si el individuo está muy poco desarrollado psíquicamente, queda tan inactivo como el cuerpo físico. Sin embargo, en algunos casos, el cuerpo astral flota como en sueños a impulsos de las corrientes astrales y eventualmente reconoce a otros Egos en la misma condición y tiene experiencias agradables o desagradables, cuyo recuerdo irremediablemente confuso y a menudo trasmutado en grotesca caricatura de lo realmente ocurrido, es causa de que al despertar el individuo crea que tuvo un sueño muy extraño.
- La clasificación de los habitantes no humanos, es aun mayor que la física, entra las que destacan ciertos “Elementales” o Espíritus de la Naturaleza, ciertas Jerarquías Dévicas o Angélicas, y seres procedentes de otros mundos, así como una gran variedad de entidades de muy diversa índole evolutiva.

EL PLANO MENTAL

- El Plano Mental es aún mucho más sutil que el Astral, siendo más elevado y sujeto a menos leyes limitadores, en cuanto al Alma se refiere. Si bien también esta subdividido en sietes subplanos, existe una gran brecha entre los cuatro inferiores y los tres superiores, dividiéndose por consiguiente en DOS GRANDES ÁREAS o REGIONES bien diferenciadas. El Mental Superior o MENTAL ABSTRACTO y el Mental Inferior o MENTAL CONCRETO.
- Si el Plano Astral incorporaba una CUARTA DIMENSIÓN que de alguna forma, parecía anular el problema de la distancia o ESPACIO, ya que en ese nivel uno puede viajar a la velocidad del pensamiento, en este nivel MENTAL encontramos una QUINTA DIMENSIÓN, que parece anular el TIEMPO, ya que, en este Plano en el que se producen los PENSAMIENTOS, todos los procesos relacionados con un sujeto determinado que en el nivel Físico se manifiestan en un orden secuencial, aquí se producen todos al tiempo, y en un mismo lugar.
- La región del Plano Mental Abstracto, observado desde el punto de vista cristiano sería las Moradas del Cielo, o “Devachán” ocultista. Siendo la residencia verdadera de nuestra ALMA, de nuestro “YO SUPERIOR”. En los tres subplanos superiores se encuentra lo que esotéricamente se denomina “CUERPO CAUSAL”, el cual es, hablando simbólicamente “El Templo de Salomón Interno”, lugar donde permanece todos los tesoros del hombre, todas sus experiencias recogidas vida tras vida, nada se pierde en la Evolución, y menos aún una experiencia.
- Es el plano que corresponde a nuestra mente, al pensamiento, a las ideas, a la memoria, a la visualización, la imaginación, la asociación, el lenguaje, etc. Los cuatro niveles inferiores o subplanos concretos estén relacionados con la vida ordinaria y sus sentidos físicos. La Mente Concreta, mide, pesa, estudia, analiza, es mediática y formal. Pero debemos de hacer una importante aclaración, la mente y el cerebro no son la misma cosa. El cerebro es el soporte físico necesario, el recipiente material para soportar o digerir la Mente. La Mente no es física, por esa razón se puede pensar, y aun con mayor claridad, fuera del cuerpo físico sin necesidad del cerebro físico. La Mente utiliza el instrumento celular para expresarse en el mundo físico, y así el hombre puede permanecer consciente, pensar, trabajar, experimentar y evolucionar en el Plano Físico. De ahí la importancia de la salud mental, de tener un buen instrumento cerebral para recibir adecuadamente las impresiones del Alma, que utiliza el instrumento mental como mediador en este mundo.
- Los Iniciados superiores suelen utilizar este plano para trabajar espiritualmente, y así como una puede realizar una proyección astral, también los discípulos avanzados pueden proyectarse fuera del cuerpo físico y astral, y permanecer en sus cuerpos mentales, funcionando perfectamente y con más precisión si cabe, que con los anteriores. En este mundo como en los demás existen muchas vidas y entidades de diferentes rangos. También en los subplanos inferiores del plano mental encontramos a ciertas entidades “Elementarias”, a ciertas Jerarquías Angélicas de mayor grado, a seres con cierto grado de evolución. Y en los subplanos superiores a Seres como los Maestros de Sabiduría, a Devas excelsos y a los Ángeles Solares.
- Únicamente nuestro escaso desenvolvimiento, la limitación a que nos sujeta la vestidura de carne, nos impide darnos cuenta de que el esplendor, la Gloria del Cielo está AQUÍ y AHORA en nuestro alrededor, y que las influencias dimanantes del mundo Celeste actuarían en nosotros si fuéramos capaces de comprenderlas y recibirlas. Por imposible que esto le parezca al profano, es la más evidente y sencilla realidad para el Ocultista, y a quienes no han comprendido todavía esta fundamental verdad le repetiremos el consejo que da al respecto el Señor Gautama el BUDA:

" No os quejéis ni lloréis ni supliquéis, sino abrid los ojos y ver, porque la luz os envuelve y sólo falta que arranquéis la venda de los ojos y miréis. Es algo admirable, hermoso, superior a todo cuanto soñó el hombre, a todo cuanto por lo que lloró y suplicó, y es, además, sempiterno..."

EL PLANO BÚDICO O “INTUICIONAL”

- Numerológicamente el Plano Búdico es el CUARTO Gran Plano de Nuestro Sistema Solar, siendo el número 4 el CENTRO o medio de los 7. Por lo que tenemos 3 inferiores (Físico, Astral y Mental), y 3 superiores (Átmico, Monádico y Divino) siendo el Plano Búdico el punto medio. Podría decirse también que simboliza el MÍSTICO CORAZÓN CÓSMICO, y que a su vez tiene una oculta e íntima relación con el corazón humano, siendo este órgano analógicamente el centro del hombre.
- Este Plano, al ser el PRIMERO verdaderamente Superior no se puede hacer contacto con él, sino es a través de un riguroso trabajo de aceleración evolutiva, siendo los Iniciados de orden superior los que sí pueden acceder conscientemente a dicho mundo y hacer contacto y trabajar en él. Esta es una de las razones por las cuales poco o nada se puede decir sobre él, salvo que su estructura es completamente diferente y mucho más sutil de lo que nos podamos imaginar. El Plano Búdico también es conocido como el PLANO "INTUICIONAL", pues en él, se capta las REALIDADES VÍRGENES de una forma natural, instantánea, intuitivamente, sin necesidad de utilizar el mecanismo mental para entenderlas o comprenderlas. Por esa razón la INTUICIÓN es un mecanismo muy espiritual y a la vez muy natural que utiliza el Iniciado avanzado para discernir inequívocamente sobre cualquier asunto. Esta intuición, a la que hacemos referencia, no es la misma que las corazonadas o las adivinaciones instintivas. La Intuición es el instrumento del Alma, por el cual se puede reconocer “la verdad más elevada”, directamente, desnuda, sin capas o velos, por lo tanto estamos hablando de un Poder o Cualidad de carácter Divino.
- Las Fuerzas y energías de dicho Plano son con las que trabajan los Maestros de Sabiduría. En el Plano Búdico la “UNICIDAD”, la “UNIDAD” es reconocida perfectamente y corroborada por la conciencia del Iniciado. Es el Plano del AMOR PURO, llamado curiosamente, en los escritos esotéricos “RAZÓN PURA”, teniendo una relación íntima con el cuerpo o plano astral, el cual deberá a su debido tiempo, tras una larga depuración y transmutación, manifestar y reflejar como un buen espejo las cualidades más elevadas del plano búdico. El ser humano debe ser un buen canal de manifestación de dichas energías, cuando esto ocurra de una forma masiva, tendremos la demostración más solemne de la expresión “FRATERNIDAD” en el plano físico.

LOS PLANOS ÁTMICO, MONÁDICO y DIVINO

- A medida que se asciende en Dimensiones, más difícil resulta su interpretación y estudio para nuestra limitada mente tridimensional. En estos Planos Superiores actúan muchas menos leyes condicionadoras del espíritu humano, por lo que hay una mayor LIBERTAD en cuanto a expresión de la Divinidad se refiere, a la vez que fluye en ellas un Gran Caudal de Espiritualidad Divina, indescriptible para nuestros cerebros. De momento poco o nada se puede decir, sólo que en ellos moran los ESPÍRITUS PUROS, y Seres que trascienden nuestra peculiar condición humana, siendo las "MORADAS" más hermosas de nuestro PADRE CELESTIAL.
- Dando nociones esporádicas sobre dichos Planos, podemos decir que en el Plano Átmico, por ejemplo se manifiesta con mucha fuerza la Voluntad del Ser, el aspecto Poder Espiritual, así como en el Plano Monádico es la morada o la región de nuestro VERDADERO SER, nuestro “YO DIVINO”, el “ESPÍRITU” del hombre, es el nivel que el ser humano debe alcanzar como meta en este planeta. Cuando la alcanza y se fusiona con la “Mónada”, el Espíritu Divino entonces deviene como hombre perfecto o MAESTRO de Sabiduría. En el Plano llamado Divino o Ádico, por ser el primero y más elevado, parecer ser que uno entra en cierta relación mística e incluyente con la Voluntad Divina, con la Conciencia de Dios, siendo consciente en cierta medida del “PLAN DIVINO” que nuestro Creador tiene para con su Creación Entera.

Estos SIETE PLANOS colectivamente constituyen EL PLANO FÍSICO CÓSMICO por lo que cada uno de nuestros siete planos son los correspondientes siete SUBPLANOS del Plano Físico Cósmico. Este dato nos muestra la Magnitud de la Creación, por lo que podemos constatar que lo que nosotros llamamos Plano Divino, no es más que el SUBPLANO Atómico Del Plano Físico Cósmico, y así sucesivamente.

Aunque el tema es amplio y a la vez complejo, no deja de ser por ello bellamente revelador, mostrándonos a la inteligencia humana un panorama que hasta ahora ignorábamos, y aunque siga siendo para muchos, una “bonita teoría”, nos invita a descubrirlo personalmente. Porque lo que para unos es absurdo, para otras es muy cierto, reduciéndose todo a una cuestión de trabajo y observación.















Capítulo. III.



“LA EVOLUCIÓN DE LA VIDA Y
DE LA FORMA”



En nuestro actual estado de evolución, nada podemos saber de lo ABSOLUTO, de lo INFINITO, de lo OMNIABARCANTE. Nada podemos decir que no sea limitado y por lo tanto inexacto. Partiendo de nuestra limitada comprensión del Origen y Proceso de la CREACIÓN, podemos desde ese punto, sentar unas bases más o menos lógicas y reflexionar sobre algunos puntos que sí pueden ser estudiados Esotérica y Científicamente. Para empezar, podríamos decir de una forma general, que según el agnóstico el principio y el proceso de la creación es una cuestión puramente "casual y material", sin causa ni propósito aparente, en cual no interviene ningún CREADOR. Es decir, que ellos piensan que detrás de todo el proceso de la creación no hay un "PLAN", y todo ocurre por Azar...
Aunque la postura del agnóstico (no creyente) es respetable y hasta cierto punto comprensible, no deja de ser por ello una reflexión superflua y carente de una lógica superior, ya que EL UNIVERSO MANIFESTADO, o al menos aquella parte que conocemos, y en concreto nuestro Planeta Tierra, reflejan sin lugar a dudas una INTENSA INTELIGENCIA. Inteligencia que se manifiesta como "LEYES COHERENTES" que rigen de una forma ordenada todo el proceso constructor, destructor y creador del Universo; el movimiento de los Planetas, las Leyes de rotación y traslación, simetría matemática en las composiciones nucleares, Leyes que rigen la gravitación y cohesión de la materia, impulso evolutivo hacia más complejas formas de manifestación, etc, etc, etc... Leyes que en definitiva REGULAN y MODIFICAN INTELIGENTEMENTE todo el proceso de manifestación creadora. Hay que prestar pues atención cuando hablamos de las “LEYES” ya que estas expresan lo que han sido programadas para algún fin en concreto. Las leyes no nacen sin propósito o intención definida. Luego estamos hablando de una "INTELIGENCIA, de un Ser" o “Seres” que sabe programar y crear movimientos inteligentes para algún fin específico. Ese fin específico es Su Plan de evolución. Por lo tanto es más lógico creer en un CREADOR o CREADORES que pensar que toda la EVOLUCIÓN que evidenciamos esotérica y científicamente es un resultado de la casualidad y el azar de ningún devenir .......

" SIN LUGAR A DUDAS ES MAS FÁCIL CREER QUE UNA PIEDRA SE CONVIERTA CON EL PASO DEL TIEMPO EN UN ORDENADOR, QUE PENSAR QUE TODO EL COMPLEJO SISTEMA DEL CEREBRO HUMANO HAYA SALIDO DE UNA FORTUITA EXPLOSIÓN CÓSMICA Y DEL AZAR "

Para el estudio integral de la manifestación de las cosas y de los seres, es esencial comprender que existen DOS ASPECTOS fundamentales dentro de la Creación-Una, y nos estamos refiriendo al ASPECTO VIDA, y al ASPECTO FORMA, siendo las dos complementarias y necesarias para la manifestación de cualquier ser. El aspecto Vida es subjetivo, invisible, es aquello que alienta que mora dentro de las cosas, dentro de las formas, es el alma el espíritu que sustenta la vida, siendo la VIDA EN SÍ MISMA. Y el aspecto Forma es el envoltorio de la vida, es el cuerpo o recipiente material para manifestarla en algún plano de la existencia.
La ciencia moderna hasta ahora sólo puede estudiar el aspecto forma de las cosas, su aspecto material, sus células, moléculas, rugosidad, densidad, humedad, dureza, etc. Trata con el cascarón, con la superficie, con el aspecto objetivo de la existencia, ya sea en el estudio de una roca, de un vegetal o un ser humano. Sin embargo todavía no puede ahondar en el Misterio de la Vida. ¿Qué es la vida?, ¿dónde esta?, ¿cómo aparece en el juego de la manifestación?. Tengamos presente que la Vida no puede ser observada con los sentidos físicos, solamente la percibimos cuando actúa a través de un cuerpo, de una forma determinada. Observemos por ejemplo al hombre, científicamente es una conjunto de masa corpórea: huesos, arterias, músculos, líquidos, vísceras, piel, etc. Un conjunto de elementos químicos funcionando armoniosamente. Pero, ¿cuál es la fuerza motor para dicha manifestación ordenada. ¿Cuál es el impulso subjetivo, profundo, esencial y vivificador, para hacer que todo el sistema de masa corpórea, viva, sea consciente, tenga esperanzas, ternura, amor, y tenga un instinto de evolución. La respuesta es materialmente difícil, pero aquí, el azar, la casualidad, las coincidencias, tienen poca cabida en este Planeta colmado de vida. Pongamos un ejemplo, situemos a dos personas en el suelo, una que este durmiendo, y la otra que acabe de fallecer, si los miramos a cierta distancia no sabríamos distinguir quién esta vivo, o quien esta muerto, ¡verdad!, ¿porqué?, pues porque la VIDA no se ve, sin embargo esta presente en todas las criaturas del universo, incluso después de haber ”muerto”, el proceso de desintegración y putrefacción índica que la “vida” sigue presente, la vida de muchos elementos menores o microscópicos están tremendamente activos. Así pues, la Vida se puede definir como el Soplo Sagrado, aquello Divino que habita en todos los seres, y en todas las cosas y que no pertenece al reino material, sino al espiritual.

Esos Dos Grandes Aspectos pueden ser visualizados como los dos ”Polos Magnéticos”, positivo y negativos de la creación. En nuestro actual Universo la “DUALIDAD” es una constante en todo lo manifestado. Es el Logos, Dios, expresándose como el PADRE y la MADRE del universo. Veamos las siguientes correspondencias esotéricas.

Aspto. VIDA Aspto. FORMA

Espíritu Cuerpo
Padre Madre
Positivo Negativo
Interno Externo

Tengamos presente que Dios, no es el positivo ni el negativo, tampoco es un hombre o una Mujer. El Creador, el Hacedor, es el conjunto de todos los aspectos posibles, más allá de una forma determinada, es Espíritu, por lo tanto no se manifiesta como Dualidad, sino como Unidad Inquebrantable e Inmutable en Su Magna Divinidad. Pero para comprender mejor este proceso de creación dual, Dios, como Espíritu Puro, y dentro de Su Gran Plan Divino, se desdobla de Sí mismo, alejando parte de su propio Ser, y produciendo, en este colosal despliegue, y mediante la Ley de Entropía, un enfriamiento, una condensación de energías, que producen o instauran diversos grados de materia, que a su vez, conducen a la formación de múltiples Planos o dimensiones, Sistemas, Planetas, reinos naturales y elementos atómicos, moleculares y químicos de todo tipo. De esta forma simple en apariencia podemos intuir el proceso que sigue la Involución de la Energía sutil en Materia densa. Dios es un Gran Fuego Creador, y a medida que Su “fluido” su “lava divina” se va alejando de su núcleo, se va enfriando, endureciendo, y creando en tiempo y espacio “numerosas islas” universos y mundos por doquier.
Y a pesar de todo, Él lo sigue siendo “TODO”, el fuego y la lava, la energía y la materia, el cuerpo y el espíritu, pero en diferentes estados de condensación. Por esa razón, en los estudios esotéricos encontramos la positiva afirmación que nos dice que “Dios no solamente esta en todas las partes, sino que Él es todas las partes”, no habiendo nada fuera de Él, ya que en Su aura vivimos, nos movemos y tenemos nuestro ser... La roca, el árbol, un planeta, un átomo, el elefante, la brisa, el ser humano, ¡todo es Dios!, en un nivel o estado más o menos denso, o más o menos sutil de manifestación. Cuanto mayor es la complejidad o evolución de la Forma, mayor es la expresión de la Divinidad dentro de la misma. La divinidad que puede manifestar una piedra, es diferente en cuantía a la divinidad que puede manifestar una rosa. Así también la divinidad, la inteligencia o el amor que puede expresar un tigre es inferior a la que puede manifestar un hombre, y más allá de lo que un ser humano pueda manifestar encontramos otros diferentes Reinos Espirituales dónde existen un mayor despliegue de facultades y virtudes “divinas”.
Tanto el aspecto vida, como el aspecto forma se necesitan para evolucionar. El espíritu necesita un cuerpo denso para experimentar en diferentes nivelas de la creación. La Madre Tierra provee de un vehículo de manifestación para el espíritu o aspecto Padre. Los sentidos ordinarios sólo pueden percibir el escenario de la vida objetiva, sin embargo aquello que esta detrás del escenario, que sabemos que es aún más importante, no lo percibe, pero sin embargo existe, y su existencia es mucho más real y auténtica que ese escenario. Pero ¿qué sentido tiene toda esta actividad creadora?, ¿hacia dónde se dirige?. Toda esta Fuerza Subjetiva que impele a la evolución continua, queda resumida, en lo que expone tan bellamente H.P.Blavaski, cuando dice, en su monumental Obra "La Doctrina Secreta":

“ Todo el orden de la naturaleza revela una marcha progresiva hacia una vida superior. Hay un designio en la acción de las fuerzas aparentemente más ciegas. Todo el proceso de la evolución, con sus adaptaciones interminables, es una prueba de esto. Las Leyes inmutables que escardan a las especies más débiles y endebles, para dar cabida a las fuertes y que asegure la "supervivencia de los más aptos", aunque tan crueles en su acción inmediata, todas trabajan rumbo al gran fin. El hecho mismo de que efectivamente ocurran adaptaciones, de que los más aptos sobrevivan efectivamente en la lucha por la existencia, demuestra que lo que se llama "naturaleza inconsciente" es en realidad un agregado de fuerzas, manipulado por Seres Semi-Inteligentes, guiados por Altos Espíritus Planetarios, cuyo agregado colectivo forma el Verbum Manifestado Del Logos Inmanifestado, y constituye a un mismo tiempo la MENTE DEL UNIVERSO y su LEY INMUTABLE."

Profundizando un poco más en la Excelsa Obra de la evolución, encontramos que mediante la combinación de esos dos Aspectos Fundamentales de la Creación Universal: Vida-Forma, surge un TERCER FACTOR o ASPECTO, LA CONCIENCIA, EL ALMA o LA CUALIDAD de las cosas. Tras la sagrada unión entre Padre-espíritu y la Madre-Materia, nace o es fecundado en el seno de la existencia el HIJO, que viene a ser el agente evolucionante, el punto medio y mágico del Amor Divino, e intermediario cósmico entre el Cielo y la Tierra, entre la Vida y la Forma. De esta mística ciencia se cierra el círculo y el misterio de la Santísima Trinidad: Padre, Hijo y Espíritu Santo (Madre), forman una sola persona. Esta esotérica Trinidad reside en el trasfondo de todo lo creado, y es la clave Kabalística de muchos procesos mágicos y espirituales. Es la Ley del Santo Tres. De Hecho la creación entera podría ser estudiada mediante el Uno, que luego se transforma en Tres, y éste se ramifica en Siete. A efectos prácticos, para ampliar nuestra visión interior y nuestra consciencia, podríamos observar serenamente a nuestro alrededor, a los objetos, al libro, a las plantas del jardín, a nuestro gato y dentro de nosotros mismos. En todos ellos encontraremos, funcionando necesariamente, a esos tres Principios Universales; La forma material que lo envuelve todo, su rugosidad o suavidad, su dureza y elemento natural; A su Conciencia y Cualidad que le aporta: olor, diseño, color, belleza y armonía, y a la Vida Interna, a esa innata Gran Voluntad de existir y evolucionar que reside en todo y en lo más profundo de cada átomo, cada hombre y cada planeta.
Recordemos que el segundo aspecto anteriormente mencionado “la forma”, pasa ahora ocupar el tercer aspecto, ya que el segundo aspecto es ocupado por el “hijo”, la Cualidad de las cosas, producto de la unión Padre (vida) - Madre (forma).


Veamos las siguientes TRILOGÍAS reveladoras:

1º Aspecto 2º Aspecto 3º Aspecto

Padre Hijo Sto.Santo. Madre (Trinidad Cristiana)
Shiva Visnhu Brahama (Trinidad Hindú)
Osiris Horus Isis (Trinidad Egipcia)

1º Aspecto 2º Aspecto 3º Aspecto

Vida Cualidad Apariencia. Forma
Voluntad Amor Inteligencia. Luz
Espíritu Alma, Ego Cuerpo
Protón Neutrón Electrón (Trinidad atómica)
Energía Fuerza Materia

Estudiemos ahora como se produce la “evolución” en sus dos vertientes, interna y externa, visible e invisible. Aunque nos detendremos más sobre el aspecto “invisible” esotérico del tema, ya que el aspecto objetivo, material de la misma, ha sido y es actualmente estudiada por la ciencia, y esta avanza formidablemente en dichas investigaciones, y sus resultados los podemos consultar en cualquier momento, y en cualquier enciclopedia correspondiente. Podríamos comenzar diciendo, que en algún momento determinado en la vida de Ese Gran Ser al que llamamos Logos, o Dios, decidió emprender la ardua tarea de la Creación, y no sabemos, evidentemente, cual fue Su Razón Original, pero sí que podríamos decir, que fue la “Fuerza Primaria” el “Poder o Impulso Necesario” que origino esa gran explosión cósmica, que los científicos y astrofísicos llamaron Bing-Bang. Quizás esta teoría, los científicos logren esaverarlo algún día de una forma rotunda, pero aunque así lo hiciesen, y mostrasen cual fue su desarrollo posterior, jamás podrían saber el ¿por qué?, la CAUSA ORIGINADORA de dicha explosión, eso esta fuera del alcance humano.

Observemos nuestro Planeta, dentro de él habitan diferentes Reinos. Reinos que se integran armoniosamente, y cada cual ocupa su espacio y su desenvolvimiento natural en el esquema de la vida y de la evolución. Tenemos al reino mineral, al vegetal, al animal y al cuarto o humano. Esotéricamente existen otros reinos por debajo del mineral, llamados Reinos Elementarios, tres en total 1º, 2º, y 3º Reino Elemental. Pero también encontramos otros por encima del Reino Humano, aunque el ser humano avanzado, puede participar de ellos. Los Reinos Dévicos o Angélicos también tienen su lugar esencial dentro de nuestro planeta, ya que participan de una forma muy directa dentro de él.

EL REINO MINERAL.

Cada Reino es el cuerpo de manifestación de una serie de vidas menores que habitan dichas formas físicas, de hecho sólo existe vida en todo lo creado. Observamos que dentro del fabuloso reino mineral se encuentran innumerables formas, piedras, cristales, metales etc. Y dentro de cada grupo mineral, en los niveles internos, en los planos sutiles, encontramos una vida elemental, un pequeño ser, que experimenta, vive y evoluciona. La “vida” siempre proviene del Plano Monádico, el segundo de los siete, y desde ese altísimo nivel, desciende una pequeña avanzadilla DE Su propia Vida y Conciencia hasta los planos inferiores, introduciéndose en un envoltorio físico, ya sea mineral, vegetal o animal. El Espíritu desciende desde lo alto y se infunde en la materia para dotarla de Vida. Cada grupo de mineral determinado, por ejemplo el de los diamantes, contiene en los Planos Superiores un “ALMA GRUPAL”, que es el encargado de recoger todas las experiencias, todos los incidentes, ya sean por ejemplo: el calor, la erosión, la humedad la presión, etc, etc. Y las asimila las experimenta y de esa manera enriquecedora, todo los diamantes en conjunto, en “grupo”, evolucionan hacia un “Arquetipo” especial. Como se vera, no estamos hablando de almas o seres individuales, ya que los minerales no tienen una estructura o una anatomía concreta para que un solo ser pueda habitarlas, sino que hablamos de “ALMAS GRUPO”, teniendo como cuerpos de expresión determinados conjuntos. Así, también, por ejemplo, la amatista, el hierro, el oro, el cuarzo, etc, tienen sus respectivos “Alma Grupo”. Y de esta manera pueden ir evolucionando, perfeccionándose, conjuntamente, hacia realizaciones más complejas y más hermosas.
Los terremotos levantan la corteza terrestre, los volcanes vomitan lava y el mar azota las peñas y desmenuzan las rocas hasta pulverizarlas en finísima arena. Este violento trato tiene por objetivo provocar una respuesta de la VIDA DURMIENTE en las densas formas del Reino Mineral. En la Edad Media dijo un Sabio Instructor Sufí: "DIOS DUERME EN EL MINERAL". En efecto, la vida en este Reino no está todavía dispuesta a volverse hacia el exterior ni a mirar a través de su envoltura, por lo que violentos contactos tienden a DESPERTAR al durmiente Espíritu. Desde innumerables edades de análogas y repetitivas impresiones, las partículas de materia viviente van dando irrebatible prueba de responder desde DENTRO, al estímulo del exterior. Dios Geometriza, y cualquier investigador se queda asombrado al ver la maravillosa y perfectas estructuras moleculares de los cristales. Hoy en día oímos hablar mucho sobre las propiedades curativas o benéficas de las piedras “Geomancia”, y así es, cada roca contiene en su interior un poder, una fuerza, una vida espiritual, dormida pero latente que afecta al ambiente.
La evolución de la materia comienza desde los elementos más simples a los mas complejos, y el encargado de guiar y dirigir dicha tarea es la “inteligencia interna” del “ALMA GRUPO”. Con esta afirmación podemos comprender, que antes que existiera el diamante, otros minerales menos nobles iban evolucionando hasta alcanzar ese estado de depurada perfección geométrica. Después de millones y millones de años de experiencias tras experiencias, las “Almas Grupo” van construyendo mejores y más nobles cuerpos de manifestación. Eso es la EVOLUCIÓN, una fuerza subjetiva que afecta formidablemente a su cuerpo o envoltorio de manifestación objetiva o física.

REINO VEGETAL.

Cuando el grupo mineral más avanzado, como por ejemplo el “alma Grupo” de los diamante, llega a su apogeo evolutivo dentro de su propio reino, siente la necesidad imperiosa de seguir su evolución hacia formas más complejas de vida y de conciencia. Entonces “da un salto” e ingresan en las más simples variedades del Reino Vegetal, como por ejemplo el moho. El fenómeno llamado “radioactividad” es una de las puertas por donde suelen hacer esa transferencia o trasmigración anímica de un reino a otro, del reino mineral al vegetal.
Una vez que la vida interna o el ser que ha experimentado a través del mineral-diamante pasa al reino vegetal, empieza un nuevo y más amplio peregrinaje, en el camino infinito de la evolución. En dicho reino ingresa, como es natural, en las especias más simples del vegetal, para luego ir ascendiendo en complejidad y experiencia. Hay una gran diferencia entre la brizna de hierba, y el fabuloso y robusto roble de la selva. De un hongo, a la Belleza inaudita de una rosa. Dentro del reino vegetal existe ya una gran evolución palpable. Y muestra de ello lo tenemos en la “misteriosa sensibilidad natural” de las plantas. Las plantas no tienen un sistema nervioso como el del animal, sin embargo son muy sensibles a la luz solar, a la humedad, al calor y al frío, y últimamente se esta estudiando la respuesta del vegetal a la música, a la vibración del sonido y a los efluvios de afecto de sus cuidadores. Un campo, este último, que dará muchas y grandes sorpresas. ¿Cómo se pretende a veces discutir sobre si las plantas tienen o no alma?. Acaso no comen, no crecen, no se reproducen, no viven y mueren. Si no tuvieran alma, nada de eso podrían hacer. Donde hay vida, donde hay evolución y movimiento sensible hay alma, ya que el alma es la vida, el impulso subjetivo que anima a cualquier forma.
Desde el punto de vista esotérico, el reino vegetal es el reino que ha alcanzado su mayor evolución o perfección, ya que los demás reinos todavía no han alcanzado su plenitud evolutiva dentro de ese Gran Plan Planetario. Es fácil concebir esto cuando observamos serenamente la belleza, el aroma, la sedosidad y el color de una Rosa. Su forma geométrica perfecta, sus pélalos armónicamente dispuestos y su devoción al sol. A través de las plantas se puede curar prácticamente todo, y a través e ellas se puede expresar muchos sentimientos humanos y de relación. Cuando queremos decir “te quiero” regalamos una rosas rojas”, cuando simbolizamos “pureza” regalamos flores blancas, a así, etc, etc. También el aroma o el perfume de las plantas son capaces de elevarnos en pensamiento, en devoción. El perfume por ejemplo del sándalo, es capaz de purificar un espacio a nivel astral, y a la vez es capaz de ayudarnos en la relajación y en la meditación. Muchas propiedades y en diferentes niveles tienen su acción el reino vegetal. Ciertamente existe un gran poder oculto dentro de este majestuoso reino.
Al igual como ocurría con el reino mineral, también en el reino vegetal esta constituidas por las “Almas Grupo” de cada especie. Cada una de esas especies van tomando y recogiendo experiencias que van volcando en su alma-grupo particular, para que toda su especie salga beneficiada, y evolucionen a la par. Cuando la vida interna ha adquirido mucha evolución pasa a otra especie vegetal más apta a su nuevo grado, y así hasta alcanzar las formas vegetales más evolucionadas.
Cuando decimos que las plantas tienen vida interna, pensemos que no es exactamente una vida individual, sino colectiva, y aunque en apariencia son individuales, en los planos internos o astrales, es la manifestación parcial de una gran entidad, a la que llamamos “ALMA GRUPO”. Si tuviéramos visión etérica o astral veríamos que dentro o alrededor de cada mineral o de cada planta existe lo que se llama en ocultismo esencias elementales. Los gnomos y los elfos del bosque, las ondinas y nereidas del agua, los silfos y las sílfides del aire, y las salamandras del fuego son los encargados invisibles de animar y cuidar cada roca, cada planta y animal. De hecho aunque parezca un poco caricaturesco y hasta infantil estas afirmaciones, la realidad supera por mucho a cualquier ficción. Estos ELEMENTAES DE LA NATURALEZA son realmente los custodios a nivel inferior de todos los elementos físicos de nuestro planeta, la vida elemental de todas las formas y de todos los cuerpos que son engendrados por la Madre Naturaleza, son formados y modelados por ellos. Los “elementales” son los trabajadores que crean y cuidan la naturaleza, pero no son los dueños de ella, ni hacen lo que quieren, sino que están supeditados a Jerarquías Espirituales más elevadas, como son los Ángeles, los Arcángeles, Las Potestades, los Querubines, Serafines, etc, que en grado mayor son los responsables de la Creación del Universo Manifestado.

EL REINO ANIMAL

Dios, el Logos revela sus cualidades y su potencial en mayor o menor grado de “limitación” según en la forma o reino en que se manifieste. Esta limitación es cada vez menor en la medida en que se manifiesta a través de reinos más elevados. De al suerte que mediante los cuerpos animales puede expresarse con mayor libertad, aunque como es lógico, su divina presencia esta todavía muy lejos de alanzar Su Plenitud. Es necesario tener una idea clara de lo que representa el ALMA-GRUPO ANIMAL para comprender con claridad la evolución de los animales. Por ejemplo, un delfín a pesar de su alta evolución animal, y su contrastada inteligencia, no posee un “EGO” definido. Cuando el alma de un ser humano abandona el cuerpo físico, él sigue existiendo como entidad separada, es decir, como individuo fuera del cuerpo, en el plano astral. Sin embargo cuando la esencia espiritual de un delfín abandona su cuerpo, esa “esencia invisible” o “Mónada” vuelve a fusionarse al Alma –Grupo de los delfines. Supongamos que una de estas almas grupales anima por ejemplo a cien elefantes, cada uno de ellos será animado por una centésima parte del Alma-Grupo mientras viva en un cuerpo físico. En apariencia es tan individuo un león como un hombre, sin embargo en la realidad espiritual no lo es. Cada león donde quiera que esté adquiere muchas experiencias que ayudarán a todo el grupo como un solo Ser. Así se explican los instintos heredados, tal es la razón de que el pato recién salido del huevo se zambulla inmediatamente en el agua sin que nadie le haya enseñado a nadar. De que el polluelo tiemble ante la sombra de un halcón e intente esconderse; de que el ave incubado artificialmente, sin haber visto jamás un nido, lo fabrique hábilmente según la costumbre de su especie, etc.
Especialmente los animales llamados “domésticos”, o aquellos que están estrechamente relacionados con los hombres tienen una mayor evolución. El afecto emocional es un trampolín evolutivo para ellos. Los animales vienen al contacto del hombre para despojarse de sus instintos salvajes y desarrollar sus cualidades superiores. Muchos son los que tratan amorosamente a sus mascotas, y a su vez reciben de ellos una increíble fidelidad, signo inequívoco de madurez mental y estabilidad emocional aunque estemos hablando de animales. El animal no tiene intelecto pero sí instinto, que es el agente superior de la supervivencia y adaptación al medio. El hombre puede ayudar mucho a este reino, y de hecho es muy responsable de su futuro y evolución. Los animales son nuestros hermanos menores, y es necesario crear lazos y puentes de afecto entre los dos. Muchos tratan equivocadamente de potenciar las cualidades de fuerza, velocidad y ferocidad en los animales, para su disfrute y diversión, como por ejemplo en las carreras de caballos, en los combates de perros, o en el adiestramiento de caninos para defender una propiedad. Todas estas actitudes van en contra de la evolución, de la humanización y tienen como resultado una trasgresión de la Ley espiritual. Mediante estas disertaciones sobre la evolución, cabe fácilmente constatar que no existe realmente una brecha insondable entre los diferentes reinos de la naturaleza, y todos ellos siguen un camino de evolución y progreso conjunto, resultante de un Diseño Cósmico, de un Plan Divino, donde el aspecto Vida es la primera fuerza motriz de toda la existencia fenoménica. El mundo invisible es mucho más amplio y real que el visible o material.

EL CUERTO O REINO HUMANO

Es nuestro actual reino, el reino HUMANO, esta compuesto de Hombres y Mujeres de todas las razas de la tierra, y es el resultado de una larga y difícil evolución, desde las primeras esencias elementales, pasando por el MINERAL, VEGETAL y ANIMAL. La Sabia Naturaleza y el Propósito Divino han tenido que trabajar duro y tenazmente durante millones de años, para llegar a construir un CUERPO, con un MECANISMO tan complejo y maravilloso como el nuestro, para poder albergar dentro de él a UN HIJO DE DIOS, el ESPÍRITU DEL HOMBRE, el reflejo de Dios hecho carne. Es toda una obra de Ingeniería Maestra y el resultado de una augusta y extraordinaria INTELIGENCIA. ¿Cómo todavía se puede dudar de un CREADOR?... En este cuarto reino, ya no dependemos para evolucionar de un alma-grupo, sino que cada individuo evoluciona por separado, individualmente, y es dueño de su evolución y de su propio destino. El ser humano posee la INDIVIDUALIDAD, evoluciona individualmente, independientemente de los demás, aunque está UNIDO internamente con todos sus hermanos. No puede transferir sus experiencias y su Sabiduría a otros, pero si puede ayudarles a encontrarla. Cuando desencarna (muere), sigue existiendo como individuo, llevando con él todo el cúmulo de experiencias aprendidas, siendo ese su bagaje para su próxima encarnación. Cada hombre tiene un espíritu, o más bien dicho, cada hombre es el Espíritu. Cada hombre y cada mujer es un hijo de Dios. Y todo el problema humano radica en esta base. El cuerpo del hombre pertenece a la naturaleza, es de origen animal y por lo tanto contiene una inteligencia natural llamada instinto, que comparte con el reino animal. Sin embargo, el “HOMBRE” contiene dentro de sí, otro aspecto, que no es natural, que no pertenece a la Madre Naturalaza y es de origen Espiritual o Divino. Es el ESPÍRITU DIVINO que le confiere, como ya hemos dicho la individualidad, y el Fuego DEL INTELECTO. En los próximos capítulos abordaremos este tema, ya que es el más esencial de todos y el más revelador.

Existen 7 Puertas de Entrada al Reino Humano. Siendo dos las evoluciones o líneas caninas y felinas. Actualmente estas puertas de entrada al reino humano están cerradas para el reino animal, debido esencialmente a la evolución alcanzada ya por el ser humano. Cuando el conjunto de la humanidad penetre en el Quinto Reino o Espiritual, podrán nuevamente abrirse las puertas para el ingreso del animal al humano. Pero hasta entonces se hayan, esotéricamente selladas, por el Karma engendrado por la propia familia humana.

La Divinidad que puede manifestar el genero humano es formidable. Dentro del ser humano encontramos un abanico de niveles de evolución muy amplios, desde el vil criminal, egoísta y astuto, hasta el misionero que da la vida por los demás. Desde el salvaje que es dominado por sus instintos más bajos, hasta el Maestro de Sabiduría, como el Buda o el Cristo que manifiestan las cualidades más elevadas del Espíritu Omni-abarcante, siendo perfectos canales de manifestación de la Divinidad Inmanente y Trascendente.

El Quinto Reino. El Espiritual. El Reino
De Las Almas Evolucionadas.

El ser humano no es el último escalafón de la evolución como suponen algunos, por encima de él en un peldaño superior se encuentra el QUINTO REINO, el reino de las Almas evolucionadas, como por ejemplo los Discípulos, Iniciados, Adeptos y Maestros de Sabiduría, la cual representa nuestra próxima meta en la escala de la evolución. Todavía no es muy numerosa y entre otros la componen actualmente las Almas más evolucionadas de la humanidad, algunos con cuerpo físico y otros trabajando en niveles superiores estando desencarnados. También la componen Seres altamente Espirituales; Entidades Planetarias y Extraplanetarias. A este Conjunto de Seres Iluminados se les conoce esotéricamente como LA JERARQUÍA ESPIRITUAL DELPLANETA, o la GRAN FRATERNIDAD BLANCA; y aunque este Reino es de momento subjetivo, trabajando intensamente detrás del escenario de la vida material, poco a poco se está exteriorizando, y esto ocurre en la medida que la humanidad como un TODO va DESPERTANDO a su verdadera "REALIDAD ESPIRITUAL ".

“La Exteriorización De La Jerarquía Espiritual Es Uno De Los Grandes Acontecimientos Que Se Vera Cumplida Para Nuestra Actual Y Reciente "Era De Acuario".











Capítulo. IV.


“LOS CUERPOS SUTILES DEL HOMBRE”



En esta primera parte de nuestros estudios del HOMBRE y sus CUERPOS, vamos a tratar de aclarar y definir en la medida de nuestras posibilidades cuales son los INSTRUMENTOS, VEHÍCULOS y CUERPOS por los cuales el hombre como ALMA y CONCIENCIA puede actuar y manifestarse en cualquiera de los diferentes Planos, Mundos o Dimensiones del Cosmos estudiados en un capítulo anterior. Esto nos dará una amplia y verdadera visión para comprender cual es el "VERDADERO EQUIPO" que dispone el hombre para exteriorizarse y evolucionar en la vida de su manifestación.
Conocerse a sí mismo es necesario, si queremos alcanzar algún grado de Sabiduría. Conocerse es llegar a ser consciente de los diferentes CUERPOS, que componen nuestra verdadera naturaleza, tanto humana como divina; conocer la composición como estructura, no tan sólo de nuestro mecanismo físico, sino también del psíquico, mental y espiritual de nuestro verdadero ser; desde los "cuerpos" más densos hasta los más sutiles; de los PRINCIPIOS que animan dichos cuerpos, de las necesidades que nos hacen sentir y de los estados de conciencia que les corresponden. Todos nos hemos observado un poco, y tratamos de conocer cuales son algunas de nuestras tendencias, buenas o malas, mentales o emocionales, y decimos: ¡Ya me conozco! Pero todavía no nos conocemos, ni siquiera nos hemos aproximado a nuestro mundo interior. En realidad, hoy en día, no existe ninguna representación del ser humano completa que abarque íntegramente su gran complejidad; por ello no hay que extrañarse de que las Religiones y los diferentes sistemas filosóficos no hayan tenido la misma concepción de su estructura y composición integral. En su libro “La Vida Psíquica: elementos y estructuras”, el Señor Oraam Mikhaël Aivanhov, expone muy acertadamente:

“Los Hindúes, por ejemplo, dividen al hombre en 7, y los Teósofos también han adoptado esta división. Los Astrólogos lo dividen en 12, en correspondencia con los doce signos del Zodiaco, y los Alquimistas en 4, de acuerdo con los cuatro elementos. Los Cabalistas han escogido el 4 y el 10: los cuatro mundos y los 10 Sefirots. En la Religión de los Antiguos Persas, el mazdeísmo, y después en el maniqueismo, el hombre se divide en 2, de acuerdo con los dos principios del BIEN y del MAL, de la Luz y las Tinieblas, Ormuzd y Ahrimán. En cuanto a los Cristianos, a menudo lo dividen en 3: Cuerpo, Alma y Espíritu. Aún añadiremos que ciertos esoteristas han escogido la división del 9, porque repiten el tres en los tres mundos, Físico, Espiritual y Divino.

¿Dónde está la verdad? Está en todos. Depende del punto de vista con el que se observe al hombre. Por eso no hay que rechazar ninguna de estas divisiones. Estas divisiones sólo son medios para presentar tal o cual aspecto de la realidad. No se contradicen entre ellas porque cada una es verdadera desde un punto de vista distinto.
Cuando escuchamos estas afirmaciones, aparentemente tan extrañas, que el hombre posee o poseemos varios cuerpos, surge en la mente de cualquier persona normal una sonrisa de escepticismo natural. Pero debemos comprender, que el ser humano no nace como cuerpo físico y después lo habita un alma, su andanza en el universo no empieza aquí en este planeta y en este plano físico. Sino que él “desciende desde lo alto” y se introduce en un cuerpecito de bebé y le da la vida. Antes de nacer, nuestro Ser ya esta en otros planos, en otras dimensiones, por lo tanto allí también necesita “cuerpos sutiles” para moverse o manifestarse como en el mundo físico. Por lo tanto, cuando nacemos ya poseemos varios cuerpos o vehículos de energías diferentes, aunque ahora no todos sean consciente de ello.
¿Para que sirven dichos cuerpos?. Primeramente hay que aclarar que nuestro verdadero “YO” no es ninguno de estos cuerpos. No hay que confundir al traje que nos ponemos para vestirnos, con la persona que se viste. Nuestro Ser Superior, que en los estudios esotéricos recibe el nombre de “Mónada” o “Espíritu”, por residir en el Plano Monádico, es una Entidad de tal Luminosidad y Belleza que difícilmente, debido a Su altísimo estado de vibración, puede descender a los planos más densos de la creación y experimentar allí, o manifestarse plenamente con todo su poder y gloria. Ese es uno de los propósitos o misterios de la Vida del Hombre. Manifestar toda Su Gloria como hijo de Dios en el plano físico y a través de un cuerpo denso. Cuando se alcanza tal supremo estado de manifestación, entonces “REDIMIMOS LA MATERIA” creando un canal perfecto de unión entre lo superior y lo inferior, entre el Cielo y la Tierra, tal es la Gran Obra.
Para conseguir este descenso en la ardua tarea de inclusión, el Espíritu se va rodeando, plano tras plano de vestiduras más densas, hasta alcanzar el último vehículo de manifestación que llamamos Cuerpo Físico. Anteriormente se ha tenido que recubrir necesariamente de un Cuerpo Mental, y de un Cuerpo Astral. El conjunto de estos TRES CUERPOS, Mental, Astral y Físico, que corresponden a los niveles de pensamiento, emoción y actuación respectivamente, es lo que esotéricamente se denomina PERSONALIDAD. Así pues el hombre piensa, porque tiene un cuerpo mental, siente porque tiene un cuerpo astral y actúa porque tiene un cuerpo físico. Y mediante estos tres aspectos del Ser, el hombre evoluciona a través de experimentar en dichos planos, correspondiéndole a cada uno, diferentes estadios de conciencia y percepción.

Estudiemos ahora cada cuerpo o vehículo inferior del hombre por separado, lo que llamamos “PERSONALIDAD” o Cuaternario inferior” después estudiaremos los Cuerpos Superiores. Estos son:

EL CUERPO FÍSICO, o Denso.

ELCUERPO ETÉRICO, Pránico o Vital.

- EL CUERPO ASTRAL, Emocional o de Deseos.

- EL CUERPO MENTAL.

EL CUERPO F Í S I C O

No es necesario escribir mucho respecto a este cuerpo, porque la naturaleza corpórea y el aspecto forma del mismo han sido objeto de investigaciones y tema de reflexión y discusión de los pensadores durante muchos siglos. Muchas de las conclusiones a las que han llegado son fundamentalmente correctas. Los postulados dados a continuación pueden servir como orientaciones reflexivas:

- Todos nosotros tenemos una FORMA y mediante esa forma hacemos cosas en la vida. El Cuerpo Físico tiene 5 sentidos, y mediante ellos el ser interno percibe la vida física. Todas las relaciones del hombre con el mundo están ligadas a los cinco sentidos. Por esa razón se afana en aprovechar al máximo sus posibilidades y, sobre todo multiplicar las sensaciones sensorias, algunas son más o menos necesarias, más o menos intensas. Pero a medida que el hombre va evolucionando espiritualmente, van apareciendo para su conciencia otros sentidos, sensibilizándose en otros aspectos más elevados, y más placenteros. Si bien es cierto e importante recordar que las percepciones basadas en los cinco sentidos tiene un límite, un tope natural, como lo tiene cualquier instrumento creado. El querer amplificarlos con métodos artificiales como las drogas o cualquier estimulante artificial, no hace más que embrutecer al hombre.
- El hombre en su naturaleza corpórea, es una totalidad, una UNIDAD. Dicha totalidad está subdividida en muchas partes y organismos. Estas innumerables subdivisiones, sin embargo, actúan en forma unida, siendo el cuerpo un todo correlacionado.

Dentro de nosotros también tenemos LOS CINCO ELEMENTOS, que son:

l- LA MATERIA o elemento TIERRA (la piel, las uñas, los huesos, el cabello).
2- EL AGUA (en forma de sangre y secreciones).
3- EL FUEGO (el calor que tenemos en nosotros).
4- EL AIRE (nuestra actividad respiratoria).
5- EL ÉTER o AKASHA (un aspecto del ESPACIO dentro de nosotros).

Diversos Nombres:

Al Cuerpo Físico, también se le conoce como: cuerpo denso, cuerpo sólido, el cuerpo de la apariencia, el carruaje, la casa, el castillo, la forma, el Sthúla Sharira.

- Cuando hablamos del cuerpo físico, es difícil separarlo de su doble etérico, o cuerpo etérico, puesto que ambos funcionan en el Plano Físico, están compuestos de materia física y son abandonados por el hombre al tiempo de su muerte, y se desintegran conjuntamente en el mundo físico cuando aquél pasa al astral. Las dos pertenecen al plano físico por la materia de que están formadas, y no pueden pasar del mismo; la conciencia que obra dentro de ellas, se halla circunscrita a las límites físicos, y está sujeta a las LEYES ordinarias del ESPACIO y del TIEMPO. Aún cuando parcialmente separables, se separan rara vez durante la vida terrestre, no siendo tal separación nada buena, sino señal de enfermedad o de constitución desequilibrada.

Veamos a continuación Al Cuerpo Etérico:

EL CUERPO E T É R I C O

En Oriente el cuerpo Etérico se le conoce con el nombre de LINGA SHARIRA, sin embargo es conveniente utilizar nombres Occidentales para poder definir mejor si cabe, los diferentes cuerpos sutiles del hombre. Los nombres más utilizados para este cuerpo son: Cuerpo etérico, cuerpo sutil, doble etéreo, cuerpo vital, etc.

- El nombre de DOBLE ETÉREO expresa exactamente la naturaleza y constitución de la parte más sutil del cuerpo físico (como veremos a continuación, el cuerpo etérico está íntimamente relacionado con el cuerpo físico denso, siendo el cuerpo etérico su parte más sutil, pero dentro del Plano físico). Es "ETÉREO" porque se compone de materia etérea, y "DOBLE" por ser el duplicado exacto del cuerpo grosero, su sombra energética, por decirlo así.
- La ciencia física moderna afirma que todo cambio corporal, ya sea en los músculos, en las células o en los nervios, está acompañado por una acción ELÉCTRICA; y esto es probablemente la verdad hasta en los cambios químicos que consecuentemente tiene lugar dentro de cualquier organismo. De esto se tiene amplio testimonio obtenido por cuidadosas observaciones con los galvanómetros más delicados. DONDE QUIERA QUE OCURRA LA ACCIÓN ELÉCTRICA, EL ÉTER TIENE QUE ESTAR PRESENTE, de modo, que la presencia de la corriente implica la del éter, que compenetra a todo y a todo envuelve; ninguna partícula de materia física se halla en contacto con otra, sino que cada una flota en una atmósfera de éter. Aquí encontramos que lo que los hombres científicos occidentales aseguran, como hipótesis necesaria, los Iniciados y Ocultistas afirmaban como una observación directa que puede probarse, pues el éter es de hecho tan visible como una silla o una mesa, sólo que se necesita para percibirlo una vista diferente de la física.
- El cuerpo denso se construye en la MATRIZ de este cuerpo vital durante la vida ANTENATAL. Este doble etéreo es perfectamente visible a la vista ejercitada, siendo su color de un violáceo gris, grosero o delicado en su textura, según el cuerpo denso sea grosero o fino, energéticamente hablando. Por medio del cuerpo etérico circula la vitalidad a lo largo de los nervios del cuerpo, estos nervios físicos densos tienen su contraparte etérica llamada CONDUCTOS NADIS, y por ellos circula lo que los Orientales llaman PRANA, que vendría a ser como una energía positiva y activa, vitalizando por su acción toda su contraparte más densa, o sea el sistema nervioso del cuerpo humano. Por esta razón generalmente en nuestra literatura se la menciona como el "VEHÍCULO DE PRANA" al cuerpo etérico. También en el cuerpo etérico encontramos numerosos CENTROS o CHAKRAS, que son como núcleos de fuerza, que una vez actualizados mediante métodos Ocultistas, y desarrollando altamente la espiritual, nos dan las cualidades o PODERES SUPERIORES para que en estas condiciones podamos obrar como verdaderos Hijos de Dios, con toda sus Potencias Actualizadas. La contraparte física de estos CENTROS o CHAKRAS son las glándulas físicas del sistema endocrino.
- Para los CLARIVIDENTES que pueden ver el cuerpo etérico, les resulta sencillo diagnosticar las posibles perturbaciones de salud que pueda tener, o pudiera tener, el observado, ya que por alguna razón a este cuerpo también se le denomina el cuerpo de SALUD. La mayoría de los casos las enfermedades van descendiendo de cuerpo en cuerpo hasta que al final se manifiesta el físico denso. Por esta razón es tan importante el reconocimiento científico de este dato, pudiendo anticiparse a la enfermedad, reconocida anticipadamente en sus cuerpos superiores. El Gran Médico y Ocultista PAPACELSO decía, que las enfermedades habían de ser curadas en los TRES CUERPOS.

CONSEJO PARA EL ASPIRANTE

" El Cuerpo Es Un Instrumento Que Debe Ser Refinado, Mejorado, Educado, Modelado de Tal Modo y Hechos de Tales Constituyentes, Que Sea En El Plano Físico El Medio Más Adecuado Para Los Fines Superiores del Espíritu, El Verdadero Hombre "

EL CUERPO A S T R A L

Hemos estudiado ya, aunque sólo a grandes trazos, algunos aspectos científicos y esotéricos del cuerpo físico, en su doble vertiente: Visible Invisible, y comprendemos ya cómo el hombre, en su conciencia en estado de "vigilia", viviendo en el mundo físico, sólo puede demostrar aquella parte de sus CONOCIMIENTOS y PODERES que le es posible expresar por medio de un cuerpo físico y sus limitaciones. Conforme sea la perfección o imperfección de su DESARROLLO, así será la perfección o imperfección de su expresión en el plano físico. Del mismo modo, cuando el HOMBRE funciona sin su cuerpo físico en otra región del Universo, por ejemplo en el Plano Astral o mundo astral, sólo puede expresar en él la parte de sus CONOCIMIENTOS y FACULTADES desarrolladas, aquella parte de sí mismo que pueda responder a la sensibilidad superior, en una palabra, depende de la evolución adquirida del CUERPO ASTRAL, así será su rentabilidad para el Morador Interno, para el Hombre Espiritual.

- El Plano ASTRAL es una Región determinada que rodea y compenetra al mundo físico, pero que es imperceptible a la observación ordinaria, por estar constituido por una clase más sutil de materia. Todos Los Átomos Físicos Tienen Su Envoltura Astral, lo que pudiera llamarse la matriz de la física. Si imaginamos el mundo físico desapareciendo de la existencia sin que tenga lugar ningún otro cambio, tendríamos todavía una copia perfecta del mismo en la materia astral; y si pensamos además que todos estamos dotados de facultades astrales activas, el hombre permanecería en un principio inconsciente de la diferencia entre la vida y lo que normalmente consideramos la muerte, porque pasaríamos de un cuerpo a otro más sutil sin perdida de conciencia.
- Así como en el cuerpo etérico circulaba el principio PRANA (energía vital), en el cuerpo astral actúa el principio KAMA (deseo), este principio es llamado a veces como el Alma Animal del hombre, y comprende el conjunto de apetitos, pasiones, emociones y deseos más o menos inferiores, o más o menos elevados que puede expresar o sentir el hombre durante su vida. La capacidad de poder sentir emociones la tenemos gracias a poseer un cuerpo astral. La Psicología Occidental clasifica a este aspecto como: INSTINTOS, SENSACIONES, SENTIMIENTOS y EMOCIONES, y son considerados como una subdivisión del pensamiento. Los SENTIMIENTOS, pueden ser definidos como nuestra naturaleza pasional y emocional. Todas las necesidades animales están contenidas en el DESEO, así como las PASIONES, tales como el AMOR (en su sentido inferior), el ODIO, la ENVIDIA, los CELOS, etc. También esta el deseo por la existencia SENSUAL, por los goces materiales, la sensualidad de los ojos, etc. Este principio “KAMASICO” es el más poderoso de nuestras vidas, de nuestra naturaleza inferior, es el que nos une vigorosamente a la vida terrestre y sus “apegos” y “apetitos”.
Todos reconocemos que el hombre SIENTE, y que para la mayoría el sentimiento o las emociones forman parte de nuestro vida diaria. Unos sentirán más, y otros con menor intensidad, pero sin duda para todos, las EMOCIONES juegan un papel decisivo en cualquiera de nuestras actividades y relaciones cotidianas. Por lo tanto sería útil, para el estudio integral del hombre, el conocer con profundidad todo lo relativo al origen, funcionamiento y propósito de la naturaleza emocional. El hombre siente, luego las emociones existen, pero ¿Dónde se manifiestan?. Todos estamos acostumbrados a tener una gran cantidad de emociones diferentes, no sólo en cantidad sino también en calidad. Por ejemplo: la ira, la gula, el impulso a veces irresistible de la sexualidad, la envidia, las emociones de enfado, de cólera, las terribles sensaciones de angustia emocionales, el odio a alguien o a algo, etc.. Pero también en el hombre se dan las emociones más ELEVADAS, y los SENTIMIENTOS más nobles que se puedan imaginar, como: la alegría, la sinceridad del corazón, la bondad, el AMOR más desinteresado y espiritual, la devoción mística, etc... Vemos pues la variedad de emociones que el hombre puede manifestar, siendo unas más violentas y materiales, y otras más elevadas y espirituales, pero todas ellas tienen algo en común, y es que son EXPRESIONES, o MANIFESTACIONES DE UN ASPECTO DEL HOMBRE, y que tienen su raíz en lo que los esoteristas llamamos CUERPO EMOCIONAL o CUERPO ASTRAL. Las emociones no se pueden ver; ni el ODIO ni el AMOR se pueden ver, pero sí se sienten energéticamente en el cuerpo, pero no son del cuerpo, aunque éste las perciba, ya que ningún microscopio podría verlas. Sin embargo para el Vidente entrenado si son visibles, y las ve como VIBRAN y se mueven por el cuerpo astral del hombre, unas emociones de colores más suaves y otros más turbios, dependiendo de que tipo de emociones esté expresando en ese momento. Luego las emociones son una realidad indiscutible, y como manifestaciones que son, necesitan necesariamente un lugar o ESPACIO donde manifestarse. Ese lugar o espacio, es denominado como el: Cuerpo EMOCIONAL, ASTRAL o de DESEOS del Hombre.
- Durante la vida del hombre, su cuerpo astral no tiene la misma forma que sus cuerpos denso y vital. Después de la muerte es cuando asume esa forma, la que mantuvo en vida, mientras que durante la vida tiene la apariencia de un OVOIDE LUMINOSO que en las horas de vigilia rodea completamente el cuerpo físico, como la clara del huevo envuelve a la yema. Se extiende de doce a dieciséis pulgadas más allá del cuerpo denso. En este cuerpo ASTRAL existe cierto número de CENTROS SENSORIALES; pero en la gran mayoría de los hombres sólo están latentes y no desarrollados, y el desarrollo de estos centros astrales le proporcionaría una visión más amplia del mundo que le rodea, tanto en los planos físicos como astrales o invisibles. El cuerpo astral está formado de los siete estados de la materia astral, y puede contener o estar construido de materiales más groseros o más sutiles sacados de cada uno de aquellos estados o subplanos.
- Es fácil describir a un hombre en un cuerpo astral bien formado; podemos imaginarlo abandonando el cuerpo físico y apareciendo en uno más sutil, una copia LUMINOSA de aquél, visible en su propia semejanza para el Clarividente, bien que invisible a la vista ordinaria. He dicho "UN CUERPO ASTRAL BIEN FORMADO", porque una persona no desarrollada presenta en su cuerpo astral una apariencia incipiente. Sus contornos son indefinidos, sus materiales constitutivos son toscos y mal coordinados, y si se le saca del cuerpo físico, sería solamente una mera NUBE FLOTANTE e informe, que desde luego se comprende que es impropia para obrar como vehículo independiente; es indudablemente más bien un fragmento de materia astral que un cuerpo astral organizado, una masa de protoplasma astral, de tipo ameboideo. Un CUERPO ASTRAL BIEN FORMADO, significa que el hombre ha alcanzado un nivel verdaderamente elevado de cultura intelectual o desarrollo espiritual, de modo que la apariencia del cuerpo astral implica el progreso realizado por su dueño, por lo definido de los contornos, por la LUMINOSIDAD de sus componentes y por lo perfecto de su ORGANIZACIÓN; puede juzgarse del estado de evolución alcanzado por el Alma que lo usa.

"EL CUERPO ASTRAL ES PARTICULARMENTE SENSIBLE A LAS IMPRESIONES DEL PENSAMIENTO".

Esto es cierto, pues la materia astral responde más rápidamente que la física a todos los impulsos del mundo mental. Conociendo este dato podemos deducir, que una correcta forma de PENSAR puede desarrollar un cuerpo astral lo suficientemente LIMPIO como para que en él puede actuar el EGO o la CONCIENCIA más plenamente. El cuerpo astral del hombre estando hecho de materia astral participa de esta facilidad para responder a los IMPULSOS DEL PENSAMIENTO, y responde en VIBRACIONES a todos los pensamientos que le tocan, ya vengan de afuera de las mentes de otros hombres, o de adentro de la mente de su dueño.

El Viaje Astral.

La capacidad de salir y actuar conscientemente fuera del cuerpo físico con el vehículo astral, debe ser consecuencia del desarrollo espiritual que el hombre va alcanzando paulatinamente a medida que va evolucionando, y no como resultado violento de un interés egoísta. Todos podemos actuar conscientemente en el mundo astral, independientemente del grado evolutivo alcanzado, pero si verdaderamente tenemos un interés por EVOLUCIONAR y SERVIR a la HUMANIDAD, es necesario purificar al máximo nuestros pensamientos y nuestras emociones con el fin de construir un cuerpo astral lo suficientemente refinado e integral como para funcionar en él como lo hacemos ordinariamente con nuestro cuerpo físico denso. El cuerpo astral actuando fuera del cuerpo físico tiene muchas menos limitaciones, existiendo una mayor CAPACIDAD, tanto de CONCIENCIA como de TRABAJO. Muchos discípulos ya trabajan con él, pero de una forma inconsciente, hasta que coordinen la memoria del cuerpo físico, con la de la astral.

“ La mejor clave para despertar conciencia en el plano astral, o encualquier otro plano del universo, es estar despierto de instante en instante, aquí y ahora en el plano físico. Mediante "la serena atención" hacia todo lo que sucede tanto interna como externamente ”.

EL CUERPO M E N T A L

Los pensamientos, la capacidad de imaginar, la memoria, la posibilidad de visualizar en nuestras mentes figuras, como si realmente tuviéramos un ojo y una pantalla interna capaz de "ver" en la oscuridad, dentro de nuestro cerebro. El razonamiento, la analítica, la reflexión abstracta, incluidos el poder de hablar y coordinar, todo ello y muchas cosas más que todavía no hemos alcanzado a comprender ni desarrollado, son el resultado y la posibilidad que nos confiere el tener un CUERPO MENTAL a nuestra disposición.
Algunos estudiosos del tema, como es normal en toda ciencia joven, confunden muy a menudo algunos aspectos sutiles e internos sobre este maravilloso instrumento, que llamamos la “MENTE”; como pueden ser: la diferencia existente entre el CEREBRO y la MENTE, o entre la MENTE y el PENSADOR, y entre el PENSADOR y el PENSAMIENTO. Por lo que en la medida en que podamos, vamos a tratar de arrojar un poco de LUZ sobre cada uno de esos aspectos diferentes, que existen dentro del hombre:

l) EL CEREBRO: Es el vehículo físico de la mente. Él es el recipiente o tabernáculo donde las impresiones procedentes de la mente pueden posarse e interpretarse físicamente. El cerebro es el “cáliz”, y la mente es el “vino”. El cáliz contiene el vino para que éste pueda ser bebido, pero el vino no es el cáliz, sino un elemento mas sutil que la copa. El CEREBRO es el espacio físico, donde la mente, que no es física, puede trabajar. Por lo tanto es obvio, que cuanto mejor esté el cerebro, físicamente hablando, mejor será la comunicación entre ambos.

- El cuerpo mental tiene una peculiaridad con respecto al cuerpo astral, y es que el cuerpo mental al mostrar su parte externa en el AURA HUMANA; crece y crece, aumenta su tamaño y su actividad, vida tras vida, encarnación tras encarnación, con el crecimiento y desarrollo del hombre mismo. Como cualquiera de los otros cuerpos, el cuerpo mental es un VEHÍCULO para ser utilizado por el hombre, y su organización, su eficacia, así como la evolución del mismo, dependen en sumo grado de la ejercitación consciente y del esfuerzo constructivo para su crecimiento, en cantidad y calidad de LUZ. Pues es la “Luz” y la “Paz” la característica más sobresaliente del cuerpo mental, dando como resultado, la perfecta y amorosa INTELIGENCIA SUPERIOR..
- Mirando luego a un hombre más avanzado, que aunque no tenga inquietud espiritual haya desarrollado sus facultades mentales, un hombre que haya educado y desenvuelto su inteligencia, veremos que su cuerpo mental ha empezado a adquirir un desarrollo muy definido; construido de un material delicado y de hermosos colores, que vibra continuamente con una actividad enorme, lleno de vida, lleno de vigor; la expresión de la MENTE en el Mundo Mental. En cuanto a sus funciones, es el vehículo inmediato, en el cual el YO se manifiesta como INTELIGENCIA. Cuando está obrando con el astral y el físico su forma es OVAL -semejante a un huevo- en sus contornos, y compenetra los cuerpos astral y físico, y los rodea con una atmósfera radiante a medida que se desarrolla, haciéndose, como he dicho, más y más grande conforme aumenta el desarrollo INTELECTUAL.
- En el Plano o Mundo MENTAL y al igual que en los demás planos, está subdividido en siete subplanos, teniendo la particularidad éste, de estar dividido claramente, en DOS GRUPOS: uno de TRES y otro de CUATRO subplanos. Los tres subplanos superiores se llaman ARUPA o sin forma, debido a su extremada sutileza, mientras que los cuatro inferiores se llaman RUPA o con forma. El hombre por lo tanto, tiene dos vehículos o cuerpos de conciencia para funcionar en este Plano. Dentro de los tres subplanos superiores del plano mental se encuentra, lo que esotéricamente se denomina “La Morada Del Alma Divina”, morada o estancia especial conocido como CUERPO CAUSAL.

LA PERSONALIDAD

La personalidad la forma el conjunto de acciones que realizamos en los tres mundos: físico, astral y mental. El hombre no es la personalidad, pero cuando se manifiesta a través de sus cuerpos inferiores, ésta -la personalidad- se manifiesta. Así como el hombre piensa, siente y hace físicamente, así es la personalidad del hombre. Luego cuando hablamos de la personalidad del hombre nos estamos refiriendo a la actividad de sus cuerpos inferiores. Cuando en los estudios esotéricos se hace referencia al “EQUIPO” del hombre, se refiere a la cualidad y al desarrollo por parte del Alma de los cuerpos inferiores, de tal suerte, que así será el potencial que dispone el hombre para desarrollarse y evolucionar en la vida terrestre. Como es fácil observar, no todos disponen de un mismo “equipo” para hacer frente a las mismas circunstancia que la vida nos plantea, cuanto mejor estemos equipados, así será mejor la coordinación de la Personalidad que podrá manifestar con mayor poder las Cualidades más elevadas del Alma.

El Cuerpo Espiritual.

Aún existen más Cuerpos de Manifestación Superiores, más elevados y refinados. Pero también es cierto que ha medida que ascendemos en grado más difícil resulta explicar, aún nombrar alguna cualidad sobre ello, ya que sólo es posible vivenciarlo para el investigador Iniciado, aquel que ha alcanzado un nivel de “despertar” muy por encima del estado ordinario, por lo tanto no especularemos más, pero sí diremos que existen, y que hay que osar el descubrirlos y experimentarlos, ya que son nuestros, nos pertenecen por naturaleza divina.
El misterio Cristiano de la SANTÍSIMA TRINIDAD, realmente no es un misterio incomprensible, cuando se estudia serenamente y bajo el conocimiento esotérico más profundo. El misterio de la Santísima Trinidad dice: "Que el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo son una misma Persona", un sólo Dios expresándose de tres maneras distintas. Ahora utilizando la clave hermética de la ley de las ANALOGÍAS nos preguntamos: ¿Y el Hombre?, ¿Cómo actúa el hombre? El hombre también actúa como una Trinidad. Actúa obrando, sintiendo y pensando. Pero sigue siendo UNO. El hombre al igual que su creador se manifiesta de una forma triple, pero sin dejar por ello de ser un solo Ser. Siempre que queramos estudiar algún aspecto del Creador, debemos recordar que lo podemos descifrar, con el estudio de nosotros mismos. Ya que como dicen en las sagradas Escrituras, el hombre es un ser que está hecho a imagen y semejanza de Dios. Conociendo al Hijo, también podremos conocer al Padre. Sólo hay que profundizar en la verdadera naturaleza del hijo, en la verdadera esencia de nosotros mismos, para alcanzar la verdad más elevada del Universo y de su Creador.

EL A U R A HUMANA

El Aura Humana ES EL HOMBRE MISMO, manifiesto a la vez en todos los PLANOS de conciencia, en los cuales puede obrar con arreglo a su desarrollo; es el agregado de sus CUERPOS, de sus vehículos de conciencia, en una palabra, es la forma en que aparece EL HOMBRE en su totalidad. Todo lo que existe, tanto en los planos inferiores como en los superiores, desde el más insignificante átomo hasta el más excelso Arcángel, todo absolutamente todo EMITEN LUZ, producen emanaciones y esta atmósfera fluida, sutil que envuelve todas las cosas, es, justamente, lo que llamamos eL AURA. Evidentemente no es visible para todos, pro sí para aquellos que han agudizado sus sentidos internos como los Clarividentes. El Aura es esta especie de "HALO" que envuelve a cada ser humano: en algunos es ancha, amplia, luminosa, potente... posee vibraciones intensas y colores espléndidos; en otros, lo contrario, es pequeña, apagada, disforme y fea.
Se puede comparar el AURA con la piel. El AURA puede considerarse como si fuera la PIEL DEL ALMA. Al igual que el Aura del Hombre lo rodea y envuelve, así también el Aura del Planeta, que es también un Gran Ser, rodea y envuelve a todas Sus criaturas que en él habitan. Podría decirse que es la “Atmósfera Energética del Mundo”.

" A TRAVÉS DE NUESTRA AURA SE PRODUCE UN INTERCAMBIO ININTERRUMPIDO ENTRE NOSOTROS Y LAS FUERZAS DE LA NATURALEZA Y DEL CÓSMOS."

Todas las influencias cósmicas, planetarias y zodiacales que se difunden constantemente por el espacio, llegan hasta nosotros, y a través de la calidad de nuestra Aura, de su sensibilidad, de su grado de pureza y de los colores que posee, recibimos el impacto de esas fuerzas, o, por el contrario no las recibimos. El Aura hace la función de ANTENA, es un aparato receptor de mensajes, ondas, fuerzas que proceden del Universo. Supongamos ahora que haya en el mundo ciertas influencias nefastas. Si tenéis un AURA MUY POTENTE, muy Luminoso, estas fuerzas no podrán penetrar ni llegar hasta vuestras conciencias para afectarnos, debilitaros o traeros complicaciones. Pero si de lo contrario poseemos un Aura débil, estas influencias sí que podrían afectarnos, como sucede muy a menudo, sin saber por qué, nos sentimos muy mal, enfermos, agobiados, cansados etc... Como hemos dicho antes, el AURA está compuesta de emanaciones, pero no solamente de emanaciones del cuerpo físico -serían insuficientes para formar el aura-. El Aura es mucho más, es algo más complejo, es una combinación de todas nuestras materias sutiles, y cada una de ellas, debido a sus emanaciones particulares, añade nuevos aspectos. El cuerpo ETÉRICO, el cuerpo ASTRAL y el MENTAL, debido a su actividad o a su inercia, sus cualidades o sus defectos, añaden otras emanaciones, otros colores a esta primera aura, revelando, de este modo, la naturaleza de sus sentimientos y de sus pensamientos. Si los cuerpos CAUSAL, BÚDDHICO y ÁTMICO están despiertos, añaden aún otros colores más luminosos, otras vibraciones más potentes.
El aura es como un libro abierto, pero un libro de tal sutilidad que resulta difícil formarse una idea. Del mismo modo que no existen dos criaturas con las mismas huellas digitales, tampoco existe dos criaturas que posean la misma aura, ya que el AURA representa la totalidad del ser humano.

Si El Hombre Es Puro, Su Aura Se Vuelve Limpia Y Trasparente.
Si Es Inteligente, Su Aura Es Más Y Más Luminosa.
Si Vive Una Vida Intensa, Vibra Enormemente.
Si Tiene Una Gran Voluntad, Se Vuelve Muy Potente.
Si Está Inmerso En Cuestiones Espirituales Se Expande, Volviéndose Inmensa.

Y ahora, ¿cómo trabajar en el aura?. La forma más efectiva y segura es trabajor sobre las VIRTUDES, veamos:

La PUREZA, la PACIENCIA, la INDULGENCIA, la GENEROSIDAD, la BONDAD, la ESPERANZA, la FE, la HUMILDAD, la JUSTICIA, el desinterés por lo MATERIAL, etc. Este segundo método es el más seguro. Trabajamos sobre las VIRTUDES, y ellas mismas forman el AURA. Evidentemente podemos utilizar ambos métodos y el resultado será aún mejor. Mediante las virtudes todo ocurre espontáneamente; por la voluntad consciente también se produce, pero no es tan eficaz. Supongamos que nos concentramos cada día en el aura, pero que al mismo tiempo vivimos de forma vulgar, transgrediendo las LEYES DIVINAS. Por un lado construimos, pero por el otro destruimos. Es mejor unir los dos métodos; vivir una vida honrada, pura, llena de amor, y al mismo tiempo trabajar conscientemente en el aura a través de la imaginación. Practicando cada día este ejercicio llegaremos a purificar y a fortalecer nuestras auras. Y nos sentiremos tan bien que seremos los primeros en asombrarnos. E incluso, si alguien de nuestra familia o de nuestros amigos esta enfermo, desanimado o se siente desgraciado, y queremos realmente ayudarlo, podemos hacer el mismo ejercicio sobre él, enviándole los colores más hermosos del prisma, o incluso sólo rayos de LUZ BLANCA INTENSA, ya que el blanco sintetiza a todos los demás colores.

“Tener el aura pura, no solamente nos cambia a nosotros mismos sino que además, transforma positivamente todo nuestro entorno, todas las circunstancias cotidianas, toda nuestra vida, y por ende, el aura planetario”










Capítulo. V.


“EL VERDADERO HOMBRE”

Cuerpo – Alma – Espíritu.


En el anterior capítulo, tratamos de estudiar y profundizar sobre algunos aspectos del hombre. Esos aspectos DE LA ERSONALIDAD, no pertenecían o se referían al hombre mismo en su propio plano de manifestación, sino a aquellos cuerpos o vehículos por los cuales él se expresaba. Pasemos, pues ahora, a ocuparnos del HOMBRE MISMO, no de sus vehículos de conciencia, sino de la acción de la CONCIENCIA en ellos; no de los cuerpos, sino de la entidad que funciona en ellos; pues por "HOMBRE" se quiere significar al INDIVIDUO CONTINUO que pasa de una vida a otra, que se manifiesta a través de los cuerpos y los vuelve a dejar una y otra vez; que se desarrolla lentamente en el curso de las edades, que crece por la acumulación y asimilación de la EXPERIENCIA, y que existe en su PLANO Superior. Este hombre es el que va a ser objeto de nuestro estudio.
Según nos dice S. Pablo, y en la teología Cristiana se ha dividido al hombre en 3 partes: CUERPO, ALMA y ESPÍRITU. También los Ocultistas adoptan esta división para su estudio. Aunque como dijimos en el capítulo anterior, existen muchas formas distintas de dividir al hombre para su estudio. Más aquí nos inclinaremos por el estudio del 3, ya que es el mejor método para investigarlo esencialmente, como ya veremos. En realidad muy poca gente sabe la diferencia que existe entre el alma y el espíritu, ni conoce la naturaleza y el papel que estos dos PRINCIPIOS representan, ni los mundos en los cuales trabajan. Por esta razón y debido, naturalmente a su vital importancia, vamos a investigarlos.
Las palabras siempre son limitaciones de la verdadera experiencia. Al tratar conceptos tan sutiles y espirituales, como las palabras: Alma, Espíritu, Ser, Ego, Yo superior e Inferior, etc., el investigador de lo esotérico siempre encontrara “barreras verbales” que le obstaculizarán, al menos al principio, las grandes verdades que se hayan detrás del lenguaje escrito u oral. La escritura así como las palabras, hay que utilizarlas como simples medios artificiales, todos ellos indicadores direccionales hacia una determinada dimensión mucho más amplia y veraz. Si tenemos esta indicación presente en nuestros estudios, todo será más comprensivo y natural. Vamos ahora a tratar, de analizar y profundizar en la medida de nuestras posibilidades, los aspectos: ALMA y ESPÍRITU, por separado, individualmente, de una forma más esotérica, más científica si cabe. Dejando a un lado el CUERPO, ya que éste es bien conocidos por todos.

EL ALMA, El EGO.

El Alma aparece siempre como un INTERMEDIARIO, como un enlace entre mundo físico y el mundo del espíritu; el Alma es el vehículo que transporta los elementos del CIELO a la TIERRA y de la TIERRA al CIELO. Todo pasa por el alma.
Se podría decir que nuestra alma es un reflejo del espíritu en un plano inferior, el mental superior. Es como un reflector espiritual, que refleja en un plano el ESPLENDOR del espíritu. Se dice también, que el alma es un precioso ESPEJO, ya que en él se puede vislumbrar la imagen más divina de nuestro verdadero SER, el espíritu. Cuando decimos "que debemos hacer contacto con el ALMA", con nuestro “YO SUPERIOR”, evidentemente nos estamos refiriendo a elevar nuestras conciencias a un punto más elevado, a un punto que está más allá de la simple conciencia física-instintiva, y más allá de nuestras emociones y deseos, y más allá de los pensamientos e ideas personales. Hacer “CONTACTO” con el Alma o Ego, es ir precisamente más allá de nuestra PERSONALIDAD, más allá de nuestros cuerpos inferiores que la forman. Por lo tanto nos estamos refiriendo, que debemos POLARIZARNOS EN EL PLANO DEL ALMA, en los Planos mental-superior y Búdico. Donde la VERDAD ESENCIAL, la Luz más pura y el Amor más intenso se manifiestan en un estado virginal. Nuestra Alma Divina es nuestro YO superior. Una parte de nosotros mismos, una fracción de nuestro verdadero SER, o más bien un reflejo del mismo. Es pues nuestra meta más inmediata hacer contacto con nuestra alma. En ese estado espiritual las perturbaciones y oscilaciones de los tres mundos inferiores no nos afectan, no nos confunden ni nos aferran a la materia. Y por lo tanto el discípulo queda LIBRE de la ilusión, y libre para manifestar todo el potencial divino que le es inherente como hijo de Dios.
El ejemplo más vivo que tenemos, que refleje en todas sus dimensiones esta fantástica integración entre el hombre y su alma divina, la tenemos reflejada en la vida y obra del Maestro Jesús. Él supo mejor que nadie, demostrar qué ocurre cuando el Alma con todo su poder y gloria, se manifiesta en un hombre PLENAMENTE Realizado. Jesús era la expresión humana y a la vez Divina de la propia ALMA. Él vino a simbolizar, a través de su propia vida, lo que cada hombre debe hacer internamente; el nacimiento, el bautismo, la crucifixión; la transfiguración, etc... Todo eso debe pasar el discípulo en su propia carne y en su propio espíritu. Él vino para mostrar el camino. Él era simbólicamente el ALMA DEL MUNDO. Por esa razón dijo en los evangelios: "YO SOY EL CAMINO QUE LLEVA AL PADRE" "SÓLO A TRAVÉS DE MÍ SE LLEGA AL PADRE". Efectivamente él lo dijo; sólo a través del ALMA se puede llegar al ESPÍRITU, al Padre. Esa es nuestra primera empresa. También ha habido otros Maestros Espirituales que a lo largo de la historia (conocida y oculta), han dado el mismo ejemplo y el mismo mensaje, en formas diferentes, pero esencialmente la misma, dependiendo de la cultura y del tiempo en que nos situemos.
El Alma debido a su posición central e intermedia entre lo superior y lo inferior contiene dentro de sí misma dos aspectos bien diferenciados, se puede decir que es dual, veamos: Una está enfocada hacia arriba hacia el espíritu, y la otra está orientada hacia abajo, hacia la personalidad. Simbólicamente, la podemos expresar como dos TRIÁNGULOS separados, pero a la vez unidos por el extremo inferior. Uno se manifiesta en el plano Mental Superior o abstracto, y el otro se expresa en el plano Mental inferior o Concreto. Por lo tanto uno pertenece a la vida Divina y la otra a la Humana. Por esa razón a una se la denomina ALMA DIVINA y a la otra ALMA HUMANA. Una misma alma expresándose en dos formas diferentes, en dos niveles distintos. El Alma Divina, no tiene apegos a la forma, vive libre e iluminada por el espíritu, es un cuerpo de luz, un reflejo del Segundo Principio Divino; el AMOR. Realmente el Alma Divina pertenece sin lugar a dudas al QUINTO REINO, al reino Divino. Es nuestra Conciencia en un plano espiritual, y cuando hacemos contacto con ella, cuando nos identificamos plenamente, el hombre ha alcanzado la Tercera Iniciación, la TRANSFIGURACIÓN conocida por el cristianismo, y entonces nos hayamos libres de las ataduras de los tres mundos. En ese momento expresamos perfectamente el Principio CRÍSTICO, el principio del Amor Divino.

“EL ESPÍRITU TRABAJA SOBRE LA MATERIA POR INTERMEDIO DEL ALMA”

El alma es un instrumento para el ESPÍRITU, un instrumento del que éste se sirve para llegar al plano físico, el más denso de todos, porque el espíritu, por sí sólo, no puede llegar a él, por ser él una energía muy elevada en vibración. Únicamente el alma tiene la posibilidad de alcanzar la materia y, a través de ella, el espíritu trabaja sobre la materia, modelándola, formándola y ordenándola. Sin el alma, sin las posibilidades del alma, el espíritu no tiene ningún poder sobre la materia.

Si la mayoría de filósofos, e incluso teólogos, han escrito sobre el alma teorías tan complicadas e incluso totalmente erróneas, es porque no han observado bien la Naturaleza. Todo se refleja en la naturaleza, y cuando sabemos cómo observarla, podemos encontrar la solución de las cuestiones más complejas y abstractas. Todos los problemas alquímicos, teúrgicos, mágicos, cabalísticos o astrológicos, podemos encontrarlos resueltos en los fenómenos del plano físico. !HAY QUE APRENDER A LEERLOS¡. Existe realmente una ciencia concerniente a la actividad del alma, en la que nos dice que ella es la mediadora entre el cielo y la tierra. Y todo ello adquiere mayor significado si nos acordamos de lo que CRISTO dijo: ((YO SOY EL ALFA Y EL OMEGA)), es decir en hebreo, Aleph y Tav. Yo soy Aleph, quiere decir: ((YO SOY AQUEL QUE HACE PASAR LOS ELEMENTOS DE LA TIERRA AL CIELO Y DEL CIELO A LA TIERRA...)). Sí, Cristo, nuestro Cristo íntimo que es nuestra alma divina, es aquél que hace descender las bendiciones del Cielo y que hace ascender a las almas. Para llegar al Cielo, a nuestro Padre Celestial, tenemos que pasar por él...

Evidentemente todo lo que se está diciendo puede parecernos muy teórico. Para saber, verdaderamente, lo que es el ALMA, hay que ir a verla... Sí, por mucho que se diga, no se puede explicar muy bien lo que es el alma, hay que ir a verla... Y ello es posible, porque es material, de una materia tan ligera, tan tenue, tan sutil, que pasa por ser algo invisible, aunque, en realidad podemos verla. El alma es un cuerpo de energía, un cuerpo luminoso, pero un cuerpo en definitiva. Y este cuerpo también se disgregará un día, y entonces el hombre vivirá únicamente como espíritu, porque la verdadera esencia del hombre, su verdadero Ser es el Espíritu.
Veamos ahora por separado cada uno de los dos aspectos del alma:

El ALMA HUMANA

Es como su nombre indica, de naturaleza humana, inferior. El hombre común en sus momentos más lucidos, actúa como alma humana. Como una conciencia coherente, inteligente. Cuando el hombre no está influido por sus deseos, o su egoísmo particular, cuando no expresa su naturaleza animal, y por lo tanto permanece lúcido y polarizado en su nivel intelectual, es entonces cuando se manifiesta o expresa como alma humana. También llamada "EL ALMA INDIVIDUAL", es el aspecto inferior del Alma, lo que se ha denominado el "PENSADOR". Una vez introducido en la materia es cegado por los sucesivos velos constituidos por todos los niveles de la misma. El más tupido de estos obstáculos se halla representado por el cerebro físico que actúa como "VÁLVULA REDUCTORA" de la conciencia. El cerebro limita la cantidad de información de la que la mente puede hacer uso, en tanto ésta (la mente) se halla confinada dentro del cuerpo físico. Esta es la razón por la cual se hace tanto hincapié en la purificación y la sublimación de la materia física, con el fin de que las impresiones y mensajes producidos por nuestra ALMA DIVINA, puedan ser recibidas perfectamente por el cerebro entrenado y desarrollado para tal efecto. El ser humano debe ser capaz de responder a las vibraciones provenientes de planos superiores, con el fin de que despierte a su verdadera naturaleza espiritual.
En los ejercicios espirituales de “ALINIAMIENTO”, utilizamos una técnica, para alinear los tres cuerpos. Cuando los tres cuerpos: físico, astral y mental están alineados, y no molestan con sus vibraciones inferiores. En ese estado de quietud interior, es cuando el hombre puede actuar como alma humana, coherente, libre y controlador de los tres cuerpos. En ese punto de identificación superior con nuestra conciencia elevada, es cuando podemos trabajar para hacer contacto con su aspecto superior o ALMA DIVINA. Y esto se consigue con la meditación, y una vida espiritual -cuando hablamos de espiritualidad, no nos estamos refiriendo a la vida mística, o santurrona a la que estamos acostumbrados a creer. No se trata de aislarse del mundo y del pecado, como comúnmente se cree. Sino de establecer en el mundo cotidiano, en el mundo de todos los días y en cualquiera de sus diversos aspectos, UN PUENTE por el cual podamos expresar todo nuestro manantial de espiritualidad, consagrando inteligentemente cada obra, cada acto, cada palabra, para el bien común. Manifestando así; el Espíritu en la materia; el reino de Dios en la Tierra....... (eso es vivir espiritualmente y con plenitud.
Este aspecto del Alma (alma humana) desarrolla habitualmente su actividad por medio de la MENTE CONCRETA, habiendo sido proyectado desde el Alma hasta el interior de la materia en el momento de la primera encarnación como auténtico ser humano. Durante el largo ciclo de encarnaciones este aspecto se va haciendo progresivamente más sensible a la carencia de su verdadero Ser. La irresistible atracción de la AFINIDAD de su propia identidad le impele a perseguir esa reunión como meta fundamental de su existencia, y ello promueve a la ELEVACIÓN ESPIRITUAL, a la "BÚSQUEDA".

EL ALMA DIVINA

Es también llamada el ALMA TOTAL, y es la contraparte del Alma Individual o humana. Ella, de alguna forma, participa con el resto de las Almas Humanas, en los planos elevados, de la mística "COMUNIÓN DE LOS SANTOS" de la que hablan las tradiciones cristianas. Nuestra Alma Divina es asistida y dirigida -en su experiencia evolutiva- por esas Elevadas Entidades que reciben esotéricamente el nombre de "ÁNGELES SOLARES". Los Ángeles Solares, son realmente los ARQUETIPOS para el Alma Total, el modelo y el molde al cual deben ajustarse en su desarrollo. Son asimismo denominados HIJOS DE LA MENTE, y se les considera bajo esta óptica como frutos del pensamiento de la MENTE UNIVERSAL (Mahat). Ellos imprimen las tónicas vibratorias para la expresión de las cualidades de RAZÓN, AMOR y VOLUNTAD PURAS que habrán en su día de corresponder a la armonía del Alma Total plenamente desarrollada. Son Señores de SACRIFICIO y Arquetipos de Perfección Humana. Reciben también el nombre de "Dyanes de fuego" en la Doctrina Secreta. Ellos vinieron del Corazón del Sol (de ahí su nombre de Ángeles Solares), para ayudar en la evolución del hombre, esto tuvo lugar en la Raza Lemúrica ayudándonos a la individualización. Los Ángeles Solares pertenecen al Quinto Reino de la Naturaleza o Superhumano, y están unidos a cada hombre hasta que éste llegue a la Cuarta Iniciación. Son, por lo tanto, Ángeles que en perfecta unión con el alma del hombre, les ayuda hasta que el Espíritu puede hacerse cargo plenamente de su reflejo u hombre terrenal......


EL ESPÍRITU La MÓNADA.

Ante todo hay que saber que el ESPÍRITU es nuestro REAL SER. Nuestro verdadero YO por encima de todos nuestros aparentes yoes. Es nuestro verdadero PRINCIPIO, nuestra verdadera fuente. En ORIGEN y en ESENCIA somos el Espíritu puro, que es a su vez una chispa de energía divina emanada del Gran Fuego del Creador. Es el espíritu, nuestro real Ser el que está hecho a Imagen y semejanza de Dios. Por lo tanto en espíritu somos sus verdaderos HIJOS. Esta es la razón por la cual muchos no entienden como siendo el hombre tan imperfecto puede semejarse a Dios que si es perfecto. La clave para entenderlo radica en que el hombre cuando se identifica plenamente con su Ser, con su Espíritu, entonces, si que será como Él, como su creador, como su PADRE CELESTIAL. Pero hasta entonces sólo podrá expresar una pequeña parte de su potencial, sólo un reflejo tenue de su divinidad inmanente, sólo podrá exteriorizar su YO inferior, el alma humana o animal.
Al espíritu se le denomina de varios maneras, dependiendo de las diferentes escuelas filosóficas que haya. Algunos de estos nombres son: Espíritu, Mónada, Ser, Esencia, Padre, Yo Divino (que no hay que confundirlo, con nuestro Yo Superior, que es nuestra Alma Divina).
La tradición esotérica nos enseña, así como numerosas filosofías (sobre todo orientales), Que Cada Hombre Es Un Dios, porque somos parte de ÉL y ÉL parte de nosotros. No hay nada de profano en ello, nada de soberbio o rebeldía por nuestra parte, sino que es la Verdadera Herencia que cada hombre posee por PRIMOGENITURA esencial. El hombre todavía no ha comprendido esto, y hasta que no lo entienda será desgraciado interiormente. El famoso escritor y dramaturgo William Shakespeare (que fue avanzado en su tiempo) supo hacer una reflexión muy significativa al respecto, cuando dijo:, “ Ser o No Ser, He ahí La Cuestión ”. En verdad él había dado en el blanco, pues, el hombre puede o no ser, depende de su evolución alcanzada. Cuanto más se ES, mayor es el nivel espiritual alcanzado. Mientras que, cuanto menos estemos identificado con nuestro SER, nuestro ESPÍRITU, menor será nuestro grado de desarrollo, y menos capacidad expansiva tendremos. Es por todo ello, una reflexión muy significativa y veraz.
La MÓNADA (espíritu), permanece siempre, al principio de la creación, en su propio plano, Plano Monádico. Y su primer esfuerzo consiste en descender, materializarse, poco a poco, para poder paulatinamente recoger las experiencias necesarias para su propia evolución. Vemos pues, como a medida que desciende de plano, se va revistiendo de materia y materia cada vez más densa, con el doble propósito de Divinizar La Materia Y Materializar El Espíritu, En Todos Los Planos De La Creación. Alguien por supuesto podría decir: “si el espíritu es tan perfecto y puro ¿qué necesidad tiene de evolucionar o encarnarse en la tierra?, bien, debemos entender que el espíritu es Puro, divino, pero no perfecto o absolutamente sabio. De ahí la voluntaria necesidad de experimentar y crecer hacia niveles más elevados de Divinidad. La Mónada es omnisciente en su propio plano, pero inconsciente en todos los demás, y para remediar esta condición deben velarse en sucesivas capas (como dijimos anteriormente) de materia, cada vez más densa con objeto de llegar a ser omnisciente en todos los Planos, y capaz de responder a cualquier tipo de vibraciones. El ESPÍRITU (Mónada) es descrito como "Hijos que moran desde el principio de una Edad Creadora en el seno del Padre" y que "no han alcanzado todavía perfección por el sufrimiento". Cada una de ellas es igual al Padre en cuanto a su naturaleza Divina, como se dice en el Credo de Atanasio. Cada una de ellas ha de penetrar en la materia para "Hacer todas las cosas sujetas a ella" (Primera Epístola de San Pablo a los Corintios,XV, 28). Ha de ser "sembrada de debilidad" para que pueda ser “resucitada en poder” (Ibid.,XV, 43),
Realmente no es en sí el espíritu el que desciende (ya que éste no podría hacerlo por su elevada vibración) sino una especie de avanzadilla de su propia conciencia, denominada esotéricamente (SUTRATMA) o "HILO DE VIDA", y en él se ensartan los Átomos Permanentes como las perlas en un collar. Estos átomos tienen la particularidad de existir uno en cada plano, y de ser permanentes, recogiendo, almacenando y asimilando todas las experiencias relativas a ese plano concreto. Con lo cual nada se pierde, ninguna experiencia se olvida tras la muerte, sino que es almacenada allí, permitiendo la evolución de una forma continuada, sin pérdidas ni olvidos. De esta manera, poco a poco pero con seguridad, puede ir descendiendo de plano, hasta el último, o plano físico denso. Desde ese punto empieza la ascensión, la evolución, ya que lo anterior, el descenso a la materia, era la involución del espíritu a la forma. Vemos pues, cómo las monadas van dando vida a todos los Reinos de la Naturaleza: el mineral, vegetal, animal y humano. Naturalmente a medida que cada reino va evolucionando se acerca cada vez más al PROTOTIPO DIVINO, al diseño originario del Creador. Y es en el ser humano, en el HOMBRE donde se produce la más grande METAMORFOSIS de nuestro sistema solar, la "INDIVIDUALIZACIÓN" ¿Y en qué consiste la individualización para que sea tan importante? Es el resultado de la entrada directa del Espíritu en un cuerpo físico, a niveles superiores, que es lo que llamamos el “hombre”. He ahí su trascendental importancia. La individualización del animal y la formación de un Cuerpo CAUSAL cono vehículo del ALMA le permite el paso al Cuarto Reino de la Naturaleza, el HUMANO.
Ahora utilizaremos las claves analógicas pues allí están contenida todas las respuestas. Puesto que la misma estructura ha presidido toda la creación -sólo con pequeñas modificaciones en los diferentes niveles-. Volvemos a encontrar por todas partes esta misma división en tres: FORMA, CONTENIDO y SIGNIFICADO; o bien, cuerpo, alma y espíritu. ---Tomad un huevo... sí, un huevo nos lo explicará todo. Por eso el huevo es un símbolo tan importante en la tradición iniciática. Está hecho a imagen del Universo. Abridlo. ¿Qué vemos? La yema, que contiene el germen de la vida; la clara, es decir, la albúmina; y, finalmente, la cáscara. La yema es el espíritu; la clara es el alma; la cáscara es el cuerpo. El germen, pues está en el centro; la clara, en medio; y la cáscara en la periferia. (La CÉLULA está también construida siguiendo este mismo esquema: todas las células tienen un núcleo, un citoplasma y una membrana). Y qué pasa cuando se rompe la cáscara de un huevo, ¿Qué sucede? Todo se derrama y la vida se va. Igual que la cáscara, el cuerpo sirve para proteger la vida, es decir, el alma y el espíritu. Cuando el cuerpo se rompe, la vida se va, el alma y el espíritu le abandonan. ¿Qué es pues el alma? Al igual que la clara del huevo, el alma es portadora de todos los elementos nutritivos necesarios para el mantenimiento de la vida. Pero la vida misma procede del espíritu: el germen no se encuentra en la clara sino en la yema. De la misma manera, la vida, la verdadera vida, se encuentra en el espíritu, y el alma la sostiene, la alimenta, la hace circular. ¿Cómo lo sabemos? Porque es algo evidente, está ahí, delante de nosotros, ¡La Naturaleza Lo Expone Todo Ante Nuestros Ojos !...
Pero, lo que también no hay que olvidar es que, aún cuando los presentemos como realidades diferentes, el espíritu, el alma y el cuerpo, estos son de la misma esencia. Lo que difiere es la consistencia, el grado de materialización: el cuerpo es espíritu condensado; el espíritu es cuerpo ((sutilizado)), y el alma es el intermediario entre ambos. Por esta razón los ALQUIMISTAS enseñan que sólo existe una materia única y que, a partir de esta materia, por grados de condensación diferentes, se produjeron los metales, los cristales, las flores, la carne de los animales, de los humanos, el aire, el fuego, etc... ¡Cómo dieron en el clavo!. Entonces, ¿qué es el cuerpo físico? Es el espíritu condensado. ¿Y qué es el espíritu? Es materia diluida, sutilizada hasta adquirir el estado más inmaterial. Por eso los alquimistas dicen también que con ((SOLVE)) y ((COAGULA)) todas las operaciones son posibles. ¿Y cómo? Gracias al calor. El calor, en un grado más o menos elevado, actúa sobre la materia para darle diferentes formas, diferentes consistencias. El FUEGO es, pues, el agente MÁGICO que da a cada cosa su forma y su naturaleza; el oro posee cierta cantidad de calor, la plata otra, el plomo aún otra distinta, etc. Si el adepto encuentra este fuego, este agente mágico, dentro de sí mismo, puede TRANSMUTAR el plomo en plata o el hierro en oro, o inversamente. Sólo que, naturalmente, este fuego de los alquimistas no era el fuego de los palanqueros y de los herreros, sino el fuego sutil, el fuego oculto, el fuego filosófico.

Veamos lo que nos dijo HERMES TRISMEGISTO en la “Tabla de Esmeralda” al respecto: (( Y Puesto Que Todas Las Cosas Son Uno Y Provienen Del Uno, Por Mediación Del Uno, Así Todas Las Cosas Han Nacido De Esta Única Cosa Por Adaptación ))

Vamos ahora a estudiar serenamente algunos CONCEPTOS que nos harán comprender mejor la naturaleza psíquica del individuo. La mayoría de estos conceptos son utilizados sin verdadero conocimiento de causa, tanto en nuestras cotidianas conversaciones, como en algunos escritos seudo-filosóficos o seudo-religiosos. Para una mayor aclaración, vamos a detenernos sobre ellos con el fin de despejar algunas dudas, y clarificar en la medida de nuestras posibilidades su real ubicación dentro del esquema psicológico y espiritual del ser humano.

Los conceptos que vamos a dilucidar son:

LA CONCIENCIA.
EL SUBCONSCIENTE.
LA SUPRACONCIENCIA.

LA CONCIENCIA

Lo que llamamos generalmente CONCIENCIA puede ser definido como un lugar en el que todos los representantes de nuestro organismo físico y de nuestro organismo psíquico han convenido encontrarse. Es algo así cono la Organización de las naciones Unidas en Ginebra. Ginebra es una ciudad en la que los representantes de las potencias del mundo entero, amigas o enemigas, se dan cita para parlamentar y para resolver ciertos problemas y, cuanto menos se convierte, por algún tiempo, en la conciencia del mundo: se pone en claro algunos puntos de vista, se discute, se toman decisiones, etc... De la misma manera, la conciencia es una zona neutra, una zona franca donde elementos y fuerzas de diversa naturaleza vienen a dar su opinión y a expresarse en la medida en que las circunstancias lo permiten.
Podemos también compararla a una PIZARRA o a una PANTALLA en la que se manifiesta todo lo que sucede en este mundo que es el ser humano. Según sea el grado de evolución del individuo, la naturaleza y el número de estas inscripciones son, evidentemente diferentes. A veces sucede que nuestra conciencia no solamente es influenciada por nosotros mismos, sino, que es otra persona la que logra proyectar su voluntad y sus deseos en nuestra pantalla y nos empuja a realizar sus deseos sin que ni siquiera nos demos cuenta de ello. Creemos que somos nosotros mismos, pero, en realidad es otro quien, de alguna manera nos manipula. El Iniciado, es el hombre que esta instruido para llegar ha hacerse dueño de su propia consciencia, y no se deja influir, ni por las fuerzas externas ni internas que provienen de su subconsciente (aunque sea consciente de esas fuerzas y sugerencias). Un Iniciado ha comprendido que los intereses de los diferentes cuerpos y órganos que hay en él, deben converger en el interés de todo el Ser y, en consecuencia, impone la armonía a todos estos representantes, con lo cual su conciencia se transforma en supraconciencia.
Lo que llamamos conciencia en los hombres corrientes, no es a menudo, otra cosa que la manifestación de la subconciencia; todos los instintos heredados, todas las tendencias animales instintivas intentan continuamente manifestarse, proyectarse en la pantalla de la conciencia. Por eso, cuando el Discípulo comienza a adentrarse en el Camino de la Iniciación, debe esperar encontrarse con sorpresas. Quiere rezar, ser bueno, puro, pero, he aquí que otro deseo empieza a gritar dentro de él: ¡Ah, no, no!, ¡eso no!, ¡quiero otra cosa...! Y entonces el pobre, a menudo capitula. Pero si a pesar de todo, continúa luchando contra estos deseos inferiores, entonces consigue liberarse, independizarse y empezar paulatinamente a vivir en la supraconciencia.
Pero volvamos a la conciencia. De manera general podemos decir que la conciencia es el reflejo de las preocupaciones del hombre, de su manera de vivir, y sólo existe como una consecuencia de todos los procesos físicos y psíquicos que se desarrollan en el ser humano. Es una pantalla en la que proyectan las imágenes de la vida externa e interna. Si vuestra conciencia es desgraciada, si es presa de angustias y de obsesiones, hasta que no cambie de vida es inútil que intente escapar de estas angustias y obsesiones. De lo contrario, es como si estuviera descontento con las imágenes que se proyectan en una pantalla y quisiera cambiar la pantalla en lugar de cambiar la película. La conciencia se manifiesta al nivel del cerebro, pero este es el resultado del funcionamiento de todas las células; hay que actuar, pues, sobre las células para cambiar la conciencia, y no sobre la pantalla, que está al margen de todo eso. La pantalla es la parte femenina, la parte que simplemente refleja una realidad interior. Y la vida que se proyecta es la parte masculina, el comportamiento real, el cual debemos cambiar si queremos que en la pantalla de la conciencia se reflejen imágenes más bellas, más armoniosas.
Podemos decir, y sería correcto, que el espíritu tiene su conciencia, naturalmente tiene una conciencia mucho más elevada que la que pudiera tener, por ejemplo, el alma. Y el alma divina tiene una conciencia más amplia que la del alma humana. De esta manera podríamos ir ascendiendo o descendiendo en los niveles de conciencia de cada plano, de cada estado o cuerpo de manifestación determinado. El trabajo del Discípulo consiste precisamente en esto, en ir aumentando y ampliando cada vez más su nivel de conciencia, porque como hemos dicho la conciencia está delimitada por la evolución alcanzada del individuo.

EL SUBCONSCIENTE

Desde hace unas décadas, se oye hablar mucho sobre el subconsciente. Desgraciadamente los psicoanalistas que se han puesto a explorarlo ignoran lo peligrosas que son las regiones del ser humano que están removiendo, regiones en las que se apiñan todos los monstruos prehistóricos. Todos estos animales ancestrales están presentes en el subconsciente del hombre. Por eso, cuando los psicoanalistas, -que no están instruidos en la Ciencia Iniciática-, se lanzan imprudentemente a remover todas las capas que están enterradas, con el pretexto de ir a buscar en el subconsciente de la gente ciertos trastornos, despiertan en algunos casos, a estos animales. Los cuales perturban en gran medida la psiquis del paciente. (El trabajo que están realizando los psiquiatras y psicoanalistas hoy en día, verdaderamente, es un trabajo encomiable y muy difícil -al ser una ciencia aún muy joven-). No decimos con eso, ni mucho menos, que haya que dejar completamente de lado al subconsciente, no; y hasta se dan métodos espirituales para servirnos de él. Debemos saber por ejemplo, que las verdaderas transformaciones nunca se han producido por el pensamiento, en la conciencia, sino con las fuerzas del subconsciente. Por eso, para obtener la realización de nuestras aspiraciones espirituales, debemos aprender a descender a nuestro subconsciente, depositando en él la imagen de estas aspiraciones. Gracias al trabajo consciente, la realización acabará por producirse un día, pero necesitamos mucho más tiempo que si pudiéramos trabajar con el subconsciente, porque las puertas del La subconsciencia, que está ligada al mundo vegetal, están muy cerca del plano físico y por lo tanto de la realización, mientras que la supraconsciencia está muy lejos. Por eso, si llegamos a situar nuestro deseos en la región de la subconsciencia, éstos podrán realizarse mucho más rápidamente. Este es, también, el principio de la hipnosis. Al hipnotizar a alguien, actuamos sobre su subconsciente, y la persona ejecuta las órdenes que le damos, lo que no habría hecho si nos hubiéramos dirigido a ella cuando estaba despierta y era perfectamente consciente. (Este ejemplo sobre la hipnosis, es simplemente un dato, ya que en verdad, el ocultismo no está de acuerdo con ello, ya que todo lo que descartado en la vida espiritual)

Ejercicios

Hay, pues, ejercicios que podemos hacer para acelerar la realización de nuestro trabajo. Cuando queramos tener resultados más rápidamente en el terreno espiritual, debemos concentrarnos y MEDITAR EN LA META que queremos alcanzar, y después debemos dormimos porque las fuerzas subconscientes nos ayudarán a materializar nuestro deseo. Los Maestros han hecho, durante años, estas experiencias. Y si han realizado algo más que los demás, es precisamente porque han trabajado de esta manera. La mayoría de los hombres se contentan con remover ideas... ¡OH!, claro, reconocemos que a veces se tratan de ideas geniales, sublimes; pero estas ideas deben ser realizadas, y, para realizarlas, hay muchos métodos. Acabamos de dar uno, pero también podemos de tratar de materializar las ideas mejorando nuestra manera de vivir, aprendiendo cómo realizar mejor cada uno de los actos de nuestra vida cotidiana: correr, respirar, andar, dormir, etc... Porque cada uno de estos actos está conectado con nuestra vida subconsciente, y si sabemos cómo realizarlos, podemos contribuir a la materialización de una idea divina. Por lo demás, y a propósito del sueño, si hemos insistido tanto en la importancia que tiene el estado en el que nos dormimos, es porque el sueño favorece la cristalización de este estado en el subconsciente. Siempre debemos dormimos con los mejores pensamientos y con los mejores deseos, porque así ayudaremos a su realización.

El SUBCONSCIENTE es una región muy vasta y peligrosa, comparable a las profundidades del océano. Si queremos zambullirnos en ella sin el material necesario, quizás no podamos contarlo, porque en estas regiones, en estas profundidades hay monstruos que nos pueden devorar. Sabemos que para descender a las profundidades de los mares o a la cavernas subterráneas hay que ir bien equipados. Y, por otra parte, para acometer cualquier empresa que sea un poco peligrosa es necesario estar físicamente entrenado y, además, ir bien equipado para poder protegerse. Y, sin embargo, cuando se trata de bajar a las profundidades de nuestra propia naturaleza, la gente se imagina que es fácil, que no hay peligro. Pues bien, ahí están, precisamente, los mayores peligros; y hay que estar equipados. Pero, ¿CÓMO EQUIPARSE ?:
No es tan fácil. Solamente podéis encontrar este bagaje psíquico en las regiones que están situadas encina de la consciencia y de la consciencia de sí: en la supraconciencia; hay que ir allí antes de zambullirse en el subconsciente. Esto quiere decir que hay que adquirir conocimiento sobre la estructura de estas regiones y la naturaleza de las entidades que las habitan y también que se necesita haber desarrollado ciertas virtudes: la pureza y el AUTOCONTROL, para poseer un aura poderosa que permita descender a los abismos sin peligro. Hay que estar preparados, y hay que tener, como los buzos de antaño, una conexión con la superficie, una cuerda con la que puedan tirar nuestros amigos, que están arriba, para izarnos en caso de peligro. Vivir una vida completamente vulgar y, sin haberse purificado no se puede acometer tales empresas tan elevadas. Naturalmente, si nos place, podemos ir a medirnos con los monstruos y las malas entidades, pero que tenemos que saber de antemano que si únicamente contamos en la lucha con nuestros propios medios, serenos aplastados, devorados, aniquilados internamente. Ante todo hay que conectarse con los ESPÍRITUS SUPERIORES del Mundo de la LUZ, pedirles armas, protección, y sólo entonces podremos partir hacia el combate; porque al sentir que estamos armados, las entidades inferiores se dispersarán. Y si estamos en peligro, las Entidades Celestiales, que saben que al término de su evolución el hombre debe explorar los abismos que hay en él, no os abandonarán. Pero no vayamos, porque está de moda.
En el Subconsciente está todo el “RECUERDO DE LOS TIEMPOS”, desde nuestra primera experiencia en la tierra, hasta el recuerdo de toda nuestra evolución desde el inicio de los tiempos. Todo, absolutamente todo está grabado en el subconsciente, ya que de otra manera la evolución sería imposible al no tener una continuidad y relación de experiencia vividas para seguir evolucionando. Desde nuestros errores hasta nuestros perfeccionamientos.. Solo así, reteniendo en el subconsciente todas las experiencias vividas podemos ir avanzando. Para el subconsciente, así como para el Alma, no existen experiencias buenas ni malas; todas son experiencias enriquecedoras para nuestra evolución. Lo que ocurre respecto al peligro existente en el subconsciente, es el de que al introducirnos en él sin un verdadero autocontrol de nuestra naturaleza inferior, puede suceder muy fácilmente que despertemos dolores, sufrimientos, complejos, angustias.. etc ya pasadas y olvidadas para nuestro pequeño e infantil consciente. Y esto puede repercutir gravemente en el equilibrio de nuestra personalidad, todavía inmadura y no subyugada por nuestra alma.
Para el Ocultista, para el Discípulo entrenado es más que necesario explorar estas regiones subconscientes. Pero él no va con un palo a remover el lodo, sino que va con una "ANTORCHA ENCENDIDA", con el fin de ILUMINAR el subconsciente. El subconsciente debe ser iluminado totalmente, ya que esa parte de nosotros mismos permanece prácticamente a oscuras durante todas nuestras existencias. La oscuridad en nosotros debe ser ILUMINADA; no debe existir en nuestra naturaleza ninguna parte en oscuridad. Ningún Maestro tiene en sí ni una sola sombra de oscuridad. Y esto se consigue trabajando y ejercitándonos en atraer la Luz; esa Luz proviene de nuestro Ser Superior, de nuestra Verdadera Alma-Divina y del Espíritu que es nuestro Verdadero SER. BUDA, significa "EL ILUMINADO", y donde hay luz, iluminación por naturaleza no puede haber Tinieblas ni oscuridad.
La psicología moderna, reconoce que el hombre sólo utiliza aproximadamente un 3% de su verdadero potencial mental. La Ciencia Esotérica también lo afirma. Ante esta rotunda afirmación cabe preguntarse: ¿Por qué utilizamos sólo ese 3%? y ¿Por qué no podemos utilizar el otro 97% restante? La ciencia oficial no tiene una respuesta segura a esta pregunta, ya que el estudio profundo de la mente a nivel científico es algo muy reciente de nuestro siglo XX. Sin embargo la Ciencia más Antigua del Mundo, la Ciencia Sagrada o Arcaica sí tiene una respuesta para esta trascendental pregunta. Y durante milenios se ha ido divulgando; primero de boca a oído, de Maestro a discípulo personalmente y en el más absoluto Secreto; luego más tarde de Maestro a grupos seleccionados donde también permanecía la ley del silencio; después se ha ido divulgando a gran escala, a través de los Maestros, Iniciados y discípulos por todo el mundo. Y el conocimiento esotérico que enseñaban, precisamente era cómo hacer DESPERTAR al hombre del Sueño de la Ignorancia. Y cómo convertir el INCONSCIENTE en CONSCIENTE, es decir, hacernos poseedores de todo nuestro verdadero potencial que heredamos de nuestro Creador. En eso consiste el camino Espiritual, en ir despertando a nuestra verdadera naturaleza divina.

LA SUPRACONSCIENCIA

En su origen, el hombre era un espíritu puro creado a imagen de Dios y vivía en el seno del Eterno; pero todo lo que había vivido, en la paz, en la bienaventuranza y en la luz, quedó olvidado y prácticamente enterrado en el transcurso de su descenso a la materia. Sin embargo aquella experiencia quedó inscrita en esta región que los Iniciados llaman SUPRACONSCIENCIA, que es la región del futuro y del pasado lejano, pero mucho más lejano aún que el pasado que tenemos en común con los animales: el pasado de nuestra vida en el "Paraíso". Para que este mundo sublime de la supraconsciencia pueda aflorar a la superficie y expresarse, el hombre tiene que dejarse llevar por ciertos impulsos superiores; pero, evidentemente, es necesario un trabajo previo de ORGANIZACIÓN y de PURIFICACIÓN interna para abrir algunos caminos hasta esta región elevada de la conciencia superior; sólo entonces se desencadenarán corrientes divinas de pura luz, de pura música, de pura inspiración. De la Inconsciencia en los Reinos Inferiores pasamos a la CONSCIENCIA del Reino Humano, y de la consciencia humana pasamos a la SUPRACONSCIENCIA DIVINA, que es el estado natural del alma. Sí, el alma divina es Supraconsciente ya que ve el mundo de las CAUSAS, del ORIGEN de todos los efectos y procesos de la vida. Curiosamente, ser más consciente quiere decir precisamente ser menos inconscientes, con lo cual podemos deducir, que debemos ganar terreno al subconsciente, iluminarlo para que éste forme parte del consciente. Una vez que nuestro pequeño consciente vaya recuperando la capacidad de utilizar esa parte del subconsciente que no podía controlar, es cuando empezamos realmente a ser supraconscientes, mucho más conscientes.
La INTUICIÓN forma parte de la Supraconciencia. La Intuición es el instrumento del Alma. La verdadera Intuición -que todos los Iniciados poseen- es el reconocimiento instantáneo de la verdadera naturaleza de las cosas. La Intuición está justamente por encima del INTELECTO, y su función es de naturaleza divina y natural. Los animales poseen INSTINTO, los hombres poseen INTELECTO, y los Iniciados INTUICIÓN. Son tres aspectos de un mismo patrón, pero bien diferenciados, cada uno pertenece a un reino aunque con una salvedad, el hombre puede desarrollar la capacidad de la Intuición trascendiendo el Intelecto en una misma vida, y convertirse en un Iniciado, cosa que no puede hacer un animal por no estar individualizado.

Podemos hacer una tabla de correspondencias con estos tres aspectos, veamos:

REINO ESTADO NIVEL
Animal Instintivo Subconsciente
Human Intelectual Consciente
Espiritual Intuitivo Supraconsciente

Muchos filósofos, psicólogos y psicoanalistas han estudiado el problema de los diferentes niveles de la consciencia. Lo que han dicho es muy interesante, pero, a menudo, muy difícil de relacionar con la experiencia de la vida cotidiana. Por ello daremos un ejemplo sencillo que nos permitirá comprenderlo fácilmente:
“Imaginad que en una caída habéis recibido un golpe violento en la cabeza y os habéis desmayado: estáis sumidos en la INCONSCIENCIA. Tratan de reanimaros y empezáis a moveros ligeramente, sin abrir aún los ojos: estáis en el estado de SUBCONSCIENCIA. Después de algunos segundos, abrís los ojos y os dais cuenta de que estáis tumbados en el suelo, rodeados de gente, pero sin saber todavía lo que ha sucedido: es el estado de CONSCIENCIA. Después volvéis en sí completamente; sentís el dolor, comprendéis lo que os ha sucedido y cómo os ha sucedido: es el estado de consciencia de sí mismo. Finalmente os encontráis totalmente restablecidos, felices, reconociendo a vuestros familiares, amigos, etc... Comprendiendo que hubiera podido ser peor y dando gracias al Cielo por habernos protegido: es el estado de SUPRACONSCIENCIA. Como vemos todo resulta claro”.

-

¿QUIERES SALIR AQUI? , ENLAZAME