-

*

www

.

-

jueves, 20 de marzo de 2008

LECCIONES 3ª -- EL GRAN LIBRO DE LA BRUJERIA , HINDUISMO Y OCULTISMO

PENSAMIENTOS Y MEDITACIONES DE LA NUEVA ERA



Capítulo. XI.


LA CIENCIA DE LA MEDITACIÓN

“La Construcción del Antakarana”


El amplio interés que el tema de la MEDITACIÓN ha despertado en la actualidad, evidencia UNA NECESIDAD MUNDIAL que exige clara comprensión. Cuando descubrimos una tendencia popular hacia cualquier dirección UNILATERAL constante, podemos con certeza deducir que de ello surgirá algo que la raza necesita en su marcha hacia delante. Lamentablemente la MEDITACIÓN es considerada por quienes la definen superficialmente como un "modo de orar". Sin embargo, se puede demostrar que en la correcta comprensión del proceso de la MEDITACIÓN, y en su acertada adaptación a las necesidades de nuestra civilización moderna, se encontrará la solución de nuestras dificultades PEDAGÓGICAS y el método por el cual será posible llegar a la comprobación de la existencia del ALMA.
En general la MEDITACIÓN es un hábito poco frecuente en el hombre. De vez en cuando, cuando se encuentra en dificultades y tiene problemas que resolver, o cuando sufre, entonces, por lo general, el hombre se CONCENTRA y REFLEXIONA porque necesita encontrar una solución. Pero a esto todavía no se le puede llamar MEDITACIÓN; se trata tan sólo de una reacción instintiva natural frente al peligro o a la desgracia. Sí, en estos momentos, instintivamente, el hombre, que necesita de un refugio, se recoge en sí mismo, e incluso puede ser que empiece a REZAR, dirigiéndose a un Ser al que había descuidado, porque hasta entonces todo marchaba bien. Así pues, ahora se vuelve hacia este SER, le busca, porque recuerda que, cuando era niño, sus padres le habían dicho que era TODOPODEROSO, OMNISCIENTE y AMOROSO; se dirige a ÉL para pedirle ayuda y socorro con la mayor humildad, con un sentimiento poderosísimo. Sí, pero para eso tienen que darse circunstancias excepcionales: un peligro, una guerra, una enfermedad, la muerte... En la vida corriente, cuando están tranquilos y dichosos, los hombres no tienen ningunas ganas de REZAR o de MEDITAR, y no consideran en absoluto este ejercicio como necesario e indispensable; ni siquiera ven su utilidad. Cuando todo va bien piensan que no tienen por qué perder el tiempo en las regiones vagas y nebulosas de la MEDITACIÓN. Pero cuando sobrevienen las desgracias, cuando arrecian las grandes dificultades, cuando se dan cuanta de que nada de lo que es concreto y material puede ayudarles, entonces buscan internamente un apoyo, un socorro, una protección en las REGIONES CELESTIALES: Eso está bien, pero hubieran encontrado más fácilmente este apoyo si no hubiesen esperado el advenimiento de circunstancias excepcionales para recurrir al CIELO, si hubiesen aprendido a hacer de la MEDITACIÓN una práctica cotidiana.
Naturalmente, no hay que hacerse muchas ilusiones, porque es muy difícil meditar. Mientras estemos comprometidos en ocupaciones prosaicas o sumergidos en las pasiones, no podemos meditar. HAY QUE TRATAR DE LIBERARSE INTERIORMENTE PARA PODER PROYECTAR EL PENSAMIENTO HASTA LO ETERNO. Hay algunos individuos que meditan durante años, pero perdían el tiempo o incluso se desequilibraban, porque NO SABÍAN, o no querían saber, que para MEDITAR hay que cumplir ciertos requisitos. Mientras no seamos libres interiormente, no podemos meditar. Pero, ¡cuántos especulan, roban, beben, o se acuestan con cualquiera, y después... ((MEDITAN)) !No!, así no es posible meditar, porque estas personas retienen el pensamiento en las Regiones Inferiores, y la naturaleza de estas actividades no lo permiten. Sabemos que la MEDITACIÓN se está poniendo de moda, pero esto es un dato que a veces puede ser preocupante, porque únicamente vemos a uno cuantos pobres desgraciados que se están aventurando en un terreno que no conocen. ¿Cómo queremos MEDITAR si no tenemos un IDEAL ELEVADO que nos libere de nuestros caprichos, desenfrenos, veleidades, deseos, y nos conduzca hasta el Cielo? No podemos MEDITAR si no hemos vencido ciertas debilidades, si no hemos comprendido determinadas VERDADES; y no sólo no podemos, sino que aún es peligroso intentarlo.
Algunos cierran los ojos o adoptan determinadas posturas, pero, ¿qué suceden interiormente? ¿Dónde están? Sólo Dios lo sabe. Si entramos en su cabeza para ver lo que pasa, veremos que los pobres ¡están durmiendo! En eso consiste la meditación profunda... Por lo demás, actualmente, ¡se han llegado a realizar demostraciones públicas de meditación! Eso es ridículo. ¿Qué meditación puede realizarse ante un público? En realidad, sí es posible hacerlo; pero hay que estar muy avanzado, muy liberado para ser capaz de meditar en cualquier lugar y en cualquier momento, puesto que el ESPÍRITU está continuamente conectado con el Mundo Divino. Pero tener ese AMOR para con el Mundo Divino presupone una evolución excepcional, y éste no es el caso de los que hacen estas demostraciones de meditación. La MEDITACIÓN no es un ejercicio tan sencillo como se imagina la gente, hay que estar muy avanzado para meditar y, sobre todo, hay que tener un AMOR formidable para con el Mundo Divino. De ser así, sin que nos tengamos que esforzar, nuestro pensamiento ya está CONCENTRADO, y aunque no queramos, MEDITAMOS; nuestro pensamiento está tan liberado que puede hacer su trabajo independientemente de nosotros.
Algunos dicen: "Desde hace años trato de meditar, pero mi cerebro se bloquea y no consigo nada." ¿Por qué? Porque no han comprendido que cada momento de su vida no está aislado, sino que está conectado con todos los momentos que le preceden, con lo que se llama el pasado. No han comprendido que su pasado les entorpece, les estorba, y como quieren meditar a pesar de todo, FUERZAN SU CEREBRO, y entonces éste se BLOQUEA. No hay nada que hacer... No se les ha ocurrido decirse: "Quiero meditar, así que debo preparar mi cerebro y mi organismo; debo ponerlo todo a punto para tener la posibilidad de trabajar correctamente." Supongamos que hayamos discutido con alguien. A la mañana siguiente, cuando queremos MEDITAR, este recuerdo nos persigue, y no dejamos de pensar: "¡Ah! Me ha dicho esto o aquello... si le encuentro, ¡va a pasar un mal rato!" Y éste es el tema alrededor del cual va a girar la meditación. ¡Un barullo un caos!. En vez de elevarse hasta las Regiones Divinas, cada cual remueve todo lo que ha vivido en el pasado, y éste pasa una y otra vez... un verdadero cortijo de rostros y de acontecimientos que se van presentando, con lo cual resulta imposible salirse del atolladero. La misma historia se repite durante años, y así, evidentemente, no se obtienen resultados positivos. El hombre puede llegar a ser todopoderoso, pero únicamente si sabe un cierto número de cosas y, en particular, que cada momento de la existencia está conectado con los que le preceden. Esto es lo que quería decir JESÚS cuando aconsejaba no preocuparse por el mañana. Sí, porque si ordenáis vuestra vida hoy, el mañana os encontrará libres: podréis disponer de vosotros cuando queráis y concentrar vuestro pensamiento en el tema que deseéis, porque lo habréis arreglado todo el día anterior. Mientras que si no habéis arreglado nada, al día siguiente os encontráis con obstáculos, debéis afanaros a diestra y siniestra para remediar las lagunas y los errores del pasado y no sois libres para trabajar en el presente ni para crear el futuro.
Debemos, pues, prepararnos de antemano, y cuando seamos libres en nuestro cuerpo, en nuestros pensamientos y en nuestros sentimientos, cuando hayamos escapado, por fin, de esta prisión que es la vida cotidiana, empezaremos a elevarnos internamente: Sentiremos que existe una nueva vida, vasta, amplia, profunda; y nos sentiremos tan dilatados, tan extasiados, que nos elevaremos hasta otra Región... Una Región que, en realidad, está DENTRO DE NOSOTROS: sí, esta Vida Divina FLUYE dentro de nosotros. Y entonces, por fin, llegamos a vivir, por un momento, la verdadera vida. Así es como el Mundo Divino empieza a despertarse en nosotros, y luego ya no podemos olvidarlo; tenemos la certeza de que el Alma es una REALIDAD, de que el Mundo Divino existe y de que está poblado por innumerables criaturas. ¿Por qué esta certeza? Porque habremos logrado desencadenar unas fuerzas todavía desconocidas, unas fuerzas mucho más poderosas y benéficas, mientras que antes estábamos atrapados en un engranaje de fuerzas hostiles que nos carcomían hasta aniquilarnos.

“ Esto Es Lo Que Los Iniciados Saben Y Nos Han Enseñado Siempre. La Meditación Es Una Cuestión Psicológica, Filosófica, Espiritual, Un Acto Cósmico De La Mayor Importancia. Y Una Vez Que El Discípulo Ha Paladeado El Sabor De Este Mundo Superior, Su Convicción Se Refuerza Y Siente Que Sus Facultades Empiezan A Obedecerle”.

Diferencia Básica Entre La "Oración" y la "Meditación".

Será útil establecer con claridad la meta definitiva que persigue el hombre culto cuando empieza a practicar la meditación y diferenciar entre la meditación y lo que el cristiano llama plegaria. Es esencial tener una idea clara de estos puntos, si queremos progresar en forma práctica, pues la tarea del investigador es ardua; necesita algo más que un entusiasmo pasajero y un esfuerzo momentáneo, para dominar esta ciencia y aplicar eficazmente su técnica. Vamos a considerar primeramente el último de los dos puntos mencionados y compararemos los métodos de la plegaria y de la meditación. La oración puede describirse, quizás, con los versos de J. Montgomery:

“ Plegaria es el sincero deseo del alma, expresado o inexpresado, el movimiento del fuego oculto, que se estremece en el pecho.”
Expone la idea del deseo y del requerimiento; la fuente del deseo es el corazón. Pero debe tenerse en cuenta que el deseo del corazón puede ser la adquisición de algo que la personalidad ambiciona, o las posesiones trascendentales y celestiales que el alma anhela. Sea lo que fuere, la idea básica es demandar lo que se desea, y así entra el factor anticipación, y también algo se adquiere finalmente, si la fe del peticionante es suficientemente intensa.
La meditación difiere de la oración en que es, ante todo una orientación de la mente, orientación que produce comprensión y reconocimiento, y se convierte en conocimiento formulado. Existe una gran confusión en la mayoría de las personas sobre esta diferencia. Bianco de Siena hablaba realmente de meditación, cuando dijo:

"¿Qué es la oración, sino la elevación de la mente
directamente a Dios?".


Las personas polarizadas en su naturaleza de deseos, siendo predominantemente de tendencia mística, demandan lo que necesitan, se esfuerzan por adquirir en la plegaria virtudes largo tiempo anheladas; ruegan a la Deidad que los escuche y mitigue sus dificultades; interceden por sus seres queridos y quienes los rodean; importunan a los cielos por las posesiones materiales o espirituales, que consideran esenciales para su felicidad. Aspiran y ansían cualidades, circunstancias y factores condicionantes, que simplifiquen sus vidas o los liberen, para alcanzar lo que creen ser la libertad para una mayor utilidad; agonizan orando, para obtener alivio en sus enfermedades y padecimientos, y tratan de que Dios responda a su demanda mediante alguna revelación. Pero este pedir, demandar y esperar, son las principales características de la oración, predominando el deseo e implicando el corazón. La naturaleza emocional y la parte sensoria del hombre busca lo que necesita, y el campo de las necesidades es grande y real; el acercamiento se hace por medio del corazón.
La meditación lleva el trabajo hasta el reino mental; el deseo cede su lugar al trabajo práctico de preparación para el conocimiento divino, de manera que el hombre que inició su larga carrera y experiencias de la vida con el deseo como cualidad básica, y alcanzó el estado de adoración de la Realidad divina tenuemente percibida, pasa ahora del mundo místico al del intelecto, al de la razón y de la eventual comprensión.
El hombre que ha llegado a identificarse con el CORAZÓN de la Divinidad es un Verdadero MÍSTICO, este grado dentro de la evolución del ser humano es un estadio INTERMEDIO. Si desea seguir evolucionando, inevitablemente, ha de convertirse en OCULTISTA o CONOCEDOR y, no solamente identificarse con el Corazón Divino, sino también como lo hace el OCULTISTA con la MENTE DEL CREADOR y participar conscientemente en Su Obra. Sin embargo, hay que decir que nadie puede alcanzar el grado de Ocultista a no ser que haya superado y sintetizado en su interior el estadio del Místico. Los dos se expresan de la siguiente manera:

- EL MÍSTICO está polarizado en su naturaleza Emocional Superior (corazón).
- EL OCULTISTA se polariza en la CABEZA y utiliza el Corazón de la MENTE.
- EL MÍSTICO utiliza la ORACIÓN para su desenvolvimiento, mientras que el OCULTISTA utiliza la MEDITACIÓN CREADORA con el propósito de ser un SERVIDOR eficaz en manos de Dios.
- EL MÍSTICO puede alcanzar cierto grado de INICIACIÓN, pero a no ser que se transmute en OCULTISTA no podrá llegar a ser un MAESTRO DE SABIDURÍA, ya que éste utiliza tanto el corazón como la mente integrada.
LA MEDITACIÓN EN LA “ NUEVA ERA ”

La meditación de la Nueva Era es una flecha que vuela hacia el Cosmos. En el pasado, la meditación era adoración, deseo, aspiración y devoción. En la Nueva Era, será pensamiento, síntesis, alegría, bienaventuranza, trabajo y sacrificio, planteando la cuestión a la luz de nuestra más alta tensión intelectual y extrayendo la respuesta, la solución de nuestras necesidades, de las profundidades de nuestra Alma.
El tema de nuestra meditación no será personal sino global, un tema que pertenezca a toda la humanidad, o incluso a todos los reinos del globo, y cada cuestión personal nuestra será considerada desde el punto de vista de la necesidad global, de la respuesta global. En el pasado, éramos egoístas. Alzábamos muros entre hombre y hombre, entre nación y nación, entre raza y raza. Creábamos contaminación en nuestros mundos físico, emocional y mental. En la Nueva Era estamos obligados a eliminar estos muros y esta contaminación en el sendero de nuestra supervivencia y liberación.
En la historia de la humanidad, sólo ahora sentimos el hecho de que el hombre, los grupos, las naciones no son islas sino células del enorme cuerpo de la humanidad, y que es condición de la humanidad que decida el destino de cada célula. He aquí por qué en la Nueva Era, las almas de la nueva Era meditarán sobre cuestiones universales, sobre problemas universales, para eliminar si es posible la miseria que nos acarreáramos. A veces, la gente piensa que los de la nueva Era son los jóvenes, o los niños del mundo, porque presumen que cada nueva era produce su propia cosecha. Esto no es así. En el pasado, tuvimos gente que estaba 3000 años delante de nosotros en su pensar. Ser de la Nueva Era nada tiene que ver con la edad de una persona sino con la actitud mental y la comprensión. Ser joven no significa que usted pertenezca a la Nueva Era. No es la edad del cuerpo la que decide el tipo, sino la consciencia. Si la conciencia actúa en armonía con el Plan; si su vida en conjunto refleja su conciencia; si usted piensa y actúa en términos de una sola humanidad, de un solo mundo; Si usted siente que no pertenece a sí mismo sino a la humanidad; si usted desarrolla y extiende sus facultades intelectuales y a ello iguala sus cualidades del corazón, su amor y compasión por la vida como un todo; si usted trata de transfigurar su personalidad a través del recto vivir, del recto sentir, del recto pensar y del recto discriminar; si usted ahorra su tiempo, su energía y su dinero para consagrarlos al bienestar de la humanidad; si usted disipa el temor, el odio, los celos y el crimen a través de su propia vida y sus propios pensamientos; si usted construye puentes entre hombre y hombre, entre nación y nación, y piensa en el bien supremo para la humanidad; si usted expande su horizonte hacia el Cosmos, y ahonda su humildad a la luz del Cosmos; si usted está agradecido a la Existencia como un todo, y puede entender a las flores, a los árboles, a los pájaros, a los seres humanos en su amor... entonces usted es un hombre de la Nueva Era, un hijo de la Nueva Era, y está en el Sendero hacia el Cosmos. Usted es una antorcha llameante que conduce a la humanidad de la oscuridad a la luz, de lo irreal a lo real, de la muerte a la inmortalidad, del caos a la belleza.

Existe un llamado, un llamado en pos de más luz, de más amor y de más belleza. Quienes oyen este llamado, y responden, entran en el sendero del esfuerzo, en el sendero del servicio, y en el sendero de la alegría. El sendero de la meditación es el sendero del esfuerzo, del servicio y de la alegría. Este gran llamado es el llamado de nuestra esencia más recóndita. Es un llamado de liberación, de libertad, de remisión. El fuego creador que está dentro de nosotros quiere dominar a sus vehículos, conducirlos hacia la transfiguración, de modo que su gloria brille en el mundo como gran belleza, como gran amor y alegría, y luego extienda su belleza, su amor y alegría hacia toda la humanidad, hacia todo el sistema solar... hacia el Cosmos, a través de una vida de sacrificio y servicio.
Todos los que respondieron a este llamado se convirtieron en fuentes de belleza, amor y alegría. Lo mejor que tenemos en nuestra cultura es el regalo de tales hombres. Ellos se convirtieron en un "sendero por el cual el hombre puede triunfar". Sus visiones supremas están aún vivas en el gran espacio materno como formaciones magnéticas y radiactivas, como grandes ideas, como grandes formas-de-pensamiento. En cualquier tiempo en que el hombre eleve su conciencia a través de la meditación y se sintonice con estas grandes visiones, empieza a impresionar su cerebro, creando grandes bellezas y visiones similares para el gran avance y empeño hacia la perfección. Detrás de este llamado está también la totalidad del Plan de los grandes Iluminados. Quienes están en el Sendero de la evolución cósmica como ardientes pilares de luz, como doradas puertas de la libertad.

Es la Voz del corazón del Sol místico, que llama a Sus chispas dispersas para que vuelvan a Casa ”.

La meditación es una de las ciencias máximas que pueden salvar a nuestro planeta de la destrucción total y convertirlo en una estación de la hermosura a través de la cual el hombre puede tomar contacto con la hermosura del Cosmos. Es la ciencia de la manipulación de la energía, de acuerdo con la Voluntad de la Vida Cósmica. Los pensamientos reales son formulaciones de esta Voluntad, en el hombre, en el planeta, en el sistema solar y más allá. Son de naturaleza eléctrica, y tienen un efecto tremendo sobre los elementos y los reinos de nuestro globo. Sólo a través del USO CORRECTO de las potentes energías de la mente podremos impedir la destrucción total y entrar en la puerta de la Nueva Era.
La meditación, en la Nueva Era, será un trabajo para revelar las leyes de la supervivencia para toda la humanidad, para crear un mundo en el que el hombre florezca hasta su más alta potencialidad. En el pasado, la meditación se efectuaba para la salvación personal, para la satisfacción personal. En la Nueva Era, es para toda la humanidad, para todos los reinos. La meditación en la Nueva Era es pensamiento creador a través de la luz de la intuición y de conformidad con el Plan Divino. En la Nueva Era, la meditación implicará no sólo los esfuerzos místicos de la humanidad, sino que también implicará los campos político, educativo, filosófico, artístico, científico, religioso y económico; creará armonía dentro y entre todos estos campos bajo el ritmo del Plan Divino, de la Voluntad Divina. Así, la meditación será no sólo ganar discriminación, tomar contacto con grandes poderes, tener inspiración y alegría, sino también hacerlos bajar a la vida práctica, transformar nuestra vida en todos los niveles, curando las heridas de la humanidad, construyendo puentes y revelando la unidad, la síntesis detrás de toda creación.

“La Finalidad De La Meditación Es Aniquilar Los Obstáculos
En El Sendero De Esta Expansión, Y Volvernos Más Conscientes De Nuestras Relaciones Cósmicas Y De Nuestro Destino Cósmico”.


La meditación nos introduce en la libertad, y en vez de ser esclavos de nuestros puntos de vista y deseos egocéntricos, nos convertimos en parte o incluso en uno solo con el punto de vista cósmico. Así ayudamos a poner fin a la miseria de todas las civilizaciones anteriores, civilizaciones que brotaron de las lágrimas, del sufrimiento, del dolor y de la sangre humanos.
La meditación es un proceso de florecimiento interior, un proceso de carga de nuestros vehículos con energía espiritual. Esta energía regenera nuestro cuerpo, limpia el vehículo emocional, y purifica nuestra mente, y como resultado nuestro cuerpo físico aparece más joven y se vuelve radiactivo, nuestro corazón entra en la paz, y nuestra mente se agudiza y vuelve más inclusiva. Es un hecho que las emociones negativas desgastan nuestro cuerpo y que las preocupaciones, el pensamiento separativo y egoísta nublan nuestras mentes. La meditación libera luz sobre estos tres niveles y empezamos a regenerar nuestros vehículos e irradiar vitalidad, paz y serenidad. La meditación nos capacita más en nuestros deberes y trabajos diarios, porque acrecienta nuestro recto juicio, agudiza nuestro poder de observación, aumenta nuestro control sobre el cuerpo, apresura nuestras acciones y las vuelve más precisas.


El Peligro De Las Fórmulas Equivocadas.

Existe por doquier toda una gran variedad de ejercicios, fórmulas y meditaciones que aunque en apariencia prometen favorables beneficios en realidad entorpecen mucho al aspirante en el Sendero, y es por ello y a la gran complejidad del tema, que se ha de saber, reconocer y distinguir entre el grano y la paja (esotéricamente hablando). Lo que puede ser bueno para uno, no precisamente lo es para otro. Hay factores de cultura, de constitución y de grado de evolución que condicionan a la hora de ejercitarse en cualquier práctica. Hace falta, verdaderamente, una CULTURA ESOTÉRICA para que vayamos poco a poco comprendiendo cuales son nuestras principales necesidades. Y en la medida en que vayamos avanzando y, comprendiendo los cuatro pilares básicos de la evolución espiritual, todo lo demás se desenvolverá naturalmente. A continuación vamos a dar algunos CONSEJOS o sugerencias que deberemos tener presentes a la hora de enfrentar algunas prácticas ocultistas. Estos consejos están destinados a algunas fórmulas que no son convenientes y que deberíamos evitar para el correcto desarrollo en el avance espiritual. Algunas de estas fórmulas que deberíamos evitar son:

A- Debemos evitar todos los ejercicios que nos hagan mentalmente pasivos, como podrían ser la MEDIUNIDAD, o el intentar afanosamente dejar la mente vacía o en blanco. De esta manera imprudente de obrar matamos la mente y el hombre ya no puede ser utilizado por su Alma para realizarse. Debemos aprender a controlar la mente e incluso subyugarla pero ordenadamente y de una forma positiva. Se ha de orientar correctamente a la mente, como a un río, pero nunca detenerla.

B- Debemos evitar las prácticas de meditaciones que estimulen directamente los CENTROS o CHAKRAS inferiores, ya que es muy peligroso e incluso anormal. Todo verdadero Ocultista se ocupa de los CENTROS situados desde el cardíaco hacia arriba, y muy especialmente del Chakra Ajna (entrecejo).

C- Cualquier ejercicio que intente despertar algún "poder oculto" también debe ser encarecidamente evitado. Los PODERES latentes del hombre superior son activados plenamente por el Alma cuando el hombre está preparado. Primero busquemos el Reino de Dios y todo lo demás se nos dará por añadidura.
D- Olvidémonos plenamente la idea equivocada de DESPERTAR a la Energía KUNDALINI por nuestra propia voluntad. Esa tremenda FUERZA se actualizará en la medida en que el hombre sea capaz de actuar como transmisor del propósito divino, ya que el verdadero Ocultista nada tiene que ver con Ella, por muy atractiva que ésta se presente para los estudiantes ansiosos de experimentar

E- Evitemos trabajar con la MAGIA INFERIOR, como pueden ser Invocaciones o llamamientos a entidades de escasa evolución como los ELEMENTALES de la NATURALEZA. (El Mago Blanco se ocupa de Entidades que se encuentran precisamente en un Escalón más elevado que estos ELEMENTALES, como son los "DEVAS o ÁNGELES).

F- Debemos evitar todas aquellas seudo-meditaciones que sólo traten de estimular nuestro cuerpo emocional, por muy placentero que sea. La meditación es una Ciencia de encuentro con el Alma, para que ésta pueda expresarse a través del cerebro físico, y no para quedarnos “embobados” en las nubes de emoción suprema.

El Poder Del Pensamiento

En su Libro "LA CIENCIA DE LA MEDITACIÓN", H. Saraydarian en la introducción, nos expone un ejemplo de su propia historia personal al mostrarnos un maravilloso acontecimiento que tuvo lugar en su juventud, y que expresa magistralmente de lo que es capaz el poder del pensamiento. Él describe lo siguiente:

“... Recuerdo que siendo yo niño, mi padre me llevó a una cueva que se extendía bajo tierra cerca de una milla. Mi padre blandía una gran antorcha y yo le seguía con cuidado, al tiempo que miraba las grandes sombras en las paredes y escuchaba los ecos de nuestras palabras.
Al final, nos detuvimos junto a algunas rocas. Mi padre me mostró una con forma de lengua, de unos dos pies de espesor, que se proyectaba desde una capa horizontal de la roca, en la caverna. También me mostró en lo alto una roca que parecía un dedo, de la que caían gotas rítmicamente. Después que vi estas rocas, me dijo: "Tengo una pregunta para ti. Viste la gota que cae del techo, ¿pero viste de dónde venía?" Me miró, y sostuvo en alto la antorcha para verme mejor. Advertí que las gotas estaban cayendo sobre la roca y la atravesaban. Era curioso porque la roca era muy gruesa. Me arrastré bajo la roca para ver qué sucedía. Vi que tenía una perforación de una pulgada de diámetro y que las gotas atravesaban directamente un orificio que parecía un tubo y caían en el piso. -¿Sabes cómo ocurrió? No. -¡ Piensa! -Las gotas percutieron la roca durante siglos y la perforaron. ¡Sí! Te traje para que vieras este hecho y aprendieras una lección. Un pensamiento concentrado en cualquier dirección, si es continuo puede hacer cosas que parecen imposibles.
Cuando acabábamos de salir de la cueva, mi padre me miró de nuevo en los ojos y me dijo: -El poder del pensamiento y el secreto de cómo pensar, éstas son las llaves para todas las cerraduras. No lo olvides. Lo más débil es una gota, pero puede perforar una roca. Entonces saltó sobre su caballo y me alzó frente a él. Estábamos atravesando las altas montañas hacía la sinfonía del ocaso”.

El verdadero DISCÍPULO es un ser convencido de que el PENSAMIENTO es una realidad y de que todos los poderes están en el pensamiento. Sabiéndolo, incluso en las circunstancias más desfavorables de la vida en las que los demás se sienten desdichados, engañados, el discípulo puede actuar mediante el PENSAMIENTO; nunca pierde el tiempo y nadie puede limitarle: es libre, y por encima de todo, es un CREADOR de su Destino. Los que no están acostumbrados a trabajar con su MENTE se lamentan continuamente de que les falta algo, de que están oprimidos, atados; siempre encuentran un motivo para sentirse desgraciados y es que no se han dado cuenta de que DIOS ha dado al ser humano todas las POSIBILIDADES, pero sólo en el campo MENTAL: El día en que sepan aprovecharse de todas las circunstancias de la vida para mantenerse en las ALTURAS, gracias al PENSAMIENTO, lo dominarán todo. Ésa es una CLAVE FUNDAMENTAL, y la MEDITACIÓN se encarga de desarrollar armoniosamente dicho potencial.

Que Hace La Meditación

La meditación es el resultado inevitable del proceso de evolución, del impulso hacia la perfección. Un ser humano no puede vivir y crecer sin respirar. La respiración es vida para el cuerpo. La meditación es un género de respiración, y es imposible vivir el Sendero del discipulado y de la iniciación sin la meditación. Cuando el hombre promedio entra en el Sendero siente un gran impulso, un gran ímpetu para meditar; la bellota humana siente en sí las fuerzas de la naturaleza y quiere destruir todas las limitaciones, volverse liberada, y encontrar su camino hacia la luz, el amor y el poder del mundo interior. - Los aspirantes degeneran y mueren espiritualmente sin meditación apropiada, pero florecen e irradian más vida cuando meditan. La meditación es la respuesta a un llamado interior, al llamado del futuro. Algún gran imán libera y evoca en ti la luz oculta y te convoca, una etapa tras otra, hasta que encuentras dentro de ti al primer gran imán, tu Alma.
Se nos dice que el Ángel Solar o “Alma Divina” dentro de nosotros está en meditación continua y que su meditación se dirige dentro de ambos mundos: el mundo objetivo y el mundo subjetivo, o el mundo de la personalidad y el mundo del espíritu. El Alma se empeña en penetrar en los misterios de la Mónada “espíritu” y, entre tanto, de llamar hacia arriba al peregrino que puede haber perdido su Sendero en el laberinto físico, emocional y mental. - Cuando se responde al llamado del Alma, el ser humano en evolución empieza a ponderar, a reflexionar, a aspirar y a meditar. Primero, su meditación es muy corta, pero gradualmente se torna cada vez más larga, hasta que toda la vida se convierta en un modo de meditación.

La Meditación Es El Proceso Del Despertar A La Realidad Del Habitante Interior. Es La Ciencia De Entrar En Contacto Con El Pensador Interior.

Efectos Concretos y Globales De La Meditación:

- A través de la meditación, la mente y su contraparte física, el cerebro, son puestos bajo el control del Hombre Interior. Así, la meditación crea armonía y comunicación en los tres vehículos del hombre. Actúan como una sola unidad, bajo el comando de la inspiración interior.

- La meditación revela la síntesis que yace detrás de la aparente incoherencia de la forma. Una vez que se revela esto, el hombre se convierte en un sanador en todos los niveles de la personalidad. Irradia energía curativa, amor, sabiduría y vida. Esta síntesis se revela cuando las nubes y nieblas de sus hechizos e ilusiones han desaparecido, y se establece una comunicación verdadera entre los vehículos y la fuente de la síntesis. Tal comunicación es el secreto de todas las curas.

- La Meditación Purifica El Espacio. El espacio está lleno de formas-de-pensamientos que vagan entre la luz y la oscuridad, el amor y el odio, la belleza y la fealdad. En nuestra atmósfera no sólo tenemos niebla, bruma, polvo, smog y nubes de varias clases, sino también oscurecedoras acumulaciones proyectadas por cerebros extraviados que envenenan la atmósfera y condicionan las mentes de las personas y de sus relaciones. Estas formas-de-pensamientos, como una epidemia, esparcen su influencia en cualquier tiempo, en cualquier lugar, si encuentran las condiciones apropiadas y los mecanismos apropiados de expresión. Estas formas-de-pensamiento están, en su mayoría, construidas con sustancia mental de bajo nivel y son la fuente de muchas ilusiones.

- La Meditación Conduce Al Servicio. Y una vida de servicio abre los propios centros etéricos y convierte a uno en un hombre de poder, luz y amor. Hay una falsa técnica o medio que se usa para abrir los centros etéricos. Usa géneros especiales de meditación, drogas, ejercicios respiratorios y mantrams que estimulan mecánicamente los centros etéricos. El hombre empieza a tener experiencias inusuales, oye voces, ve Visiones, siente diferentes sensaciones en su cuerpo, etc., pero eventualmente pierde su salud, su cordura y cae en un modo de vida miserable. El mejor método para abrir los centros es una Vida de dedicado servicio, que es el resultado de la meditación. El hombre empieza a servir cuando entra en contacto con su Alma. La meditación es la ciencia a través de la cual el hombre eventualmente entra en contacto con el Señor Interior y se vuelve radiactivo. Esta radiactividad se expresa como servicio. Cuando la vida de servicio continúa y las cualidades del Alma se expresan así, los centros empiezan a abrirse y desarrollarse e inundar el mecanismo con energías poderosas.

- La Meditación Construye Puentes Y Tiende Líneas De Comunicación Entre Varios Puntos. A través de la meditación se empieza a construir una estación transmisora y receptora en la mente superior. Se toma de arriba y se da abajo. Pueden recibirse impresiones de la propia Alma, del propio Maestro, de la Jerarquía, e incluso del "Centro donde se conoce la Voluntad de Dios". Entonces, uno transmite gran amor, gran armonía, gran belleza y comprensión hacia el mundo de los hombres.

LOS PELIGROS DE LA MEDITACIÓN

"Una vida limpia, una mente abierta, un corazón puro, un intelecto ávido, una percepción espiritual sin velos, una hermandad hacia el propio condiscípulo; una presteza para dar y recibir consejo e instrucción... una voluntaria obediencia a los mandatos de la Verdad... un valeroso sufrimiento de la injusticia personal, una valiente declaración de principios, una brava defensa de quienes son injustamente atacados, y un ojo constante sobre el ideal del progreso y la perfección humanas que la ciencia secreta describe; estas son las escaleras doradas por cuyos escalones el estudiante puede ascender al Templo de la Sabiduría Divina." H.P. Blavasky.

1. El Maestro Tibetano, hablando sobre los peligros de la meditación, dice: "La meditación es peligrosa e improvechosa para el hombre que entra en ella sin la base del buen carácter y de la vida limpia. Entonces, la meditación se convierte sólo en un medio para introducir energías que sólo sirven para estimular los aspectos indeseables de su vida, tal como la fertilización de un jardín lleno de hierbas producirá una cosecha estupenda de éstas, y de ese modo destruirá a las flores débiles y minúsculas. La meditación es peligrosa cuando hay un motivo equivocado, como un deseo de crecimiento personal y de poderes espirituales, pues produce, bajo estas condiciones, sólo un fortalecimiento de las sombras en el valle de la ilusión y aporta el pleno crecimiento de la serpiente del orgullo, que acecha en el valle del deseo egoísta. La meditación es peligrosa donde falta el deseo de servir. El servicio es otra palabra a utilizar por la fuerza del alma para bien del grupo. Donde falta este impulso, la energía puede derramarse dentro de los cuerpos, pero a falta de uso y al no hallar salida, tenderá a sobreestimular a los centros, y producirá condiciones desastrosas al neófito. La asimilación y la eliminación son leyes de la vida del alma al igual que de la vida física, y cuando esta ley simple se descuida sobrevienen consecuencias graves tan inevitablemente como en el cuerpo físico."

2. Los peligros del astralismo. Este es el peligro en que caen muchos aspirantes bienintencionados. Debido a falta de alineación y a bajos desarrollos psíquicos pasados, el aspirante, en el tiempo de la meditación, se desliza dentro del mundo astral y a través de sus sentidos astrales oye, toca, ve, gusta y huele en el mundo astral, según su inclinación. El mundo astral es una esfera de fuerzas que actúan y construyen formas sobre los "prototipos" de los deseos. El alcance de los deseos nuestros y del mundo es ilimitado. Pueden mezclarse con sombras positivas y negativas, egoístas y desinteresadas, con amor y odio, con belleza y fealdad, con miedo y valentía. El mundo astral es un mundo turbulento de movimiento, color, forma, gusto y olor, y quienquiera caiga en esa esfera de fuerzas y formas ilusorias y no se libre de aquélla, pierde su cordura y salud. En los misterios egipcios, el mundo astral era simbolizado por un río oscuro, y el alma del difunto era protegida en una barca y dirigida al otro mundo, sin permitirle caer en las ilusiones del mundo astral. El mismo misterio se repite en la historia de Ulises y en El Libro Tibetano de los Muertos, e incluso en el libro décimo de La República, de Platón.
El plano astral no es un principio; es creado por nuestros deseos y hechizos. Cuando nuestros hechizos y deseos astrales desaparecen, no poseemos más cuerpos astrales y no somos influidos por el mundo astral. Cuando el cuerpo astral se purifica de todos los hechizos, se convierte en una extensión del plano Búdico y sirve como un vehículo puro de sensibilidad. Ningún hombre puede trabajar en cualquier plano sutil si en su consciencia física no desarrolló su consciencia hasta un grado que conscientemente pueda hacer funcionar en ese plano mientras está en la encarnación física. El Maestro Tibetano dice: "Cuando la mente se desarrolla indebidamente y cesa de unirse a lo superior y a lo inferior, forma una esfera propia. Este es el máximo desastre que puede alcanzar una unidad humana”.

3. El peligro de dejar la Mente en Blanco. La meta de la meditación no es crear una mente dormida sino crear una mente purificada, extremadamente bien organizada, sensitiva y bien entrenada de modo que un hombre pueda usarla como un faro y como un transmisor de impresiones superiores al mundo de los hombres. La mente no deberá ser puesta en inactividad o en blanco. Esto lleva a una inhibición de las ondas o formas del pensamiento que circulan en la atmósfera mental. Se congelan, por así decirlo, y se corta del cerebro el fluido circulante de energía vital. Esto causa gran fatiga, que se expresa en debilitamiento de la memoria y de una vida creadora. La mente no se controla a través de la inhibición sino mediante la transmutación y la transformación. A través de la meditación correcta, el contenido de la atmósfera mental se sublima y atraviesa un proceso en fusión en el que las viejas formas cambian en sustancia energética que se usará para construir formas más avanzadas que sirven a ideas mayores, pensamientos mayores y metas mayores.
Aquietar la mente en la meditación no significa tirar de las riendas del caballo (las actividades mentales), y hacerlas quedarse quietas. Por el contrario, aquietar la mente significa elevar su vibración tan alto que ninguna corriente de pensamiento inferior o impresiones emocionales y físicas la alcance; pero sólo las ideas, impresiones y formas-de-pensamientos de orden altísimo son registradas por ella, debido a su extrema polarización hacia los mundos superiores.

4. Los peligros del bajo psiquismo. Algunas personas usan la meditación para desarrollar poderes psíquicos. Este es uno de los máximos peligros. Los verdaderos poderes psíquicos son el resultado natural de la iluminación, de la expansión de consciencia, de mayor conocimiento, y de una vida de servicio dedicado.
Los maestros ocultistas nos aconsejan no jugar con los centros etéricos usando ejercicios respiratorios, entonando mantrams, o concentrándonos en el fuego de Kundalini para elevarla por la columna vertebral al intentar desarrollar poderes psíquicos. Hay dos clases de psiquismo, el inferior y el superior. El psiquismo inferior es el resultado de un alma humana en desarrollo que está llena de maya, de hechizo y de ilusión. ¡No es una señal de espiritualidad!. El psiquismo inferior entra en la existencia usualmente cuando el alma humana en evolución se expresa a través de la parte inferior del centro del plexo solar, que está conectada inmediatamente con el mundo astral.
El psiquismo superior es el poder del Ángel Solar. La meta del alma humana es desarrollarse hasta un grado tal que se funda con el Ángel Solar a través de un matrimonio místico. Los pasos que conducen a este matrimonio comprenden la ciencia de la meditación. Antes que el alma pueda comprender y recordar, deberá unirse con el Orador Silencioso, "tal como la forma a la que se amolda la arcilla primero se une con la mente del alfarero". Cuando procede la fusión del alma humana con la luz interior, el psiquismo inferior desaparece y empieza el psiquismo superior.

LA MEDITACIÓN EN GRUPO

La meditación individual deberá conducir eventualmente a la meditación en grupo. El grupo deberá estar compuesto sólo por aquellos que realmente se esforzaron en realizar la meditación individual y que tuvieron un buen éxito real. La meditación en grupo es un proceso de formación de un canal unido para recibir luz, amor y poder, y para irradiarlo hacia todos los niveles en los que se hallan los miembros del grupo. La meditación en grupo y el servicio en grupo son como una sinfonía; es el resultado más fino de muchos instrumentos, puestos a tono y armonizados entre sí en la conciencia de grupo. En la meditación en grupo, el fuego del corazón palpita, irradia y abraza los corazones de los miembros del grupo, y crea un centro subjetivo del corazón que es un centro real de amor verdadero. El amor verdadero, un amor que realmente emana del centro del corazón del grupo, se experimenta sólo en la meditación en grupo y en el servicio en grupo.
La meditación en grupo acrecienta tremendamente nuestra luz individual y nuestro poder de voluntad. Uno puede alcanzar algún grado de iluminación a través de la meditación individual, pero es imposible invocar el amor verdadero y la energía de la voluntad sin la meditación en grupo y el servicio en grupo. Las energías superiores podrán tocarse, liberarse y compartirse seguramente, y usarse constructivamente en la formación en grupo. La meditación en grupo puede ajustar y reparar muchos mecanismos individuales que estaban deformados o dañados. La máxima protección en el Sendero es el aura de grupo, la radiación de grupo. Y este aura y esta radiación son creadas solamente a través de la meditación en grupo y el servicio en grupo. Los pequeños son atrapados en un gran poder de aspiración. Su fe y visión se fortalecen. Su voluntad de servir se ahonda y su sentido de la realidad se aclara a través de la meditación unificada en grupo. En la meditación en grupo se degusta el sentido de unidad, se experimenta el sentido de hermandad. La meditación en grupo crea un pozo de energía, amor y luz, y los miembros del grupo podrán sacar de aquél su propia necesidad en cualquier condición, en cualquier tiempo.
La meditación en grupo nos ayuda también a controlar y corregir nuestros motivos de meditación. La mayoría de nosotros realiza la meditación para nuestro propio progreso, para nuestra propia liberación, para el aumento de nuestra propia luz, amor y poder, en principio no está mal, pero hay que subir en la espiral de la evolución. - La meditación en grupo elimina esta actitud egoísta de nuestras mentes, y vemos lentamente que hay sólo una meta para la meditación: servir a la humanidad en la luz de la Jerarquía Espiritual y cargarse con el poder de la voluntad divina
NOTA: “En la actual era de Acuario ciertamente urge si cabe, la formación de grupos de MEDITACIÓN GRUPAL DE SERVICIO, es realmente importante y necesario. Es, posiblemente, el mejor Trabajo de REDENCIÓN MUNDIAL, y a la vez, la forma de evolución personal más rápida conocida.” Sencilla en su apariencia, pero profundamente eficaz....

La MEDITACIÓN es un estado en el que el esfuerzo desaparece y queda sólo la EXISTENCIA, la experimentación continua de la EXISTENCIA DEL SER.




Capítulo. XII.



EL PODER DEL VERBO

“Los Mantrams”

((“...En El Principio Era El “Verbo”, Y El Verbo Era Con Dios, Y El Verbo Era Dios, y sin él nada de lo que existe pudiera haberse hecho...”)) Evang. S.Juan


En principio debemos recordar que todo movimiento es coesencial al SONIDO. Donde quiera que exista el movimiento, existe el SONIDO. Si bien el oído humano sólo logra percibir un limitado número de vibraciones sonoras, por encima y por debajo de estas vibraciones existen otras ondas que no se alcanzan a percibir. Todos los átomos, al girar alrededor de sus centros nucleares producen ciertos sonidos, imperceptibles para el hombre, e incluso el FUEGO, el AIRE, el AGUA, y la TIERRA tienen sus notas sonoras particulares. Llegamos pues a la conclusión de que todo lo existente, ya sea una flor, una montaña o un río, tienen una nota peculiar que los caracteriza, y el conjunto de todos los sonidos que se producen en el Globo planetario viene a dar UNA NOTA DE SÍNTESIS en el coro del espacio infinito. Cada mundo tiene su NOTA CLAVE y el conjunto de todas las Notas Claves del Infinito forman la llamada por PITAGORAS "MÚSICA DE LAS ESFERAS".
El silencio es la fuente del sonido. El sonido surge del silencio. El silencio es eterno y permanente. El sonido es intermitente y temporal. El sonido surge del éter, que es un aspecto del Akasha. El sonido es la característica del Akasha. El Akasha es otro nombre que se da para referirnos al memorándum o marco naciente del sonido, del que surge el sonido. El sonido creado mediante el Akasha conduce a la revitalización de los cuatro elementos en el marco del quinto, que es el Akasha. La Creación es el resultado de los fenómenos del sonido. Los sonidos, al ser pronunciados rítmicamente, generan energía por medio de la reestructuración del entorno existente. El ser humano se da cuenta de que la música es un servicio que produce alegría. La música no es sino una composición Rítmica de sonidos. El sonido puede crear. El sonido puede construir y puede también destruir. Los Atlantes sabían cómo utilizar el sonido para mover bloques de piedra e incluso montículos. El sonido generado por el éter produce vibraciones en la luz, creando así los colores. El sonido y el color juntos crean las formas. De este modo el sonido es el responsable del color y de la forma. De ahí la importancia que tiene y la necesidad que tenemos de practicarlo de la manera adecuada.
El uso adecuado del sonido exige un uso correcto de la palabra. A menos que la palabra sea bien entendida y bien empleada, la práctica del sonido no puede tan siquiera ser apreciada. La palabra representa el detalle del sonido. El lenguaje contiene grupos de frases. La frase contiene grupos de palabras. La palabra está formada por grupos de sílabas. Las sílabas están formadas por letras que representan el sonido. Las sílabas a su vez están compuestas de consonantes y vocales. Las vocales son la vida del sonido y las consonantes son los vehículos de estos sonidos de vida. Así es como ha de conocerse primero la relación entre la palabra y el sonido. Cada vez que hablamos usamos muchos sonidos. ¿Es necesario utilizar tantos sonidos?, ¿Es absolutamente necesario hablar, a menos que no sea algo esencial?. Los sonidos en forma de sonidos-semilla son muy poderosos cuando se comprende bien su trascendencia. Nosotros, cuando hablamos utilizamos los sonidos indistintamente, porque no conocemos su sistema de valor. Es como un salvaje que utiliza el papel moneda como papel higiénico. Para quienes conocen el papel moneda, éste es un símbolo de poder adquisitivo, pero para quienes no lo saben es como cualquier otro trozo de papel. Esa es la diferencia entre el que conoce el sonido y la palabra y el ignorante.

Como pequeña introducción diremos que un MANTRAM es una energía mística dentro de una estructura de sonido. Todo mantram encierra en sus vibraciones un determinado poder. Por medio de la concentración y repetición se libera su energía y ésta toma forma. Cada Mantram está construido a partir de una combinación de sonidos derivados de las letras del alfabeto sánscrito o "Lengua de los Dioses".


La Importancia Esotérica De La Pureza De Palabra

Toda idea que tenemos en la mente tiene su contraparte en una palabra; “la palabra y el pensamiento son inseparables”. La parte externa de una y misma cosa es lo que llamamos palabra, y la parte interna es lo que llamamos pensamiento. Ningún hombre por medio del análisis puede separar el pensamiento de la palabra.
Desde que el hombre existe han existido palabras y lenguaje. ¿Cuál es la conexión entre la idea y la palabra?. Aunque vemos que siempre debe haber una palabra con un pensamiento, no es necesario que el mismo pensamiento requiera la misma palabra. El pensamiento puede ser el mismo en veinte diferentes países, sin embargo, el lenguaje de ellos es diferente. El habla es la facilidad para expresar las opiniones y los pensamientos propios. Es un medio valioso que se le ha dado sólo a los seres humanos. Por eso uno tiene que aprender a usarlo apropiadamente.
El propósito del lenguaje es revestir el pensamiento y ponerlo a disposición de los demás. Cuando hablamos, evocamos un pensamiento y le damos vida, haciendo audible lo que está oculto dentro de nosotros. El lenguaje revela, y el correcto lenguaje puede crear una forma que encierra un propósito benéfico, así como el lenguaje incorrecto puede crear una forma que tenga un objetivo maligno. Sin darnos cuenta, hablamos incesantemente día tras día; empleamos palabras; multiplicamos sonidos, y nos rodeamos de mundos, de formas creadas por nosotros mismos. Por lo tanto es esencial pensar antes de hablar, y recordar el precepto “Antes de hablar, se debe adquirir conocimiento”.

La Responsabilidad En La “PALABRA”

Durante estos Temas hemos estudiado la pureza en el plano físico, en el plano astral y en el plano mental. Ahora quisiéramos hablaros de la pureza en la palabra, pero primero contaremos una historia sobre el profeta Mahoma:

“.......Mahoma era muy sabio. Pero no estaba como Jesús dispuesto a poner la mejilla derecha si le golpeaban en la mejilla izquierda; más bien se parecía a Moisés, sacaba la espada con facilidad. Cuentan que un día se acercó un hombre a Mahoma y le dijo: «Soy muy desgraciado, no sé cómo reparar la falta que he cometido contra uno de mis amigos. Le he acusado injustamente, le he calumniado, y ahora no sé cómo reparar el mal que he hecho». Mahoma le escuchó atentamente y le respondió: «Esto es lo que debes hacer: ve, coloca una pluma delante de todas las casas de la ciudad y vuelve a verme mañana». El hombre hizo lo que Mahoma le había dicho; colocó una pluma delante de cada una de las casas de la ciudad y al día siguiente volvió a verle de nuevo. «Está bien, dijo Mahoma, ve ahora a buscar las plumas y tráelas aquí». Unas horas después volvió el hombre «¡Ni una pluma¡» No he encontrado ni una sola pluma. Entonces Mahoma dijo: «Lo mismo sucede con las palabras: una vez dichas, ya no pueden ser recuperadas; se fueron volando». Y el hombre se fue muy triste”...

Nos gustaría ahora prolongar esta conversación. Supongamos que viene alguien a vernos para preguntarnos cómo puede reparar unas acusaciones, unas murmuraciones o unos insultos. Le podríamos contar la misma historia, pero le añadiríamos algo muy importante. Le diríamos: «Tienes que hablar de nuevo de esta persona, pero para decir todo lo contrario, es decir, hablarás de sus cualidades, de sus virtudes, de sus buenas intenciones. Como siempre hay algo bueno en cada criatura, lo buscarás y lo encontrarás. Y de esta forma, ¿repararé mi falta? No, esto no es posible porque las palabras pronunciadas ya han provocado destrozos en las regiones invisibles, y hasta en las visibles, pero así crearás algo diferente que contrarrestará un poco tus anteriores palabras. Y cuando llegue el momento en que el karma te obligue a pagar muy poco tiempo después, llegarán también las consecuencias de las buenas palabras que pronunciaste, y recibirás consuelo».

¿Que es una palabra? Es un cohete que recorre los mundos, que desencadena fuerzas, que excita a ciertas entidades, y que provoca efectos irreparables. Sí, en realidad, los efectos son irreparables. Evidentemente si pudiésemos ponerles remedio de inmediato antes de que produjesen consecuencias, no se producirían daños, pero cuanto más tiempo pasa, más destrozos producen estas palabras. «Si, pero ya reparé puesto que dije todo lo contrario. Por estas buenas palabras serás recompensado, pero por las malas palabras deberás pagar, es decir, serás castigado.» Y esto, muchos de nosotros no lo sabemos. Creemos que todo se puede reparar. No, mis queridos hermanos y hermanas, porque el bien y el mal que hacemos se dirige a dos regiones diferentes, a dos estratos diferentes. Las capas se superponen y no pueden recuperar las palabras que han sido lanzadas porque se encuentran ya en otras capas terrestres o supraterrestres. El tiempo es, pues, un factor formidable. Suponed que hayáis dado la orden de cortar la cabeza de alguien y que los que deben ejecutar vuestras órdenes ya se han puesto en camino... ¿Qué podemos hacer para reparar cuando ya ha caído la cabeza? ¿Acaso la pegaremos de nuevo? Una vez dada una orden, ¿qué puede hacerse? Dar una contraorden, es decir, enviar a otros mensajeros, a otros servidores para que impidan la ejecución. Pero si ha transcurrido demasiado tiempo ya no podéis reparar. Por eso dijo Jesús: «Antes de que el sol se ponga, ve a reconciliarte con tus hermanos». Esto significa que se debe reparar inmediatamente el mal que se ha hecho a los demás. Pero el sol que se pone simboliza también el final de la vida, la muerte. No hay que esperar, pues, a estar en el otro mundo para pensar en reparar los crímenes o las transgresiones que se han cometido porque la justicia, es decir, el karma, entra en acción y se tiene que pagar hasta el último céntimo. La mayoría de los humanos no saben cómo actúa la ley del karma: dejan hervir sus sentimientos, dicen cualquier cosa, pero un buen día el karma llama a su puerta y dice: «¡Venga! ¡Ahora, a pagar!» Hay que reparar, pues, de inmediato, sin esperar el día siguiente, porque la palabra se va volando; se trata de una fuerza, de un poder, de un poder que recorre el espacio y actúa.
Debemos saber, no obstante que existe un poder más activo aún que la palabra: el pensamiento; y si nos ponemos a trabajar inmediatamente con el pensamiento, podemos paliar nuestras palabras. Es difícil, desde luego, porque el pensamiento y la palabra pertenecen a dos regiones diferentes. La palabra pertenece al plano físico, es una vibración, un desplazamiento, de aire; mientras que el pensamiento pertenece ya al plano etérico. Pero si queremos poner remedio a las consecuencias de nuestras palabras, podemos concentrarnos y pedir a los servidores del mundo invisible que impidan que el mal se produzca. De esta manera no repararemos totalmente pero evitaremos lo peor. Debemos ser muy rápidos y nuestro pensamiento debe ser muy intenso, de lo contrario la orden de ejecución será decapitada (simbólicamente hablando).
Algunos se imaginan que basta con excusarse por el mal que han hecho. No, hay que reparar los daños; sólo así nos liberamos. Decir: «Lo siento mucho, perdóneme...», no es suficiente. Cuando nos hacen un regalo, damos las gracias; pero la palabra gracias no equivale a lo que habéis recibido. De igual forma la palabra perdón no puede reparar el mal que hayamos hecho. Si hemos incendiado la casa de alguien, no basta con que vayamos a excusarnos; debemos construirle una nueva casa; sólo entonces seremos perdonados. Diremos: «Pero, ¿y si la persona que he perjudicado me perdona? No, el asunto no se arregla tan fácilmente, porque la ley y la persona no son la misma cosa; la ley no nos perdona sino que nos persigue hasta que hayamos reparado, (la ley del Karma es una medicina que nos despierta en nuestros errores para perfeccionarnos). Evidentemente el que perdona da pruebas de nobleza, de generosidad, y se desprende, se libera de los tormentos que le mantenían en las regiones inferiores. Mientras que el que no perdona sufre, permanece fijo en la imagen de la persona que le ha hecho daño, piensa continuamente en ella, está maniatado, no avanza. Si Jesús dijo que hay que perdonar a los enemigos, fue para que el hombre se liberase de los pensamientos negativos y de los rencores que le consumen. Sí, se trata de una ley extraordinaria. Pero cuando perdonamos a alguien, no por eso queda el asunto totalmente zanjado. El perdón libera al que fue maltratado, perjudicado o calumniado, pero no libera al que cometió la falta. Para liberarse el culpable debe reparar.
Diremos: «Pero, ¿qué relación existe entre la palabra y la pureza?» Las palabras que vienen del alma y del espíritu están inspiradas por todo lo más desinteresado y bello que hay. Son de una gran pureza, puesto que despiertan algo divino en el hombre y no lo destruyen jamás. Con la palabra podemos limpiar, lavar y purificar a los seres. Como un torrente, como un río que fluye, la palabra puede lavarlo y purificarlo todo. Pero si cambiamos la naturaleza de la palabra, podemos ensuciarlo todo. Hay, por tanto, que meditar a menudo sobre este tema y buscar aquellas palabras con las que se pueda limpiar y purificar el corazón de los humanos. Sí, ¿cómo se puede purificar a los que tienen apetitos y deseos groseros? La palabra es capaz de hacerlo, pero tiene que venir de muy arriba. Pero los hombres nunca han pensado que la palabra puede ensuciar o purificar a los seres, y aunque alguien se lo diga, no lo creerán.
La pureza de la mirada, de la palabra, del gesto, de los sentimientos, del pensamiento, de la intención, hacen que el hombre sea casi una divinidad. Sólo que para este trabajo gigantesco no hay muchos candidatos, porque la gente no se da cuenta de su importancia. Únicamente los Iniciados buscan verdaderamente la pureza, porque saben que si no la buscan, si no la viven intensamente, no llegarán a nada. No es la opinión pública la que cuenta para ellos. Un Iniciado quiere ser puro ante el Cielo; para eso trabaja día y noche y no le importa la opinión que los demás tengan de él. ¿Qué puede hacer la opinión pública? Si un hombre es impuro, aunque ésta lo crea puro, no puede purificarlo; y si es puro, aunque le calumnie, no puede ensuciarle.

Un relato curioso:

“ Un día Ramakrisna estaba en casa de un amigo, haciendo lo que más le gustaba hacer: hablar de Dios. Entre el grupo que le escuchaba había un hombre muy educado que se consideraba un intelectual; Mientras escuchaba a aquel flaco hombrecito que no poseía ninguna educación académica y que ni siquiera sabía leer, su ego (refiriéndome al orgullo de la naturaleza inferior), empezó a hincharse. Creía que su educación moderna le había ¡liberado! De las antiguas tradiciones religiosas de la India que mantenían encadenado al pueblo con dogmas y rituales. Para demostrar su refinamiento, empezó a conversar con Ramakrisna de un modo que -pensaba- demostraría sus propios conocimientos y la ignorancia del santo.
Cuando Ramakrisna empezó a hablar a propósito de la meditación sobre el nombre de Dios o sobre uno de los muchos mantrams, o nombres existentes para la divinidad en la cultura India, el hombre empezó a discutir con él. Sacó a relucir toda clase de trucos verbales e base de lógica y razonamiento. ¡Él pondría en evidencia a este loco ignorante y mostraría la ridiculez del uso de los mantrams!. Ramakrisna contuvo sus palabras durante un rato y, luego cuando el hombre hizo una pausa en su discurso, le gritó ¡"Cállate, idiota"!.
Esta imprevisible respuesta dejó completamente estupefacto el pseudo-intelectual, ya que nunca hubiera esperado tal reacción de aquel santo tranquilo y gentil. El hombre quedó sin habla. Empezó a respirar con dificultad y se sentó, reprimiendo a duras penas su ira. Le habían humillado ante toda aquella gente a quien había querido impresionar.
Ramakrisna continuó dirigiéndose a los demás, mientras el hombre estaba a punto de estallar. Luego, al cabo de un rato, se volvió hacia él y le dijo: " Le ruego que me perdone, señor. No vea esto como un ataque personal, sino más bien como una lección para todos los presentes. Considere el estado en que se encuentra ahora: su corazón late con rapidez, la sangre corre a toda velocidad por sus venas. Está irritado, jadeante, y todo a causa de una PALABRA. Reflexione sobre esto, y luego considere le que puede suceder si se repite a sí mismo el nombre de Dios ".

Las palabras y los sonidos tienen poder de afectarnos profundamente. Hemos experimentado muchas veces que los diferentes sonidos, o músicas, alteran nuestro estado de animo, emoción y pensamientos; a veces, dependiendo de la canción, pasamos de la alegría a la nostalgia, del movimiento incontrolado de un Rok al romanticismo de una balada. Y todo esto sin control alguno. Ciertamente la música, la letra, los sonidos y el ritmo, pueden hacer en nuestro interior lo que quieran..... Sabemos, también, que una palabra de insulto que atente contra nuestra persona, como: idiota, estúpido, feo, cabezón etc, etc. (por no nombrar otras de índole más agresivas), producen en nuestro Microcosmos un desequilibrio, una alteración nada deseable para nuestro objetivo espiritual. También debemos diferenciar y conocer, que las mismas palabras entonadas de diferente manera producen efectos, también diferentes. El TONO es fundamental, junto a la intención con que se pronuncia.

No en vano una de las premisas esenciales en el Sendero Espiritual, sin la cual nada verdaderamente importante se puede realizar nos dice que:

“Antes Que La Voz Pueda Hablar En Presencia De
Los Maestros, Tiene Que Haber Perdido El Aguijón Para Herir”


La palabra mágica:

"Aprended a hablar con amor y dulzura, no sólo a los seres humanos sino también a los animales, a las flores, a los pájaros, a los árboles, a toda la naturaleza, pues es una costumbre divina. El que sabe pronunciar palabras que inspiran, que vivifican, posee una varita mágica en su boca, y nunca pronuncia estas palabras en vano porque siempre, en la naturaleza, uno de los cuatro elementos, la tierra, el agua, el aire o el fuego, están ahí, atentos, esperando el momento de realizar todo lo que hemos expresado. Puede ocurrir que la realización se produzca muy lejos de aquél que ha proporcionado los gérmenes, pero sabed que siempre se produce. Así como el viento transporta las semillas y las siembra muy lejos, también nuestras buenas palabras vuelan y producen lejos de nuestros ojos resultados magníficos. Si aprendemos a dominar nuestros pensamientos y vuestros sentimientos, a ponernos en un estado de armonía, de pureza, de luz, nuestra palabra producirá ondas que actuarán benéficamente sobre toda la naturaleza".

Existen dos categorías de Magos: los que practican la magia con la ayuda de un instrumento, y los que la practican únicamente por el Poder del VERBO. Estos últimos están evolucionados porque su instrumento mágico es la boca, el Verbo. No está separada de ellos, no los abandona, mientras que los otros se ven obligados a tener una “varita” en las manos, y la “varita” siempre es algo externo a ellos. El Caduceo es el atributo de Mercurio, dios de la Magia, y Mercurio rige a un tiempo la boca, la palabra y las manos. Pero este poder del Verbo el hombre puede reencontrarlo, a condición de comenzar un trabajo de TRANSFORMACIÓN INTERIOR. Este trabajo que ha sido enseñado siempre en la Iniciación, empieza con el dominio de los pensamientos y los sentimientos. Porque si las personas hablan sin darse demasiada cuenta de lo que dicen y del por qué lo dicen, es a causa de que no controlan ni sus pensamientos ni sus emociones. Y además lo saben, pero creen que no tiene importancia. Pues SÍ, SÍ TIENEN IMPORTANCIA, Y MUCHA...

LOS MANTRAMS

INTRODUCCIÓN


Un MANTRAM es una energía mística dentro de una estructura de sonido. Todo mantram encierra en sus vibraciones un determinado poder. Por medio de la concentración y repetición se libera su energía y ésta toma forma. Cada Mantram está construido a partir de una combinación de número de “sílaba-semilla”, que combinados sabiamente, producen resultados extraordinarios en todos los campos Macro y Microcósmicos. Se ha dicho que "el principal agente por el cual gira fenoménicamente la rueda de la naturaleza, es el SONIDO", porque el sonido o palabra original pone en vibración la materia de la cual están hechas todas las formas, e inicia esa actividad que caracteriza hasta los átomos de la sustancia.

El significado literal de la palabra mantram consta de dos partes o sílabas:
MAN = Mente "pensar".
TRA = Control "proteger o liberar".


Permítaseme agregar que el sonido es verdaderamente potente, más de lo que el hombre pudiera imaginar, sólo cuando el Discípulo ha aprendido a subordinar los sonidos menores de los cuerpos de la personalidad inferior, y a medida que se reduzca el caudal de palabras habladas, cultivándose el SILENCIO, se sentirá el poder de la Palabra en el mundo físico. Únicamente cuando las innumerables voces de la naturaleza inferior sean silenciadas, se sentirá la Presencia de la “VOZ que habla en el Silencio”. Sólo cuando se desvanezca el ruido de muchas aguas en el reajuste de las emociones, se oirá la clara nota del DIOS de las Aguas.

MANTRAM YOGA

El significado esotérico de mantram Yoga podría traducirse concretamente como "el poder de la voluntad y del sonido actuando sobre los agentes dévicos". Un Mantram, de la clase que sea, es siempre un Sonido, una orden directa lanzada a los éteres afectando un determinado tipo de devas, los cuales responden al mismo y lo traducen en acción concreta y definida. Hay que tener en cuenta que el Mantram es, ante todo, una Invocación, y que la respuesta a esta invocación será siempre en orden a la calidad de la misma. Extremando el significado del tema podríamos decir que "hablar" es "invocar", desde el ángulo esotérico, y que se le recomienda muy especialmente al aspirante espiritual que hable poco y piense correctamente, pues hablar y pensar mucho implica cargar los éteres con una serie de sonidos que convertidos en colores, atraen multitud de elementos dévicos, los cuales se introducen en el aura etérica y precipitan determinados hechos.
Mantra Yoga. Esta es la ciencia del sonido, la ciencia de cómo usar el sonido para afectar a la materia, al cuerpo, a las emociones y a la mente, y para controlar las energías de la naturaleza. El principio fundamental del Mantra Yoga es que toda la existencia tangible e intangible está sólo constituida por diferentes géneros de vibraciones. Toda la existencia es una condensación de energías. El hombre puede controlar toda la existencia, si se le da la clave de la vibración correcta para manipular la materia, controlar las energías y crear las formas. El hombre puede ir más allá de esto y, a través del uso de los mantrams, expandir su consciencia y volverse sensible a las impresiones cósmicas y divinas, y dirigirlas a otras existencias a través de la ciencia del Mantra Yoga. Los grandes Guías o grandes iniciados, usando esta ciencia del sonido, formulaban palabras, frases y versos sagrados para fomentar la expansión de la consciencia de la raza, y para darle un arma poderosa a usar para la evolución del hombre. Estas palabras, frases o versos sagrados son intraducibles, porque están formados según la ciencia de la vibración, y un leve cambio de pronunciación los hace inútiles. Deben entonarse del modo apropiado, con el tono, el ritmo y el movimiento correctos del cuerpo.
Algunos ecos de estos mantrams se hallan en los Vedas conocidos, en el budismo, después en los Salmos, en el Nuevo Testamento, en el Corán, y en los escritos de los padres de la primitiva iglesia cristiana. En las iglesias cristianas, el Mantra Yoga presentándose como salmos e invocación. Especialmente en las iglesias católica romana, rusa y arménia hay modos poderosísimos de salmos, si no se hacen mecánicamente. El Rosario y el Tesbeeh se usan llevando la cuenta del salmo rítmico. El uso primordial de estos mantrams era acrecentar el poder del culto y de la adoración mediante la liberación de la belleza interior latente en el hombre, haciéndole más aspiracional, extendiéndole hacia lo supremo y, entretanto, sensibilizándole más hacia las energías liberadas. El mantram-Yoga es un ejercicio universal que empezó a actuar desde el momento mismo en que el ser humano, en el inicio de las primeras Razas, empezó a emitir sonidos, guturales al principio, organizados más adelante, hasta convertirse en un definido lenguaje. Hay que pensar pues que los primeros sonidos emitidos, como expresión de una naturaleza primitiva, no podían invocar ni atraer elementos dévicos (angélicos) de elevada jerarquía, sino grupos de entidades elementarias (el aspecto más inferior de los devas) que utilizaban dichos sonidos para crear las condiciones normales, naturales y armónicas que precisaban aquellas primitivas sociedades humanas. Tengamos en cuenta también que nuestro Universo con todo su contenido es el resultado de un Sonido, del poder de un Mántram, de una Palabra o Verbo emitido por la gloriosa Entidad que llamamos Logos o Dios. Esos Devas cósmicos se hacen eco de este Poder o de este Verbo y lo descomponen en una indescriptible gama de sonidos menores y a través de las infinitas jerarquías dévicas a sus órdenes van creando con la materia vital o "sustancia de creación" coexistente en el éter del espacio, todas las formas que constituyen el Universo. Desde tal punto de vista puede ser afirmado que cada ser, cada cosa y cada átomo de substancia de no importa qué procedencia, desde lo más exaltado a lo más humilde, constituyen una escalera misteriosa de Sonidos que se extiende desde el Verbo solar AUM - "Hágase la Luz" hasta la pequeña vocecita o sonido que emite el más insignificante electrón dentro de un átomo. En todo caso, esta escala de sonidos viene regida por una inmensa Jerarquía dévica que utiliza su poder para crear aspectos objetivos como un árbol, una roca o una nube, o subjetivos, como una característica psicológica humana o un ambiente social. Los Guías de la raza desarrollaron gradualmente esta ciencia, la Ciencia de los Mantrams, y a través de ésta labraron piedras, construyeron enormes templos, refinaron el oro y otros metales. Derritieron enormes montañas de nieve. Controlaron poblaciones. Invocaron el fuego y la lluvia, limpiaron las epidemias y trasladaron continentes.
El Mantra Yoga fue la madre de la música sacra, a través de la cual los Guías de la raza construyeron puentes entre la humanidad y otros reinos subjetivos. Edades después, algunos de estos mantrams fueron dados a quienes estaban purificados física y emocionalmente, a quienes estaban llenos de aspiración y amor, y a quienes estaban bien adelantados en el Sendero de la Iniciación. Ellos notaron que si un hombre no estaba purificado física y emocionalmente y no tenía buenos motivos en su corazón, podía ser peligrosísimo usando el Mantra Yoga, puesto que éste saca energías ardientes de la naturaleza, que pueden sobre estimular a los centros inferiores y colocarle en un torbellino de energías sobre los cuales no tiene control alguno.

Se nos dice que hay muchos tipos de mantrams usados para diferentes fines, por ejemplo:

a) Mantrams para desarrollar o abrir los centros etéricos.
b) Mantrams que liberan las energías superiores de los planos superiores del hombre y expanden su consciencia.
c) Mantrams que sacan energía de los centros planetario, solar y cósmico.
d) Mantrams que evocan al verdadero Yo Interno.
e) Mantrams para invocar la protección de los ángeles.
f) Mantrams para usar en la curación y la limpieza y para magnetizar el suelo.
g) Mantrams para protección respecto de las fuerzas oscuras.



Cuando un mantram se pronuncia correctamente:

1º. PROTEGE. - 2º. GUÍA. - 3º. ILUMINA.

Cada mantram tiene su propia potencia de sonido, su propósito, su símbolo, su procedimiento y su dimensión temporal. Hay varios mantrams que la tradición ha consagrado como muy útiles y eficaces, especialmente cuando uno no tiene posibilidad de seguir en su trabajo interior las directrices dadas por un auténtico Maestro. Citemos algunos de ellos aunque sólo sea a título de curiosidad:

- OM
- OM NA MA SI VA YA
- OM NA MO NA RA YA NA YA
- SO´HAM
- OM MANI PADME HUM

GAYATRI: OM BHUR BHUVA SUVAHA
OM TAT SAVITUR VARENYAM
BHARGO DEVASYA DHIMAHI
DHIYO YONAH PRACHODAYAT


(El Gayatri es uno de los mantrams más antiguos y sagrados que existen)

En Occidente el pronunciar unas frases en sánscrito nos parecerá por lo menos extraño y muy alejado de nuestros hábitos culturales, a pesar de la indudable resonancia, honda y agradable, que la musicalidad del sánscrito pueda despertar en nuestro interior.
Esta práctica, aunque también suene extraña a nuestras costumbres, es excelente por sus resultados. La constante repetición de un mantram se convierte en un automatismo que absorbe poco a poco el vagabundeo habitual de la mente, de modo que al silenciar voluntariamente la frase o mantram se produce un verdadero silencio mental. Por otra parte, el repetir sin cesar una frase que encierra la afirmación de la cualidad fundamental que queremos desarrollar, condiciona profundamente la mentalidad de modo que facilita la actualización de la cualidad o estado que la frase representa. Se afirma en la India, y lo demuestra la experiencia de varios yoguis famosos, que esta sola práctica es suficiente, si se ejecuta con la debida perseverancia, para alcanzar los más altos estados de realización espiritual. En Oriente se considera que el mantram por excelencia lo constituye la sílaba AUM, que se pronuncia OM. Se la considera la palabra sagrada, el Pranava.

INTRODUCCIÓN AL MANTRAM SAGRADO “ OM ”

“AUM” “OM”, ES LA PALABRA DE GLORIA; significa “EL VERBO HECHO CARNE”, y la manifestación del segundo aspecto de la divinidad (el aspecto AMOR) en el plano de la materia. Este resplandeciente surgimiento ante el mundo de los hijos de la rectitud, se alcanza mediante una vida, dedicada al propósito Divino. Los estudiantes deben recordar que existen TRES PALABRAS o Sonidos Básicos, en manifestación, en lo que concierne al reino humano, y son:

1º. LA PALABRA O NOTA DE LA NATURALEZA. Es la palabra o sonido de todas las formas que existen en la sustancia del plano físico, que comúnmente, como se sabe, lo emite la Nota “FA”. El Ocultista Blanco nada tiene que ver con esta nota, porque su trabajo no consiste en acrecentar lo tangible, sino en manifestar lo subjetivo o intangible. Es la palabra del Tercer Aspecto; el aspecto Brahama o espíritu Santo (inteligencia-activa).
2º. LA PALABRA SAGRADA. Es la palabra de Gloria, AUM “OM”. Es el Pranava, el Sonido de la Vida Consciente misma, cuando es exhalada a todas las formas. Es la palabra del Segundo Aspecto o AMOR-SABIDURÍA, y así como la Palabra de la Naturaleza, al ser emitida correctamente, provee a las formas destinadas a revelar el ALMA o segundo aspecto, también Pranava, cuando se expresa correctamente pone de manifiesto al PADRE o ESPÍRITU, por medio del Alma. Es la Palabra de los HIJOS DE DIOS ENCARNADOS, y un Gran Misterio de Misterios, que será revelado en la medida en que el discípulo agudice su grado de intuición.
3º. LA PALABRA PERDIDA. La Masonería ha preservado el concepto de esta palabra perdida. Es la Palabra del Primer Aspecto, el aspecto ESPÍRITU o VOLUNTAD; sólo el Iniciado de tercer grado puede realmente comenzar la búsqueda de esta Palabra poderosa, pues sólo puede encontrarla el alma libre. Esta Palabra está vinculada a las iniciaciones superiores, por lo cual no tiene objeto que la consideremos más.
OM es la Palabra Sagrada, es una de las palabras más antiguas. Hace cinco mil años, y probablemente mucho más, era utilizada por los antiguos místicos y sacerdotes sumerios como un sonido secreto. Cuando las tribus Indo-Arias se trasladaron hacia el este, estableciéndose en la india Septentrional, trajeron consigo la preciada y sagrada sílaba “OM”. En las más antiguas escrituras hindúes “OM” siempre ha ocupado un lugar prominente. Casi todos los Mantrams e himnos comienzan y terminan con OM. Esta sílaba se utiliza también como Mantram, siendo considerado el más poderoso de todos. Todavía existen en la India incontables leyendas que aseguran que si una persona pronuncia el OM con la nota vibratoria adecuada y con perfecta concentración, puede alcanzar todos los “SIDDHIS” o poderes, que le permitirá realizar todo tipo de milagros. Así como en grado perfecto, permite el ALINEAMIENTO, CONTACTO y FUSIÓN con nuestra Alma Divina o Ángel Solar, lo cual es la verdadera meta para el aspirante en el sendero ocultista.

- El OM es la Nota de la LIBERACIÓN; de la liberación de la prisión de las formas, del maya, de los hechizos e ilusión y de la influencia de la triple personalidad, que fue creada por el AUM, como creación necesaria para la evolución del Alma a través de las formas o materia. Es sólo en el Reino Humano donde el OM se siente y eventualmente se oye. El OM permite que la PERSONALIDAD y el ALMA empiecen a fundirse entre sí, y el hombre trabaja bajo la guía consciente del ALMA. El OM se usa para la liberación, para el desapego, para la elevación y para espiritualizarse. Le transporta al mundo amorfo, a la expansión de su conciencia y la enfoca progresivamente en los Planos Superiores. Es un mantram necesario, potentísimo y debe ser entonado por el aspirante en su marcha hacia la perfección.

Otros aspectos sobre el AUM y el OM:

A = Sonido sagrado comunicado a SHIVA, el que da forma al aspecto VOLUNTAD o ESPIRITU. Es la palabra por la que actúa Dios Padre.
U = = Comunicado a VISHNU, Dios HIJO. Es el constructor de la forma y proporciona el cuerpo que ha de ocupar el espíritu, posibilitando la encarnación Divina.
M = = Comunicado a BRAHAMA, que en su obra de proporcionar energía enlaza en Inteligencia Activa, el espíritu y la forma, al YO y el NO-YO.
Al entonar el OM en realidad estamos liberando las notas verdaderas de cada ÁTOMO en les tres planos, y sincronizándolas con la nota del ALMA. Este es el Gran Proceso de adaptación a la nota interior, y el Gran Proceso de TRANSMUTACIÓN y TRANSFIGURACIÓN. - El OM no sólo unifica y alinea con el YO SUPERIOR, sino que crea una sinfonía de colores que atrae la atención de los DEVAS o Ángeles en las esferas. Estos seres le transfieren más bendiciones y paz y causan la expansión de la CONCIENCIA. Así mismo cuando su nota se estabiliza, y halla su clave verdadera, su MAESTRO vuelve su mirada sobre él y gradualmente se le permite que entre en sus clases Sagradas en los Planos Sutiles.

EFECTOS PROVOCADOS POR EL TRABAJO EN “OM”

Ahora nos dedicaremos a resumir, esquemáticamente, lo que sucede en cada uno de los TRES CUERPOS, cuando entonamos el mantram OM desde el centro de la conciencia, desde el ALMA, como debe hacerse. “... Entone la Palabra Sagrada tres veces exhalándola suavemente, la primera vez, afectará al vehículo mental; más fuerte la segunda vez, estabilizará el vehículo emocional; y aun más grave la tercera vez, actuará sobre el vehículo físico. El efecto sobre cada uno de los tres cuerpos es triple, y consistirán en:

En Los Niveles Mentales:

A. Establecer contacto con el centro de la cabeza, haciéndolo vibrar. Aquietar la mente inferior.
B. Vincularse con el EGO (ALMA) en mayor o menor grado, pero siempre, en cierta medida, por medio del átomo permanente.
C. Expulsar las partículas de materia grosera y construir otras más refinadas.

En Los Niveles Emocionales:

A. Estabilizar definitivamente el cuerpo emocional, mediante el átomo permanente, haciendo contacto con el centro del corazón, activándolo.
B. Expulsar la materia grosera, tornando más incoloro el cuerpo emocional o de deseos, para que sea un reflector más exacto de lo superior.
C. Producir un súbito efluvio de sentimientos, desde los niveles atómicos del plano emocional al INTUICIONAL mediante el canal atómico, que existe entre ambos, el cual ascenderá y clarificará el canal.

En Los Niveles Físicos:

A. Aquí el efecto es muy similar y se siente principalmente en el cuerpo etérico, estimulando la afluencia divina.
B. Se extiende más allá de la periferia del cuerpo y crea una envoltura protectora. Rechaza los factores inarmónicos que extienden su influencia al medio ambiente.

(Hay, por supuesto, un sin fin más de efectos primarios y secundarios que se producen al entonar el OM adecuadamente. Sin embargo, lo anteriormente expuesto será suficiente, por el momento, para encarar o justificar su uso en las prácticas de meditación ocultistas, que deberá realizar el estudiante sincero).

FORMAS DE PRONUNCIACIÓN. Hay tres formas de pronunciación: En viva VOZ, SUSURRADA y MENTALMENTE. De las tres la más poderosa es la Mental o silenciosa. Aunque se entonará de acuerdo al propósito y lugar.

Usted tiene también la nota del Ángel Solar, con el que tratará de sincronizar sus notas. En realidad, la Palabra Perdida es el alma humana. El hombre debe tratar de encontrar su nota verdadera y entonar el OM sobre esa nota. Una vez que halle su nota verdadera, podrá entonarla hacia sus mundos físico, emocional y mental, causando en ellos una gran purificación, refinamiento y transfiguración. No es fácil encontrar la nota del Ángel Solar; se nos dice que éste es uno de los secretos de las iniciaciones. Cuando el tiempo esté maduro y cuando sus tres cuerpos estén alineados y hayan entrado en un nivel alto de purificación, entonces su Ángel Solar le da la clave. Esto puede ocurrir en una de sus meditaciones, o en uno de sus contactos superiores en los niveles sutiles. Se nos dice que nuestro Ángel Solar está en meditación profunda desde nuestro nacimiento hasta nuestra muerte, e incluso después. La meditación, para el Ángel Solar, significa absorber el Plan divino, digerirlo e irradiarlo hacia los tres mundos de la experiencia humana, tan lejos como el alma humana pueda registrarlo y ejecutarlo. El Ángel Solar es una parte de la Jerarquía Espiritual. Tiene su propio sendero de desarrollo y servicio en el Plan divino y en el Propósito divino. Aparte de sus deberes hacia el alma humana, tiene su propia evolución, en su propio plano de la existencia. - La meditación es muy importante para un ser humano, porque a través de la meditación él se recoge y entra en el cargo de la radiación del Solar. Esto le eleva más, le despierta más, y le ayuda a desidentificarse de los encantamientos de los tres mundos inferiores.

ASPECTOS ESOTÉRICOS MÁS PROFUNDOS

Como es sabido, la investigación esotérica estudia los fenómenos de la Vida en cualquier plano o nivel de la Naturaleza, desde sus causas iniciales o fuentes más elevadas de producción, es decir, a partir de la Voluntad del Creador; de ahí que todos los fenómenos biológicos, geológicos, psíquicos, etcétera, concurrentes en la vida expresiva del planeta, son estudiados a partir de sus aspectos universales hasta hacerlos converger en la vida particular o individual, cerrando así el ciclo misterioso de la Creación en lo que al ser humano se refiere. Recurriendo esotéricamente a los significativos textos de los antiquísimos libros sagrados de las grandes religiones de la humanidad, cunas de la verdadera sabiduría, hallamos estas curiosas y al propio tiempo trascendentales afirmaciones con respecto a la Creación del Universo, que es una expresión total de la Magia suprema del Creador. En unos himnos védicos de la más lejana antigüedad se halla escrito: “El Supremo RISHI habló y llenó de mundos el Universo”. Otros viejísimos poemas orientales expresan la idea mágica de la Creación de la siguiente manera: “El Triple Canto del Gran Señor el AUM y la Cuádruple respuesta del Espacio produjeron todas las Formas del Universo”. En ambas afirmaciones como ustedes podían observar se menciona aquello que en el más puro tecnicismo podríamos definir como el Poder de la Palabra o la Gracia Infinita del Verbo. Siguiendo con la analogía podríamos decir que el triple Canto AUM tiene su adecuada réplica en el Mandato bíblico "HÁGASE LA LUZ" con respecto a la Creación del Universo. Partiendo de esta conocida frase bíblica podríamos imaginar que la Cuádruple Respuesta del Espacio a la cual hacen referencia los poemas orientales podrían tener su relación con la fórmula sacramental del Evangelio HÁGASE SEÑOR TU VOLUNTAD, que entonces adoptaría un sentido creador o mágico y no solamente místico tal como hasta aquí fue considerada con referencia a la Vida de Cristo.
Este aspecto mágico de la Naturaleza no ha sido quizás todavía interpretado en términos de "Creación de Formas", sino que fue explicado siempre de acuerdo con las tradiciones y supersticiones del pasado que les asignaron a los "espíritus de la Naturaleza" -técnicamente descritos en nuestros estudios esotéricos como "Ángeles o Devas"- un carácter misterioso y oculto, solamente al alcance de los sabios alquimistas o al de aquellos raros conocedores de las leyes que rigen la Naturaleza a quienes con mayor o con menor acierto les fue adjudicado el nombre de MAGOS, es decir, de "intérpretes de la Ley y Hacedores de su Justicia", tal como rezan antiquísimos poemas místicos. Pero, esta afirmación de "Hacedores de su Justicia", es sólo un aspecto unilateral dentro del concepto de la MAGIA, habida cuenta de que existen dos interpretaciones totalmente distintas de la misma: la TEURGIA, o Magia Blanca, y la GOECIA, su expresión incorrecta o Magia Negra. La MAGIA, como sistema de Creación tiene un solo sentido: la substanciación de las ideas y su conversión en formas, pero en su aspecto intencional tiene una doble motivación, la expresión correcta y adecuada de acuerdo con las sagradas leyes de la fraternidad, que expresan el verdadero sentido de la evolución, y la inadecuada e incorrecta que depende de la desvirtualización del principio de fraternidad y obedece a aquellos extraños y desconocidos móviles subyacentes en la vida íntima de la Naturaleza, que degeneran en el principio de egoísmo que crea todo posible centro de conflictividad en el Universo, en el planeta y en el hombre... Ocultamente se nos habla de la existencia de un "Mal Cósmico", sabiamente organizado, que al parecer produce las semillas de todas las posibles perturbaciones en el orden universal y planetario y determina lo que podríamos calificar de "un mal karma en la vida de la Naturaleza" o en la del ambiente social humano.
El conocido axioma esotérico "La Energía sigue al Pensamiento" tiene que ver con el dinamismo de la acción dévica la cual representa en su totalidad la Actividad Creadora de la Divinidad, místicamente el Espíritu Santo el aspecto MADRE de la Creación, Sustentadora de todas las Formas del Universo. La Magia Suprema del Universo tiene como finalidad crear vehículos de Materia para la intencionalidad del Espíritu Creador. Esta Intencionalidad y la forma de representarla en Espacio y Tiempo toman esotéricamente los conocidos símbolos del VERBO y del CALIZ, expresando el Verbo la Palabra de la Divinidad, llena de Voluntad de SER, y siendo el Cáliz el Universo físico que ha de contenerla. Esotéricamente a esta Voluntad o Intencionalidad Divina se la define como "La PALABRA ORIGINAL", descompuesta en dos sonidos básicos, representativos de la dualidad ESPIRITU-MATERIA, que esotéricamente conocemos como el doble Sonido O.M, el cual convertido en Idea creadora da origen al axioma oculto anteriormente señalado, "La Energía sigue al Pensamiento", siendo el triple Sonido A.U.M. la base sobre la cual se apoya la estructura material de la evolución, aportando cada uno de tales sonidos, alguno de los principios fundamentales mediante los cuales el Espíritu Divino podrá manifestarse.
La Magia suprema del ser humano, el destino de su vida y su sendero de proyección cósmica se extiende conscientemente a través de aquel sutilísimo "hilo de luz" destilado de la mente del discípulo en proceso de integración espiritual llamado esotéricamente "Antakarana", y va del Centro Ajna al Centro Coronario, es decir, desde el intelecto a la intuición. En el centro intelectual, o mente concreta, se inicia el gran recorrido y la gran transmutación creadora que ha de convertir el A.U.M. en el O.M. De ahí la importancia que se le asigna ocultamente al centro del entrecejo en orden al desarrollo de la Magia organizada que opera a través de cada uno de los centros de conciencia, haciendo resonar su particular nota invocativa e irradiando el magnetismo especial que a cada uno de tales centros corresponde, para "dinamizar" el espacio con el tipo definido de éter que ha de substanciar, concretar u objetivizar las requeridas formas etéricas, psíquicas o mentales cuya elaboración o construcción constituyen el secreto mismo de la Magia. Sin embargo, sólo cuando el intelecto o la mente individual concreta ha profundizado mucho en el orden oculto y es capaz de controlar conscientemente sus reacciones psicológicas más íntimas, lo cual es un signo evidente de que ha construido un gran tramo del luminoso "puente de luz" del Antakarana que va de la mente inferior a la superior, puede penetrar algunos de aquellos secretos o misterios que ocultamente definimos como "Magia organizada".


Capítulo: XIII.


“LA GRAN FRATERNIDAD BLANCA”

“ La Jerarquía Espiritual y los Maestros de Sabiduría ”




A medida que avanzamos en nuestros estudios, vamos siendo cada vez más conscientes, de la enorme importancia que tiene, respecto a la Obra de la Creación, y en concreto a lo que llamamos "EVOLUCIÓN PLANETARIA", un correcto desenvolvimiento de FUERZAS, que coherente e inteligentemente dispuestas, IMPULSAN, ORGANIZAN y CREAN armoniosamente todas y cada una de las FORMAS y VIDAS que viven, se desarrollan y tienen su Ser dentro de nuestro Planeta. Cada átomo, cada célula, cada hoja minúscula, cada flor, está construido sobre un esquema vivo, sobre un campo de vida y finalidad en el que tienen su existencia y meta. El Planeta y el Sistema Solar tienen también un ESQUEMA, que es su campo electromagnético, y sirve como la estructura energética, como el PLAN y la finalidad del Planeta o sistema solar. Vemos que con una simple mirada a nuestro Sistema Solar (armónicamente dispuesto), y en concreto a nuestro Planeta Tierra, cuán magníficas y complejas son las ESTRUCTURAS MOLECULARES que son las que van configurando, como si de un Colosal Arquitecto se tratara, de todos y cada uno de los Reinos que componen la vida en nuestro Planeta, y a la vez todas y cada una de las innumerables FORMAS y VIDAS que en cada Reino, consecuentemente, se manifiestan y evolucionan.
Es casi absurdo pensar, después de haber observado los Mundos Atómicos y Moleculares, que todo ese despliegue y derroche de INGENIERÍA UNIVERSAL, con sus Fuerzas, Energías, Movimientos y Leyes reguladoras, inteligentemente dispuestas, no tengan un "PROPÓSITO DEFINIDO", un pasado, un presente y un futuro esperado que obedezcan a un ARQUETIPO definido de Creación. A ese Propósito se le llama PLAN y, consecuentemente como todo Plan debe tener necesariamente un Excelso Inventor y unos colaboradores que ejecuten su línea de trabajo, para lograr el propósito definido. Para un INICIADO de cierto Grado, es relativamente sencillo observar como innumerables JERARQUÍAS, Entidades o Vidas mayores y menores, invisibles para el hombre común, van realizando el "IDEAL", el "PLAN", a través de un trabajo ordenado y definido, en el cual, aún sin saberlo, la HUMANIDAD misma está participando. Pensar que esa poderosísima fuerza SUBJETIVA de EVOLUCIÓN se haya fraguado en el crisol del azar y la casualidad, es verdaderamente un atentado directo a la INTELIGENCIA DIVINA. Nada, ni el más mínimo movimiento de una hoja, se escapa a la mirada observante de AQUÉL que se encuentra detrás, desde el principio de los tiempos, de todos los acontecimientos planetarios.

Toda esta Fuerza Subjetiva que impele a la evolución continua, queda resumida, en lo que expone tan bellamente H.P.Blavaski, cuando dice, en su monumental Obra "La Doctrina Secreta":

“ Todo el orden de la naturaleza revela una marcha progresiva hacia una vida superior. Hay un designio en la acción de las fuerzas aparentemente más ciegas. Todo el proceso de la evolución, con sus adaptaciones interminables, es una prueba de esto. Las Leyes inmutables que escardan a las especies más débiles y endebles, para dar cabida a las fuertes y que asegure la "supervivencia de los más aptos", aunque tan crueles en su acción inmediata, todas trabajan rumbo al gran fin. El hecho mismo de que efectivamente ocurran adaptaciones, de que los más aptos sobrevivan efectivamente en la lucha por la existencia, demuestra que lo que se llama "naturaleza inconsciente" es en realidad un agregado de fuerzas, manipulado por SERES SEMI-INTELIGENTES, guiados por Altos Espíritus Planetarios, cuyo agregado colectivo forma el Verbum Manifestado Del Logos Inmanifestado, y constituye a un mismo tiempo la MENTE DEL UNIVERSO y su LEY INMUTABLE."

La humanidad misma como otros Reinos, tiene una parte de este gran MODELO, y desempeña un gran papel en el cumplimiento de la finalidad evolutiva del sistema Solar. La humanidad sirve como estación transmisora entre los tres reinos inferiores y los reinos superiores. Este Gran MODELO, como se dijo, no es estático sino que siempre sigue una evolución constante, porque la Gran Vida del sistema solar está evolucionando. Y debido a este progreso y empeño, todo el modelo está sujeto a cambio. Los cuerpos energéticos de todas las formas vivas están sujetos a un cambio gradual. De manera que el reino vegetal con todas sus especies, y el reino animal, con sus partes, están sujetos al cambio, al mejoramiento a paso firme rumbo a la PERFECCIÓN.
La Humanidad no es una excepción. La humanidad es uno de los eslabones importantes de la cadena viva, y debido a eso el cuerpo energético, el PATRÓN de su cuerpo, está sujeto a cambio también. - Ahora bien, este cambio puede producirse con lentitud, inconscientemente, mediante un progreso natural. Pero si un planeta no responde adecuadamente, al grado de progreso del SISTEMA SOLAR, entonces la vida planetaria da PASOS URGENTES para fomentar el progreso del planeta y restaurar su desarrollo rítmico y armonioso dentro del esquema del sistema solar en conjunto. El cuerpo de la Vida Solar es el SOL visible, a través del cual ÉL irradia vida a cada átomo del sistema solar. Los planetas son sus centros. ÉL tiene una Gran Finalidad para todos los planetas de Su sistema. Esa finalidad es Su VOLUNTAD, el "FUTURO" que, como gran imán, crea el MODELO SOLAR hacia el cuál son atraídos todos los reinos en todos los niveles.
--- Observemos que sucede con cualquier SEMILLA. Pongamos como ejemplo a una semilla de Arbusto. Esa semilla es muy pequeña, incluso más pequeña que el hueso de una aceituna. Sin embargo, en su núcleo atómico, en sus niveles moleculares, se encuentra inscrito magníficamente, con toda precisión, el MODELO, el DISEÑO propio y característico de todo lo que llegará a ser, de todo lo que ha sido y será. Nuestro Planeta, también es una SEMILLA CÓSMICA, o mejor diríamos, SOLAR, ya que de Ella salió y es la que la mantiene, no solamente en el plano físico, sino también en el espiritual, como poco a poco iremos descubriendo. En esta Gran Semilla en que vivimos, también nosotros somos pequeñas semillas que llevamos inscrito nuestro pasado y nuestro Futuro, nuestro MODELO SOLAR como hombres Solares que llegaremos a ser algún día.---

En las enseñanzas esotéricas reconocemos un "PROPÓSITO" y un Plan Divino para toda la creación. Y al igual que en nuestra sociedad civilizada existen Leyes, normas, gobiernos que las crean y agentes que las llevan a su cumplimiento lo mejor que pueden, así también en los mundos invisibles, en los planos internos de la vida, en su contraparte subjetiva, existen toda una basta gama de Leyes Divinas, así como de Jerarquías que las dirigen y sus grandes legiones de entidades mayores y menores que las materializan, en todos los planos y niveles de la existencia. Son los ARQUITECTOS y AYUDANTES del LOGOS, del CREADOR DIVINO.
Aunque el tema de la Jerarquía Oculta del Planeta es de tan profunda importancia e interés para el hombre corriente, su “significado” real no será nunca entendida hasta que los hombres reconozcan tres cosas relacionadas con ello:

1) Que la Jerarquía de los Seres Espirituales representan una SÍNTESIS de fuerzas o energías conscientemente manipuladas para el adelanto de la evolución planetaria. Esto se hará más claro a medida que avancemos.

2) Que estas fuerzas, manifestadas en nuestro planetario esquema por medio de esas Excelsas Personalidades que componen la JERARQUÍA, la enlazan a ella y a cuanto contiene, con la superior Jerarquía llamada SOLAR. Nuestra Jerarquía es una miniatura de la superior síntesis de aquellas Entidades conscientes de sí mismas, que manipulan, dominan y se manifiestan por medio del SOL y de los SIETE Planetas Sagrados, así como por los demás planetas mayores y menores que componen nuestro Sistema Solar.

3) Que esta Jerarquía de fuerzas tiene cuatro prominentes líneas de acción: a) Desarrollar la AUTOCONCIENCIA entodos los seres. b) Desarrollar la consciencia en los tres reinos inferiores. c) Transmitir la Voluntad del LOGOS PLANETARIO. d) Dar un ejemplo a la humanidad.

¿ QUÉ ES LA JERARQUÍA ? (definición sintética).

Cada globo o Planeta dentro del sistema solar, tiene un ESTADO MAYOR de Ministros y de otros poderosos OFICIALES del LOGOS SOLAR que llevan a cabo SU PLAN, y constituyen la JERARQUÍA OCULTA o el gobierno interno de aquel planeta. De igual manera nuestro mundo se halla bajo la guía de un GOBIERNO ESPIRITUAL definido, que procede de los Planos Superiores, invisibles para los ojos físicos; y existente más allá y detrás de todo acontecimiento físico. Una poderosa JERARQUÍA de orden graduado en cuyas manos está EL Gobierno Interno Del Mundo. Son los miembros de la oculta Jerarquía, quienes guían toda la evolución, administran las Leyes de la Naturaleza y dirigen los asuntos del mundo. Se hallan en orden graduado, rigiendo, enseñando y guiando al mundo, teniendo cada rango sus múltiples deberes y cumpliéndolos en perfecta armonía, Son LOS GUARDIANES DE NUESTRA HUMANIDAD, son los verdaderos Regentes de hombres y de mundos; siendo apenas, sombras o símbolos suyos los Reyes, los Guías e instructores terrenales.
Ellos mueven en el tablero de la vida el juego de la EVOLUCIÓN, siendo su finalidad REDIMIR a la Humanidad, de la ignorancia a la Sabiduría, de las tinieblas a la luz, de la muerte a la inmortalidad. A veces son llamados los "LOS GUARDIANES DEL MUNDO", porque el mundo está dividido en áreas, cada una de las cuales se halla bajo el cuidado de uno o varios miembros de la Jerarquía, pertenecientes todos Ellos al Quinto Reino de la Naturaleza, al Espiritual.
Estos grandes Seres constituyen el CENTRO de aquella GRAN FRATERNIDAD que llamamos JERARQUÍA BLANCA DEL PLANETA, o HERMANDAD BLANCA. Su misión es clara y definida: Acelerar el proceso de Evolución del Plante Tierra.

EL SEÑOR DEL MUNDO “SANAT KUMARA”

El Logos Planetario de nuestra tierra, tomó cuerpo físico-etérico y en la forma de SANAT KUMARA, El Anciano De Los Días o el Señor Del Mundo, y desde entonces ha permanecido siempre con nosotros. Por la extrema pureza de su índole y porque desde el punto de vista humano es relativamente impecable, y por lo tanto incapaz de responder a algo del plano físico denso, no pudo adoptar un cuerpo físico como el nuestro, y actua en Su cuerpo etéreo. Es el mayor de los AVATARES o Seres advinientes, puesto que es un reflejo directo de la Magna Entidad que vive, alienta y actúa a través de todas las evoluciones de este planeta, manteniéndolo todo dentro de su AURA o esfera magnética de influencia. En ÉL vivimos, nos movemos y tenemos nuestro ser, y nadie puede trascender el radio de su aura.
Dentro de Su Conciencia, se registra toda cosa que sucede en los SIETE PLANOS de nuestro Globo. Puesto que Su poderosa AURA interpenetra y rodea toda la tierra, Él se da cuenta de todo lo que acontece dentro de aquella Aura y no hay acción oculta alguna que pase desapercibida para ÉL. Sin la aprobación del "REY" (el Único Iniciador) nadie puede ser iniciado dentro de la Gran Fraternidad Blanca, y Su estrella es la que brilla en asentimiento sobre la cabeza de Adepto iniciador.
ÉL conserva en Su mente todo el PLAN de la evolución en cierto elevado nivel del cual nada conocemos; Él es la Fuerza que impele toda la máquina mundial; la personificación de la VOLUNTAD DIVINA en este planeta; y cuando aquí, en las Vidas de los hombres, se manifiestan la fuerza, el valor, la decisión, la perseverancia y todas las características semejantes, son reflejos de ÉL. En sus manos está el PODER de las destrucciones Cíclicas, pues Él puede manejar directamente las fuerzas cósmicas que se hallan fuera de nuestra cadena de mundos. Su labor se halla conectada probablemente con la humanidad en masa, más bien que con los individuos; pero cuando ÉL influencia alguna sola persona su influencia actúa mediante el ATMA y no a través del Ego. Cuando hablamos de Dios, nuestro padre celestial, nos estamos refiriendo a él.
Llegado a cierto punto de progreso de un aspirante en el sendero, se le presenta formalmente al SEÑOR DEL MUNDO, y quienes los han visto así cara a cara hablan de ÉL como de un JOVEN DE HERMOSA APARIENCIA, digno, benigno, allende toda descripción y, sin embargo, con un aire de MAJESTAD omnisciente e inescrutable, produciendo tal sentido de irresistible poder, que muchos se ven imposibilitados de sostener Su mirada y tienen que velar su faz con respetuoso pavor.
La tradición Hindú le llama SANAT KUMARA, "La Juventud Eternamente Virginal"; pues su cuerpo, si bien físico, no nació de mujer, sino que fue hecho con el poder de KRIYASHAKTI, o sea, poder de la voluntad; jamás envejece y su apariencia no es la de un Hombre, sino la de un "JOVEN DE DIECISÉIS PRIMAVERAS". Alrededor se hallan los CUATRO grandes DEVARAJAS o Regentes de los elementos, quienes ajustan los Karmas de los hombres; y ministros suyos son los Grandes DEVAS y Ángeles listos a efectuar Sus mandatos. A veces al hablar de estas Grandes Entidades, pueden surgir algunas lagunas de incomprensión, lógicas sin duda, y es la que por ejemplo puede existir, substancialmente, entre El Gran Ser que llamamos EL LOGOS PLANETARIO o DIOS DE NUESTRA TIERRA, y ese otro formidable Ser Venusiano, vinculado con ÉL estrechamente, que llamamos SANAT KUMARA.

EL CUARTEL GENERAL ( SHAMBALA )

Cuando estos Grandes Seres descendieron a la Tierra y formaron originariamente LA JERARQUÍA OCULTA DEL PLANETA, su "morada" fue ubicada y todavía lo está, en cierto lugar del desierto del GOBI, en aquellos tiempos, en la Raza Lemur, hace 18'5 millones de años, no era, como hoy en día un desierto, sino un maravilloso jardín, profundamente verde y florido. Este CENTRO poderosamente MAGNÉTICO y DINÁMICO es conocido por diversos nombres, entre ellos y el más familiar se le ha denominado esotéricamente como SHAMBALA "Morada de los Dioses". En los Purunas hindúes hablan de sus más elevados huéspedes, los KUMARAS ("Los Cuatro "El UNO y los TRES"), como de seres que viven en un Oasis en el desierto de Gobi, en la mística Ciudad de los Cíclopes, SHAMBALA, la cual se menciona a menudo como la ISLA BLANCA o SAGRADA, en recuerdo del tiempo cuando fue una Isla en el Mar de Asia Central; y que es parte del Asia Central; muy cuidadosamente resguardada de toda intrusión, pero aún existente.

LOS MAESTROS DE SABIDURÍA

Se nos dice que los grandes Maestros que forman la Jerarquía real del planeta son más de sesenta y seis. Están desparramados por todo el mundo y enfocados en varios planos, pero en estrecha comunión entre sí en el nivel búdhico. Enseñando a la humanidad sobre el Plan de la Jerarquía. La Jerarquía es el cuartel central del Plan y de los Maestros que una edad tras otra emergieron de ese Centro. Como los salvadores de la humanidad, Ellos trataron de enseñar el Sendero que conduce al cumplimiento de la Finalidad Divina de este planeta. Esencialmente, todos Ellos enseñan lo mismo en las diversas formas de religión, arte, educación y ciencia. Así tratan de revelarnos esa parte del Plan que es nuestro próximo paso en el Sendero de la evolución.

¿Qué Es Un Maestro De Sabiduría? :

Hay Hombres Perfectos, llamados Adeptos con la Divinidad ya desarrollada en Ellos, seres humanos que han completado Su evolución humana sin tener ya nada que aprender por lo que hace a la experiencia humana en nuestra cadena de mundos; que han alcanzado lo que los Cristianos llaman "Salvación", y lo que los Hindúes y Budhistas llaman "Liberación"; y habiendo hollado el sendero ordinario de los hombres, han escalado las alturas del más escarpado Sendero que lleva hasta el estado superhumano. Ellos han hollado ya la senda que nosotros tenemos que recorrer aún, y han alcanzado su punto supremo habiendo pasado de Iniciación a Iniciación ampliando Su Conciencia, hasta conocer no tan sólo éste, sino todos los cinco mundos inclusive el Nirvana. Nuestra idea del Adeptado implica un concepto de la evolución que significa una expansión gradual de la conciencia incorporada en cada una de las formas constantemente mejoradas, y en el ápice de tan prolongada evolución se halla el Adepto personificando en Sí mismo los más altos grados de desarrollo intelectual, moral y espiritual, posibles al hombre. La Luz-Una-Eterna existe en todos nosotros; Pero el Adepto ha clarificado ya su cristal y aprendido a manifestar aquella luz. Ha aprendido ya todas las lecciones de la humanidad y adquirido todas las experiencias que el mundo le puede suministrar. Más allá de esto la evolución es super-humana.
Unos cuantos de estos grandes Adeptos, si bien libres de la rueda de nacimientos y muerte, toman voluntariamente el fardo de la carne y viven en cuerpos físicos en la tierra para ayudar a los hombres; y aceptan discípulos que, abandonándolo todo, desean evolucionar más rápidamente que la masa de sus semejantes a fin de servir a la humanidad de una manera inegoista. A estos Adeptos les denominamos "Los Maestros".
Un Maestro es un hombre divinizado, un Hermano Mayor que comparte nuestra misma humanidad, pero superior a nosotros por la grandeza de Su evolución. Un Maestro debe usar cuerpo físico y según su nombre lo implica, tener discípulos, - o mejor dicho, aprendices- hombres menos adelantados, que desean hollar el sendero que los conducirá por un camino más corto hacia la cima de la evolución humana. Muchos otros Adeptos que han alcanzado este nivel, no usan ya cuerpos humanos sino tan sólo cuerpos espirituales, y han dejado el contacto con esta tierra, en tanto que otros permanecen aún en este nivel pero se ocupan de otras líneas de servicio al Mundo.
Un Maestro es preciso que lo sepamos, está hecho como todos los demás hombres, tiene los mismos órganos que le hacen sentir las mismas necesidades y los mismos deseos. Y si le cortáis un pedazo de carne, veremos que su sangre mana, y de color rojo, como la de todo el mundo. La diferencia está en que la conciencia de un Maestro es mucho más vasta que la de la mayoría de los humanos. Tiene un ideal, unos puntos de vista superiores, y, sobre todo, ha llegado a un perfecto dominio de sí mismo. Evidentemente, para eso hace falta mucho tiempo y un trabajo gigantesco: por eso nadie puede llegar a ser Maestro en una sola encarnación.
Reconoceremos a un verdadero Maestro por su altruismo. Cada Maestro viene a la tierra para manifestar una cualidad, de forma predominante: hay, pues, Maestros de Sabiduría, Maestros de amor, o de fuerza, o de pureza... Pero Todos los verdaderos grandes Maestros tienen obligatoriamente una cualidad en común: el altruismo. - ¡ Existen tantos impostores y charlatanes dispuestos a aprovecharse de la ingenuidad de los humanos! No han leído más que algunos libros de ciencias ocultas, a menudo escritos por ignorantes, y he aquí que se presentan por todas partes como grandes Maestros. No debemos negar que estas personas puedan tener ciertos poderes - cualquiera que se ejercite puede obtenerlos - pero la cuestión es saber cómo los emplean y con qué fin.

Datos Personales Sobre Algunos Grandes Maestros

Abordaremos este tema, tocando tan sólo algunos aspectos muy concretos sobre un número muy reducido de Maestros. ELLOS están diseminados por toda la humanidad realizando una labor imprescindible. Algunos de ELLOS conocidos por algunos grupos esotéricos determinados y otros realizando su trabajo en el más absoluto anonimato, a todos ellos nuestro más venerable agradecimiento.

EL SEÑOR MAITREYA (EL CRISTO)

Es conocido en Occidente como EL CRISTO histórico, por los Orientales como el BODHISATVA y MAITREYA, para los Mahometanos como el IMAN MADJI, y es el MESÍAS esperado para los Judíos, siendo el verdadero AVATAR de la reciente estrenada ERA DE ACUARIO.
EL SEÑOR MAITREYA o El CRISTO personifica y encarna en sí mismo, mejor que ningún otro ser en este planeta, el SEGUNDO GRAN ASPECTO DE LA DIVINIDAD, EL AMOR DE DIOS, en su más plena dimensión. Es el Gran Señor de AMOR y COMPASIÓN, el Príncipe de la PAZ, así como su predecesor, el BUDA, fue el Señor de SABIDURÍA. Es nuestro hermano mayor más elevado, habiendo pasado por todas las pruebas y dificultades terrenales. Es el INSTRUCTOR DEL MUNDO, el MAESTRO DE MAESTROS e INSTRUCTOR DE ÁNGELES. , estándole encargada la guía de los destinos espirituales de los hombres, despertando en ellos el verdadero sentido interior de su SER, como hijo de Dios y Divinidad misma.
El SEÑOR MAITREYA ha aparecido en diversas ocasiones a través de la historia como, por ejemplo: SHRI KRISHNA; unos 3.000 años a. C., y luego más tarde como el Niño KRÍSHNA de los Gopis, que apareció en Braja unos 500 años a.C. Luego 500 años más tarde volvió a aparecer a través de su bienamado Discípulo JESÚS (de Nazaret) el cual preparó, al igual que los dos personajes anteriormente aludidos, su CUERPO, para que a una edad determinada pudiera ser, voluntariamente cedido al CRISTO para Su OBRA y ejemplo dentro del Plan Divino.
Ahondando un poco más en este importante suceso, y sobre todo en el malentendido, que existe sobre la relación del MAESTRO JESÚS y el CRISTO, vamos a dilucidarlo un poco más:
El Discípulo Jesús, que ahora es el Maestro Jesús, nació en Palestina como un Iniciado de tercer grado. Las cinco iniciaciones mayores que conducen a la liberación tienen su representación simbólica en la vida de Jesús. Eso es de lo que en realidad trata el relato del Evangelio. Es una historia muy antigua, que ha sido presentada a la humanidad una y otra vez, en diferentes formas, desde mucho antes de la época de Jesús. El fue, y sigue siendo, un Discípulo del Cristo, e hizo el gran sacrificio de ceder Su cuerpo para que fuera usado por el Cristo. Mediante el oculto proceso del “Adumbramiento”, el Cristo, Maitreya, tomó posesión del cuerpo de Jesús y trabajó a través de Él desde el Bautismo en adelante. En Su siguiente encarnación, como Apolonio de Tiana, Jesús se hizo Maestro.
En la tradición esotérica el Cristo no es el nombre de un individuo, sino el de un cargo en la Jerarquía. El que desempeña ese cargo en el presente, el Señor Maitreya, lo ha desempeñado durante 2,600 años y se manifestó en Palestina a través de Su Discípulo Jesús, a través del método oculto de adumbrar, siendo éste el método más frecuente que se emplea para la manifestación de los Avatares. Él no ha abandonado nunca el mundo, mas durante 2000 años ha esperado y ha planificado este futuro que se aproxima, entrenando a Sus Discípulos y preparándose Él para la tremenda tarea que Le espera. Él ha hecho saber que, esta vez, vendrá El mismo.

En la encarnación del Bodisattva como Krishna, Su gran característica fue siempre el Amor; igualmente en Su aparición en Palestina, el Amor fue de nuevo el eje central de Su enseñanza, pues dijo: "Os doy este nuevo Mandamiento, que os améis los unos a los otros como yo os he amado". Su más inmediato Discípulo, San Juan, insistió muy fuertemente sobre esta misma idea cuando dijo: "Aquel que no ama, no conoce a Dios, pues Dios es Amor".

El CRISTO está en el CENTRO DE LA JERARQUÍA, siendo, simbólicamente hablando, EL CORAZÓN JERÁRQUICO, y Representante directo de SANAT KUMARA el Señor del Mundo. Su reaparición física en el mundo de hoy, es INMINENTE, junto a un notable número de MAESTROS un nuevo impulso podrá ser dado. Pero esta vez no vendrá o se manifestará a través de algún Discípulo, como lo venía haciendo hasta ahora, sino que él mismo se dará a conocer tal y cual es. De tal manera, que la Nueva Era podrá ser inaugurada llena de un GLORIOSO acontecer.

EL SEÑOR GÁUTAMA - EL BUDA -

El actual BUDA es él Señor Gautama que tuvo su último nacimiento en La India hace unos dos mil quinientos años, terminando en aquella encarnación Su serie de Vidas como Bodhisattva y sucediendo al anterior Buddha Kasyapa como cabeza del Segundo Rayo en la Jerarquía Oculta de nuestro Globo. Durante un período mundial aparecen siete Buddhas: en sucesión, uno para cada Raza-Raíz, y cada uno a su turno se hace cargo de la labor especial del segundo Rayo para todo el mundo, dedicándose Él mismo a aquella parte de ella que radica en los mundos superiores; mientras confía a Su Asistente y Representante, el Bodhisattva, el oficio de Instructor del Mundo para los planos inferiores.
Nuestro Buda actual fue el primero de nuestra Humanidad que alcanzó tan estupenda altura, pues los previos Buddhas habían sido producto de otras evoluciones. Se necesitó un esfuerzo muy especial de Su parte para prepararse para este elevado puesto, un esfuerzo tan estupendo que los Budistas hablan de Él constantemente como del Mahabhinishkrámana, el Gran Sacrificio. Hace muchos miles de años surgió la necesidad de que uno de los Adeptos llegase a ser el Instructor del Mundo, de la Cuarta Raza-Raíz, pues había llegado el tiempo en que la Humanidad debería suministrar por sí misma tal Instructor o avanzar sin ayuda; pero se nos dice que ninguno había alcanzado por completo el nivel requerido para asumir tal tremenda responsabilidad; las primicias de nuestra humanidad, en aquel período, eran dos Hermanos que habían alcanzado igual desarrollo oculto; uno Aquel a quien hoy llamamos el Señor Gautama Buddha y el otro nuestro actual Instructor del Mundo, El Señor Maitreya, por Su Gran Amor hacia la humanidad, el señor Gautama se ofreció inmediatamente a capacitarse a Sí Mismo para verificar cualquier esfuerzo adicional que pudiera requerirse a fin de alcanzar el desarrollo suficiente; y vida tras vida practicó las virtudes especiales demostrando cada Vida alguna gran cualidad ya lograda.
Después de su designación como Bodhisattva, vino Él muchas veces como un Gran Instructor Espiritual y encarnó bajo diferentes nombres durante un período que se extiende por cientos de miles de años. Se conoce muy poco de Su labor en la Cuarta Raza-Raíz, pero vino varias veces a las Sub-Razas de la Quinta, o sea, la Raza-Raíz Aria, usando cada vez un Símbolo algo diferente, pero que implicaba siempre la misma verdad fundamental.
Y así, cuando después de haber enseñado por unos cuarenta y cinco años de su Vida, proclamando “las Cuatro Nobles Verdades, el Noble Octuple Sendero y la Triple-Gema”, y reuniendo alrededor de Sí a todos los que en vidas anteriores habían sido sus Discípulos, Gautama Buddha abandonó esta tierra en el año de 543 A.C., transfiriendo su oficio de Instructor del Mundo a Su Amado Hermano el Señor Maitreya, que había avanzado al lado de Él durante muchas edades, al Gran Ser que es el Actual Instructor del Mundo, a quien se venera en toda La India bajo el nombre de Krishna y a quien la Cristiandad llama el Cristo.

EL MAESTRO M. “MORYA”

Posee un gran número de discípulos europeos y americanos. Su cuerpo físico actual posee la personalidad de príncipe Rajput, muy influyente en la alta política de la India en los últimos años de la dominación inglesa. En un futuro próximo ocupará el cargo de Manú de la Sexta Raza Raíz. Es el Chohán o administrador de las energías del Primer Rayo y, por lo tanto, lleva a cabo los planes del Manú actual. Actúa inspirando a los estadistas. Manejando las fuerzas que producen las condiciones necesarias para la evolución racial. También influye en los altos ejecutivos en cada Nación. Y trabaja con tres grandes grupos de Ángeles que se ocupan, entre otras cosas, de mantener las formas mentales creadas originalmente por los Espíritus Guías (Arcángeles) de las Razas.
El Maestro Moryá, que es el lugarteniente y sucesor ya designado del señor Vaivasvata Manú, y el futuro Manú de la Sexta Raza-Raíz, fue quién, con el Maestro Kuthumi, fundó la Sociedad Teosófica mediante H. P. Blavatsky y H.S. Olcott, discípulos ambos del Maestro Morya. Casi siempre ha sido Él un Gobernante en Sus anteriores vidas y actualmente usa un cuerpo hindú y vive en el Tíbet cerca de Shigatse a corta distancia de la casa de Su hermano, el Maestro Kuthumi. Por nacimiento es Él un Rey Rajput, usa oscura barba dividida en dos partes, pelo obscuro, casi negro cayendo sobre Sus hombros, y ojos oscuros y penetrantes, llenos de poder. Su estatura es de un metro ochenta y cinco centímetros, y se conduce como militar, hablando en frases, cortas y claras como si estuviera acostumbrado a ser instantáneamente obedecido.
En la presencia del Maestro Morya, que es un representante del Primer Rayo, al nivel de la iniciación Chohan, se experimenta un sentimiento de poder y de fuerza incontrastable, pues de Él emana una dignidad enérgica e imperiosa que compele a la más profunda reverencia.

EL MAESTRO K. H. (KUTHUMI)

El Maestro K. H. (Kuthumi). -Muy a menudo ha sido Sacerdote o Instructor en vidas anteriores; fue el Sacerdote Egipcio Sarthon, el Supremo Sacerdote de un Templo en Agadé, Asia Menor, unos 1530 años A. C.; fue el gran Filósofo Pitágoras, como 600 años A.C., fue el Flamen (Sacerdote) del Templo de Júpiter en Roma, durante el Reinado de Tiberio; también fue Nagarjuna, el Instructor Budhita, alrededor del año 170 de nuestra era. El Maestro Kuthumi usa el cuerpo de un Brahamana Kashmir, y es de complexión tan clara, como la del Inglés ordinario. También Él usa cabello flotante, y Sus ojos son azules, llenos de gozo y de amor. Su pelo y su barba son castaños y cuando reflejan la luz del sol fulguran con destellos dorados. Es algo difícil describir su rostro, pues Su expresión cambia siempre a medida que El sonríe; la nariz es finamente cincelada, los ojos son grandes y de un maravilloso azul mediterráneo. Los Maestros Morya y Kut Humi ocupan casas en los lados opuestos de una estrecha hondonada, cerca de Shigatse en el Tíbet, cuyas vertientes están cubiertas de pinos, corriendo un pequeño arroyuelo en el fondo. Hay veredas que descienden de Sus casas y se encuentran en el fondo, en donde existe un pequeño puente. Cerca del puente, una estrecha abertura conduce a un sistema de vastos salones subterráneos que constituyen un museo oculto cuyos contenidos parecen ser una especie de ilustración de todo el proceso de la evolución; y del cual el Maestro Kuthumi es el guardián, en representación de la Gran Fraternidad Blanca.
La unión de un discípulo con Su Maestro es más íntima que cualquier lazo imaginable en la tierra; más íntima aún porque a un nivel superior existe la unión entre el Maestro Kuthumi y Su Instructor, el Maestro Dhruva, quién a Su vez fue discípulo del Señor Maitreya durante el tiempo en que éste tomó discípulos a Su cargo. De ahí que el Maestro Kuthumi, también llegó a ser Uno con el Señor Maitreya y como en Su nivel la unidad es todavía más perfecta, el Maestro Kuthumí es Uno con el Bodisattva en un modo maravilloso. El es el ayudante y el designado Sucesor del Instructor del Mundo, justamente como el Maestro Morya es el Ayudante yel designado Sucesor del Señor Vaivásvata Manú. En la persona del Maestro Kuthumi, así como en la de Su Jefe, el señor Maitreya, la influencia especialmente notable es la radiación de Su omniabarcante Amor. Siendo representante del Segundo Rayo, actualmente en el nivel de la Iniciación Chohán, sucederá de aquí a muchos siglos al gran Señor en Su elevado oficio, y asumiendo el cetro de Instructor del Mundo, llegará a ser el Bodisattva de la Sexta Raza.Raíz.

El Maestro Kut Humi es también muy conocido en Occidente, y tiene muchos discípulos en todas partes. Es oriundo de Cachemira, aunque su familia actual procede de la India. Es también un Iniciado de alto grado, y está en el segundo rayo o de la Sabiduría. - Actualmente, el Maestro M., el Maestro K. H. y el Maestro Jesús están interesadísimos en la obra de unificar, hasta donde quepa, el pensamiento oriental y el occidental, de modo que las grandes religiones orientales, con el último desarrollo alcanzado por la fe cristiana, en todas sus ramificaciones, puedan beneficiarse mutuamente.

De este modo, se espera que nazca eventualmente la gran Iglesia universal.

EL MAESTRO JESÚS

El Maestro Jesús, que es el punto focal de la energía que fluye por medio de las varias Iglesias cristianas, vive actualmente en cuerpo sirio, y habita en cierto lugar de la Tierra Santa. Viaja mucho, y pasa largo tiempo en diversas partes de Europa. Actúa especialmente con las masas, más bien que con los individuos aislados, aunque haya reunido a su alrededor un numeroso grupo de discípulos. Está en el sexto rayo, el de la devoción o del idealismo abstracto, y sus discípulos se distinguen con frecuencia por el entusiasmo y Devoción que manifestaron los mártires en los tiempos cristianos.
Tiene figura un tanto marcial, que evoca la idea de disciplina y de ser un hombre de voluntad férrea y de gran dominio. Es alto y delgado, con rostro largo y fino, pelo negro, tez pálida y penetrantes ojos azules. Su labor es en este momento de gran responsabilidad, pues ha de resolver el problema de orientar el pensamiento del occidente para conducirlo desde su presente estado de intranquilidad a las pacíficas aguas de la certidumbre y del conocimiento, preparando el camino, en Europa y América, para el advenimiento eventual del Instructor del Mundo. Es bien conocido en la narración bíblica, donde primero aparece como Joshua, hijo de Nun; luego en tiempo de Esdras, como Jeshua, que pasa la tercera Iniciación; según se relata en el libro de Zacarías, como Joshua; y en la narración del Evangelio, se le conoce por dos grandes sacrificios: aquel en que entregó Su cuerpo para que Cristo lo utilizase; y el de la magna renuncia, característico de la cuarta Iniciación. En la forma de Apolonio de Tyana, pasó la quinta Iniciación, y llegó a ser Maestro de Sabiduría. Desde entonces permaneció y actuó en la Iglesia Cristiana, alimentando el germen de la verdadera vida espiritual, entre los miembros de todas las sectas y divisiones, y neutralizando en lo posible los errores y equivocaciones de clérigos y teólogos.
Es de un modo particular, el Gran Guía, el General y el Sabio poder ejecutivo que coopera estrechamente con Cristo y mucho le ayuda, actuando como Su intermediario cuando es posible. Nadie conoce tan sabiamente como Él los problemas de Occidente; nadie está tan estrechamente en contacto con quienes apoyan lo mejor de las enseñanzas y nadie conoce tan bien la necesidad del momento presente. Algunos eminentes prelados de las Iglesias Anglicana y Católica son sabios agentes suyos.

EL MAESTRO D. K. (DJWAL KHUL)

En anteriores encarnaciones fue el filósofo Kleineas, discípulo de Pitágoras, en Grecia. También el instructor budista Aryasanga, en el año 600 d. C. El Maestro Djwál Khul, o Maestro D.K., como se le llama con frecuencia, es otro Adepto del segundo rayo, del Amor-Sabiduría. Es el último Adepto que recibió la Iniciación, pues recibió la quinta en 1875 (este dato puede, posiblemente, haber cambiado), y ocupa el mismo cuerpo en que la recibió, mientras que la mayoría de los otros Maestros la recibieron mientras ocupaban anteriores vehículos. Su cuerpo no es joven, y es tibetano. Es devoto del Maestro K. H., y mora en una casita no muy lejos de la de este Maestro. Por Su voluntad en servir y hacer cuanto convenga, se le llama “el Mensajero de los Maestros”. Es profundamente culto y sabe más sobre los rayos y las Jerarquías planetarias del sistema solar que ningún otro Maestro. Actúa con los que se dedican a la curación y coopera, desconocido e invisible, con los que buscan la verdad en los grandes laboratorios del mundo, con todos los que se proponen curar definidamente y aliviar al mundo, y con los grandes movimientos filantrópicos, tales como la Cruz Roja. Se interesa por los diversos discípulos de varios Maestros, que pueden aprovecharse de Su instrucción, y en los diez años últimos, y posiblemente muchos más, ha auxiliado tanto al Maestro Morya como al Maestro K. H.

A Él se deben las partes relativas a estos temas de las más grandes obras esotéricas contemporáneas, desde la "Doctrina Secreta" de H. P. Blavasky, hasta el "Tratado sobre Fuego Cósmico" de Alice. A. Bailey. - Trabaja con Devas etéreos sanadores. También actúa como preceptor de prácticamente todos los discípulos que se hallan en etapa de aprendizaje.

EL MAESTRO R. ( RAKOCZY )

El Maestro que se ocupa especialmente del futuro desarrollo y los asuntos raciales de Europa y del despliegue mental en América y Australia, es el Maestro Rakoczi. Es húngaro, y tiene Su morada en los Cárpatos, habiendo sido en un momento dado una figura muy conocida en la Corte húngara. Se pueden encontrar referencias suyas en antiguos libros históricos, y se ocuparon mucho de Él públicamente cuando fue el CONDE DE SAINT-GERMAIN.
Anteriores encarnaciones suyas fueron la del legendario Hiram, primer puntal de la Masonería, en los tiempos de Salomón; San Albano de Verulam, en Inglaterra, en el siglo cuarto. El Neoplatónico Proclo, en Constantinopla, en el año 411. Roger Bacon, monje franciscano, en 1211. Cristian Rosenkreutz en 1375, caballero cruzado fundador de la Orden Rosacruz. El cabecilla revolucionario húngaro Hunjandi Janos en 1425. El monje Roberto, en la Europa meridional, en el 1500. Francis Bacon, hijo bastardo de la Reina Isabel de Inglaterra, autor de las obras de Shakespeare, en el 1561. El Príncipe Iván Rakoczy, en Transilvania, en el 1700. El Conde de Saint-Germain y Barón de Hompesch, último de los caballeros de Malta. - Es hombre de corta estatura, delgado, con barba negra puntiaguda y finos cabellos negros. No toma a su cargo tantos discípulos como los Maestros antes mencionados. Actualmente dirige a la mayoría de los discípulos del tercer rayo en Occidente, en compañía del Maestro Hilarión. Está en el séptimo rayo, el del ceremonial u orden mágico, y actúa mayormente por medio del ritual y ceremonial esotéricos, con vital interés por los efectos, hasta aquí no reconocidos, del ceremonial masónico, del de las diversas fraternidades y de todas las Iglesias.

PREGUNTA: Si los Maestros tienen tanta Sabiduría y tan grandes Poderes Espirituales, ¿Por qué permiten las conquistas, la humillación, el crimen y la miseria en el mundo?

RESPUESTA: Ya se explicó que los Maestros son de muchas Razas, que Ellos tratan de ayudar al progreso de los hombres de todas las razas más bien espiritual que materialmente. Por otra parte, Ellos Mismos son obedientes a la Ley y no pueden interponerse en el Karma de las Naciones. Ayudan a quienes están dispuestos a recibir ayuda, mediante sugestiones, advertencias o estímulos, pero no pueden tomar en Sus Manos el destino de personas o naciones. Además las razas tienen que desarrollarse no para ser muñecos accionados por cuerdas que tiren los Maestros, sino para ser entidades seguras de sí mismas, por las lecciones de la experiencia, conforme a leyes kármicas y a la libertad de elección que es una alboreante manifestación del Dios en su interior.

EL NUEVO GRUPO DE SERVIDORES DEL MUNDO (N.G.S.N)

El llamado Nuevo Grupo de Servidores del Mundo (N.G.S.M), es un GRUPO SUBJETIVO, pero totalmente presente, dentro de todas las esferas humanas. No tienen todavía, estructura objetiva, ni organización definida, ni se conocen entre sí, pero forman parte, aún sin saberlo por muchos de ellos, del AURA PERIFÉRICA de la Jerarquía Espiritual del planeta.
La componen HOMBRES y MUJERES de todas las partes del Mundo, perteneciendo indistintamente a cualquier: raza, color, religión, status social, ideología, etc. Teniendo todos ellos un punto en COMÚN, un objetivo claro: SERVIR AL MUNDO, SER ÚTILES a sus Hermanos y ENDEREZAR AL MUNDO. Movilizado desde su interior en pro de la Justicia, de la Fraternidad, y fomentando con su ejemplo y actividad diaria a las RECTAS RELACIONES HUMANAS. Pueden ser políticos, economistas, religiosos, científicos, deportistas, fontaneros, cocineros, amas de casa, o de cualquier condición humana. Ellos, el N.G.S.M, son verdaderamente la "SAL DE LA TIERRA", "LA LEVADURA DEL MUNDO". Y cada uno dentro de su propia esfera de influencia, pequeña o grande, se manifiestan cálidamente, introduciendo con su ejemplo ALTRUISTA, las "PEPITAS DE ORO" de la NUEVA ERA, en los corazones y mentes de los hombres.
En los Mundos Internos se los pueden ver como LLAMAS ENCENDIDAS, que brillan e iluminan el entorno humano. Los Maestros de la Gran Fraternidad Blanca los conocen y animan energéticamente. Forman verdaderamente, un GRAN CENTRO donde el PLAN y PROPÓSITOS divinos pueden REALIZARSE, formando un POTENTE CANAL de vinculación Jerárquica, y es precisamente a través de ellos, donde las nuevas energías entrantes pueden ser canalizadas y transformadas en "AGUA DE VIDA", derramándose, como una bendición, por todo el mundo y a todos los Reinos.
Muchos de nosotros pertenecemos ya a ese GRUPO, y son muchos los que continuamente van engrosando las filas. El único requisito básico que se exige es QUERER SERVIR AL MUNDO, y pensar en términos de UNIDAD e INCLUSIVIDAD, fomentando las RECTAS RELACIONES HUMANAS, siendo coherentes en sus obras y ALTRUISTAS en nuestras vidas. - Algunos de este GRUPO del N.G.S.M, son ya conscientes de su afiliación, siendo algunos Iniciados y Discípulos aceptados, otros muchos son aspirantes espirituales, y otra gran mayoría pertenecen a organizaciones no gubernamentales que trabajan en pro los derechos humanos. Este Gran Grupo será el que LEVANTE los PILARES de la NUEVA ERA, y a través de ellos se podrá realizar el PLAN DE DIOS EN LA TIERRA.




LA EXTERIORIZACIÓN DE LA JERARQUÍA

-La Reaparición De Cristo Y Los Maestros De Sabiduría-

El resurgimiento de la Jerarquía

En este momento, cuando alborea la Era de Acuario, los Maestros de la Jerarquía se preparan para el retorno por primera vez en incontables miles de años, al mundo cotidiano, para inaugurar la nueva era de Síntesis y Fraternidad. Encabezados por Su gran líder, el Maestro de los Maestros, el Instructor del Mundo, Aquél que conocemos en occidente como el Cristo. Los Maestros de la Jerarquía esotérica caminarán abiertamente entre nosotros y nos conducirán a la experiencia acuariana. Se hallan ahora a la expectativa de que tomemos, de nuestra libre voluntad, los primeros pasos requeridos en dirección a la unidad, la cooperación y la fusión. Entonces emergerán Ellos con el Cristo a Su Cabeza, y Su Presencia en el mundo será un hecho establecido.
Lamentablemente, hay todavía quienes piensan que el FIN DEL MUNDO se acerca. Son personas catastrofistas, y no hacen más que CONTAMINAR la Atmósfera AÚRICA del Planeta con sus turbios pensamientos y apocalípticas visiones. Tengamos compasión por los que así piensan, porque nada más lejos de ello está por venir. Naturalmente que el planeta y la humanidad deberán afrontar algunos cambios, pero el verdadero Holocausto ya ha pasado, no hay más que mirar hacia el pasado para comprender las terribles injusticias que se han realizado, hermanos contra hermanos. Hoy en día tenemos la PROMESA, la Gloriosa Promesa de la REAPARICIÓN DE CRISTO Y LOS MAESTROS DE SABIDURÍA con lo que un Nuevo AMANECER se ACERCA, lleno de esperanza y alegría.

La Decisión Del CRISTO

Hay tres festivales espirituales que se celebran cada año por la Jerarquía. Está el festival de la Pascua, durante el plenilunio de Aries, normalmente en abril; el festival de Wesak, del Buda, durante el plenilunio en Tauro, en mayo: y el festival del Cristo como Representante de la Humanidad durante el plenilunio de Géminis en junio. En este festival en junio de 1945, el Instructor del Mundo, Aquél que llamamos el Cristo, anunció Su intención de retornar al mundo, si la humanidad, de su propia y libre voluntad, empezaba a tomaba medidas para poner su casa en orden. Y cuando las mentes de los hombres se estuviesen encaminando en estas direcciones, Él retornaría, de seguro, tan pronto como fuese posible. Hay indicios positivos que este momento ya ha llegado.
Las gentes tienen ideas diferentes acerca de cómo ha de regresar el Cristo. Algunos Lo ven regresar en un resplandor de gloria en los últimos días del mundo, cuando éste se esté acabando (por qué Él debe venir entonces, no lo sé). Un Avatar viene al final de cada era: es un evento cíclico. La venida de un Instructor ha tenido lugar siempre que la humanidad ha alcanzado cierto nivel en su evolución, siempre que ha necesitado alguna dirección espiritual nueva, una nueva energía, el bosquejo de un nuevo camino que la conduzca a una nueva y más alta experiencia de sí misma y de su significado y propósito. Cada vez que ha habido un cambio cíclico de una era a otra, cada vez que una civilización se ha cristalizado y desintegrado, abriendo paso a una nueva manifestación, un Instructor ha aparecido, siempre del mismo lugar de origen, la Jerarquía. Los conocemos históricamente como Hércules, Hermes, Mithra, Rama, Vyasa, Sankaracharya, Krishna, Buda, así como el Cristo. Ha habido mayores y menores. Pero en cada período de la historia, cuando la necesidad era mayor, cuando la humanidad necesitaba estímulo, un Instructor de uno u otro nivel ha surgido para mostrarle el camino a la humanidad.
De acuerdo con esta Ley, al final de la Era de Piscis, en esta fase de transición entre las Eras de Piscis y Acuario, un Instructor ha venido. Él es el Instructor del Mundo, el Dirigente de la Jerarquía, el Maestro de todos los Maestros, «el Maestro asimismo de ángeles y de hombres», como decía san Pablo. Es Su regreso al mundo, a la cabeza de Sus Discípulos, los Maestros de la Sabiduría, lo que ahora está ocurriendo. Nada menos que eso está sucediendo ahora en nuestro planeta; y es, si ustedes pueden creerlo, un privilegio estar en encarnación en estos tiempos trascendentales de la historia humana, un tiempo que no tiene precedentes. Muchos Instructores han venido al mundo antes y eso ha sido trascendental. Pero nunca antes, desde la época Atlántica, ha estado presente el Instructor del Mundo, digamos que “de una forma completa y personal”. Quienes buscan, encuentran; y a quienes llaman les es abierta la puerta; ante los que golpean con el martillo de las cuatro cualidades, la puerta se abre de par en par para que ellos puedan encontrar el Sendero.

Capítulo. XIV.


“EL MISTERIO DE LA INICIACIONES”

“Las Expansiones De Conciencia En El Sendero
Del Discipulado




El tema de las INICIACIONES siempre ha despertado un especial interés entre los estudiantes y curiosos esotéricos de todos los tiempos. No en vano es un tema profundamente MISTERIOSO y DIFÍCIL de tratar, siendo su alcance inmenso en todos y cada uno de sus aspectos. “Muchos se figuran que la iniciación es un paso adelante que han de dar por sí mismos. Creen que el Iniciado es un hombre que por su propio esfuerzo ha ascendido a gran altura y ha llegado a ser una excelsa individualidad en comparación del hombre mundano. Así es en efecto; pero se comprenderá mejor la cuestión si se la considera desde un más alto punto de vista. La importancia de la iniciación no consiste en exaltar a un individuo, sino en que este se identifica, simbólicamente hablando, con “la Excelsa Orden de la Comunión de los Santos”, como hermosamente la llama la Iglesia cristiana, aunque muy pocos se fijan en el verdadero significado de estas palabras.”
Comprenderemos mejor la profunda realidad subyacente en la iniciación, después de haber considerado la organización de la Jerarquía oculta y la obra de los Maestros como hemos hecho anteriormente. El candidato llega a ser algo superior a un hombre personal, porque se convierte en unidad de una formidable energía.
Muchas son las definiciones y explicaciones que pueden encontrarse en cuanto a su alcance, los pasos preparatorios, la obra que ha de hacerse entre las iniciaciones, su resultado y efectos. Ante todo, es evidente para el más superficial estudiante, que la magnitud del asunto es tal, que a fin de tratarlo adecuadamente, sería preciso describirlo desde el punto de vista de un iniciado. En caso contrario, todo cuando se diga podrá ser razonable, lógico, interesante, sugestivo, pero no definitivo.
La palabra Iniciación, deriva de dos palabras latinas; in en, iré ir; es por lo tanto, el comienzo o entrada en algo. Representa, en su más amplio sentido, la entrada en la vida espiritual, o en una nueva etapa de la misma vida. Es el primer paso y los pasos sucesivos en el sendero de Santidad. Literalmente, por lo tanto, el que recibe la primera iniciación da el primer paso en el reino espiritual, saliendo del reino definidamente humano, para entrar en el superhumano. Así como pasó del reino animal al humano en la individualización, así entra en la vida del espíritu, y por vez primera tiene derecho a que se le llame “hombre espiritual”, en el significado técnico del término. Entra en la quinta etapa, o sea, en la final de nuestra quíntuple evolución. Habiendo tanteado el camino a través de la Cámara de la Ignorancia durante muchas edades, y habiendo pasado por el aprendizaje de la Cámara de la Instrucción, ahora entra en la Cámara de la Sabiduría, en la Universidad. Cuando haya cursado en esta Escuela, recibirá el grado de Maestro de Compasión, o Maestro de Sabiduría.

“Una iniciación es una expansión de conciencia, un medio de abrir la mente y el corazón al reconocimiento de lo que ya existe en la realidad. Como proceso viviente, la iniciación es experimentada por todas las formas de vida, grandes y pequeñas, desde lo universal hasta lo particular. El proceso de iniciación en nuestro sistema solar está basado sobre un patrón que se duplica y refleja dentro del conjunto, y a lo largo de sus muchas partes. Las diversas y distintas formas de vida incluidas en un organismo completo, llevan a cabo una función vital que, en relación con todas las otras partes, contribuyen al omnicircundante plan de la evolución.”

Vemos pues, que es en la ESCUELA DE LA VIDA donde todo resulta transformado y transmutado, de un elemento inferior a otro superior, de uno simple a otro más complejo, y es en la vida del ser humano donde tiene lugar LA GRAN TRANSFORMACIÓN, y el Alma tras muchas edades, cargada de SABIDURÍA, emprende el Vuelo hacia el ESPÍRITU, hacia el PADRE, el cual Fue, Será y Es siempre su verdadero Ser.

La Sabiduría es la ciencia del Espíritu, así como el conocimiento es la ciencia de la materia. El Conocimiento es separativo y objetivo, mientras que la Sabiduría es sintética y subjetiva. El Conocimiento separa y la Sabiduría une. El Conocimiento diferencia y la Sabiduría entre-funde. Si se medita sobre estas palabras, se comprenderá que la verdadera UNIÓN reside en la comprensión de que la vida mayor siempre incluye a la menor, y que cada expansión de conciencia acerca más al hombre a esa UNICIDAD.

SIMBOLOGÍA CRISTIANA DE LAS INICIACIONES

La vida del Cristo no es solamente una narración histórica sino también la historia del desenvolvimiento del espíritu humano a través de los portales de las Iniciaciones. Aquel en quien ya nació el Cristo, el niño-Cristo, el nuevo Iniciado, se denomina en todo el mundo invisible la "criatura" nacida a la nueva vida del espíritu; y la expansión de conciencia que alcanza consiste en que se ha abierto para él el gran mundo espiritual en donde toda verdad es conocida por intuición y no por razonamiento, llegando el conocimiento a ser intuitivo en vez de racional. A causa de haber nacido en ese nuevo mundo del espíritu se le llama "el dos-veces-nacido"; nacido ciertamente sobre la tierra muchas veces, pero nacido siempre en la vida de la materia; nacido ahora en la vida del espíritu que será ya por siempre la suya; y así también la Primera Grande Iniciación se denomina "el segundo nacimiento", el "nacimiento del Espíritu". Por eso la Primera Iniciación se simboliza entre los Cristianos por el nacimiento del Cristo cuando la Estrella de Oriente se posa sobre el infante; la Segunda por el Bautizo cuando el Espíritu desciende sobre Él y reside en él para siempre; la Tercera por la Transfiguración sobre la montaña, cuando la deidad interna brilla a su través; la Cuarta Iniciación está indicada por el sufrimiento en el Huerto de Gethsemaní, por la Crucifixión; y la quinta la Resurrección del Cristo; es la Iniciación del Maestro, del Hombre Perfeccionado que ha alcanzado la estatura de la plenitud del Cristo, el Salvador de los hombres.
Con propiedad se simboliza la Primera Iniciación en el Drama-Misterio por el nacimiento del Cristo porque en esa etapa surge dentro del hombre un gran cambio y un nuevo poder, bien expresado por la idea de "nacimiento". En la Segunda hay un maravilloso influjo de fuerza del Iniciador al Candidato, que se tipifica por el Bautizo en el Jordán, o mejor por el bautizo del cual habló Él, el del Espíritu Santo y del Fuego; pues el poder de la Tercera Persona de la Santísima Trinidad es el que se vierte en aquel momento, descendiendo en lo que, inadecuadamente, podría describirse como torrente de fuego, una flamígera oleada de viviente luz. La Tercera Iniciación se tipifica en el simbolismo Cristiano por la Transfiguración del Cristo. Se trasladó Él a una alejada y alta montaña y se transfiguró ante sus discípulos: "Brilló Su Faz como el Sol y Sus vestiduras eran blancas como la nieve, de tal suerte que ninguna otra blancura podría superarlas en la tierra". Esta descripción sugiere el Augoeides, el hombre glorificado, y es una pintura descriptiva de lo que sucede en esta Iniciación, pues justamente así como la Segunda Gran Iniciación tiene que ver principalmente con el aceleramiento evolutivo del cuerpo mental inferior, así se desarrolla especialmente el cuerpo causal en esta etapa. El ego queda en más íntimo contacto con la Mónada y se transfigura así con toda verdad. Aún la personalidad es afectada por aquel maravilloso influjo. El yo superior y el yo inferior devengo uno a la Primera Iniciación y aquella unidad jamás se pierde, pero el desarrollo del Yo superior que ahora tiene lugar nunca puede ser reflejado en los inferiores mundos de forma, si bien los dos son uno en la mayor medida posible.
Este es el antiguo sendero denominado el "Reino de los Cielos" o bien "Reino de Dios"; llamado también "el camino de la Cruz"; , y la cruz es símbolo de vida, de la vida triunfante sobre la muerte, del Espíritu triunfante sobre la materia. No hay diferencia en lo del Sendero ya fuere en Oriente o en Occidente, pues tan sólo, una enseñanza oculta existe y una sola Gran Logia Blanca. Los Guardianes de los tesoros espirituales de nuestra raza solamente reconocen, cualidades, y abren la Gran Puerta, según la antigua costumbre, para permitir al hombre que camine por el antiguo y estrecho Sendero. Quienes buscan, encuentran; y a quienes llaman les es abierta la puerta.
Así, pues, tenemos CINCO Grandes INICIACIONES por las cuales a de pasar el discípulo antes de alcanzar la meta humana más elevada, LA MAESTRÍA. Estas 5 Iniciaciones son conocidas por los Cristianos como:

1. El Nacimiento en Belén, del cual Cristo dijo a Nicodemo: "el que no naciere de nuevo no puede ver el reino de Dios".

2. El Bautismo en el Jordán. Éste es el bautismo a que se refería Juan, el Bautista, agregando que el Bautismo del Espíritu Santo y del fuego debía sernos administrado por Cristo.

3. La Transfiguración. Allí por primera vez se manifiesta la perfección, y se le comunica a los discípulos la divina posibilidad de tal perfección. Surge el mandato: "Sed vosotros perfectos, como vuestro Padre que está en los cielos es perfecto".

4. La Crucifixión. En Oriente se la designa como la Gran Renunciación, con su lección del sacrificio y su llamamiento a la muerte de la naturaleza inferior. "Cada día muero", decía el apóstol, porque sólo en la práctica de sobrellevar la muerte de cada día puede enfrentarse y resistirse a la Muerte final.

5. La Resurrección y Ascensión, el triunfo final que capacita al iniciado cuando enuncia y sabe el significado de las palabras: "¿Dónde está, oh muerte, tu aguijón?, ¿Dónde, oh sepulcro, tu victoria? ".

Tales son los cinco grandes y dramáticos acontecimientos de los misterios. Tales son las iniciaciones por las que todos los hombres deberán pasar algún día. La humanidad se encuentra hoy en el sendero de probación. El camino de la purificación es hollado por las masas, y estamos en proceso de purificarnos del mal y del materialismo. Cuando se haya completado este proceso, muchos estarán preparados para recibir la primera de las Grandes Iniciaciones y pasar por el Nuevo Nacimiento. Los discípulos del mundo se están preparando para la segunda iniciación, el Bautismo, y para esto debe purificarse la naturaleza emocional de deseos y dedicarla a la vida del alma. Los iniciados del mundo enfrentan la iniciación de la Transfiguración o la tercera. El control de la mente y la correcta orientación hacia el alma, con la completa transmutación de la personalidad integrada, es lo que les espera.
Se dicen muchas tonterías hoy respeto a la iniciación, y en el mundo hay muchas personas que pretenden ser iniciados. Olvidan que ningún iniciado hace tal proclamación o habla de sí mismo. Quienes proclaman ser iniciados lo niegan al proclamarlo. A los discípulos e iniciados se les enseña a ser incluyentes en sus pensamientos y no separatistas en sus actitudes. Nunca se apartan del resto de la humanidad, afirmando su condición, poniéndose automáticamente sobre un pedestal. Tampoco los requisitos, como se establece en muchos libros esotéricos, son tan sencillos como los presentan. Por su lectura podría creerse que mientras el aspirante logra cierta tolerancia, bondad, devoción, simpatía, idealismo, paciencia, perseverancia, ha llenado los requisitos principales. Estas cosas en realidad son las esencialidades primordiales, pero a esas cualidades debe añadirse una comprensión inteligente y un desarrollo mental que lleve a una sensata e inteligente colaboración con los planes destinados a la humanidad. Lo que se requiere es el equilibrio de la cabeza y del corazón.

Antes de profundizar más, vamos a recapitular rápidamente cuales eran los PASOS o ETAPAS, propiamente dichas, que ha de llevar al ASPIRANTE hasta el PORTAL de la INICIACIÓN. Estas ETAPAS son CINCO, y ya se consideraron más ampliamente en una conferencia anterior titulada "EL SENDERO DEL DISCIPULADO (pasos preliminares)".

1º) Tenemos al hombre de IDEALES, donde muestra en su vida un propósito firme y positivo de seguir ciertos PRINCIPIOS éticos y nobles. Esto es un indicio claro de evolución humana.

2º) Tenemos al DISCÍPULO en PROBACIÓN, en el cual, como hemos explicado ya, el aspirante voluntariamente trabaja afanosamente para desarrollar su Naturaleza Superior y, subyugar la Inferior. Es la ETAPA en que el Maestro de su Grupo interno lo pone a PRUEBA en su vida y observa sus reacciones y su adelanto.

3º) Tenemos al DISCÍPULO ACEPTADO, tras haber pasado satisfactoriamente todas las pruebas impuestas, el Maestro lo reconoce y lo ACEPTA. Cuando un Maestro ACEPTA a un aspirante como Discípulo en prueba, lo hace con el designio de presentarlo para su INICIACIÓN en la misma vida.

4º) Tenemos al "HIJO DEL MAESTRO". Un lazo más estrecho se establece entre Maestro y discípulo en esta etapa. Las esperanzas o sueños del discípulo empiezan a reflejar la maravillosa vida de que el Maestro goza entre Sus iguales; y lentamente va convirtiéndose en célula de Su viviente organismo.

5º) Tenemos al INICIADO. La presentación del discípulo por su Maestro a la Gran Fraternidad Blanca para su INICIACIÓN coincide generalmente con la Etapa del "Hijo del Maestro". En este estadio acontecen unos acontecimientos EXTRAORDINARIOS, donde el discípulo adquiere mayor poder y una más amplia Visión del Plan de Dios, pudiendo trabajar para el Servicio con una mayor eficacia.

El progreso humano es lento pero constante; por consiguiente, el número de Hombres Perfectos va en aumento y la posibilidad de alcanzar Su nivel se halla al alcance de todos los que estén deseosos de llevar a cabo el estupendo esfuerzo requerido. En tiempos normales los aspirantes necesitarían muchos nacimientos antes de lograr el Adeptado, pero ahora es posible para ellos acelerar su progreso en aquel Sendero, condensar en pocas vidas la evolución que de otra manera tomaría muchos miles de años. Tal preparación requiere un gran control de sí, esfuerzos determinados año tras año, y a menudo con exiguo resultado externamente mostrado como progreso definido; puesto que ello implica el entrenamiento de los cuerpos superiores mucho más que el del físico, y el mejoramiento de lo superior no siempre se manifiesta muy visiblemente en el plano físico.

¿Qué Ocurre Cuando Un Hombre Toma En Serio El Camino De Aceleración Evolutiva? Si realmente va en serio, se pone a prueba a un discípulo en respuesta a una solicitud hecha por él a los Guardianes de la Humanidad para que le den oportunidades de un progreso más rápido que el normal para la humanidad ordinaria. Su karma individual tiene que ser reajustado al mismo tiempo, librándolo de aquellos tipos de karma que pudieren limitar su futura utilidad y dándole mayores oportunidades para un conocimiento más amplio y un servicio más efectivo. Si es continuo en su propósito inicial, y a pesar de las muchas dificultades sigue afanosamente en su empeño, captará rápidamente la atención del MAESTRO y Éste lo pondrá a prueba, aún a pesar de que el aspirante sea inconsciente de ello. - Cuando un Maestro toma a un aspirante como discípulo a prueba, es con la esperanza de presentarlo para Iniciación en esa vida. Pero de que el Maestro haya sencillamente respondido a su aspiración, no se sigue que el discípulo tendrá éxito; Se le ha dado la oportunidad por haberla ganado él como derecho kármico; pero lo que él haga de tal oportunidad, depende exclusivamente de él mismo. Empero, lo más probable es que triunfe si toma el asunto a lo serio y trabaja intensamente en servicio del mundo.

PREGUNTA.- ¿Cómo se inicia, pues, a un discípulo y cómo llega a ser miembro de la Gran Fraternidad Blanca?

RESPUESTA.- Cuando después de una estrecha identificación de la conciencia del discípulo con la suya propia, el Maestro está satisfecho de é1 (lo que usualmente coincide con el principio o el fin de la etapa de "hijo") lo presenta Él ante la Fraternidad para la solemne ceremonia de la Primera Iniciación. La candidatura es propuesta y secundada por dos de los más altos miembros de la Fraternidad (del rango de Adeptos) siendo uno de Ellos su propio Maestro. La presentación es hecha en primera instancia al Maháchohan, quien designa entonces a uno de los Maestros para que actúe como Hierofante-Iniciador. Ya sea en el Salón de Iniciación o en cualquier otro lugar designado, el Candidato es entonces iniciado formalmente, durante una augusta ceremonia, por el Hierofante-Iniciador, quien, en el nombre del Único Iniciador, recibe del candidato el voto de rigor y pone en su mano la nueva clave de conocimiento que ha de usar en el nivel ya alcanzado.

Relato de una iniciación.

Por C.W. Leadbeater

Es la narración de una Primera Iniciación conferida a un candidato en la noche del 27 de mayo de 1915:

"...En este caso el Señor Maitreya fue el Iniciador y, por consiguiente, la ceremonia se efectuó en Su jardín. Cuando el Maestro Morya o el Maestro Kuthumi ejecutan el ritual, generalmente se lleva a cabo en el antiguo Templo-gruta cuya entrada está cabe el puente, sobre el arroyo entre Sus casas. Hubo una gran congregación de Adeptos, estando presente todos Aquellos cuyos nombres nos son familiares. El glorioso jardín estaba en todo su esplendor. Los arbustos del rododendrón eran una ascua de floración carmesí y la fragancia del aire estaba saturada del perfume de las tempranas rosas. El Señor Maitreya se sentó en Su acostumbrado sitial de mármol que circunda el gran árbol frente a Su casa; y los Maestros se agruparon a Sí Mismos en un semicírculo desde Su derecha hacia Su izquierda, en asientos que para Ellos fueron colocados en la terraza de césped sobre la cual se eleva el asiento de mármol por un par de escalones. Pero el Señor Vaivasvata Manú y el Maháchohan tomaron también asiento en el banco de mármol, uno a cada lado de los brazos del trono tallado, especialmente elevado, que mira exactamente al Sur y que se llama el Trono de Dakshinamurti..."

Lo que acontece al discípulo es verdaderamente una "Iniciación", esto es, un principiar. Es el comienzo de una nueva forma de existencia en la cual la personalidad va siendo más y más firmemente un mero reflejo del ego y el ego mismo comienza a atraer los poderes de la Mónada. El alma del hombre es realmente aquella parte superior de sí que es la Mónada; pero desde el momento en que ésta hizo para sí un cuerpo causal, del alma grupo animal, al momento de la individualización, "la chispa pende de la Llama por el más tenue hilo de Fohat". El ego, si bien ligado así a la Mónada, no había tenido hasta el momento de la Iniciación ningún medio de comunicación con aquel aspecto más elevado de sí mismo. Pero en la Iniciación, al llamado del Hierofante, desciende la Mónada hasta el cuerpo causal para tomar el voto de rigor, para obligarse a dedicar toda su vida y toda su fuerza, de allí en adelante a promover la obra de la evolución, a olvidarse de sí en lo absoluto por el bien del mundo. A hacer su vida todo amor así como Dios es Todo Amor, y a guardar secreto sobre aquellas cosas que se le ordene mantener secretas. Desde aquel momento, "el más fino hilo de Fohat" deviene un manojo de hilos y el ego, en vez de pender meramente como una "chispa", llega a ser como el fondo de un embudo que procede de la Mónada y que trae vida y luz y fuerza al candidato.
Después de su Iniciación, el candidato es transferido al plano Búdico por su Maestro, o por un discípulo mayor, para que aprenda a funcionar allí en su vehículo búdico. Y aquí acontece ahora lo que antes no había acontecido. Cada noche, cuando el discípulo se aleje de su cuerpo para trabajar en el astral o en el mental, deja tras de sí en el lecho su cuerpo físico, o éste y el astral (uno u otros según fuere el caso) para ocuparlos de nuevo cuando regrese a ellos. Ahora, al dejar el plano mental superior y pasar al búdico, deja por supuesto su cuerpo causal; pero este cuerpo causal, en vez de permanecer con los cuerpos físico, astral y mental, se desvanece. Cuando el discípulo, desde su vehículo búdico mira hacia el plano mental superior no ve allí cuerpo causal alguno que lo represente. El Cristo dijo: "Aquél que pierda su vida por Mí, la habrá encontrado". Como el Cristo representa el principio búdico, estas palabras significan: "Aquél que por mi causa (por el desarrollo Crístico dentro de sí) abandone su cuerpo causal en el cual ha vivido, por tanto tiempo, se encontrará a sí mismo", "encontrará la Vida más verdadera, más grande y más elevada".
Se necesita cierto valor para hacerlo así. La primera vez que un hombre se halla por completo en el vehículo Búdico y encuentra que se desvaneció su cuerpo causal del cual había dependido por millares de años, se llena de espanto; y, sin embargo, así es el procedimiento. Debe él perder su vida por causa del Cristo si quiere encontrarla por toda le eternidad. Es cierto que cuando el iniciado-discípulo regresa de su cuerpo Búdico se encuentra a sí mismo otra vez en un cuerpo causal; pero no es el cuerpo causal que ha usado por millones de años desde el día de su individualización, sino un cuerpo causal copia de aquella antiquísima "casa" suya. Con su primera experiencia búdica comprende el Iniciado que él no es el ego sino algo más trascendental, y conoce asimismo -no tan sólo cree a base de fe- la Unidad de todo lo que vive; Cómo las vidas de todos los hombres, sus dolores así como sus alegrías, sus fracasos así como sus éxitos, son inseparables de su vida.
Para alcanzar el nivel de la Primera Gran Iniciación deberá un hombre dominar su cuerpo por medio de su alma; deberá arreglárselas de manera que todos sus sentimientos estén en armonía con el sentimiento superior. Cuando llegue el Segundo de los Grandes Pasos, se repite el mismo proceso en una etapa ulterior y la mente del hombre, no tan sólo sus sentimientos, ha de ponerse a tono con la mente de su Maestro. Por supuesto está todavía en nivel infinitamente inferior a ella, pues él es hombre tan solo, y muy frágil y humano, en tanto que el Maestro se eleva sobre la humanidad como un Superhombre; con todo, los pensamientos del discípulo deberán ir a lo largo de la línea de los pensamientos de su Maestro. Así como el hombre que está comenzando a hollar el Sendero dice: "¿qué habría hecho el Maestro en estas circunstancias? Yo haré lo mismo", así el hombre que ha pasado la segunda etapa debe vigilar su pensamiento a cada instante y decirse: "¿qué habría pensado el Maestro en un caso como éste? ¿Cómo se le habría presentado a Él esta cosa?.

Hay cinco de estas Iniciaciones (de estos ceremoniales en el Sendero que lleva a la Perfección) siendo la quinta la de Adepto o Maestro. En la Primera Gran Iniciación acaece la unión definitiva del ego y de la personalidad del candidato. Tiene él que pasar por las Segunda, Tercera y Cuarta Iniciaciones antes de llegar al Adeptado, que es la Quinta; pero cuando obtiene aquella Quinta une él la Mónada y el ego, justamente como antes había unido el ego y la personalidad; de tal suerte que cuando ha logrado él la unión del Yo superior con el yo inferior, cuando ya no exista su personalidad sino como una expresión del ego, tiene él que empezar de nuevo, por así decirlo, el mismo proceso y hacer de aquel ego una expresión de la Mónada antes de alcanzar el Adeptado que viene a señalar su partida del reino humano y su entrada en el superhumano.
LAS INICIACIONES

A continuación desarrollaremos el tema de las INICIACIONES en sí. Aunque hemos de advertir que sólo los INICIADOS saben y comprenden su verdadero significado y alcance. Trataremos aquí, pues, de dar simplemente un bosquejo básico y general que nos aportará una valiosa información sobre estos maravillosos acontecimientos.
Estudiaremos cada una de las CINCO INICIACIONES MAYORES que componen el cuadro completo de REALIZACIÓN planetaria, con la cual el ser humano está relacionado, abordando serenamente algunos aspectos más significativos de cada una en particular. Estas Cinco Iniciaciones Mayores son los siguientes:

La PRIMERA Iniciación ................ EL NACIMIENTO
La SEGUNDA Iniciación................ EL BAUTISMO
La TERCERA Iniciación................ LA TRANSFIGURACIÓN
La CUARTA Iniciación................... LA CRUCIFIXIÓN
La QUINTA Iniciación.................... LA RESURRECCIÓN

La Primera Iniciación Mayor

“EL NACIMIENTO”

En la primera Iniciación, el dominio del Ego sobre el cuerpo físico debe haber alcanzado un alto grado de realización. Han de vencerse «los pecados de la carne», como dice la fraseología cristiana. La gula, la embriaguez y el libertinaje, ya no deben dominar. El elemental físico ya no encuentra obedecidas sus exigencias; el dominio ha de ser completo, desvanecido el atractivo. Debe haberse logrado una actitud general de la obediencia al Ego, y debe ser fuerte la buena voluntad de obedecer. El canal entre lo superior y lo inferior se ensancha, y la sumisión de la carne es prácticamente automática.
El que no todos los iniciados alcancen esta norma, puede provenir de varias causas; pero la nota que pulsen, debe estar sintonizada con la rectitud; el evidente reconocimiento de sus propias limitaciones será sincero y público, y notoria su lucha para adaptarse al modelo superior, aún cuando no hayan llegado a la perfección. -
"En la primera gran Iniciación, el Cristo nace en el discípulo. Entonces percibe por primera vez en sí mismo la afluencia del Amor divino y experimenta el maravilloso cambio que lo hace sentirse uno con todo lo que vive. Éste es el “ Segundo Nacimiento ”, del que se regocijan todos los seres celestiales, porque nace en el “Reino de los Cielos”, como uno de los “pequeños”, como un “infante”, nombres que se aplican a los nuevos Iniciados. Tal es el significado de las palabras de Jesús, que sugieren que un hombre debe convertirse en un niño para entrar en el Reino."

Puede sugerirse que en la primera Iniciación, en la que nace Cristo, el Centro del Corazón es el único usualmente vitalizado, a fin de conseguir un dominio más efectivo del vehículo astral, y de prestar mayores servicios a la humanidad. Después de esta Iniciación se le enseña principalmente al iniciado, lo que concierne al plano astral. Ha de estabilizar su vehículo emotivo, y aprender a operar en el plano astral con la misma soltura y familiaridad que en el plano físico. Entra en contacto con los devas astrales; aprende a dominar a los elementales del astral; Ha de actuar fácilmente en los subplanos inferiores; y se acrecienta el valor y calidad de su labor en el plano físico. Pasa en esta Iniciación, desde la Sala de la Instrucción a la de la Sabiduría. En este momento, se le da especial importancia al desarrollo astral, aunque su facultad mental progresa constantemente. - En esta Iniciación, la REVELACIÓN DE LA PRESENCIA le coloca al Iniciado ante el Tercer Aspecto o inferior del Alma, la Inteligencia Activa. Se enfrenta con el Ángel Solar que le fue confiado como custodio desde el momento de su individualización operativa en la Lemuria; y reconoce sin lugar a dudas que esa entidad, que es manifestación de la Inteligencia, es su compañero eterno a través de las Épocas, conforme a cuya imagen el Alma se modela encarnación tras encarnación.
" Un sin número de hombres darán el primer paso hacia el desarrollo de la conciencia Crística y pasarán así por la Primera Iniciación. A menudo (podría muy bien decir generalmente), esto tiene lugar sin la comprensión consciente del cerebro físico, esto quiere decir que muchos de nosotros, es posible que ya seamos iniciados de Primer Grado aún sin saberlo. Esta Primera Iniciación es, y siempre ha sido, una Iniciación masiva, aunque sea individualmente registrada y anotada." Muchas vidas pueden transcurrir entre la primera y la segunda Iniciación. Un largo período de encarnaciones transcurre antes de que completado el dominio del cuerpo astral, esté dispuesto el iniciado para el próximo paso. La analogía está interesantemente expuesta en el Nuevo Testamento, en la vida del iniciado Jesús. Pasaron muchos años entre el Nacimiento y el Bautismo; pero en tres años dio los tres pasos restantes. Una vez pasada la segunda Iniciación, el progreso es rápido, y la tercera y la cuarta seguirán probablemente en la misma vida, o en la siguiente.

Comentario Sobre La Entrada En La CORRIENTE

Narración esotérica:

Este momento, poco antes de recibir la PRIMERA INICIACIÓN, es de imponderable maravillosidad en la vida espiritual del candidato, según no hace mucho tiempo manifestó el Maestro KUTHUMI al aceptar a un discípulo, diciéndole:

“Ahora que has alcanzado la inmediata meta de tus aspiraciones, te exhorto a que te fijes en los muchos mayores requisitos de la próxima etapa, para la cual has de prepararte y es «la entrada en la corriente», o lo que los cristianos llaman «salvación». Este ideal será el punto saliente en la larga línea de tus existencias terrenas, la culminación de setecientas vidas. Hace siglos te individualizaste en el reino humano. En un porvenir que, según espero, no será remoto, saldrás del reino humano por la puerta del adeptado y entrarás en el superhumano. Entre estos dos extremos no hay puesto de mayor importancia que la iniciación hacia la cual debes dirigir desde ahora tus pensamientos. No sólo serás así para siempre salvo sino que ingresarás en la sempiterna Fraternidad auxiliadora del mundo. Piensa en el sumo cuidado con que has de prepararte para tan prodigioso acontecimiento. Quisiera que te representaras de continuo su gloria y hermosura a fin de que vivieses en la luz de su ideal. Joven es tu cuerpo para tan formidable esfuerzo, pero se te depara una espléndida oportunidad y deseo y espero que completamente la aproveches.”

Al iniciar a un ego éste entra a formar parte de la más compacta corporación del mundo y se une al dilatado océano de conciencia de la Gran Fraternidad Blanca. Durante largo tiempo no podrá el nuevo iniciado comprender cuanto esta unión entraña, y ha de penetrar mucho más adentro del santuario antes de que se dé cuenta de lo estrecho del lazo y de la magnitud de la conciencia del Rey, de la cual participan hasta cierto punto los hermanos. Todo esto es incomprensible e inexplicable en el mundo profano, pues su metafísica y sutilidad transcienden la eficacia del lenguaje; y, sin embargo, es una gloriosa realidad hasta el extremo de que quien lo empieza a vislumbrar, le parece ilusorio lo demás. Una vez realizados los oportunos esfuerzos y disciplinas, e integrados ciertos mecanismos internos, el candidato ya está preparado para recibir la PRIMERA INICIACIÓN. Y tras una Magna y formidable ceremonia en los planos sutiles, El Iniciador manifiesta al candidato que por haber entrado en la corriente está ya para siempre en salvo, aunque todavía arriesga demorar considerablemente su adelanto si cede a cualquiera de las tentaciones que le han de asediar en el sendero. La frase «ser salvo para siempre» se toma en el sentido de significar la certeza de pasar adelante en el actual período de evolución, y no quedar rezagados el «día del Juicio», en el promedio de la quinta ronda, cuando Cristo, que habrá entonces descendido a la materia, declare quiénes pueden y quiénes no alcanzar la meta de evolución señalada a la presente cadena planetaria, dependiendo esta decisión del adelanto evolutivo de cada individuo. No hay condenación eterna. Es sencillamente, como dice Cristo, condenación eoniana. Habrá quienes no puedan seguir adelante en el actual período de evolución, pero sí podrán en el próximo período, de la propia suerte que un alumno suspenso en un curso de estudios puede seguir adelante y aún colocarse a la cabeza de la clase al repetir el curso el año siguiente.
No se figure el candidato que por haber entrado en la corriente está ya exento de pruebas, luchas y dificultades. Por el contrario, habrán de ser todavía más intensos sus esfuerzos aunque dispondrá de mayor fortaleza para realizarlos. Su poder será mucho mayor que antes, pero también lo será su responsabilidad. Ha de considerar que no es él, como separado ser, quien ha subido un peldaño que lo coloca sobre sus prójimos, sino que más bien debe alegrarse de que por su medio se vaya realizando algún tanto la humanidad, libertándose en la misma proporción de sus cadenas y enalteciendo mucho más su conciencia. Siempre le acompaña la bendición de la Fraternidad, pero descenderá sobre él en la misma medida en que la derrame sobre los demás, porque tal es la eterna ley.

La Segunda Iniciación Mayor

" EL BAUTISMO "

La Primera Iniciación se ha realizado. CRISTO ha nacido en Belén (en el corazón del Iniciado). El Alma ha alcanzado su expresión externa, y ahora con esta alma, el iniciado individual va hacia la grandeza.
El Iniciado que ha dado el primer gran paso debe ahora ACENTUAR la PURIFICACIÓN de la naturaleza inferior, esencial para el prefacio de la SEGUNDA INICIACIÓN. El BAUTISMO de Juan el Apóstol, fue el símbolo de esta purificación. La segunda Iniciación constituye la crisis en el dominio del cuerpo astral. Así como en la primera Iniciación se manifiesta el dominio del cuerpo físico denso, así en la segunda se manifiesta análogamente el dominio del astral. El sacrificio y la muerte del deseo han sido la finalidad del esfuerzo. El Ego dominó al deseo, y sólo se anhela lo bueno para la colectividad y estar en armonía con la voluntad del Ego y del Maestro. El elemental astral queda sometido, se limpia y purifica el cuerpo emocional y decae rápidamente la naturaleza inferior. En este momento, el Ego apresa con renovada energía los dos vehículos inferiores, y los somete a su voluntad. La aspiración y deseo de servir, amar y progresar llegan a ser tan intensos, que usualmente se nota rápido desarrollo. Esto nos explica que frecuentemente aunque no de un modo invariable, siguen una a otra en una sola vida la segunda y tercera iniciación. En el actual período de la historia del mundo se ha dado tal estímulo a la evolución, que las almas anhelosas, al sentir la angustiosa y perentoria necesidad de los humanos, lo sacrifican todo a fin de satisfacer esa necesidad.
Así como en la Primera iniciación, generalmente, es dinamizado el CHAKRA CARDÍACO, en la Segunda suele dinamizarse el CENTRO LARÍNGEO, lo cual supone una mayor actividad que ocasionalmente puede expresarse por medio de la palabra hablada o escrita. El candidato que ha recibido la primera iniciación está ya definitivamente en el sendero que conduce al adeptado y ha transpuesto el portal del camino que del conocimiento humano lleva al superhumano. Mirando desde abajo este sendero, causa sorpresa que el candidato no esté ya exhausto después del trabajo que le costó llegar a la primera iniciación y que no retroceda descorazonado al ver las ingentes alturas que ante sus pasos se yerguen en el siempre ascendente sendero. Mas ha bebido en la fuente de la vida y «su fortaleza vale por la de diez, porque su corazón es puro» y el esplendor de la humanidad ideal que descubre con siempre creciente limpidez tiene para él un inspirador atractivo que no admite comparación con ningún interés ni estímulo material.

La SEGUNDA INICIACIÓN da por resultado un notable desenvolvimiento y expansión del CUERPO MENTAL

El período subsiguiente a la segunda iniciación es para el iniciado el más peligroso de todos los del sendero, aunque mientras no se alcanza la quinta iniciación, siempre hay riesgo de retroceder o de errabundear durante algunas encarnaciones. Pero especialmente en dicho período se descubre si hay tal o cual flaqueza en el carácter del iniciado. Debiera ser imposible el retroceso para quien tan excelsa altura alcanza; y, sin embargo, la experiencia nos enseña que por desgracia así ha sucedido algunas veces. En casi todos los casos, el peligro está en la soberbia. Si el carácter del iniciado tiene la más leve mancha de soberbia está en riesgo de caída. Lo que en el mundo físico llamamos inteligencia no es más que un sencillo reflejo de la verdadera inteligencia; y no obstante hay en el mundo físico quien se engríe de su inteligencia y de su intuición. Por lo tanto, cuando un hombre adquiere siquiera la vislumbre de lo que su inteligencia será en el porvenir, le amenaza un grave riesgo, y sufrirá terriblemente si por ello se ensombrece. Tan sólo una incesante y creciente vigilancia le capacitará para traspasar con éxito feliz este período, por lo que debe esforzarse constantemente en borrar toda huella de orgullo, egoísmo y prejuicio.
Antes de la próxima Iniciación, la Tercera, se debe sumergir el punto de vista personal en las necesidades del conjunto de la humanidad, lo que implica el dominio de la mente concreta. Tras la Segunda Iniciación, el Iniciado aprende el control de su vehículo Mental, se capacita para manejar esta materia, y aprende la construcción de pensamientos creadores.

La Tercera Iniciación Mayor

“LA TRANSFIGURACIÓN”

La Tercera Iniciación está representada en el simbolismo cristiano por la Transfiguración de Cristo en el monte Tabor ante sus discípulos. Se transfiguró de modo que «su rostro brillaba como el sol y sus vestidos eran blancos como la luz, tan sumamente blancos como la nieve, hasta el punto de que ningún batanero de la tierra fuera capaz de darles mayor blancura». Esta descripción sugiere el concepto del Augoeides, el hombre glorioso, y pinta exactamente lo que sucede en la tercera iniciación, porque así como la segunda concierne principalmente al desenvolvimiento del cuerpo mental, la tercera se relaciona con el del causal. El ego se pone en más íntimo contacto con la mónada y en verdad así se transfigura. Aún la misma personalidad recibe la influencia de esta maravillosa efusión.
En la Tercera Iniciación llamada, toda la personalidad se sumerge completamente en la suprema Luz. Después de esta Iniciación la Mónada guía definidamente al Ego, infiltrando crecientemente Su vida divina en el predispuesto y purificado canal. Después de la segunda Iniciación asciende de nivel la enseñanza. El iniciado aprende a dominar el vehículo mental; aduce la capacidad de operar con la materia mental y aprende las leyes de construcción del pensamiento creador. Actúa libremente en los cuatro subplanos inferiores del plano mental; y antes de la tercera Iniciación debe dominar consciente o inconscientemente los cuatro subplanos inferiores, de los tres mundos. Profundiza su conocimiento del microcosmos y domina teórica y prácticamente en gran medida las leyes de su propia naturaleza.
De nuevo se señala una visión del porvenir. El iniciado está dispuesto en todo momento a reconocer a los demás miembros de la Gran Logia Blanca, estimular sus facultades psíquicas y la vitalización de los centros de la cabeza. Hasta pasada esta iniciación no es necesario ni aconsejable desarrollar las facultades sintéticas de clariaudiencia y clarividencia. La finalidad de todo desarrollo es el despertamiento de la intuición espiritual; y una vez lograda, cuando el cuerpo físico es puro, el cuerpo astral estable y firme, y está dominado el cuerpo mental, entonces el iniciado puede manejar y usar sabiamente las facultades psíquicas en auxilio de la raza, y, además, es ya capaz de crear y vitalizar claras y bien definidas formas de pensamiento, pulsando en ellas el espíritu de servicio sin sujeción al deseo ni a la mente inferior. Estas formas de pensamiento no serán (como las creadas por la generalidad de los hombres) formas sin cohesión, relación ni unión, sino que alcanzarán un alto grado sintético. Ardua e incesante ha de ser la obra, antes de que esto pueda hacerse, pero una vez estabilizada y purificada la naturaleza de deseos, es más fácil el dominio del cuerpo mental.
Pero cuando el iniciado realiza mayor progreso y ha traspuesto dos iniciaciones ocurre un cambio. El Señor del Mundo, el Anciano de los Días, el inefable Regente confiere la tercera Iniciación. ¿Por qué es esto posible? Porque el cuerpo físico, plenamente consagrado, ya puede soportar con seguridad las vibraciones de los otros dos cuerpos, cuando vuelvan a su refugio a causa de la presencia del Rey; porque el astral purificado y el mental dominado ya pueden presentarse con seguridad ante el Rey. Cuando ya purificados y dominados pueden mantenerse a pie firme, y por vez primera vibran conscientemente ante el rayo de la mónada, entonces se permite y logra la capacidad de ver y oír; Y la facultad de leer y de comprender los anales puede emplearse con seguridad, puesto que al mayor conocimiento acompaña mayor poder. El corazón es ya suficientemente puro y amoroso y el intelecto lo bastante estable para resistir la tensión de conocer.

Apuntes:

- Desde un punto de vista JERÁRQUICO la TERCERA INICIACIÓN, es considerada como la PRIMERA verdaderamente importante. Ya que es la que vincula estrechamente al hombre, hasta ahora inferior, con su aspecto más elevado o "YO DIVINO", el ESPÍRITU del hombre.

- A nota de introducción CÓSMICA, consideremos que nuestro ESQUEMA PLANETARIO está unido internamente a otros Esquemas y Sistemas Planetarios, siendo el SISTEMA DE SIRIO un punto vinculante en el Sendero que eligen algunos MAESTROS de nuestra Humanidad para seguir evolucionando y sirviendo. Es precisamente en este ESQUEMA DE SIRIO, donde nuestra TERCERA GRAN INICIACIÓN es su PRIMERA.

- También recordaremos, que es en la TERCERA INICIACIÓN donde tiene lugar de una forma natural la ASCENSIÓN DE LA ENERGÍA KUNDALÍNICA, o Fuego Serpentino situada en la base de la espina dorsal. Hasta entonces su prematuro despertar puede, y de hecho ocasiona a menudo, muchos trastornos en el ser humano. Cuando los instintos están dominados, las emociones subyugadas y el vehículo mental integrado con el ALMA, es entonces cuando el CANAL está preparado, y el FUEGO ÍGNEO puede circular por él, purificando y potenciando al hombre de una forma natural y rítmica.

Toda posibilidad de cólera o de odio (Patigha). En esta etapa se encontrará dispuesto él a auxiliar a algún enemigo tan espontáneamente como a un amigo, y será para él tan gozoso ayudar a un adversario como a su más caro pariente. En la alegoría Evangélica, vemos cómo había terminado toda repulsión para el Cristo cuando "a la mujer que era pecadora" le permitió acercarse a Él, lavar Sus pies con sus lágrimas, enjugarlos con su cabellera. El discípulo aprende en esta etapa a elevarse sobre toda atracción y toda repulsión.
La Cuarta Iniciación Mayor

“LA RENUNCIACIÓN y LA CRUCIFIXIÓN”

En la terminología budista se llama arhar que ha recibido la cuarta iniciación, y significa el capaz, el benemérito, el venerable, el perfecto. Los Induistas le llaman el paramahamsa, el que está más allá del hamsa. Los libros orientales encomian muchísimo al iniciado de la cuarta porque conocen que se halla en altísimo nivel. - En la simbología cristiana la cuarta iniciación está representada por las angustias sufridas en el huerto de Getsemaní, la crucifixión. La cuarta iniciación difiere de las demás en su extraño doble aspecto de sufrimiento y victoria. Las tres primeras iniciaciones están respectivamente simbolizadas en el cristianismo por el Nacimiento, el Bautismo y la Transfiguración, mas para simbolizar la cuarta fueron necesarios varios sucesos. La Crucifixión con todos los sufrimientos que la precedieron sirvió para simbolizar el aspecto aflictivo, mientras que el aspecto gozoso está representado por la Resurrección y el triunfo sobre la muerte. En esta etapa siempre hay sufrimiento físico, astral y mental, ludibrio de las gentes, hostilidad del mundo y aparente fracaso, pero también hay siempre en los planos superiores, el esplendente triunfo desconocido para el mundo exterior. La especial índole del sufrimiento que aflige al candidato en esta cuarta iniciación elimina cuantos residuos kármicos puedan interponerse todavía en su camino, y la paciencia y alegría con que lo soporte contribuirán valiosamente a fortalecerle el carácter y ayudarle a determinar su grado de utilidad en la obra que le aguarda. El antiguo proverbio que dice “no hay corona sin cruz” puede interpretarse en el sentido de que sin el descenso del hombre a la materia, sin atarse a ella como a una cruz, sería imposible para él resucitar y recibir la corona de gloria.
Desde esta cuarta etapa es consciente el arhat en el plano búdico aunque actúe en el físico, y al dejar este último durante el sueño o el éxtasis, se transfiere su conciencia a la inefable gloria del plano nirvánico.
Entre la Tercera y Cuarta Iniciaciones, existe El Golfo del Silencio; durante el cual el iniciado se siente sólo, suspendido en el vacío, sin nada en la tierra en qué confiar, sin nada en el cielo a qué aclamar, y aún con la visión de lo supremo enturbiada y apocada, según se simboliza por la Agonía en el Huerto. Siguiendo adelante, a través de las etapas de la Pasión, se ve a sí mismo traicionado, negado, rechazado, sostenido sobre la cruz de la agonía para que todos los hombres se burlen de él y lo desprecien; escucha la censura de sus enemigos: "Salvó a otros y Él mismo no pudo salvarse", prorrumpe en aquel grito desgarrador del corazón: "Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has abandonado?" Sé encuentra a sí mismo en aquella completa soledad para siempre, y al perder al Dios fuera de Él, lo encuentra finalmente dentro de sí. - Entonces se cumple la Cuarta Iniciación (la crucifixión y la resurrección del Cristo) Ya es quien ha llegado a ser el Cristo crucificado y, por consiguiente, el auxiliador del mundo. Para él, la soledad terminó por completo porque ha encontrado la Vida Una y la conoce para siempre. Llegó a ser, de acuerdo con la fraseología Hindú, el "Pararnahansa", "aquel que está más allá del Yo y Él", donde ya no existe ni aún la distinción entre "'Yo" y "Él", sino donde únicamente existe el "Uno"; y, de acuerdo con la nomenclatura Budista, el "Arhat", el Venerable, el Perfecto, el Digno, sin ninguna otra encarnación obligatoria para él. En lo sucesivo su conciencia del plano Búdico subsiste mientras permanece aún en el cuerpo físico y cuando abandona ese cuerpo durante el sueño o trance, pasa instantáneamente a la inenarrable gloria del plano Nirvánico.
La Iniciación de la Crucifixión tiene un rasgo instructivo sobresaliente, conservado para nosotros en el nombre dado frecuentemente a la cuarta iniciación: La Gran Renunciación. Una enorme experiencia es concedida al iniciado en este momento; comprende (porque ve y sabe) que el antakarana ha sido exitosamente completado y que allí hay una línea directa de energía desde la Tríada espiritual hasta su mente y cerebro, vía el antakarana. Esto pone en el primer plano de su conciencia, el reconocimiento repentino y asombroso de que el alma misma, el cuerpo egóico en su propio nivel, y lo que durante edades ha sido la supuesta fuente de su existencia, su guía y mentor, ya no es necesario; como personalidad fusionada con el alma tiene ahora relación directa con la Mónada el Espíritu. Se siente despojado e inclinado a exclamar como lo hizo el Maestro Jesús ¿"Dios mío, Dios mío, por qué me has abandonado?" Pero hace la renunciación necesaria y el cuerpo causal, el cuerpo del alma, es abandonado y desaparece. Ésta es la renunciación culminante y el máximo gesto de edades de pequeñas renunciaciones; la renunciación marca la carrera de todos los aspirantes y discípulos -la renunciación, conscientemente enfrentada, comprendida y realizada.
La evolución misma es un proceso de abandono, de renunciación. El símbolo de todo este proceso es la Crucifixión, la Gran Renunciación. Ésta, la cuarta iniciación, probablemente sea la más culminante de las cinco que conducen a la Maestría. No necesariamente la más difícil, sino la más culminante. Se dice que la más difícil es la segunda, como cualquiera que se acerque a ella sabrá de sobra, por tenérselas que ver con el cuerpo astral, y con todos sus poderosos mecanismos de respuesta. Es muy difícil controlar todo eso, y recibir, por tanto, la segunda iniciación. Pero la culminante, la que realmente alcanza la divinidad a la que aspiramos, es la cuarta iniciación. - El término mismo con que se la conoce, la Crucifixión, o mejor; la Gran Renunciación, manifiesta exactamente lo que se precisa en este proceso. Es una renunciación. No se trata de ser un “santurrón”. El objetivo del iniciado no es el de ser mejor ni más simpático que otro, ni hacer mejores obras que otro, ni ser reconocible como una persona muy especial o muy espiritual.

En la cuarta iniciación, el alma misma, el divino intermediario entre el principio vida, la Mónada, y su reflejo en el plano físico, la personalidad, no se necesita ya más, y el Ángel solar emprende el vuela al Sol.

La Quinta Iniciación Mayor

“LA REVELACIÓN Y LA RESURRECCIÓN”


Después de la cuarta Iniciación, ya no queda mucho por hacer. El dominio del sexto subplano prosigue rápidamente, y se coordina la materia de los subplanos superiores del búdico. Se admite al iniciado en más estrecho trato con la Logia y su contacto con los devas es más completo. Va agotando rápidamente los recursos de la Sala de la Sabiduría, y dominando los más intrincados planes y esquemas. Se convierte en adepto en cuanto se refiere al color y al sonido; puede operar con la ley en los tres mundos, y entrar en contacto con su mónada con mayor libertad que la de la mayoría de la especie humana para entrar en contacto con el Ego. Tiene también a su cargo mucho trabajo; enseña a discípulos, ayuda en muchos planes y reúne bajo su dirección a quienes han de auxiliarle en tiempos venideros. Esto se refiere tan sólo a los que se quedan en este mundo para ayudar a la humanidad. Más adelante nos ocuparemos de algunas de las líneas de actuación que se extienden ante el Adepto que transciende el servicio de la tierra.

--- El iniciado pasa entonces por la Quinta Iniciación simbolizada por la Resureción del Cristo y llaga a ser el Jivamnukta, la "vida liberada" del Hindú; el asekha, el que ya nada tiene que aprender, según el Budismo. Habiendo cumplido el ciclo de humanidad y llenado el ideal del Divino Humano, es ahora el Hombre Perfecto, Maestro de la vida y de la muerte, libre de toda las ligaduras que puedan atarle, y con todos los poderes conferidos a él en los cielos y en la tierra. Ha nacido por la última vez y ha alcanzado la salvación final. Ha logrado la vida eterna y se encuentra ahora entre los muchos Hermanos de los cuales el Cristo es el Primogénito; ha llegado a ser "un pilar en el templo de mi Dios el cual jamás saldrá de allí", y ha logrado ya “la estatura de la plenitud del Cristo”. ---
Habiendo cumplido su peregrinación, el Adepto ve, ahora ante sí, según ya se dijo, siete caminos, siete senderos de gloria y de poder, que lo conducirán hacia los grandes reinos de la vida superfísica, todos los cuales, excepto uno, lo libran para siempre de la carga de la carne humana, y se extienden muy lejos de nuestra tierra. A medida que él contempla estos siete senderos, dentro de la exquisita música que lo rodea, surge un sonido de angustia y de dolor, escucha Él el grito del mundo en su miseria, en su obscuridad, en su agotamiento espiritual, en su degradación moral, el grito de la humanidad esclavizada, y mira la incierta búsqueda del ignorante, del desamparado y del ciego. Entonces, movido a compasión y por su antigua simpatía hacia la humanidad de la cual Él es ya una flor, se vuelve hacia atrás, hacia el mundo que ha dejado, y en lugar de desechar el peso de la carne lo toma de nuevo, para soportarla aún, a fin de poder ayudar a la humanidad. Hollando el Sendero de Santidad, Él ha alcanzado la perfección, ha vencido a la muerte y conquistado la inmortalidad. Ha logrado la Libertad y vive ahora en lo Eterno. Pero, siendo perfecto, permanece Él para ayudar a quienes somos aún imperfectos; habiendo Él realizado la Eternidad, se queda entre las sombras del tiempo hasta que nosotros también la realicemos. Ha franqueado la entrada a la felicidad y la mantiene abierta, permaneciendo a su lado, a fin de que nosotros podamos tras él entrar, pues Él, que fue el primero en triunfar, se designa a Sí mismo como el último en gozar.
Y así llega él a ser lo que llamamos un Maestro; un lazo entre Dios y el Hombre; un Espíritu liberado, deseoso de soportar aún el fardo de la carne, a fin de no perder el contacto con la humanidad que ama, y de ponerse a sí mismo al servicio de ella por el acto supremo de renunciación, permaneciendo en la esclavitud hasta que estén libres, y yendo al Nirvana cuando todos puedan ir mano a mano con él. Él y otros como él, elevándose en grado, más allá del grado de sabiduría y poder superhumanos, forman la Oculta Jerarquía que consta de los Guardianes del mundo, Quienes permanecen con nosotros para dirigir, enseñar, guiar y definitivamente ayudar a la humanidad a lo largo del difícil camino de la evolución humana.
Toda la Naturaleza se regocija en su triunfo, porque un nuevo Salvador de la Humanidad se ha unido a las de los que viven para darse por entero como se da el Logos. Se dice que cuando uno de nuestra Humanidad alcanza la Perfección. - Toda la Naturaleza se estremece de gozosa reverencia y se siente conquistada. La estrella de plata titila la nueva a las flores nocturnas, el arroyuelo la murmura a los guijarros, las obscuras olas del Océano la bramarán a las batidas rocas, las perfumadas brisas la cantan a los valles, los soberbios pinos susurran misteriosamente: "un Maestro ha surgido, un Maestro del día"

Puede trabajar a través de un cuerpo físico (con sus envolturas sutiles) o no, como lo juzgue conveniente. Comprende, como individuo, que no necesita ya un cuerpo físico o una conciencia astral, y que la mente es sólo un instrumento de servicio. Funciona, ahora en un cuerpo de luz que posee, su propio tipo de sustancia. Sin embargo, el Maestro puede construir un cuerpo que le permitirá acercarse a Sus discípulos que entran y también a los que han recibido las iniciaciones superiores; cuando es necesario construirá normalmente Su cuerpo a semejanza de la forma humana, haciéndolo instantáneamente y por un acto de la voluntad. La mayoría de los Maestros que trabajan definidamente con la humanidad, conservan el antiguo cuerpo en que recibieron la quinta iniciación, o sino construyen, con sustancia física, el "mayavirupa" o cuerpo de maya. Este cuerpo aparecerá en la forma que tuvo originalmente al recibir la iniciación.
Cuando hemos alcanzado el estado Crístico, ¿se han regenerado todas las células de nuestro cuerpo? Durante la última fase del proceso evolutivo - el Sendero de Iniciación-tiene lugar una transformación en la estructura celular de los sucesivos cuerpos del iniciado. Se absorbe cada vez más materia de naturaleza subatómico (es decir, luz) que gradualmente reemplaza a la materia de sustancia atómica. En la quinta iniciación - la Resurrección- el proceso se ha completado, y el Maestro realizado en Dios ha logrado Su meta sobre este planeta: Él y Su cuerpo son perfectos e “incorruptibles”, como se denomina en la Biblia cristiana.


LOS 7 SENDEROS del Maestro:

Cuando el Iniciado encara ante sí la QUINTA Iniciación, y así alcanzado la MAESTRÍA, se abre ante Él un abanico de Siete PUERTAS o SENDEROS de servicio y evolución, que deberá elegir. Aunque este tema trasciende cualquier razonamiento o descripción humana, diremos que sólo una de esas puertas es El Sendero del servicio terrestre: Es el Sendero que retiene al hombre enlazado con la Jerarquía, por haberse consagrado al servicio de nuestro planeta, en ayuda de sus evoluciones. Siguen este Sendero los que actúan a las órdenes del Señor del Mundo, en los siete grupos de Maestros de Sabiduría. No siguen este Sendero muchos Adeptos, pues sólo se permite el número suficiente para llevar satisfactoriamente adelante la evolución planetaria.
Después de la QUINTA INICIACIÓN, el hombre se ha perfeccionado en lo que se refiere a este sistema, aunque si lo desea puede recibir otras dos Iniciaciones, y otras más fuera de nuestro sistema.

Efectos de la Iniciación sobre el Iniciado

Si bien todas las Iniciaciones Mayores tienen lugar en el Plano Mental, esto no implica que las repercusiones de las considerables descargas de energía sobre el Iniciado se limiten a ese Plano, sino que tienen una amplia y estudiada repercusión en sus vehículos, a todos los niveles, por ejemplo:

1. En el CUERPO ETÉRICO. Sobre los Chakras, que reciben un poderosísimo estímulo y acrecientan así su energía propia, capacitando al Iniciado para poder llevar a la práctica los planes que, hasta ese momento había considerado como irrealizables.

2. En el CUERPO FÍSICO:

a) En los centros o plexos nerviosos y en las correspondientes glándulas, tales como la Pineal y la Hipófisis, que iniciarán un rápido desarrollo, despertándose así las facultades clarividentes superiores, con pleno control y conciencia por parte del Iniciado.

b) En el sistema nervioso, que es la concretización y el intermediario del cuerpo Astral, fortificándolo y sensibilizándolo a la vez, convirtiendo al cerebro en un transmisor eficaz de las intuiciones búdicas.
3. En la MEMORIA: Que irá progresivamente incluyendo aspectos del Plan Jerárquico, en las líneas que se hallan vinculadas con el trabajo personal. "La expansión de conciencia, dice el Maestro D.K.- incluye al cerebro físico, de otro modo no tendría valor."

EN LOS CHAKRAS:

En la ceremonia de la Iniciación todos los Chakras están activos, y los cuatro inferiores comienzan a transferir la energía a los tres superiores. Esta energía es la denominada Kundalini, que ordinariamente permanece acumulada en el Chakra Muladhara, de la base de la columna vertebral. En esta ocasión es despertada y dirigida a uno de los Chakras superiores, que varía según la naturaleza del Iniciado y el grado de la Iniciación. El Chakra acrecienta entonces su actividad, la rapidez de sus giros, y la energía emanada. Consiguientemente se activan algunas espirillas de los átomos permanentes de los cuerpos inferiores. A partir de la Tercera Iniciación son los átomos permanentes de la Tríada los activados. Igualmente se triplica el canal de energía del Alma que afluye a la Personalidad y a los cuerpos inferiores.

Una vez el Iniciado ha recibido la aplicación del Cetro, se convierte en miembro de la Logia, y los Maestros se retiran junto con los componentes del Triángulo Focal y los Padrinos, cada uno a sus puestos correspondientes, en tanto que los Iniciados del mismo grado que el recién admitido le rodean y ayudan en las fases finales de la ceremonia. Los que poseen un grado inferior se retiran al fondo del Aula de Iniciación en Shamballa, y se encuentran aislados mediante un muro vibratorio del resto de los acontecimientos. Entonces se consagran a una profunda meditación y a la entonación de ciertas fórmulas. Dentro del muro se recibe el Juramento del Iniciado y se le confían las Palabras de Poder y uno de los Siete Secretos Cósmicos, según el Grado de la Iniciación. El Juramento es realizado por el Iniciado, repitiendo frase por frase la fórmula que le indica el Iniciador. Al final de algunas de ellas los Iniciados del mismo grado entonan unas palabras en Senzar que significan "Así sea".

1. El Iniciado expone la naturaleza del propósito que le mueve, afirma la voluntariedad de su actitud, declara su comprensión, y promete no revelar nada de lo que le ha sido expuesto del Plan Logoico.

2. Se compromete solemnemente con la Logia y con el conjunto de Almas de todos los hombres, así como a guardar en secreto el aspecto del Alma que le ha sido revelado, y asimismo las relaciones entre el Logos Solar, el Logos Planetario y el Esquema de la Tierra.

3. Promete asimismo mantener en secreto el conocimiento del acceso a las Fuentes de energía con las que ha entrado en contacto, así como de las formas de manipulación de la misma; y SU firme compromiso de utilizarla únicamente en favor de la Evolución.

Cada frase del Juramento corresponde a uno de los tres Aspectos del Logos, y le facultan para la recepción de determinados tipos de energía que proceden de cada uno de los tres primeros Rayos, enfocados por los Jefes de los Departamentos de la Jerarquía. Esa energía repercute en el recién Iniciado y en todos los que participan del mismo Grado.

“Relato Sencillo De Una Iniciación.”
Por Vicente Beltran Anglada.

“.......EL Maestro nos hace presenciar la Iniciación de un compañero de grupo...” “... Aunque aparentemente me hallaba solo en aquel “lugar” donde iba a tener efecto la Iniciación de nuestro hermano de grupo, sabía con profunda certeza que eran muchos los iniciados y discípulos de los distintos Ashramas que estaban "allí" y que asistían como yo a aquella ceremonia iniciática, contribuyendo más o menos directamente al desarrollo de la misma. Nada me era posible ver en aquella primera fase de contacto, excepto una gran cantidad de puntos luminosos de distintos colores, simétricamente distribuidos y tejiendo y destejiendo figuras geométricas en medio de aquellas ráfagas de luz que como olas de vida universal iban llenando la inmensidad de aquel "recinto sagrado".
Pero al dirigir la atención hacia el lugar que intuitivamente sabía que debía ocupar el HIEROFANTE, pude apreciar claramente que se trataba de Cristo. Por algún tiempo, durante el período preliminar de aquella ceremonia pude contemplar su radiante silueta destacándose nítidamente dentro de un fondo de luz insolada. Más tarde, todo desapareció de mi vista, todo pareció esfumarse para mi limitada visión, debido quizás al hecho de que mi percepción interna no me permitía "penetrar" todavía ciertos aspectos de aquel ritual sagrado. Me sentía profundamente penetrado, sin embargo, del augusto secreto que en aquellos momentos se estaba revelando y podía ver claramente a mi hermano de grupo, el candidato a la iniciación y trataba de compartir en la medida de mis fuerzas la responsabilidad infinita de aquellos momentos inolvidables. De vez en cuando, una ráfaga de percepción me permitía abarcar el conjunto formado por el Cristo, los dos maestros que apadrinaban al candidato y a éste en el centro del Triángulo formado, por los Tres.
La Luz se había adueñado de todo el "lugar", o "recinto", pero del fondo intensamente iluminado continuaba destacándose la Luz de Cristo, que resplandecía de manera tal que la propia Luz del lugar quedaba como oscurecida. Pude ver en ciertos momentos recortándose muy definidamente de todo aquel océano de Luz, no su Faz resplandeciente, sino la inmaculada estrella de cinco puntas, el símbolo sagrado de Cristo, que representa la perfección del Hombre, la unión de los aspectos divinos de Voluntad e Inteligencia dentro de un Centro de Amor infinito, la fusión de los dos Sonidos creadores, o Mantrams sagrados el doble OM y el triple AUM dentro del eterno marco de la evolución planetaria. Y sentí mi corazón profundamente sobrecogido por la inmensidad de aquel Misterio de Unión inenarrable.
La estrella de Cristo irradiaba una Luz que dejaba oscura la propia luz, magnificente sin embargo de aquel lugar sagrado donde se estaba realizando aquella trascendente ceremonia. Pude comprender entonces directamente y sin intermediarios, el significado exacto de aquellas frases esotéricas: "Dentro de la Luz verás la LUZ" y "Cristo, la LUZ del mundo", perdidas antaño en el laberinto de las ecuaciones mentales. Y mi corazón resplandeció de gozo.
Hubo un momento cumbre durante el desarrollo de aquella experiencia iniciática en que la propia luz de Cristo palideció cuando una Luz todavía mayor "invadió" o se posesionó del lugar, llenando de un dinamismo indescriptible cada una de las partículas de luz que se estaban liberando a través del ritual mágico. Esta invasión de la potencia ígneo-electrica de Shamballa tuvo lugar inmediatamente, del corazón de la estrella del Cristo se elevó hacia el Altísimo la sustancia del Verbo solar en aquellas sacramentales palabras: "PADRE, HAGO ESTO EN TU NOMBRE". La respuesta inmediata fue la aparición de un Círculo más luminoso que toda posible LUZ, puesto que irradiaba directamente del propio SANAT KUMARA, el Señor del Mundo.
La estrella del Cristo de un brillo intensamente azulado en aquellos momentos, resplandecía indescriptiblemente dentro de un círculo de luz dorada, cuya intensidad, belleza y dinamismo están más allá de toda descripción. Hubo otro momento, mientras la ceremonia se acercaba a su culminación, en que el dotado círculo desapareció de mi vista para adoptar la forma de una estrella de nueve puntas que irradiaba sobre la estrella del Cristo la extraordinaria potencia del fuego de Shamballa. Comprendí entonces el alcance universal de aquella afirmación esotérica, presente en el ánimo de todo verdadero discípulo; motivo de tantas y tan profundas reflexiones: ..... A los Pies del Único Iniciador y viendo brillar Su Estrella... La estrella de Sanat Kumara, símbolo de Sus nueve perfecciones -tal como místicamente se menciona- derramando sobre la estrella del Cristo el terrible poder del Fuego Eléctrico, era la infalible e irrefutable prueba de que el candidato a la iniciación, nuestro hermano de grupo, había sido admitido dentro de los Misterios sagrados de la Gran Logia Blanca del Planeta.
Esta transmisión de Fuerza se realizaba lógicamente por medio de los Cetros de Poder, una prolongación del "Dedo del Señor", -tal como podemos leer en los libros sagrados del Antiguo comentario- y entrañaban para el Iniciado el Poder de la Eterna Resolución. Los Maestros que apadrinaban a nuestro hermano constituían, como en el caso de la electricidad corriente, los dos polos, positivo y negativo de la misma, en el centro de los cuales le era posible al recién iniciado mantener en equilibrio estable sus vehículos sutiles y recibir sin peligro la fuerza liberadora, aunque extremadamente peligrosa del Fuego eléctrico de la Deidad planetaria. Mientras tanto, un grupo especial de Devas protegían el cuerpo físico de nuestro hermano de grupo, sumido en profundo sueño, en el lugar previamente elegido por el maestro".......

Ser un iniciado exige todo el poder de cada uno de los aspectos de nuestra naturaleza. No es una tarea fácil. Afrontar las pruebas inevitables que enfrentaremos al hollar el sendero que Cristo recorrió, requiere un excepcional valor. Para colaborar sabia y sensatamente con el Plan de Dios y fusionar nuestra voluntad con la Voluntad divinal debemos poner en actividad no sólo el más profundo amor de nuestro corazón, sino también las más agudas decisiones de la mente. La iniciación debe contemplarse como un gran experimento. Hubo una época, quizás cuando se instituyó este proceso de desenvolvimiento, que fue posible restablecer en la tierra ciertos procesos internos, conocidos entonces sólo por unos pocos. Luego, lo interno podía presentarse en forma simbólica para enseñar a "los pequeños", más adelante lo mismo pudo ser realizado abiertamente y expresado en la tierra por el Hijo de Dios, el Cristo. La iniciación es un proceso viviente, y mediante él todos quienes se disciplinan debidamente y cumplen voluntariamente, pueden ser aceptados, analizados y ayudados por ese grupo de Iniciados y Conocedores que son los guías de la raza, conocidos por muchos y diversos nombres en diferentes parte del mundo y en distintas épocas. En Occidente se Los llama Cristo y Su Iglesia, los Hermanos Mayores de la Humanidad. La iniciación es, por lo tanto, una realidad y no una hermosa visión fácilmente lograda, como pareciera establecerlo tantos libros esotéricos y ocultistas. La iniciación no es un proceso que alcanza un individuo cuando ingresa en ciertas organizaciones y que sólo puede comprenderse ingresando en tales grupos. La iniciación no tiene nada que ver con sociedades, escuelas esotéricas u organizaciones. Todo lo que pueden hacer es enseñar al aspirante ciertas, bien conocidas y fundamentales, "reglas del camino", y dejarlo que comprenda o no, según se lo permitan su ansia y desarrollo, y que atraviese el portal, si su equipo y su destino se lo permiten.
Los iniciados del mundo se encuentran en toda nación, iglesia y grupo, donde haya hombres de buena voluntad activos y donde se preste un servicio mundial. Los grupos esotéricos modernos no son los custodios de las enseñanzas de la iniciación ni es su prerrogativa preparar al individuo para este desarrollo. La mejor enseñanza sólo puede preparar a los hombres para la etapa del proceso evolutivo denominado Discipulado. El camino al lugar de la iniciación y al Centro donde se encuentra Cristo, es el camino del alma, el camino solitario del propio desenvolvimiento, desapercibimiento y disciplina. Es el camino de la iluminación mental y de la percepción intuitiva. Esto fue bien explicado hace muchos años y decía:

"Sin embargo, la verdad es que el hombre inteligente hace del mundo su propia cámara de iniciación, y de la vida misma el umbral de los misterios. Si un hombre puede manejarse a sí mismo con perfección, puede manejar todo lo demás. Posee la fuerza. El modo exacto de emplearla es una mera cuestión de detalle. Debemos hacer uso de cada oportunidad que se nos presenta, y cuando nada ocurre tratemos de proporcionarnos nuestra propia oportunidad”.

"Los que aspiran a un verdadero progreso deben considerar todo lo que les sucede en la vida como una prueba iniciática, y ser, por así decirlo, Sus propios iniciadores".

La iniciación es por lo tanto una serie graduada y positiva de expansiones de conciencia, una creciente y constante percepción de la divinidad y todas sus implicancias.


Capítulo. XV.



“LAS LEYES UNVERSALES”



La existencia así como la vida y la creación no podrían tener cabida sin un orden. El equilibrio es necesario y para eso es imprescindible una intencionalidad A pesar de nuestra positiva evolución científica, y sus logros en el campo de la investigación de la energía y la materia, cabe afirmar que todavía está en su primera fase de acercamiento a la verdadera CAUSA de la Existencia. Mucho se sabe sobre el ASPECTO FORMA de las cosas, sobre el revestimiento material de la vida, pero todavía muy poco sobre su ASPECTO VIDA, en su aspecto superior, esencial o alma de esas mismas.
En un Universo como el nuestro, donde tienen cabida muchos planos, DIMENSIONES o estados subliminales de la materia, la pregunta de cuántas y cuáles son sus LEYES REGULADORAS que nos afectan de una u otra forma, directa o indirectamente, interna o externamente, no tiene una respuesta segura en estos momentos de la evolución humana. Si embargo, y a pesar de nuestra ignorancia, ahí están, condicionando nuestras vidas y moviéndonos en la marea de la existencia, en el océano de la vida sin poder dirigir seguramente nuestro rumbo (el cual muchas veces desconocemos). Para bien o para mal aunque aparentemente parezca duro la ignorancia tiene un precio, muchas veces doloroso. Sin embargo, siempre hay una salida, y los MAESTROS e INSTRUCTORES DIVINOS nos las han mostrado, y aún continúan enseñándola, ahí están sus huellas, sus enseñanzas y obras.
Nacemos sin un manual de instrucciones y aprendemos las lecciones casi siempre a través del dolor y del sufrimiento, y aún así en muchos casos, nos cuesta aprenderlas. Si preguntamos a un Maestro de Sabiduría cómo ser feliz, posiblemente nos contestaría diciéndonos que nos DESCENTRALIZÁRAMOS de nosotros mismos y ayudáramos al mundo. Quizá, alguien diría que es una respuesta sin sentido o poco creíble. Sin embargo, la respuesta es simplemente la puesta en práctica de una LEY DIVINA que todos los Maestros e Iniciados de todos los tiempos han practicado con un 100% de eficacia. Las Leyes siempre actúan a un 100%, de no ser así no serían leyes, sino proyecto de leyes. Y al igual que un conductor de vehículos ha de aprender las leyes y señales de circulación, con el fin de viajar seguro y llegar sano y salvo a su destino, así también el ASPIRANTE ha de aprender las LEYES DE LA VIDA, para acelerar su evolución y realizar el PLAN que está en él y le hará libre.
Aquí expondremos algunas de estas Leyes, posiblemente las más importantes para el aspirante y también para el discípulo. Estas Leyes son de vital importancia, siendo necesario su estudio para recorrer el SENDERO con seguridad y éxito. Estas LEYES que expondremos a continuación son reconocidas por la mayoría de las escuelas esotéricas del mundo, formando este LEGADO parte del Patrimonio de nuestros "HERMANOS MAYORES" o Maestros de Sabiduría, que sabiamente habían guardado, excepto para aquellos que con seguridad pudieran hacer buen uso de ellas. Hoy en día están al alcance de todos, pero sólo aquellos que sienten el impulso de sus Almas hambrientas de sabiduría, son capaces de sacarles su verdadero provecho...

- Las LEYES pertenecen al "TODO".
- Todas las cosas pertenecen al "TODO".
- Y el "TODO" está en todas y cada una de las cosas.
- Al "TODO" se le llama DIOS, y nada se escapa a sus LEYES DIVINAS, porque nada puede existir fuera de ÉL.

Antes de proseguir con nuestros estudios, quisiéramos enunciarles TRES AFORISMOS (aunque en verdad sólo son uno), que despejan cualquier duda sobre LA OBRA OCULTA:

“ DONDE QUIERA QUE ESTÉN LAS HUELLAS DEL MAESTRO, ALLÍ LOS OÍDOS DEL QUE ESTÁ PRESTO PARA RECIBIR SUS ENSEÑANZAS SE ABREN DE PAR EN PAR ”

“ CUANDO EL OÍDO ES CAPAZ DE OIR, ENTONCES VIENEN LOS LABIOS QUE HAN DE LLENARLOS DE SABIDURÍA ”

“ LOS LABIOS DE LA SABIDURÍA PERMANECEN CERRADOS, EXCEPTO PARA EL OÍDO CAPAZ DE COMPRENDER ”

LOS SIETE PRINCIPIOS HERMÉTICOS


Ningún conocimiento oculto ha sido tan celosamente guardado como los fragmentos de las enseñanzas herméticas, las que han llegado hasta nosotros a través de las centurias transcurridas desde los tiempos del Gran Fundador “HERMES TRISMEGISTO”, “el elegido de los dioses”, quien vivió en el antiguo Egipto, cuando la raza actual estaba en su infancia. Contemporáneo de Abraham, y, si la leyenda no miente, instructor de aquel venerable sabio, Hermes fue y es el Gran Sol Central del Ocultismo, cuyos rayos han iluminado todos los conocimientos que han sido impartidos desde entonces. Todas las bases fundamentales de las enseñanzas esotéricas que en cualquier tiempo han sido impartidas a la raza son originarias, en esencia, de las formuladas por Hermes. Aún las más antiguas doctrinas de la India han tenido su fuente en las enseñanzas herméticas.

“Los Principios De La Verdad Son Siete; El Que Comprende Esto Perfectamente, Posee “La Clave Mágica Ante La Cual Todas Las Puertas Del Templo Se Abrirán De Par En Par”.
El Kybalion

Los siete Principios sobre los que se basa toda la Filosofía Hermética son los siguientes:

I. - El principio del MENTALISMO.
II. - El principio de CORRESPONDENCIA.
III. - El principio de VIBRACIÓN.
IV. - El principio de POLARIDAD.
V. - El principio de RITMO.
VI. - El principio de CAUSA y EFECTO.
VII. - El principio de GENERACIÓN.






Veamos a continuación cada Principio por separado:

1. EL PRINCIPIO DEL MENTALISMO

“El TODO es Mente; El universo es mental”.

Este principio encierra la verdad de que "TODO ES MENTE". Explica que el TODO que es la realidad sustancial que se oculta detrás de todas las manifestaciones y apariencias que conocemos bajo los nombres de "universo material" "fenómenos de la vida", "materia", "energía" etc., y en una palabra, todo cuanto es sensible a nuestros sentidos materiales, es espíritu, quien en sí mismo es incognoscible e indefinible, pero que puede ser considerado como una mente infinita, universal y viviente. Explica también que todo el mundo fenomenal o universo es una creación mental del TODO en cuya mente vivimos, nos movemos y tenemos nuestro ser. Este principio al establecer la naturaleza mental del universo, explica fácilmente los varios fenómenos mentales y psíquicos que tanto han preocupado la atención del público, y que sin tal explicación no son comprensibles y desafían toda hipótesis científica. La comprensión de este principio hermético de mentalismo habilita al individuo a realizar y conocer la ley que rige el universo mental, aplicándola a su bienestar y desarrollo. El estudiante de la Filosofía Hermética puede emplear conscientemente las grandes leyes mentales, en vez de usarlas por casualidad o ser usado por ellas. Con la clave maestra en su poder, el discípulo puede abrir las puertas del Templo del conocimiento mental y psíquico y entrar en el mismo, libre e inteligentemente. Este principio explica la verdadera naturaleza de la energía, de la fuerza y de la materia, y el cómo y el por qué todas éstas están subordinadas al dominio de la mente. Uno de los antiguos Maestros escribió hace largo tiempo:

"El que comprenda la verdad de que el universo es mental, está muy avanzado en el sendero del adeptado".

Y estas palabras son tan verdad hoy en día como lo eran cuando fueron escritas. Sin esta clave maestra el adeptado es imposible, y el estudiante que no la posea, en vano llamará a la puerta del Templo...

II. EL PRINCIPIO DE CORRESPONDENCIA

“Como Arriba Es Abajo; Como Abajo Es Arriba”

Este principio encierra la verdad de que hay siempre una cierta correspondencia entre las leyes y los fenómenos de los varios estados del ser y de la vida, y el antiquísimo axioma hermético se refiere precisamente a esto, y afirma: "Como arriba es abajo; como abajo es arriba", y la comprensión de este principio da una clave para resolver muchos de los más oscuros problemas y paradojas de los misteriosos secretos de la Naturaleza. Hay muchos planos que no conocemos, pero cuando aplicamos esa ley de correspondencia a ellos, mucho de lo que de otra manera nos sería incomprensible se hace claro a nuestra conciencia. Este principio es de aplicación universal en los diversos planos; mental, material o espiritual del Cosmos: es una ley universal. Los antiguos hermetistas consideraban este principio como uno de los más importantes auxiliares de la mente, por cuyo intermedio se puede descorrer el velo que oculta lo desconocido a nuestra vista. Su aplicación puede desgarrar un tanto el “Velo de Isis”, de tal manera que nos permita ver, aunque sólo sea, algunos de los rasgos de la Diosa.
De igual manera que el conocer los principios de la geometría habilita al hombre para medir el diámetro, órbita y movimiento de las más lejanas estrellas, mientras permanece sentado en su observatorio, así también el conocimiento del principio de correspondencia habilita al hombre a razonar inteligentemente de lo conocido a lo desconocido; estudiando la mónada se llega a comprender al arcángel.

III. EL PRINCIPIO DE VIBRACIÓN

“Nada es inmóvil; todo se mueve; todo vibra".

Este principio encierra la verdad de que todo está en movimiento, de que nada permanece inmóvil. Cosas ambas que confirma por su parte la ciencia moderna, y cada nuevo descubrimiento lo verifica y comprueba. Y, a pesar de todo, este principio hermético fue enunciado ya hace cientos años por los Maestros del antiguo Egipto. Este principio explica las diferencias entre las diversas manifestaciones de la materia, de la fuerza, de la mente y aún del mismo espíritu, las que no son sino el resultado de los varios estados vibratorios. Desde el TODO, que es puro Espíritu, hasta la más grosera forma de materia, todo está en vibración: cuanto más alta es ésta, tanto más elevada es su posición en la escala. La vibración del espíritu es de una intensidad infinita; tanto, que prácticamente puede considerarse como si estuviera en reposo, de igual manera que una rueda que gira rapidísimamente parece que está sin movimiento. Y en el otro extremo de la escala hay formas de materia densísima, cuya vibración es tan débil que parece también estar en reposo. Entre ambos polos hay millones de millones de grados de intensidad vibratoria.
Desde el corpúsculo y el electrón, desde el átomo y la molécula hasta el astro y los universos, todo está en vibración. Y esto es igualmente cierto en lo que respecta a los estados o planos de la energía o fuerza (la que no es más que un determinado estado vibratorio, y a los planos mentales y espirituales. Una perfecta comprensión de este principio habilita al estudiante a controlar sus propias vibraciones mentales, así como las de los demás. Los Maestros también emplean este principio para conquistar los fenómenos naturales.

“El que comprenda el principio VIBRATORIO ha alcanzado el cetro del poder”.

IV. EL PRINCIPIO DE POLARIDAD

"Todo es doble; todo tiene dos polos; todo su par de opuestos; los semejantes y los antagónicos son lo mismo; Los opuestos son idénticos en naturaleza, pero diferentes en grado; los extremos se tocan; todas las verdades son semiverdades; todas las paradojas pueden reconciliarse".

Este principio encierra la verdad de que todo es dual; todo tiene dos polos; todo su par de opuestos afirmaciones que son otros tantos axiomas herméticos. Explica y dilucida las antiguas paradojas que han dejado perplejos a tantísimos investigadores, y que literalmente decían: “La tesis y la antítesis son "idénticas" en naturaleza, difiriendo sólo en grado”; “los opuestos son idénticos en realidad, diferenciándose en su graduación”. "Los pares de opuestos pueden conciliarse, los extremos se tocan"; “todo es y no es al mismo tiempo “; “toda verdad no es sino media verdad”; "toda verdad es medio falsa", etc. Este principio explica que en cada cosa hay DOS POLOS, dos aspectos, y que los "opuestos" no son, en realidad, sino los dos extremos de la misma cosa, consistiendo la diferencia, simplemente, en diversos grados entre ambos.
El calor y el frío, aunque opuestos, son realmente la misma cosa, consistiendo la diferencia, simplemente, en diversos grados de aquélla. Mirad un termómetro y tratad de averiguar dónde empieza el calor y dónde termina el frío. No hay nada que sea calor absoluto en realidad, indicando simplemente ambos términos, frío y calor, diversos grados de la misma cosa, y que ésta se manifiesta en esos opuestos no es más que los polos de eso que se llama calor, o sea, la manifestación del principio de polaridad que nos ocupa. El mismo principio se manifiesta en la "luz" y la "obscuridad", las que, en resumen, no son sino la misma cosa, siendo ocasionada la diferencia por la diversidad de grado entre los dos polos del fenómeno, ¿Dónde termina la obscuridad y dónde empieza la luz? ¿Cuál es, la diferencia entre grande y pequeño? ¿Cuál entre duro y blando? ¿Cuál entre blanco y negro? ¿Cuál entre alto y bajo? ¿Cuál entre positivo y negativo? El principio de polaridad explica esta paradoja.
El mismo principio opera de idéntica manera en el plano mental. Tomemos, por ejemplo, el amor y el odio, dos estados mentales completamente distintos aparentemente, y notaremos que hay muchos grados entre ambos; tantos, que las palabras que nosotros usamos para designarlos, "agradable" y "desagradable", se esfuman una en la otra, hasta tal punto que muchas veces somos incapaces de afirmar si una cosa nos causa placer o disgusto. Todas no son más que gradaciones de una misma cosa, como lo comprenderéis claramente por poco que meditéis sobre ello. Y aún más que esto, es posible cambiar o transmutar las vibraciones de odio por vibraciones de amor, en la propia mente y en la mente de los demás, lo que es considerado como lo más importante por los ocultistas. Muchos de los que leéis estas páginas habréis tenido experiencias en vosotros mismos y en los demás de la rápida e involuntaria transición del amor en odio y recíprocamente. Y ahora comprenderéis la posibilidad de efectuar esto por medio del poder de la voluntad, de acuerdo con las fórmulas herméticas. El "Bien" y el "Mal" no son sino los polos de una misma y sola cosa, y el discípulo comprende y conoce perfectamente el arte de transmutar el mal en el bien, aplicando inteligentemente el principio de polaridad. En una palabra, el "arte de polarizar" se convierte en una fase de la alquimia mental, conocida y practicada por los antiguos y modernos Maestros ocultistas.

“La perfecta comprensión de este principio capacita para cambiar la propia polaridad, así como la de los demás, si uno se toma el tiempo y estudia lo necesario para dominar este arte”

V. EL PRINCIPIO DEL RITMO

“Todo fluye y refluye; todo tiene sus períodos de avance y retroceso; todo asciende y desciende; todo se mueve como un péndulo; la medida de su movimiento a la derecha, es la misma que la de su movimiento hacia la izquierda; el ritmo es la compensación”.








Este principio encierra la verdad de que todo se manifiesta en un determinado movimiento de ida y vuelta; un flujo y reflujo, una oscilación de péndulo entre los dos polos que existen de acuerdo con el principio de polaridad. Hay siempre una acción y una reacción, un avance y un retroceso, una ascensión y un descenso. Y esta ley rige para todo: soles, mundos, animales, mente, energía, materia. Esta Ley lo mismo se manifiesta en la creación como en la destrucción de los mundos, en el progreso como en la decadencia de las naciones, en la vida, en las cosas todas, y, finalmente, en los estados mentales del hombre, y es con referencia a esto último que creen los hermetistas que este principio es el más importante. Los hermetistas han descubierto este principio, encontrándolo de aplicación universal, y han descubierto, asimismo, ciertos métodos para escapar a sus efectos, mediante el empleo de las fórmulas y métodos apropiados. Emplean para ello la ley mental de neutralización. No pueden anular el principio o impedir que opere, pero han aprendido a eludir sus efectos hasta un cierto grado, grado que depende del dominio que se tenga de dicho principio. Saben cómo usarlo, en vez de ser usados por él. En este y en otros parecidos métodos consiste la ciencia ESOTÉRICA.

El Maestro se polariza a sí mismo en el punto donde desea quedarse, y entonces neutraliza la oscilación rítmica pendular que tendería a arrastrarlo hacia el otro polo.

Todos los que han adquirido cierto grado de dominio sobre sí mismos ejecutan esto hasta cierto punto, consciente o inconscientemente, pero el Maestro lo efectúa conscientemente. Y por el solo poder de su voluntad alcanza un grado tal de estabilidad y firmeza mental casi imposible de concebir por esa inmensa muchedumbre que va y viene en un continuado movimiento ondulatorio impulsada por ese principio de ritmo. Este, así como el de la polaridad, han sido cuidadosamente estudiados por los ocultistas, y los métodos de contrabalancearlos, neutralizarlos y emplearlos, forman una de las partes más importantes de la “Alquimia Mental” hermética.

VI. EL PRINCIPIO DE CAUSA Y EFECTO

“Toda causa tiene su efecto; todo efecto tiene su causa; todo sucede de acuerdo con la Ley; la suerte no es más que el nombre que se le da a una ley no conocida; hay muchos planos de causalidad, pero nada escapa a la Ley”.








Este principio encierra la verdad de que todo efecto tiene su causa, y toda causa su efecto. Afirma que nada ocurre casualmente y que todo sucede conforme a la Ley. La suerte es una palabra varia, y si bien existen muchos planos de causas y efectos, dominando los superiores a los inferiores, aún así ninguno escapa totalmente a la Ley. Los Ocultistas conocen los medios y los métodos por los cuales se puede ascender más allá del plano ordinario de causas y efectos, hasta cierto grado, y alcanzando mentalmente el plano superior se convierten en causas en vez de efectos. Las gentes se dejan llevar, arrastradas por el medio ambiente que las envuelve o por los deseos y voluntades de los demás, si éstos son superiores a las de ellas. La herencia, las sugestiones y otras múltiples causas externas las empujan como autómatas en el gran escenario de la vida. Pero los Maestros, habiendo alcanzado el plano superior, dominan sus modalidades, sus caracteres, sus cualidades y poderes, así como el medio ambiente que los rodea, convirtiéndose de esta manera en dirigentes, en vez de ser los dirigidos. Ayudan a las masas y a los individuos a divertirse en el juego de la vida, en vez de ser ellos los jugadores o los autómatas movidos por ajenas voluntades. Utilizan el principio, en vez de ser sus instrumentos.
Los Maestros obedecen a la CAUSACIÓN de los planos superiores en la que se encuentran, pero prestan su colaboración para regular y regir en su propio plano. En lo dicho está condensado un valiosísimo conocimiento espiritual práctico: que el que sea capaz de leer entre líneas lo descubra, es nuestro deseo.

VII. EL PRINCIPIO DE GENERACIÓN

“La generación existe por doquier; todo tiene sus principios masculino y femenino; la generación se manifiesta en todos los planos”

Este principio encierra la verdad de que la generación se manifiesta en todo, estando siempre en acción los principios masculino y femenino. Esto es verdad, no solamente en el plano físico, sino también en el mental y en el espiritual. En el mundo físico este principio se manifiesta como “sexo”, y en los planos superiores toma formas más elevadas, pero el principio que subsiste siempre el mismo. Ninguna creación física, mental o espiritual, es posible sin este principio. La comprensión del mismo ilumina muchos de los problemas que tanto han confundido la mente de los hombres. Este principio creador obra siempre en el sentido de "generar", "regenerar y "crear".

Cada ser contiene en sí mismo los dos elementos de este principio. Si deseáis conocer la filosofía de la creación, generación y regeneración mental y espiritual, debéis estudiar este principio hermético, pues él contiene la solución de muchos de los misterios de la vida. Os advertimos que este principio nada tiene que ver con las perniciosas y degradantes teorías, enseñanzas y prácticas, que se anuncian con llamativos títulos, las que no son más que una prostitución del gran principio natural de generación. Tales teorías y prácticas no son más que la resurrección de las antiguas doctrinas fálicas, que sólo pueden producir la ruina de la mente, del alma y del cuerpo, y la Filosofía hermética siempre ha alzado su verbo de protesta contra esas licencias y perversiones de los principios naturales. Si lo que deseáis son tales enseñanzas, debéis irlas a buscar a otra parte: el verdadero ocultismo nada contiene sobre ellas. Para el puro todas las cosas son puras; para el ruin todas son ruines.

Las siguientes SIETE LEYES tratan sobre "EL ORDEN DEL UNIVERSO":

Más adelante, profundizaremos un poco más sobre estas Leyes o Principios ya expuestos. Pero para completar un poco más el conocimiento existente en las fuentes esotéricas, vamos a dar a continuación un pequeño esbozo sobre otras Leyes o Principios, teniendo éstas en el fondo la misma IDEA que las anteriores.
Puede decirse que todas las normas, códigos, leyes políticas, pensamientos y creencias religiosas, de cualquier grupo de hombres, naciones e instituciones internacionales que sean, están dentro del Principio Único. Éste acepta e integra a todos. Incluso los fallos y errores, con relación al Orden Universal, los asume, dándoles la luz adecuada para su integración correcta en Él. Esta integración, que, como llave se ha dicho, contiene todo, está resumida en las siguientes leyes:

Leyes del Orden del Universo

1ª. Todo comienzo tiene un fin.
2ª. Toda cara contiene un dorso.
3ª. Nada hay idéntico.
4ª. A mayor anverso, mayor reverso.
5. Todo antagonismo es complementario.
6ª. Todo cambia.
7ª. Todo proviene del Uno-Infinito.

Estas leyes Universales es evidente que para nuestras modernas mentalidades occidentales han de parecernos banales e intrascendentes en su esquematismo. Mas si sabemos despojarnos de nuestros condicionamientos formalistas y continuamos acercándonos a esta extraña comprensión, acabaremos por entrar en el reino de lo Real. Por lo pronto adelantemos diciendo que los siete apartados anteriores son dinámicos. Que pertenecen a la Lógica Universal, por lo que superan a la lógica formal, que es estática. Pueden aplicarse a toda situación, nivel y a todas las cosas y seres existentes en el mundo de la relatividad. Y, además, unifican todos los antagonismos. La lógica formal, como producto del pensamiento que se erige en absoluto, es rígida, ya que es sólo un simple instante de la vida del Universo. Mientras que la lógica Universal es una imagen viva de toda la vida y de toda cosa. La lógica formal destruye la continuidad. El principio de identidad, el de no-contradicción, son sólo una imagen estática, acabada y encerrada en el mundo fijo y determinado de la apariencia construida por nuestros sentidos físicos o nuestros instrumentos. Nada es estable o constante en el mundo de lo relativo. Quienes no vean lo anterior, buscarán constantes que siempre serán ilusorias. Así, todo lo que ellos piensan ser constante no es más que un «snap'» o fogonazo instantáneo, ilusorio, no vivo, infinitesimal del Universo Infinito y Eterno. Los ojos analíticos son ciegos al Universo Infinito.

COMENTARIOS PRÁCTICOS SOBRE LOS PRINCIPOS Y LEYES UNIVERSALES

1º) EL PRINCIPIO DE MENTALISMO:

TRANSMUTACION MENTAL
“La mente, así como todos los metales y demás elementos, pueden ser transmutados, de estado en estado, de grado en grado, de condición en condición, de polo a polo, de vibración en vibración. La verdadera transmutación ocultista es una práctica, un método, un arte mental”.
El primero de los siete principios herméticos es el de mentalismo, que afirma que "el TODO es mente, que el universo es mental". Lo que significa que la única realidad que se oculta tras todo cuanto existe es mente; y el universo en sí mismo es una creación mental, esto es, existe en la mente del TODO.
Si el universo es de naturaleza mental; entonces la transmutación mental debe ser el arte de cambiar o transformar las condiciones del universo. Trátese de la materia, de la energía o de la mente. Así que esa transmutación no es otra cosa que la magia, de la que tanto han hablado los escritores antiguos en sus obras místicas, pero acerca de la cual daban tan pocas instrucciones prácticas. Si todo es mental, entonces la posesión del medio que permita transmutar las condiciones mentales debe hacer del Maestro dirigente y controlador de las condiciones materiales, así como de las operaciones llamadas mentales.
Es muy cierto que nadie, excepto los alquimistas mentalistas más avanzados, han alcanzado el grado de poder necesario para dominar las condiciones físicas más densas, tales como los elementos de la naturaleza, la producción y cesación de las tempestades, la producción y cesación de terremotos u otros fenómenos físicos de cualquier clase, pero que tales hombres existieron y que existen es una cosa que no duda ningún ocultista, sea de la escuela que sea. Los mejores instructores aseguran a sus estudiantes que los Maestros existen, habiendo aquéllos tenido algunas experiencias personales que justificaban su creencia. Estos Maestros no hacen exhibición pública de sus poderes, sino que, por lo contrario, permanecen solitarios para poder así actuar y trabajar mejor en el sendero de la realización y el servicio. - Tengamos presente que el OCULTISTA, siempre, en toda circunstancia, tiene en cuenta dos AXIOMAS de primerisimo orden, sin los cuales nada verdaderamente importante podría hacerse. Estos son:

TODO ES ENERGÍA y "LA ENERGÍA SIGUE AL PENSAMIENTO"

Esta es la clave Maestra que jamás debemos olvidar. La cual tiene que ver con el Principio de Mentalismo como es evidente. El que practica la transmutación mental trabaja en ese plano; transformando condiciones y estados mentales en otros, de acuerdo con fórmulas más o menos eficaces. Los varios "tratamientos", "afirmaciones", "autosugestiones", etc., de las escuelas mentalistas no son más que esas mismas fórmulas (muy a menudo imperfectas y empíricas) del arte hermético. La mayoría de los que las practican son unos ignorantes comparados con los antiguos Maestros, porque no poseen el conocimiento fundamental sobre el cual está basada esa operación. No solamente los estados mentales de uno mismo pueden ser transmutados según los métodos ocultistas, sino que también puede hacerse esto con la mentalidad de los demás y, efectivamente, todos sufrimos transformaciones mentales de cualquier índole, inconscientemente, por lo general, pero a veces conscientemente, cuando comprendemos algo acerca de las leyes y los principios que los rigen, y sobre todo cuando los demás ignoran los medios de protegerse a sí mismos. Muchos estudiantes de mentalismo saben que las condiciones materiales dependen de las mentes de los demás, y pueden ser transmutadas y cambiadas de acuerdo con los deseos de la persona que quiere modificar sus condiciones de vida.

- “Estamos tristes o deprimidos, cambiemos nuestro pensamiento en lo opuesto, con intencionalidad, con énfasis, y estaremos nuevamente animados”.

- “Tenemos miedo, pensemos en nuestra inmortalidad como almas y en Dios que está en nuestro interior, vivo y poderoso”.

- “Queremos que nuestras glándulas salivares desprendan agua, pues, pensad en un limón”.

- “Estamos sumergidos en el odio o en la ira, pensad en lo que CRISTO hizo por sus enemigos, pensad en Su corazón”.

- Queréis ser MAESTROS DE SABIDURÍA, dejad que la Mente de vuestro Espíritu os guíe.

“El Hombre se convierte en lo que piensa”. Aprendamos el ARTE DE LA TRASMUTACIÓN MENTAL y volveremos a ser lo que en un principio fuimos, LOS REYES DE LA CREACIÓN, con todo lo que ello verdaderamente conlleva.


2º) El PRINCIPIO DE CORRESPONDENCIA, LA LEY DE ANALOGÍA, Y LA LEY DE AFINIDAD:

EL segundo gran principio hermético encierra la verdad de que existe entre los diversos planos de manifestación de la vida y del ser una armonía, concordancia y correspondencia. Esta verdad lo es porque todo cuanto hay en el Universo emanó de la misma fuente, y las mismas leyes, principios y características se aplican a cada unidad o combinación de unidades de actividad, conforme cada una manifiesta su propio fenómeno en su propio plano.

La Ley de Analogía y Afinidad

EL organismo humano representa un microcosmos construido exactamente a imagen del universo, el macrocosmos. Lo cual significa que entre el hombre y el universo existen analogías. Toda la ciencia esotérica está basada en la ley de analogía. El hombre es infinitamente pequeño y el cosmos infinitamente grande, pero entre lo infinitamente pequeño y lo infinitamente grande hay analogías: cada órgano de nuestro cuerpo es afín con alguna región del cosmos. Evidentemente no debemos imaginar que el cosmos posee órganos como los nuestros, pero en esencia nuestros órganos y los «órganos» del cosmos tienen algo idéntico, y por la ley de afinidad, podemos tocar en el espacio las fuerzas, los centros y los mundos que corresponden a ciertos elementos que hay en nosotros. Así el conocimiento de esas correlaciones nos presenta perspectivas sorprendentes.
Entre el hombre y el universo, entre el microcosmos y el macrocosmos, existe una correspondencia absoluta, pero por su manera de vivir el hombre ha destruido esta relación ideal, perfecta, con el macrocosmos, con Dios. Ahora toda la cuestión radica en poder restablecerla. Y puede hacerlo, porque al salir de los “talleres del Creador”, recibió todo lo necesario para desarrollarse y volver a encontrar el camino hacia su patria celeste en el caso de perderse. Cuando un niño viene al mundo, no le falta nada; aunque tenga el corazón ligeramente a la derecha o el estómago un poco más pequeño o los riñones le funcionen mal, tiene al fin y al cabo un corazón un estómago, riñones, pulmones, no le falta nada. Del mismo modo, cada espíritu que baja a encarnarse en la tierra, posee órganos e instrumentos correspondientes a todas las virtudes y cualidades que hay arriba, en el Cielo, y por eso todo es posible para él; progresivamente, si conoce y respeta las leyes, puede alcanzar los más grandes logros. ¿Cuáles son estas leyes? Supongamos que tenemos dos diapasones absolutamente idénticos: si hacéis vibrar uno, observaréis que el otro también vibra sin que ni siquiera lo hayamos tocado. Decimos que hay resonancia. Todo el mundo conoce este fenómeno, pero no intentamos profundizar, ni comprendemos que lo mismo ocurre exactamente entre el ser y el cosmos. Si el hombre consigue afinar su estado físico y psíquico con las vibraciones del universo podrá alcanzar los poderes celestes e intercambiar energías con ellos, recibiendo así ayuda y consuelo; es una manera de comunicarse. Habláis y os escuchan; e incluso podéis atraer ciertas fuerzas hacia nosotros y beneficiarnos.
En un pasado lejano cuando se respetaba el verdadero orden de cosas, todos los que eran pobres interiormente también lo eran exteriormente, y los que eran ricos interiormente lo eran también exteriormente. Como el Señor, que al poseer todas las cualidades y virtudes, posee también toda la riqueza del universo. Sólo aquí, entre los humanos, este orden no existe. Pero como la ley es absoluta (como es abajo es arriba), un día habrá un nuevo orden en el que cada uno encontrará su lugar: los que sean ricos en inteligencia, nobleza y bondad, poseerán todas las riquezas exteriores correspondientes, y los que no tengan esas cualidades, se encontrarán en la miseria. Evidentemente no serán los humanos quienes restablecerán este orden, puesto que no saben quién lo merece y quién no; será obra de la inteligencia cósmica, ya que la ley de analogía es una ley inamovible en el universo.

3º) VIBRACIÓN

"Nada reposa; todo se mueve; todo vibra"

EL tercer Gran Principio Hermético -el Principio de la Vibración- encierra la verdad de que el movimiento se manifiesta en todo el Universo. Nada está en reposo, todo se mueve, vibra y circula. Este principio Universal fue reconocido por algunos de los primitivos filósofos griegos, quienes lo expusieron en sus sistemas. Pero después, durante siglos enteros, quedó olvidado, salvo por los perseguidores de las doctrinas esotéricas. En el siglo XIX la ciencia física ha redescubierto esa verdad, y los descubrimientos científicos del siglo XX han aportado su testimonio en corroboración de esa verdad sostenida por la antiquísima Filosofía Hermética.
La ciencia moderna ha comprobado que todo lo que llamamos materia y energía no es más que “modos de movimiento vibratorio”, y algunos de los más avanzados hombres de ciencia se están encaminando rápidamente hacia el punto de vista que los ocultistas tienen sobre los fenómenos de le mente: simples modos de vibración o movimiento. Veamos ahora lo que la ciencia tiene que decir sobre las vibraciones en la materia y en la energía. Los hombres de ciencia proponen como ilustración para ver los efectos del aumento de vibración una rueda girando con gran rapidez. Supongamos primeramente que la rueda gira lentamente. Entonces diríamos que es un "objeto". Si el objeto gira lentamente lo podremos ver fácilmente, pero no sentimos el menor sonido. Aumentándose gradualmente la velocidad en pocos momentos se hace ésta tan rápida que comienza a oírse una nota muy baja y grave. Conforme sigue aumentando la velocidad la nota se va elevando en la escala musical, y así se van distinguiendo unas tras otras las diversas notas conforme aumenta la velocidad de rotación. Finalmente, cuando el movimiento ha llegado a cierto límite se llega a la última nota perceptible por el oído humano, y si la velocidad aumenta aún, sigue el mayor silencio. Nada se oye ya, pues la intensidad del movimiento es tan alta que el oído humano no puede registrar sus vibraciones. Entonces comienzan a percibirse poco a poco sucesivos grados de color. Después de un tiempo el ojo comienza a percibir un oscuro color rojo. Este rojo va haciéndose cada vez más brillante. Si la velocidad sigue aumentando el rojo se convertirá en anaranjado, el anaranjado en amarillo. Después seguirán sucesivamente matices verdes, azules y añil, y finalmente aparecerá el matiz violeta. La velocidad se acrecienta más aún: entonces desaparece todo color, porque el ojo humano ya no puede registrarlos. Pero ciertas radiaciones humanas emanan del objeto en revolución: los rayos que se usan en la fotografía y otras radiaciones sutiles de la luz. Después comienzan a manifestarse los rayos conocidos bajo el nombre de X, y más tarde empiezan a emanarse electricidad y magnetismo.
Cuando el objeto ha alcanzado cierto grado de vibración, sus moléculas se desintegran, resolviéndose en sus elementos originales o átomos. Después de los átomos, según el principio de vibración, se separarían en innumerables corpúsculos o electrones, de los que están compuestos. Y, finalmente, hasta los corpúsculos desaparecerían y podría decirse que el objeto estaría compuesto por substancia etérea. La ciencia no se atreve a llevar la ilustración más allá, pero los herméticos dicen que si las vibraciones continuaran aumentando el objeto pasaría sucesivamente por estados de manifestación superiores, llegando al plano mental y después al espiritual, hasta ser por último reabsorbido en el TODO que es el Espíritu Absoluto. El "objeto", sin embargo, habría dejado de ser tal mucho antes de llegar a la substancia etérea, pero de todas maneras la ilustración es correcta en cuanto demuestra los efectos del aumento continuo de la intensidad vibratoria. Debe recordarse que en la ilustración anterior, con el llegar a los estados en que el objeto irradia color, luz, etc., no se ha resuelto aún la cuestión en esas formas de energía (que están en un grado mucho más elevado), sino que simplemente llega a un grado de vibración en el que esas energías se libertan hasta cierto punto de las limitadoras influencias de las moléculas, átomos y corpúsculos. Esas energías, si bien son muy superiores en la escala a la materia, están aprisionadas y confinadas en las combinaciones materiales, en razón de las fuerzas que se manifiestan a través de ellas, y empleando formas materiales, y de esta manera se confinan en sus creaciones corpóreas, lo que, hasta cierto punto, es cierto en toda creación, quedando la fuerza creadora envuelta en su propia creación.
Pero la doctrina hermética va mucho más allá que la ciencia moderna, y afirma que toda manifestación de pensamiento, emoción, razón, voluntad, deseo o cualquier otro estado mental, va acompañada por vibraciones, parte de las cuales se emanan al exterior y tienden a afectar las mentes de los demás por "inducción".
Esta es la causa de la telepatía, de la influencia mental y de otros efectos del poder de una mente sobre otra, la que ya va siendo del dominio público, debido a la gran cantidad de obras de ocultismo que están publicando discípulos e instructores sobre estas materias. Cada pensamiento, emoción o estado mental tiene su correspondiente intensidad y modalidad vibratoria. Y, mediante un esfuerzo de la voluntad de la persona o de otras, esos estados mentales pueden ser reproducidos, así como una nota musical puede ser reproducida haciendo vibrar las cuerdas de un instrumento con la velocidad requerida, o como se puede reproducir un color cualquiera. Conociendo el Principio de Vibración, aplicado a los fenómenos mentales, uno puede polarizar su mente en el grado que quiera, obteniendo así un perfecto dominio y contralor sobre sus estados mentales. De la misma manera, podrá afectar las mentes de los demás, produciendo en ellos los requeridos estados mentales. En una palabra, podrá producir en el Plano Mental lo que la ciencia produce en el físico, o sea, las vibraciones a voluntad. Este poder, por supuesto, puede adquirirse únicamente mediante las instrucciones, ejercicios y prácticas apropiadas, siendo la ciencia que las enseña, la de la "transmutación mental", una de las ramas de la Filosofía Hermética.

4º) POLARIDAD

"Todo es dual; todo tiene polos; todo su par de opuestos: los semejantes y desemejantes son los mismos; los opuestos son Idénticos en naturaleza, difiriendo sólo en grado; los extremos se tocan; todas las verdades son semiverdades; todas las paradojas pueden reconciliarse”.
EL Cuarto Gran Principio Hermético -el Principio de Polaridad- encierra la verdad de que todas las cosas manifestadas tienen dos lados, dos aspectos, dos polos; un par de opuestos con innumerables grados entre ambos extremos. Las antiguas paradojas, que siempre han confundido la mente de los hombres, quedan explicadas si se comprende este principio. El hombre siempre ha reconocido algo semejante a este principio y ha tratado de expresarlas con dichos, máximas o aforismos como los siguientes: "Todo es y no es al mismo tiempo": "todas las verdades no son más que semiverdades"; "toda verdad es medio falsa"; "todas las cosas tienen dos lados"; "siempre hay un reverso para cada anverso", etc., etc.
Si pasamos al plano físico encontramos que el Calor y el Frío son de naturaleza idéntica, siendo la diferencia simple cuestión de grados. El termómetro indica los grados de temperatura, siendo el polo inferior el llamado “frío” y el superior “calor”. Entre ambos hay muchos grados de calor y frío. No hay ningún sitio en el termómetro en el que cese el calor y comience el frío absolutamente. Todo se reduce a vibraciones más o menos elevadas o bajas. - La luz y la oscuridad son polos de una misma cosa, con muchos grados entre ambos. La escala musical es la misma Partiendo del SI en adelante llegaremos a encontrar otro SI y así sucesivamente, siendo las diferencias entre los extremos también cuestión de grado.
Bueno y malo no son cosas absolutas; a un extremo lo llamamos bueno y al otro malo, o Bien al uno y Mal al otro, de acuerdo con el sentido que queramos darle. Una cosa es menos buena que la que le es superior en la escala, pero esa cosa menos buena, a su vez, es mejor comparada con la que tenga inmediatamente debajo, y así sucesivamente, siendo el más o el menos regido por la posición que tenga en la escala.
El valor y el miedo quedan también bajo la misma regla. Los pares de opuestos existen por doquier. Donde encontremos una cosa, encontraremos también su opuesta: los dos polos.
Este hecho es el que permite al Discípulo transmutar un estado mental en otro, siguiendo las líneas de polarización. Las cosas de diferente clase no pueden transmutarse unas en otras, pero sí las de igual clase. Así pues, el Amor no podrá convertirse en Este u Oeste, o Rojo o Violeta, pero puede tornarse en Odio, e igualmente el Odio puede tornarse en Amor cambiando su polaridad. El valor puede transmutarse en miedo y viceversa. Las cosas duras pueden tornarse blandas, las calientes en frías, y así sucesivamente, efectuándose siempre la transmutación entre cosas de la misma clase, pero de grado diferente. Tratándose de un hombre cobarde, si se elevan sus vibraciones mentales a lo largo de la línea Miedo-Valor, se llenará de valentía y desprecio por el peligro. E igualmente el perezoso puede hacerse activo y enérgico, po1arizándose simplemente a lo largo de las líneas de la deseada cualidad. Además del cambio de los polos de los propios estados mentales mediante la aplicación del arte de la polarización, el fenómeno de la influencia mental, en sus múltiples fases, demuestra que el principio puede extenderse hasta abarcar los fenómenos de la influencia de una mente sobre otra.
5º) RITMO

"Todo fluye y refluye, todo asciende y desciende; la oscilación pendular use manifiesta en todas 1as cosas; la medida del movimiento hacia la derecha ea la misma que el de la oscilación a la izquierda; el Ritmo es la compensación".

El Quinto Gran Principio Hermético -el Principio del Ritmo- encierra la verdad de que en todo se manifiesta una oscilación medida, movimiento de ida y vuelta, un flujo y reflujo, un movimiento semejante al del péndulo, una marea con su sube y baja, manifestándose siempre entre los dos polos, los planos físico, mental y espiritual. El principio del Ritmo está estrechamente relacionado con el principio de polaridad, descrito en el capítulo anterior. El ritmo se manifiesta entre los dos polos establecidos por el principio de polaridad. Esto no significa, sin embargo, que la oscilación rítmica vaya hasta los extremos de cada polo, pues esto sucede rarísimas veces. En realidad, es muy difícil establecer los opuestos polares extremos en la mayoría de los casos. Pero la oscilación es siempre "hacia" un polo primero, y después "hacia" el otro.
Siempre hay una acción y una reacción, un avance y un retroceso, una elevación y una caída, manifestándose en todas las cosas y fenómenos del universo. Moles, mundos, hombres, animales, vegetales minerales, energías, fuerzas, mente y materia, y hasta el mismo espíritu manifiestan este principio. El principio se manifiesta en la creación y destrucción de los mundos, en la elevación y caída de las naciones, en la historia de la vida de todas las cosas, y finalmente, en los estados- mentales del hombre. La noche sigue al día y el día a la noche. El péndulo oscila del verano al invierno y éste a aquél; Los corpúsculos, átomos y moléculas y todas las masas de materia, oscilan en torno del círculo que corresponde a su naturaleza. No hay tal reposo absoluto o cesación de movimiento. Todo movimiento participa del Ritmo. Este principio es de aplicación universal. Puede ser aplicado a cualquier cuestión o fenómeno de las muchas fases de la vida. Puede aplicarse a todas las fases de la humana actividad. Siempre existe la oscilación rítmica de un polo a otro. El Péndulo Universal está siempre en movimiento. Las mareas de la vida fluyen y refluyen de acuerdo con la Ley.
Los Maestros de Sabiduría descubrieron que en tanto que el principio del Ritmo era invariable, y evidente en todos los fenómenos mentales, habían dos planos de manifestación en lo que a los fenómenos mentales concernía. Descubrieron que había dos planos generales de conciencia, el Inferior y el Superior, y este descubrimiento les permitió elevarse al plano superior, escapando a la oscilación del péndulo rítmico que se manifestaban en el plano inferior. En otras palabras, la oscilación del péndulo se produce en el plano inconsciente y la conciencia no queda, por consiguiente, afectada. A esta ley la llamaron la Ley de la Neutralización. Su operación consiste en elevar al Ego sobre las vibraciones del plano inconsciente de la actividad mental, de manera que la oscilación negativa del péndulo no se manifieste en la conciencia y no quede uno afectado por ella. Es lo mismo que levantarse por encima de una cosa y dejar que pase ésta por debajo de uno. El instructor o discípulo ocultista se polariza a sí mismo en el polo requerido, y por un procedimiento semejante a “rehusar” el participar en la oscilación retrógrada, o si se prefiere, "negando" su influencia sobre él, se mantiene firmemente en su posición polarizada, y permite al péndulo mental oscilar hacia atrás en el plano inconsciente. Todo hombre, que en mayor o menor grado, ha adquirido cierto dominio de sí mismo, realiza esto más o menos conscientemente, impidiendo que sus modalidades o estados mentales negativos lo afecten, mediante la aplicación de la ley de la neutralización. El maestro, sin embargo, lleva esto hasta un grado muchísimo mayor de eficacia y proficiencia, y mediante su voluntad, llega a un grado de equilibrio e inflexibilidad mental casi imposible de concebir por aquellos que se dejan llevar y traer por el péndulo mental de sus sentimientos y modalidades.
Existen, además, otras particularidades en la operación de este Principio del Ritmo, de las que vamos a hablar ahora. Dentro de su operación entra lo que se conoce como ley de compensación. Una de las definiciones o significados de la palabra compensación es "contrabalancear". "equilibrar", y en este sentido se emplea dicho término en la Filosofía Hermética. A esta ley de compensación se refiere "El Kybalion" cuando dice: “La medida de la oscilación hacia la derecha, es la misma que la de la oscilación a la izquierda: el Ritmo es la compensación”. La ley de compensación es la que hace que la oscilación en una dirección determine otra oscilación en sentido contrario, y así se equilibran mutuamente.
Pero el hermético la lleva aún más allá. Y afirma que los estados mentales están sujetos a la misma ley. El hombre capaz de gozar agudamente es también capaz de sufrir en igual grado. El que sólo es capaz de escaso dolor, tampoco puede gozar más que escaso placer. El cerdo sufre mentalmente muy poco; pero en cambio, tampoco puede gozar gran cosa: está compensado. Por otra parte. hay animales que gozan extraordinariamente, pero también su sistema nervioso y temperamento los hacen sufrir extremos grados dolor. Igualmente sucede con el hombre. Hay temperamentos que sólo son capaces de muy poco goce, pero entonces sólo existe, como compensación una capacidad para soportar muy poco dolor, en tanto que otros hombres que pueden gozar intensamente sufren en igual grado. La regla es que la capacidad" para el placer y el dolor en cada individuo está equilibrada. La ley de compensación opera ampliamente aquí también.
Pero, además, el hermético sostiene que el maestro o el discípulo avanzado es capaz, en grado superlativo, de rehuir la oscilación hacia el dolor, realizando el proceso de neutralización a que aludiéramos anteriormente. Ascendiendo al plano superior del ALMA, se evitan muchas de las experiencias que llegan a los que habitan en planos inferiores.

6º) CAUSACIÓN

“Toda causa tiene su efecto; todo efecto tiene su causa; todo ocurre de acuerdo con la ley. Azar no es más que el nombre que se da a una ley desconocida; hay muchos planos de causación, pero ninguno escapa a la ley”.

EL Sexto Gran Principio Hermético -el principio de Causa y Efecto- encierra la verdad de que nada sucede casualmente; que la casualidad es sólo un término que indica la existencia de una causa no reconocida o percibida; que el fenómeno es continuo, sin soluciones de continuidad.
Un poco de meditación evidenciará que no existe absolutamente tal casualidad. Webster define la palabra casualidad diciendo que: "Es un supuesto agente o modo de actividad diferente de una fuerza, ley o propósito; la operación o actividad de dicho agente; el efecto supuesto de tal agente; un suceso, una cosa fortuita, una casualidad, etc." Pero un poco de meditación demostrará que no puede existir dicho agente casual, en el sentido de algo externo y fuera de la ley, algo aparte de la causa y del efecto. ¿Cómo podría existir algo actuando en el universo fenomenal, independiente de las leyes del orden y de la continuidad del último? Tal agente sería algo completamente independiente del tren coordinado del universo, y por consiguiente, sería superior a él. No podemos imaginar nada fuera del TODO. Más allá de la ley, y esto porque el TODO es precisamente la Ley en sí mismo. No hay sitio en el universo para nada externo o independiente de la ley. La existencia de algo semejante convertiría a todas las leyes naturales en inefectivas, y sumergiría al universo todo en el desorden más caótico. Ley de CAUSA Y EFECTO, es conocida también por los Ocultistas como la LEY KARMA, si se quiere profundizar un poco más sobre este principio, lea el el capítulo sobre el Karma.

7º) GÉNERO

“El Género está en todo: todo tiene sus principios masculino y femenino; el género se manifiesta en todos los planes”.

EL Séptimo Gran Principio Hermético -el Principio de Género- encierra la verdad de que el género se manifiesta en todas las cosas, de que los principios masculino y femenino están siempre presentes y en plena actividad en todos los fenómenos y en cada uno de los planos de la vida. En este punto es bueno llamar la atención sobre el hecho, de que el Género, en su sentido hermético, y el sexo en la acepción ordinariamente aceptada del término, no son lo mismo. La palabra "género" deriva de la raíz latina que significa "'concebir, procrear, generar, crear, producir". Un momento de consideración sobre el asunto demostrará que esa palabra tiene un significado mucho más amplio y general que el término "sexo", pues éste se refiere a las distinciones físicas entre los seres machos y hembras. El sexo no es más que una mera manifestación del Género en cierto plano del Gran Plano Físico: el de la vida orgánica.
La última palabra de la ciencia es que el átomo está compuesto por una multitud de corpúsculos, electrones o iones (diversos nombres de la misma cosa), que giran unos en torno de otros y vibran con un elevado grado de intensidad. Pero se postula además que la formación del átomo se debe realmente a que los corpúsculos negativos se pongan a girar en torno de uno positivo. Los corpúsculos positivos parecen ejercer cierta influencia sobre los negativos, impulsando a éstos a constituir ciertas combinaciones que dan como resultado la "creación" o "generación" de un átomo. Y esto está perfectamente de acuerdo con las más antiguas enseñanzas Ocultistas, que han identificado siempre al principio masculino del género con lo "positivo".
Las últimas enseñanzas científicas dicen que los corpúsculos o electrones creadores son femeninos. (La ciencia dice que "están compuestos por electricidad negativa" y nosotros que están compuestos por energía femenina). Un corpúsculo femenino se destaca, o mejor dicho, deja a un corpúsculo masculino y comienza una nueva carrera. Activamente busca una unión con un corpúsculo masculino, animado por el impulso natural, a crear nuevas formas de materia o energía. Cierto autor va aún más lejos y dice que "en seguida busca por su propia voluntad, una unión"... Este desprendimiento y unificamiento forma la base de la mayor parte de las actividades en el mundo químico. Cuando un corpúsculo femenino se une a otro masculino, empieza determinado proceso. Las partículas femeninas vibran más intensamente bajo la influencia de la energía masculina y giran rápidamente en torno de esta última. El resultado es el nacimiento de un nuevo átomo. Este nuevo átomo está compuesto realmente por una unión de electrones masculinos y femeninos, pero cuando la unión se efectúa el átomo es una cosa separada que posee ciertas propiedades, pero que ya no manifiesta más la propiedad de electricidad en libertad. El proceso del desprendimiento o separación de los electrones femeninos se llama "ionización". Estos electrones o corpúsculos son los obreros más activos en el campo de la Naturaleza. De sus uniones o combinaciones surgen las diversas manifestaciones de la luz, del calor, de la electricidad, del magnetismo, de la atracción, de la repulsión, de las afinidades químicas y sus contrarios, así como otros fenómenos de índole similar. Y todo surge de la operación del principio de género en el plano de la energía.

Pasemos ahora a considerar la operación de este principio en el plano mental. Muchos hechos interesantes están esperando nuestro examen.

GÉNERO MENTAL

Los estudiantes de psicología que han seguido atentamente el tren del pensamiento moderno en lo que respecta a los fenómenos mentales habrán quedado extrañados de la rara insistencia de la idea o concepto de la dualidad mental que se ha manifestado tan fuertemente durante los diez o quince años últimos, y que ha dado origen a gran número de plausibles teorías concernientes a la naturaleza y constitución de esa "doble mente". El difunto Thomson J. Hudson alcanzó gran popularidad en 1893 al enunciar su conocida teoría sobre: las “mentes objetiva y subjetiva", que, según sostenía, existían en cada individuo. Otros autores han llamado igualmente la atención con sus teorías referentes a las mentes "consciente y subconsciente", mentes voluntaria e involuntaria, mentes activa y pasiva, etc. Esas teorías podrán diferir según cada autor, pero siempre queda el principio básico que es el de la dualidad mental.
El estudiante se siente tentado por la sonrisa cuando lee y oye hablar de esas numerosas teorías nuevas, respecto a la dualidad de la mente, adhiriéndose cada escuela tenazmente a su propia doctrina, proclamando cada una con empeño que ha sido ella la que ha descubierto la verdad. El estudiante que hojee el libro de la historia oculta encontrará en su mismo principio referencias a las antiguas enseñanzas herméticas sobre el principio del género. - El principio masculino de la mente corresponde a la llamada mente objetiva, mente consciente, mente voluntaria o activa, etc., en tanto que el principio femenino corresponde a la llamada mente subjetiva, subconsciente, involuntaria, pasiva, etc.
Los instructores herméticos imparten enseñanzas concernientes a este punto, pidiendo a sus discípulos que se atengan al proceso de su propia conciencia, a su propio yo. El discípulo fija entonces su atención internamente sobre el ego que está en cada uno de nosotros. Cada estudiante ve que su propia conciencia le da como primer resultante de la existencia de su yo: "Yo Soy". Esto, al principio, parece ser la palabra final de la conciencia, pero un examen ulterior desprende el hecho de que esto “yo soy” puede separarse en dos partes distintas o aspectos que, si bien trabajan al unísono y en conjunción, sin embargo, pueden ser separadas en la conciencia. Si bien al principio parece que sólo existe un único Yo, un examen más cuidadoso revela, que existe un "yo" y un "mí". Este par mental difiere en características y naturaleza, y el examen de ésta, así como de los fenómenos que surgen de la misma, arrojan gran luz sobre muchos de los problemas de la influencia mental.
Comencemos considerando el "mí", que generalmente se confunde con el "yo", si no se profundiza mucho en los recesos de la conciencia. El hombre piensa de sí mismo (en, su aspecto de "mí" o "me") como si estuviera compuesto por ciertos sentimientos, agrados, gustos y disgustos, hábitos, lazos especiales, características, etc., todo lo cual forman su personalidad, o el ser que conoce él mismo y los demás. El hombre sabe que estas emociones y sentimientos cambian, que nacen y mueren, que están sujetos al principio del Ritmo y al de Polaridad, cuyos principios lo llevan de un extremo a otro. También piensa de sí mismo como cierta suma de conocimientos agrupados en su mente, que forman así una parte de él. Este es el "mí" o "me" del hombre. Pero quizás hemos procedido demasiado aprisa. El "mí" de muchos hombres está compuesto en gran parte de la conciencia que tienen de su propio cuerpo y de sus apetitos físicos, etc. Y, estando su conciencia limitada en alto grado a su naturaleza corporal, prácticamente "viven allí". Algunos hombres van tan allá en esto que consideran su apariencia personal como una parte de su "mí", y realmente la consideran parte de sí mismos. - Pero, aún aquellos que no están tan estrechamente esclavizados con la idea de su apariencia personal, lo están por la conciencia de sus cuerpos. No pueden concebirse sin él. Su mente les parece que es algo "que pertenece" a su cuerpo, lo que, en muchos casos, es realmente cierto.
Pero conforme el hombre adelanta en la escala de la conciencia, va adquiriendo el poder de desprender a su "mí" de esa idea corporal, y puede pensar de su cuerpo que es algo "que pertenece" a su propia parte mental. Pero aún entonces es muy capaz de identificar el "mí" completamente con sus estados mentales, sensaciones, etc., que siente existen dentro de él. Después de un tiempo, podrá así dejar a un lado esos diversos estados mentales, emociones, sentimientos, hábitos, cualidades, características y otras posesiones personales, considerándolas como una colección de cualidades, curiosidades o valiosas posesiones del "no mí". Esto exige mucha concentración mental y poder de análisis de parte del estudiante. Pero ese trabajo es posible, y hasta los que no están muy adelantados pueden ver, en su imaginación, cómo se realiza el proceso descrito.
El "yo" representa al Principio Masculino del género mental, y el "mí" al Principio Femenino. El "yo" representa el aspecto de Ser; el "mí" el aspecto de "devenir". Se notará que el principio de correspondencia opera en este plano lo mismo que en el que se realiza la creación del Universo. Los dos son parecidos, si bien difieren enormemente en grado. "Como arriba es abajo, como abajo es arriba". - Estos aspectos de la mente -los principios masculino y femenino - el "yo" y el "mí" -considerados en relación con los fenómenos psíquicos y mentales ya conocidos, dan la clave maestra para dilucidar la operación y manifestación de esas nebulosas regiones, de la mente. El principio del género mental aporta la verdad que se encierra en todo el campo de los fenómenos de influencia mental. La tendencia del principio femenino es siempre la de recibir impresiones, mientras que la tendencia del masculino es a darla o a expresarlas. El principio femenino tiene un campo de acción mucho más variado que el masculino. El principio femenino conduce el trabajo de generar nuevos pensamientos, conceptos, ideas, incluso la obra de la imaginación. El masculino se contenta con el acto de "querer" en sus varias fases. Sin embargo, sin la ayuda activa de la voluntad del principio masculino, el femenino puede contentarse con generar imágenes mentales que son el resultado de impresiones recibidas del exterior, en vez de producir creaciones mentales originales.
La manifestación del género mental pude notarse en todas partes diariamente. Las personas magnéticas son las que pueden emplear su principio masculino para imprimir sus ideas sobre los demás. El actor que hace reír o llorar a la concurrencia está haciendo uso de este principio. Igualmente sucede con el orador, político, predicador o cualquier otro que arraiga la atención pública. La influencia peculiar que ejerce un hombre sobre otro es debida a la manifestación del género mental según las líneas vibratorias ya indicadas. En este principio está el secreto del magnetismo personal, de la fascinación etc., así como también de los fenómenos agrupados bajo el nombre de hipnotismo.

AXIOMAS HERMETICOS

“La posesión del Conocimiento, si no va acompañada por una manifestación y expresión en la práctica y en la obra, es lo mismo que el enterrar metales preciosos: una cosa vana e inútil. El Conocimiento, lo mismo que la Fortuna, deben emplearse. La ley del uso es universal, y el que viola sufre por haberse puesto en conflicto con las fuerzas naturales”.
El Kybalion

Damos a continuación algunos de los más importantes axiomas herméticos, tomados del “Kybalion”, con algunos comentarios agregados. Que cada uno los haga suyos y los practique y emplee, porque nunca serán realmente una posesión propia hasta que se los haya llevado a la práctica.

"Para cambiar vuestra característica o estado "mental", cambiad vuestra vibración".

Uno puede cambiar sus vibraciones mentales, mediante un esfuerzo de la voluntad, fijando la atención deliberadamente sobre el estado deseado. La voluntad es la que dirige a la atención, y ésta es la, que cambia la vibración. Cultívese el arte de estar atento, por medio de la voluntad, y se habrá resuelto el problema de dominar las propias modalidades y estados de la mente.

"Para destruir un grado de vibración no deseable, póngase en operación el principio de polaridad y concéntrese la atención en el polo opuesto al que se desea suprimir. Lo no deseable se mata cambiando su polaridad".

Esta es una de las más importantes fórmulas herméticas y está basada sobre verdaderos principios científicos. Ya se indicó que un estado mental y su opuesto eran sencillamente dos polos de una misma cosa, y que mediante la transmutación mental esa polaridad podía ser invertida. Los modernos psicólogos conocen ese principio y lo aplican para disolver los hábitos no deseables, aconsejando a sus discípulos la concentración sobre la opuesta cualidad. Si uno tiene miedo, es inútil que pierda su tiempo tratando de matar el miedo, sino que debe cultivar el valor, y entonces el miedo desaparecerá. Algunos autores han expresado esta idea, ilustrándola con el ejemplo de una habitación oscura. No hay que perder el tiempo tratando de arrojar afuera a la oscuridad sino que es muchísimo mejor abrir las ventanas, y dejar "entrar la luz", y la oscuridad desaparecerá por sí sola. Para matar una cualidad negativa es necesario concentrarse sobre el polo positivo de esa misma cualidad, y las vibraciones cambiarán gradualmente de negativas en positivas, hasta que finalmente se polarizará en el polo positivo, en vez de estarlo en el negativo.

"La mente, así como los metales y los elementos “pueden transmutarse” de grado en grado, "de condición en condición, de polo a polo, de vibración en vibración".

Dominar la polaridad significa dominar los principios de la transmutación o alquimia mental; porque salvo que se adquiera el arte de cambiar la propia polaridad, no se podrá afectar el ambiente que nos rodea. Si comprendemos ese principio podemos cambiar nuestra propia polaridad, así como la de los demás, siempre que dediquemos a ello el tiempo necesario, el cuidado, el estudio y práctica necesaria para dominar ese arte. El principio es verdad, pero los resultados que se obtienen dependen de la persistente paciencia y práctica del estudiante.
"El Ritmo puede neutralizarse mediante el Arte de la Polarización".

Como ya explicamos en los capítulos anteriores, los herméticos sostienen que el Principio del Ritmo se manifiesta en el Plano Mental, así como en el Plano Físico, y que la encadenada sucesión de modalidades, sentimientos, emociones y otros estados mentales, son debidos al movimiento oscilante del péndulo mental, que nos arrastra de un extremo a otro. Los ocultistas enseñan además que la ley de la neutralización nos capacita, en gran extensión, a sobreponernos a la operación del Ritmo en la conciencia. Como ya hemos explicado, existe un plano de conciencia superior, así como uno inferior, y el maestro, elevándose mentalmente al plano superior, hace que la oscilación del péndulo mental se manifieste en el plano inferior, mientras él permanece en el otro, librando, así a su conciencia de la oscilación contraria. Esta se efectúa polarizándose en el Yo Superior, elevando así las vibraciones mentales del Ego sobre el plano de conciencia ordinario. Es lo mismo que levantarse por encima de una cosa y permitir que ésta pase por debajo. El hermético avanzado se polariza en el polo positivo de su ser, el YO SOY, más bien que en el polo de su personalidad, y rehusando y negando la operación del Ritmo, se eleva sobre su plano de conciencia, permaneciendo firme en su afirmación de ser, y la oscilación pasa en el plano inferior, sin cambiar para nada su propia polaridad. Esto lo realizan todos los individuos que han alcanzado cualquier grado de dominio propio, comprendan o no la ley. Esas personas rehúsan sencillamente el dejarse arrastrar por la oscilación, y afirmando resueltamente su superioridad permanecen polarizados positivamente. El maestro, por supuesto, alcanza un mayor grado de perfeccionamiento porque comprende perfectamente la ley que está dominando con la ayuda de una ley superior y mediante su voluntad adquiere un grado de equilibrio y firmeza casi imposible de concebir por los que se dejan llevar de un lado a otro por las oscilaciones de la emotividad.
Recuérdese siempre, sin embargo, que el principio del Ritmo no puede ser destruido, porque es indestructible. Sólo es posible sobreponerse a una ley equilibrándola con otra, manteniéndose así el equilibrio. Las leyes del equilibrio operan tanto en el plano mental como en el físico, y la comprensión de esas leyes le permiten a uno sobreponerse a ellas, contrabalanceándolas.

"Nada escapa al principio de causa y efecto, pero hay muchos planos de Causación y uno puede emplear las leyes del plano superior para dominar a las del inferior".

Comprendiendo la práctica de. la polarización, el hermético se eleva al plano superior de causación, equilibrando así las leyes de los planos inferiores. Elevándose sobre el plano de las causas ordinarias se convierte uno, hasta cierto punto, en una causa en vez de ser un simple efecto. Pudiendo dominar los sentimientos y modalidades propias, y neutralizando el ritmo, se puede rehuir gran parte las operaciones de la ley de causa y efecto en el plano ordinario. Las masas se dejan arrastrar, obedeciendo al ambiente que las rodea, a las voluntades y deseos de algunos hombres más fuertes que ellas, a los efectos de las tendencias heredadas o a las sugestiones u otras causas exteriores, no siendo más que simples fichas en el tablero de ajedrez de la vida. Elevándose sobre esas causas, el hermético avanzado busca un plano de acción mental superior, y dominando sus propias cualidades, se crean un nuevo carácter, cualidades y poderes, mediante los cuales se sobreponen a su ambiente ordinario, haciéndose así directores en vez de dirigidos. Esos individuos ayudan a la realización del juego de la vida conscientemente, en vez de dejarse mover por influencias, poderes o voluntades externas. Emplean el principio de causa y efecto en vez de dejarse dominar por él. Por supuesto, aún los seres más elevados están sujetos a este principio según se manifiesta en los planos superiores, pero en los inferiores son señores y no esclavos. Según dice el Kybalion:

“El sabio sirve en lo superior, pero rige en lo inferior”. “Obedece a las leyes que están por encima de él, pero en su propio plano y en las que están por debajo de él rige y ordena. Sin embargo, al hacerlo forma parte del principio en vez de oponerse al mismo”. “El sabio se sumerge en la Ley, y comprendiendo sus movimientos, opera en ella en vez de ser su ciego esclavo. Semejantemente al buen "nadador", va de aquí para allá, según su propia voluntad, en vez de dejarse arrastrar como el madero que flota en la corriente. Sin embargo, el "nadador" y el madero, el sabio y el ignorante, están todos sujetos a la ley. Aquel que esto comprenda va en el buen camino que conduce al Adeptado”.
Para concluir, recordaremos nuevamente el axioma hermético que dice que "La verdadera transmutación hermética es un arte mental". En dicho axioma el hermético indica que el ambiente externo se influencia mediante el poder de la mente. El Universo, que es totalmente mental, puede ser solamente dominado mediante la mentalidad. En esta verdad se encontrará la explicación de todos los fenómenos y manifestaciones de los diversos poderes mentales que tanto están atrayendo la atención actualmente, en pleno siglo XX. Tras toda la enseñanza dada por las diversas escuelas o religiones, yace siempre constantemente el principio de la substancialidad mental del Universo. Si éste es mental, en su naturaleza Intrínseca, fácilmente se deduce que la transmutación mental debe modificar y transformar las condiciones y los fenómenos del Universo, y que la mente debe ser el mayor poder que pueda afectar sus fenómenos. Si se comprende esta verdad, todos los llamados milagros y maravillas dejarán de tener punto alguno oscuro, porque la explicación es por demás clara y sencilla.

-

¿QUIERES SALIR AQUI? , ENLAZAME